Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Nohora Celedón · 30 de Julio de 2019

3461

0

La plata está donde están el deber y el amor. Así es en los presupuestos, y el proyecto que presentó ayer el Ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, en el Congreso, no es la excepción.

Se trata del proyecto de presupuesto para 2020, suma 271 billones de pesos, un 9 por ciento más del actual y que refleja los temas del corazón del presidente Iván Duque, los que no son tan afines a él y los que tiene que asumir por obligación, que suman la mayor parte del presupuesto. 

La mayor parte del presupuesto corresponde al deberes del Estado.

La Nación, como cualquier ciudadano tiene costos difíciles de recortar, inflexibles le llaman los economistas, como los salarios de maestros, militares y funcionarios públicos, y en general los costos de mantener el aparato estatal encendido. Ese gasto, llamado de funcionamiento, crecería un 9,9 por ciento y suma el 63,3 por ciento de todo el presupuesto, un monto de 172 billones de pesos.

El deber también es pagar la deuda. Aunque se puede negociar con los bancos, para 2020 se planea pagar un 14 por ciento más que este año, en parte con obligaciones heredadas que se vencían en 2019 y que el Gobierno Duque renegoció para pagar a más plazos. Esos pagos suman el 22 por ciento del presupuesto, 59,2 billones de pesos.

Y para el amor queda el 14 por ciento de la torta, que es la inversión, 40 billones de pesos. Allí es donde el Gobierno define en gran medida sus apuestas.

Este presupuesto es particularmente revelador de las prioridades del presidente porque es el primero que construye su gobierno desde cero, y marcará la forma de cumplir con sus promesas de gobierno y del Plan de Desarrollo. 

Al comparar los 158 rubros del proyecto con los del presupuesto aprobado para 2019, aparecen estas diez grandes conclusiones.

1

Mantiene su amor por las 4G, pero no por el Invías

Una de las entidades donde más crecerá el presupuesto, tanto en pesos como porcentualmente, es  la Agencia Nacional de Infraestructura, que tendría otros 1,6 billones, un 51,9 por ciento más. Eso, según el Ministro de Hacienda, refleja la prioridad del Gobierno para destrabar los proyectos de autopistas de cuarta generación.

En contraste, la entidad encargada de las demás vías nacionales y de algunas terciarias, el Invías, fue una de las que sufrieron un mayor recorte, pues recibiría un 53 por ciento menos, un total de 1,9 billones de pesos. Según una fuente conocedora del sector, es la que es más fácil de recortar del sector, porque sus contratos no son a tan largo plazo.

Como eso deja menos plata para invertir en vías públicas y en este fue uno de los puntos de más debate en el trámite del presupuesto del año pasado, probablemente crezca, como efectivamente pasó en 2018.

 
2

Muestra su poco amor por las entidades rurales del Acuerdo y por Memoria Histórica

Entre las entidades claves para el proceso de paz las relacionadas con restitución de tierras y desarrollo rural tendrán menos plata para invertir, aunque un poco más para funcionar, lo que reitera que Duque no tiene el corazón puesto en cambiar el campo como propone el Acuerdo.

  • La Agencia Nacional de Tierras, encargada de la formalización y del Fondo de Tierras, pasó de tener 338 mil millones de pesos en el presupuesto de este año a 274 mil millones de pesos en el 2020, una caída de 18,8 por ciento.

  • En la Agencia de Renovación del Territorio, que debe aterrizar los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, Pdets y el chicharrón del programa de sustitución, la caída fue de 10,3 por ciento al pasar de 114 mil  millones a 102 mil millones para el próximo año.

  • La Agencia de Desarrollo Rural (ADR), que impulsa programas de desarrollo productivo en el campo, a través de asociaciones de campesinos, entre otras funciones, bajó de 270.851 millones en 2019, a 235.836 millones en 2020, una caída de 12,93 por ciento.

Le va incluso peor al Centro de Memoria Histórica: pasa de tener 74.874 millones este año a 45.708 millones el próximo, una reducción de 38,9 por ciento. Eso tiene que ver en parte con que una porción de su presupuesto pasó a la Comisión de la Verdad, una de las entidades nacidas en el Acuerdo que sale fortalecida del presupuesto. Sin embargo, eso solo explica la mitad del recorte.

 
3

... y su amor por las de verdad y justicia

A diferencia de lo que tiene que ver con la reforma rural, el Sistema de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición que creó el Acuerdo tiene incrementos en algunas entidades.

Por ejemplo, la Comisión de la Verdad pasó de 81.480 a 95.824 millones de pesos para 2020, y la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas de 81.661 a 120.051 millones de pesos en 2020. Esas alzas de 17 y 47 por ciento son muy superiores a las del promedio del presupuesto.

Aunque es un cariñito menos llamativo, la Unidad de Atención y Reparación Integral a las Víctimas crece el 6,96 por ciento y llegará a 2 billones de pesos.

A la JEP no le va también, pero le pudo ir peor, teniendo en cuenta que antes de la radicación la presidenta de la Corte le reclamó al Gobierno que le iba a recortar el presupuesto a en 30 por ciento.

Al final el proyecto presentado por Carrasquilla no lo recortó, lo mantuvo prácticamente igual para 2020, en 296.850 millones de pesos, un alza de 1,5 por ciento, menor a la inflación proyectada para este año.

 
4

Poco amor por la agricultura

Uno de los sectores más golpeados en el presupuesto es el de agricultura, que además de los recortes en las agencias rurales del Acuerdo, cayó un 21 por ciento por una reducción en el Ministerio de Agricultura de casi 400 mil millones de pesos.

De acuerdo con el Ministro Carrasquilla, unos 207 mil millones del recorte se deben a que el programa de vivienda rural pasó de ese Ministerio al de Vivienda, y su viceministro Juan Alberto Londoño dijo que otra parte es plata que iba a subsidios cafeteros y ahora no se necesitarán por la creación del Fondo de Estabilización de Precios del Café en el Plan de Desarrollo.

Sin embargo, otras entidades del sector también tendrán menos plata: el ICA un 15 y la Autoridad Nacional de Acuicultura Y Pesca un 16 por ciento menos.

5

Tiene un déjà vu: vuelve a acabar subsidios de energía para incluirlos después

El Ministerio al que más plata le recortaron es Minas, porque solo trae 827 mil millones de pesos para los subsidios de energía y gas de los estratos 1, 2 y 3, cuando su costo anual es de 2,6 billones de pesos.

Como lo contamos, todos los años se repite esta puja en la discusión del presupuesto, casi como una coreografía. 

Por eso se puede anticipar que las empresas del sector de gas y distribuidoras eléctricas se van a quejar de que el Gobierno les debe plata que no metió en el presupuesto, a la vez que congresistas y gobernadores, particularmente los del Caribe (donde hay más beneficiados por los subsidios) saldrán a denunciar que el Gobierno quiere acabar con el subsidio.

Luego probablemente negocien con el Ministerio de Hacienda y el de Minas, lleguen a un acuerdo, incluyan al menos parte del faltante, y todos salgan a cantar victoria.

Esta estrategia le permite al Gobierno llegar de entrada con algo para darle a los congresistas, que difícilmente permitirán dejar sin subsidios a los estratos 1, 2 y 3 en un año de elecciones regionales, pero es llamativa porque hace un año el ministro Carrasquilla dijo que era uno de los rubros que había dejado desfinanciado Santos.

 
6

Mantiene Educación por encima de Defensa

Los dos rubros más importantes siguen siendo Educación, que desde 2014 es el mayor, y Defensa, que lo era hasta entonces, Duque mantiene esa tendencia, aunque en buena medida por deber (tiene que cumplir los acuerdos del paro de maestros de 2017 y del de estudiantes universitarios del año pasado).

Frente al presupuesto aprobado para 2019, el sector de educación mantuvo su participación, el Ministerio tendrá 1,6 billones de pesos más para programas como el de Alimentación Escolar y los salarios y pensiones de profesores que dependen de la Nación, y otras entidades del sector como los institutos nacionales para Sordos y para Ciegos y cuatro de los cinco institutos técnicos profesionales de la Nación tuvieron incrementos de más del 10 por ciento (la excepción es el de San Juan del Cesar, al que le recortaron el presupuesto en un 11 por ciento).

El presupuesto del sector Defensa también mantuvo su participación en el monto total del presupuesto, aunque en el Ministerio de Defensa el monto de la plata subió por debajo de la inflación, en medio billón de pesos que equivale a un crecimiento de 2,94 por ciento.

Eso no quiere decir que Duque no demuestre amor por la seguridad: el presupuesto de funcionamiento de la Agencia Logística de las Fuerzas Militares y el Fondo Rotatorio de la Policía, encargadas entre otras funciones de comprar la dotación para las tres fuerzas y la Policía (desde balas y botas hasta equipos de telecomunicaciones), se duplicó. La Agencia pasará de medio billón a 1,1 billones de pesos y el Fondo pasará de 343.142 a 753.418 millones de pesos.

El Ministro de Hacienda dijo ayer, en rueda de prensa, que eso busca actualizar las dotaciones de la fuerza pública “para mejorar las áreas estratégicas fundamentales en defensa, por ejemplo, en materia de comunicaciones”.

El aumento del presupuesto del sector también tiene que ver con las obligaciones pensionales del sector.

 
7

Refrenda el amor por el catastro

Una de las promesas clave de este Gobierno es hacer el catastro rural, que permitirá saber quién tiene y qué se hace con las tierras del campo. Esa tarea la lidera el súper consejero presidencial Carlos Enrique Moreno, el cuñado del expresidente Álvaro Uribe y ya está avanzando.

El proyecto sube el presupuesto del Instituto Agustín Codazzi, encargado de revisar el catastro en los municipios que no tienen cómo hacerlo solos y de dar línea a los que sí, en un 38 por ciento, hasta sumar 208 mil millones de pesos.

La Superintendencia de Notariado y Registro, que será la encargada de vigilar que el catastro se actualice bien y de sancionar a quienes no lo hagan, tendrá un 12,3 por ciento más de presupuesto.

 
8

Más amor por la Colombia Mayor que por la lucha contra la pobreza

De los ministerios, el que crecerá más en pesos es el de Trabajo, en cabeza de la uribista Alicia Arango, con 2,8 billones de pesos adicionales, el triple de todo el presupuesto del Atlántico para este año.

Buena parte del presupuesto tiene que ver con 1,7 billones de pesos adicionales que se destinarán a Colombia Mayor, un programa que da subsidios a adultos mayores que no lograron su pensión y no tienen familia que los apoye. Este es la punta de lanza del aumento en la inversión social.

En contraste, se redujo el presupuesto del Departamento de Prosperidad Social en 884 mil millones de pesos. Eso significará menos plata para invertir en programas de emprendimiento y seguridad alimentaria para población vulnerable.

 
9

Amor por la minería y el petróleo

En línea con un mayor precio del petróleo y la nueva oleada de contratos que el Gobierno espera firmar este año, la Agencia Nacional de Hidrocarburos fue una de las grandes ganadoras.

Su presupuesto aumentó 76 por ciento, de 669.506 millones de pesos a 1,1 billones de pesos, en buena medida por los 40 contratos que espera firmar en lo que queda del 2019, y que significaría que más contratistas le paguen a la Agencia plata a cambio de tener el derecho de explorar y producción.

Aunque en mucho menor medida, el presupuesto de la Agencia Nacional Minera aumentará un 14,86 por ciento, también por contraprestaciones por explotar títulos mineros.

 
10

Al Congreso lo quiere… pero negociado

En el proyecto del presupuesto, el Congreso tendrá menos plata: cae un 7,8 por ciento a 558.879 millones de pesos, cuando su gran mayoría de gastos son para funcionamiento y no para invertir. Es decir, los congresistas tendrían menos plata para gasolina o para asesores.

Esto aunque parece una manifestación de poco afecto del Gobierno, es una estrategia usual de negociación, pues al ofrecer poco arranca con margen para aumentar. Así pasó el año pasado, cuando el Gobierno Santos propuso inicialmente un presupuesto de 505.342 millones de pesos, luego Duque radicó un proyecto con 587.247 millones pero terminó en 606.247 millones. 

 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia