Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Andrés Bermúdez Liévano · 26 de Septiembre de 2015

18266

0

En Pasto dicen que el que llene la Plaza del Carnaval es el más seguro alcalde. Ayer Gustavo Núñez, el candidato de Cambio Radical y uno de los dos punteros, casi lo logra en un mega evento con unas 3 mil mujeres. Y tuvo una ayudita especial: su antiguo jefe, el alcalde Harold Guerrero, decretó la tarde libre en la Alcaldía y le facilitó que cientos de contratistas y funcionarios engrosaran la muchedumbre de simpatizantes.

Desde las 3 de la tarde, cientos de personas fueron llegando a la tradicional plaza en el centro de Pasto, donde cada enero se celebra el Carnaval de Blancos y Negros. Con distintos colores, según la Secretaría en la que trabajan, se fueron congregando en puntos del centro.

El Hotel Río Mayo, por ejemplo, fue el sitio donde se juntaron las mujeres del Sepal, la empresa público de alumbrado de la ciudad. Según una persona que trabaja allí, cada funcionario y contratista de la entidad tenía la orden de traer 10 mujeres, una evidencia de que la alcaldía de Guerrero -en cuya administración Núñez fue Secretario de Gobierno- se está moviendo a favor de su ex alto funcionario. 

?

A la Plaza llegaron muchas funcionarias y contratistas (que no están sujetos a la misma prohibición de participar en política pero que trabajan en la Alcaldía de 8 a 5 con contratos de prestación de servicios), como éstas de la Secretaría de Tránsito.

Ese apoyo puede ser definitivo en una carrera que pinta reñida con el ex rector de la Universidad de Nariño Pedro Vicente Obando, que perdió con Guerrero hace cuatro años pero que ahora está apelando la decisión de la Registraduría de no aceptar su candidatura porque se quedó a 7 mil firmas válidas de las 50 mil necesarias.

O este grupo, en el que está (de rojo) María Eugenia Botero, la directora de gestión social y predial de Avante, la empresa pública que gestiona el sistema de transporte integrado de la ciudad y una de las entidades más poderosas de la ciudad por la contratación que maneja. Botero es muy cercana al alcalde Guerrero, estando casada con uno de sus primos.

Acá, señalando con la mano, está otra alta funcionaria de Avante, su directora de contratación Silvia Rengifo.

También estaba Daniela Castilla, abogada de Avante y muy conocida en la ciudad porque fue reina en 2012.

De hecho, Castilla sale en el afiche promocional de la campaña de Núñez (a la izquierda del candidato).

Mientras tanto, las oficinas de la Alcaldía de Pasto lucían desocupadas en la soleada tarde de viernes. Esta es la Secretaría de Hacienda, en el Centro de Atención al Ciudadano que queda a solo una cuadra de la Plaza del Carnaval, a las 3 30 pm.

Y acá una de las dependencias de la secretaría de Tránsito en ese mismo edificio.

La Silla visitó también la sede central de la Alcaldía, que queda en el suburbio de Anganoy y en las faldas del volcán Galeras, a las 4 30 pm. (Las fotos son de mala calidad porque un vigilante nos impidió tomarlas).

La mayoría de secretarías estaban por completo desocupadas, como la de Salud.



O la de Agricultura, donde una persona nos dijo que “el tema es que hay una programación” y otra persona repuso que “no, lo que hay es una capacitación”. La vecina Secretaría de Gobierno incluso tenía la puerta con llave.

Como Guerrero ganó hace cuatro años por apenas 700 votos, cada papeleta es valiosa y puede hacer la diferencia el 25 de octubre. Núñez le apuesta al voto de opinión, pero también a la maquinaria de la Alcaldía donde trabajó.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia