Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Velásquez Archibold · 22 de Mayo de 2015

4432

0

El exgobernador Eduardo Verano De la Rosa ya tiene listo su plan B por si el Partido Liberal no le da el aval para su candidatura a la Gobernación del Atlántico, hasta ahora enredado porque lo está peleando con Jaime Pumarejo, el peso pesado de la casa Char.

‘Colombia, país de regiones’ es el grupo significativo que Verano inscribirá en la Registraduría para comenzar la recolección de firmas si el trapo rojo no lo cobija. El mismo grupo con el que el exgobernador impulsó el voto Caribe en 2010 para que los costeños dijeran si estaban a favor o no con la constitución de una región autónoma.

Consultado por La Silla, Verano aseguró que debido a lo demorada que ha sido la decisión de su partido él ya está trabajando con su equipo en la logística que le permita inscribir el movimiento ante la Registraduría y comenzar a recoger las 50 mil firmas que necesita para avalarse. “La carta ya está redactada para solicitar la recolección. La meta nuestra es recoger entre 100 mil y 150 mil firmas”, le dijo a La Silla una persona de su campaña.

Sin embargo, Verano nos dijo que su primera opción es el aval, al cual aspira con el peso de su militancia histórica en los rojos. Peso del que carece Pumarejo, a quien ven como recién llegado al liberalismo y más cerca de Char.

Conocer al avalado rojo todavía tomará una semana más. Así lo dijo el representante liberal Mauricio Gómez al ser consultado por La Silla. El congresista nos confirmó que el jueves hubo una reunión en Bogotá, en la que participó Eduardo Verano, pero desmintió el rumor de que el aval le había sido entregado a  él.

Este martes la Dirección Liberal se volverá a reunir con los precandidatos de esa colectividad y el jueves, comentó el representante Gómez, habrá una nueva reunión en la que podría haber humo blanco.

 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia