Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por LaSillaVacia.com · 10 de Agosto de 2012

3637

0

La Unidad de Víctimas enfrenta actualmente varios problemas administrativos de contratación y gestión pública. Varias fuentes le contaron a La Silla que a algunos de los funcionarios que estaban vinculados por prestación de servicios se les vencieron los contratos y aún sin recibir honorarios estaban resolviendo solicitudes de indemnización de las víctimas. Por eso para el 20 de julio, varios funcionarios decidieron simplemente interrumpir sus funciones, lo que creó un embotellamiento para tramitar las solicitudes de las víctimas y un mayor estrés en los funcionarios que tienen la difícil labor de decidir quién es víctima y quién no.Para poner a funcionar la Entidad, su directora Paula Gaviria decidió hacer un concurso a todos los funcionarios -incluidos los que venían de trabajar en este tema en Acción Social- y crear varios cargos de planta nuevos. Esto tomó más tiempo del pronosticado por Gaviria y del exigido por la Ley de víctimas, que le daba tres meses para conformar el equipo. Lo que provocó un caos administrativo en la entidad que está a cargo del programa bandera de Santos y dejó a los antiguos funcionarios de Acción Social bastante descontentos con la situación. Gaviria le dijo a La Silla que ya todo estaba arreglado. "Treinta y nueve contratos se vencen el 15 de agosto, otros el 18 de agosto y se van a renovar por dos meses, los demás están renovados y el resto, que es la mayoría, ya están incorporados a planta", dijo Gaviria.El problema es si con la solución que Gaviria plantea en dos meses la entidad volverá a entrar en crisis.

Contexto