Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por LaSillaVacia.com · 23 de Mayo de 2012

2935

0

La sentencia que la Corte Constitucional sacó ayer a favor del periodista del New York Times Chandler Burr y de sus dos hijos adoptivos es particularmente interesante por el hecho de que su ponente sea el magistrado Jorge Ignacio Pretelt.El fallo de una sala de tutela conformada por Luis Ernesto Vargas y Pretelt concluyó que el ICBF no contaba con evidencia de que los hijos del señor Burr estuvieran en riesgo por el hecho de que él fuera homosexual y criticó que la Subdirectora de Adopciones del ICBF hubiese dado “por sentado que la orientación sexual del peticionario habría podido afectar el resultado del proceso de adopción o generaba una amenaza sobre los derechos de los niños”, sin explicar nunca “las razones en las que se basaron sus conclusiones”. Con esta decisión, la Corte le dio la razón a Colombia Diversa y a Dejusticia, que defendieron el caso de Burr, y dejó sin piso las decisiones de la Subdirectora de Adopciones del Icbf y su denuncia penal en contra de Burr por no haber revelado que era gay durante el proceso de adopción. Pero lo más interesante es que aunque la argumentación de Pretelt fue sobre que el ICBF no probó que los niños estuvieran en riesgo, el fundamento de la sentencia es que la orientación sexual del adoptante no puede ser considerada per se como un peligro para los derechos de los niños adoptados. Como esto es lo que está en juego también en el polémico caso de las mujeres lesbianas de Medellín que la Corte está a punto de fallar se puede anticipar que el voto de Pretelt -con el que contaban los curas y los más conservadores- ya no esté asegurado.

Contexto