Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por LaSillaVacia.com · 03 de Junio de 2015

3761

2

Después de presentar su renuncia ayer, hoy Néstor Humberto Martínez llegó a la plenaria de la Cámara de Representantes para el arranque del último debate de la reforma constitucional de equilibrio de poderes. La entrada del saliente Súper Ministro de la Presidencia causó revuelo entre los representantes, que durante casi 20 minutos hicieron fila y se acercaron uno detrás de otro para saludarlo y darle el último adiós.


Incluso, dos senadores de La U entraron a la plenaria para hacer lo propio: el presidente del Senado, José David Name y el cordobés Martín Morales.

En contraste con esas manifestaciones de cariños, el ministro de Justicia Yesid Reyes se ha visto muy distante con Martínez. Los dos compañeros de gabinete se encontraron a la entrada del salón elíptico junto con el Ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, pero Reyes no cruzó palabra con Martínez y esperó a que Cristo se alejara de él para hablarle.

Comentarios (2)

Rodrigo Velasco Ortiz

04 de Junio

0 Seguidores

Eso del "Último Adiós" es un poco fúnebre. Sin embargo sería bueno que per...+ ver más

Eso del "Último Adiós" es un poco fúnebre. Sin embargo sería bueno que personas como el doctor Néstor Humberto Martínez, quien ha mostrado un apetito voraz por el poder y un cinismo "alucinante"(como dicen algunos españoles) dejara de combinar en un solo caldo los intereses bancarios y los intereses políticos. Nos cansa ese público interés por los ciudadanos cuando sabemos que su ego es dios soberano. De todas formas no es el único que manifiesta su doblez ni hay por qué mandarlo a él ni a sus iguales al "otro toldo". Solo les deseamos que no dirijan lo público.

Henry Castro Gerardino

04 de Junio

140 Seguidores

Hay que reconocerle su amplio conocimiento de la pólítica y de las leyes, pe...+ ver más

Hay que reconocerle su amplio conocimiento de la pólítica y de las leyes, pero ahora quedó al descubierto, de qué manera juega a entrar y salir del gobierno de turno, para provecho personal y el de sus clientes. Pero la culpa es nuestra. Cuando hay elecciones los medios se pelean por tenerlo como asesor o al menos como comentarista y le pagan bien. Uno podría cambiar de canal para que el rating descienda y acaso así, los medios entiendan que no aprobamos su postura ni su individualismo. El caso suyo es como una revancha contra la figura de su padre, que fue muy querido, precisamente por lo acertado de sus comentarios y por sus apuntes cómicos. Pero no buscaba nada distinto a hacer pensar a los demás. Su hijo nos ha demostrado que el conocimiento y los clientes poderosos puede ser una dupla que logre pingues ganancias. Claro, se requiere de mucho cinismo, una dosis alta individualismo y una apego grande al dinero. Ah¡ y total desinterés por el país y por los ciudadanos del montón.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia