Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Ardila Arrieta · 01 de Abril de 2014

6198

5

Ayer se posesionó Sandra Jaramillo González como concejal de Bogotá por La U, en reemplazo de Orlando Parada, detenido por el escándalo del cartel de la contratación. La noticia, que ha pasado de agache en medio de la expectativa por quién será el alcalde encargado, tiene un lado inquietante: Jaramillo fue muy cercana a otros de los protagonistas del cartel de la contratación, como contamos hace algunos meses.

La nueva concejal fue alcaldesa local de Teusaquillo durante la administración de Lucho Garzón, y en la de Samuel Moreno fue asesora del gerente del Fondo de Vigilancia y Seguridad, la entidad del Distrito que maneja los recursos que se invierten en seguridad. En ese cargo fue la mano derecha de Mauricio Solano, quien luego ha quedado enredado por irregularidades en varias contrataciones: le imputaron cargos por la compra de 50 scooters que no se han podido usar, ha sido investigado por un contrato para cámaras de seguridad por más de 40 mil millones de pesos.

Cuando fue alcaldesa, según la edilesa petrista Gloria Oramas, le entregó casi la mitad de la contratación de la localidad a varias ONG de bolsillo del concejal Andrés Camacho Casado y vinculadas con el contratisa Julio Gómez.

En la campaña de 2011 Jaramillo era la ficha del entonces concejal Édgar Torrado y de su hermano, el senador Efraín Torrado. Los Torrado son unos de los principales contratistas de alimentación en el Distrito y están entre los concejales señalados como miembros del cartel de la contratación.

Mejor dicho, sale uno por el lío del cartel de la contratación y llega otra con más vínculos al mismo.

Comentarios (5)

jggomez

01 de Abril

0 Seguidores

O sea que cayó Parada.

O sea que cayó Parada.

Re-Indignado

01 de Abril

0 Seguidores

Al parecer la condena a los Moreno, y a los bipartidistas se les llena la boca...+ ver más

Al parecer la condena a los Moreno, y a los bipartidistas se les llena la boca perorando su lucha contra la corrupción, fue más porque robaron con la camiseta del Polo, el cual ya se “exorcizó” y ahora está enfocado en lo cierto y justo, porque a los de la camiseta del bipartidismo dentro del robo-carrusel de la contratación en Bogotá tratan de precuirles toda investigación y remasterizarlos, en tanto incorporan a sus segundones al “manejo” de la cosa pública. Qué cinismo tan desvergonzado el de los siempre y mayoritariamente podridos y diabólicos del bipartidismo, tal y como su maquillado presidente Santos. ¡Aunque la mona se vista de seda, mona se queda!.

Rodrigo Velasco Ortiz

02 de Abril

0 Seguidores

Además de quejarnos, ¿qué podemos hacer para detener las mafias de la contr...+ ver más

Además de quejarnos, ¿qué podemos hacer para detener las mafias de la contratación? Los partidos políticos actuales ¡TODOS! tienen una meta como valor supremo, cual es la de ganar votos y ganar dinero. A cualquier precio. Todo vale. Por eso no podemos esperar que ellos ataquen de frente las mafias en su seno. El término "Indignados" debe convertirse en el origen de verdaderos partidos democráticos, sean de derecha, de izquierda, de adelante o de atrás... no importa. El asunto es que promuevan ideas y procedimientos con los cuales estén comprometidos... No más ese apetito desaforado de ganar a como dé lugar.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia