Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Velásquez Archibold · 18 de Enero de 2016

2123

0

En el Magdalena era una verdad de Perogrullo que con la llegada de Rosa Cotes a la Gobernación su sobrino Luis Miguel el ‘Mello’ Cotes seguiría llevando las riendas del departamento. Y así ha quedado claro durante estos primeros días de la ‘era Rosa’ porque en puestos clave como Educación, Planeación, Salud y Tesorería fueron nombradas personas que trabajaron con el exgobernador Cotes y son de su plena confianza.

El Mello, como contó La Caribe, logró convertirse en menos de cuatro años en un brazo político del vicepresidente Germán Vargas Lleras en esta región, armar grupo propio (de la mano de su papá Álvaro José Cotes Vives) y asegurarse la silla de gobernador cuatro años más, a través de su tía, quien no tiene experiencia política y es más reconocida en Santa Marta por su labor social.

Del gabinete de Rosa hace parte el médico Manuel Navarro, quien fue ratificado en la Secretaría de Salud. Él está en esa cartera desde febrero de 2015, cuando el Mello lo nombró, y tiene experiencia en el sector porque fue gerente de la ESE Alejandro Maestre Sierra, del municipio de Ariguaní, y trabajó en el Hospital Fernando Troconis como subgerente científico.

Navarro, además, hace parte del grupo político del representante a la cámara, Franklin Lozano, quien es hijo del exdiputado del Magdalena condenado por parapolítica Franklin Lozano Andrade.

A la Secretaría de Educación volvió el abogado Antonio Matera Ramos, quien había estado en esa dependencia, y en la Oficina de Planeación fue nombrado el abogado Eduardo Arteta Coronell, ex secretario del Interior y ex secretario de Educación. Planeación es un puesto clave por los recursos de regalías que maneja.

Y en la Oficina de Tesorería fue nombrado Álvaro Mercado de la Ossa, quien estuvo con el Mello en las secretarías General y de Hacienda.

A estos nombramientos se suma el malestar que hay entre los periodistas del Magdalena por el mutismo de la gobernadora. En estos 18 días de administración no le ha dado declaraciones a los medios. Hasta ahora sus pronunciamientos han sido vía Twitter y en comunicados de prensa.

Mientras el exgobernador Cotes sigue mandando, en Magdalena comienzan a hacer cábalas sobre el próximo puesto que ocupará. No lo bajan de un cargo nacional, cerca al vicepresidente Vargas.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia