Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Ever Mejía · 20 de Abril de 2021

4469

0

Hoy en Cartagena no se puede comprar una tarjeta para montar en los buses de Transcaribe, el sistema de transporte público de la ciudad. La crisis en la operación del sistema hizo que ayer, de nuevo, se suspendiera el recaudo del pasaje y solo puedan ingresar quienes tienen saldo en la tarjeta.

Se trata de una crisis que venía de antes, pero que se ha agravado por la pandemia y por la falta de gestión de la alcaldía de William Dau. 

Dau ha evadido tomar decisiones difíciles, como subir el precio de los pasajes. Una muestra de las limitaciones que le impone la coherencia con su discurso populista, con el que derrotó a los políticos tradicionales de Cartagena. Por otro lado, ha incumplido sus promesas de inversión y dejó pasar la oportunidad para tomar un crédito del Gobierno.  

Como contamos, desde su planificación Transcaribe fue una historia de desgreño. La obra tardó nueve años para funcionar y duplicó lo presupuestado inicialmente. El sistema fue diseñado para transportar al 100 por ciento de la demanda de transporte público de la ciudad, pero antes de la pandemia solo transportaba al 30 por ciento.

Además, en 2018 y 2019, años en los que Cartagena padeció una crisis institucional y política, los mandatarios de turno no giraron las inversiones pactadas, que suman 62 mil millones de pesos. Estos recursos eran clave para la chatarrización de buses y para la adquisición de nuevas flotas, lo que habría generado mayores ingresos. 

Hoy el déficit de Transcaribe es de 5 mil millones de pesos mensuales y hay dudas de su continuidad a largo plazo. El sistema ya había tenido paralizado el recaudo durante casi dos semanas (del 21 de marzo al 1 de abril) y sus usuarios entraron gratis a los buses. 

De hecho, el Alcalde había anunciado la suspensión del sistema el 31 de marzo, pero llegó a un acuerdo con los operadores y reversó la decisión. Tres semanas después, los operadores ya reclaman incumplimientos y el recaudo está paralizado. 

La crisis financiera que asumió Dau

El alcalde Dau ha tenido un discurso optimista frente a la crisis, y ha convocado a mesas de trabajo semanales con los operadores y la gerente de Transcaribe, Sindry Camargo. 

En medio de las negociaciones Dau dijo públicamente: “Sepan ustedes que Transcaribe no se va a hundir, a Transcaribe lo vamos a salvar”, y le prometió a los operadores y al recaudador una inyección de recursos al sistema. Pero desde el 31 de marzo hasta hoy aún no ha llegado la inversión. 

Por eso ayer el consorcio de recaudo, Colcard, volvió a suspender el cobro del pasaje. Su gerente, Nixon Navarro, le dijo a La Silla que la deuda de 1.400 millones de pesos que tiene con la empresa de vigilancia, encargada de recoger el dinero, y con el personal de taquilla hace imposible operar. 

“La gerente de Transcaribe me dice que si no tengo plan de contingencia. Pero ya llevamos dos meses en esta situación. ¿Cómo voy a buscar otros proveedores si no hay recursos?”, señaló Nixon. 

Según coincidieron uno de los operadores de Transcaribe, Sotramac, y el consorcio recaudador, Colcard, los dos principales acuerdos de la Alcaldía fueron que se aprobara un crédito con Findeter de 800 mil millones de pesos a más tardar el 15 de abril. Además, que en diez días invertirían 5.900 millones de pesos tras presentar un proyecto de acuerdo en el Concejo. Nada de eso se ha cumplido. 

El gerente de Colcard también nos comentó que el alcalde prometió invertir mil millones de pesos directamente, sin pasar por el Concejo.

Hasta la publicación de esta historia la Alcaldía de Cartagena no había respondido mensajes para conocer su posición. 

Más allá de que los recursos no llegan, una de las críticas que le hacen a Dau desde diferentes sectores es que solo se comprometió a solucionar los problemas de Transcaribe cuando estalló la crisis. 

La gerente de Asociación Nacional de Industriales (Andi) en Bolívar, Vivian Eljaiek, trinó en su momento: 

En ese sentido, el gerente del consorcio operador Sotramac, Sebastián Nieto, le dijo a La Silla que “desde que el Alcalde se posesionó buscamos espacios, pero todos eran infructuosos. Solo tuvimos una reunión en febrero de 2020, pero Dau no quería escuchar, no quería al sistema, veía a Transcaribe como un hijo ajeno que no le llamaba la atención”. 

“Transcaribe ni siquiera fue convocado para la estructuración del Plan Distrital de Desarrollo”, agregó Nieto. Ahora, así sea tarde, reconoce un cambio en la disposición de la administración que tiene que lidiar con un sistema en crisis. 

Dau no atajó el problema

A Dau también le achacan que, en vez de mitigar la crisis, ha tomado decisiones que la agravan. 

Cuando se posesionó como Alcalde de Cartagena, el entonces gerente de Transcaribe, Humberto Ripoll, le presentó una tarifa técnica de 3.300 pesos, es decir 800 pesos más de la que rigió en 2019. La tarifa técnica es la que necesita el sistema para ser sostenible, pero al ser tan elevada no se le puede cobrar esa tarifa al usuario, por lo que el Distrito tiene que asumir la diferencia. 

Dau subió cien pesos la tarifa al usuario en marzo, pero no giró los recursos restantes correspondientes al Fondo de Estabilización Tarifaria, como lo establece el contrato de concesión. 

Con la pandemia, la situación financiera de Transcaribe se complicó aún más. Pasó de transportar 38 millones de usuarios en 2019 a 14 millones en 2020. La tarifa técnica de este año en pandemia subió a 5.500 pesos, mientras que el pasaje se cobraba a 2.600. Es decir, sostener el sistema está costando más del doble de lo que paga el usuario. Un problema estructural para la sostenibilidad del sistema. 

Hasta la fecha, Dau no ha decretado la nueva tarifa de Transcaribe y tampoco ha girado recursos al Fondo de Estabilización Tarifaria. Subir la tarifa significaría un costo social importante. En Cartagena, durante la pandemia, solo el 32 por ciento de la población consume tres comidas diarias. Es la peor ubicada en la encuesta de Pulso Social del Dane. 

Al alcalde Dau también tuvo contradicciones a la hora de tomar un crédito con Findeter para mitigar los impactos de la pandemia. 

En septiembre, Dau anunció que tomaría un crédito de Findeter, gestionado por el Gobierno Duque, por 43 mil millones de pesos. Sin embargo, después reversó la decisión. 

El argumento del alcalde fue que podría “terminar en la cárcel” porque podría incurrir en detrimento patrimonial si, tras coger ese crédito, surgiera un nuevo hueco financiero. 

Esto causó molestias al interior de Transcaribe. “Todo el andamiaje financiero que habíamos hecho con el anuncio del crédito se nos cayó. Eso implica que los bancos no nos presten plata y problemas con los proveedores”, nos dijo Navarro, gerente de Colcard. 

Lo cierto es que tras la suspensión del recaudo durante dos semanas, la Alcaldía de Cartagena gestionó con el Gobierno Nacional para que abrieran una línea de crédito con Findeter. Dau dijo que esta nueva línea de crédito sería por 800 mil millones y que estaría habilitada, a más tardar, el 15 de abril. Pero, como mencionamos antes, aún no han llegado los recursos. 

La crisis del sistema de transporte de Cartagena no es exclusiva. En Bogotá, como contamos, Claudia López enfrenta dilemas parecidos. Y aunque también mantuvo la tarifa baja, ha buscado otras alternativas.

Pero Dau, que recibió un sistema con un problema de plata, hoy tiene a Transcaribe en una crisis tan profunda que no hay ni con qué cobrar los pasajes.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia