Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por LaSillaVacia.com · 13 de Noviembre de 2013

7100

0

Esta semana el Partido Conservador está definiendo quién será el representante de los académicos en el directorio nacional azul. El senador Roberto Gerlein ya logró que el directorio eligiera a Oliverio Solano Cala, concejal de Floridablanca (Santander), pero la semana pasada David José Valencia Campo, otro miembro del directorio, impugnó la elección.

Según Valencia, Solano tiene investigaciones penales abiertas, lo que impide que pueda ocupar el cupo como representante de la sociedad civil. Además, dice que el procedimiento para elegirlo fue ilegal. Según supo La Silla, en la Fiscalía 23 de Bucaramanga Solano tiene dos investigaciones abiertas, una es por delitos contra la administración pública y otra por prevaricato por acción.

Si lo que alega Valencia funciona, el frágil equilibrio en el directorio podría inclinarse contra los senadores más cercanos al gobierno Santos (incluyendo a Gerlein), que tienen en Solano uno de sus votos. Eso podría cambiar la definición de si finalmente hay convención azul, si llevan candidato propio o si apoyan a Santos.

En mayo de este año, cuando se amplió el directorio, una de las decisiones que se tomó era tener un académico en el directorio. En esa ocasión llegaron los ex ministros Marta Lucía Ramírez y Carlos Holguín Sardi, y Ángela Ospina de Nicholls, la ex Alta Consejera para Programas Especiales de Álvaro Uribe.

El cuarto nuevo miembro fue el abogado sucreño Álvaro Navas Patrón, a quien Gerlein impulsó en representación del sector académico. Esa silla quedó desocupada pues, como contó La Silla, Navas Patrón se convirtió luego -por presión del senador barranquillero- en el nuevo presidente del Banco Agrario pese a no tener experiencia en el sector financiero ni del agro. Navas, que vicecontralor de Sandra Morelli, llegó por haber sido profesor de derecho durante 15 años en el Externado.

Como Gerlein perdió un cupo en el directorio, reclamó la posibilidad de postular a alguien para reemplazar a Navas, con apoyo de los senadores Efraín Cepeda y Eduardo Enríquez Maya. Eligió a Solano, un economista sin trayectoria académica que lleva dos períodos como concejal de Floridablanca, el principal fortín azul en el departamento.

En cambio Solano sí tiene trayectoria política, hasta el punto de que sonó como posible candidato azul a la alcaldía en 2011. Tiene su propio caudal político y ya ha estado en el directorio departamental conservador. En 2010 apoyó a la representante Lina Barrera, esposa del ex congresista Iván Díaz Mateus -condenado por la yidispolítica- y apoyó al sobrino de éste, Néstor Díaz Barrera, a la alcaldía de Floridablanca en 2011. Díaz ganó la alcaldía pero fue destituido y en diez días habrá elecciones para elegir su reemplazo.

Su impugnador también tiene trayectoria política. Valencia, que ocupa desde 2008 uno de los puestos de los jóvenes en el directorio, pertenece a la familia Campo -una de las tradicionales familias políticas conservadoras del Magdalena- y fue candidato a la asamblea en 2007 pero se quemó.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia