Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jerson Ortiz · 18 de Agosto de 2020

Los esposos Rincón Quintero y el presidente Iván Duque.

10040

1

El plan del presidente de la Cámara de Comercio de Neiva, el superpoderoso local Ariel Rincón Machado, para aterrizar en la ciudad la economía naranja que promueve el Gobierno Duque, incluye millonarias inversiones que pueden beneficiar directamente negocios de su esposa y sus dos hijos. 

La Silla Vacía investigó que la entidad está construyendo una nueva sede que se llama ‘Orange Centro Empresarial’  en un centro comercial fallido, que no tuvo éxito y cuyos locales se han desvalorizado, en el que los familiares de Rincón son dueños de cuatro locales que ahora podrían verse beneficiados.

Dos de esos locales fueron comprados cuando apenas se iba a lanzar el proyecto y otros dos a pocos días de anunciar la ambiciosa apuesta de la Cámara de Comercio.  

La promesa de la entidad es la construcción de un lugar en el que, además de semillero de emprendedores, opere un centro de eventos, ferias, y se pueda trasladar oficinas y prestar servicios a los empresarios. 

Esto es importante porque Rincón, con la carta de la economía naranja, está buscando que Duque y entidades públicas como Ecopetrol o Innpulsa le ayuden a financiar la obra en la que se han invertido más de cuatro mil millones de pesos.

Las cámaras de comercio son personas jurídicas que se rigen por el derecho privado, pero se constituyen en modelo de colaboración público-privada y, como hemos contado, son en algunos casos botines para los políticos.

La movida

El administrador de empresas Rincón Machado es un superpoderoso del Huila. Es el presidente de la Cámara de Comercio de la ciudad desde hace 20 años y se mueve como el puente entre los cacaos empresariales, los políticos y los gobiernos.  

Esa entidad, que es privada pero suele recibir dineros públicos a través de convenios, representa a 1.750 afiliados, entre pequeños y grandes comerciantes.

Como presidente de la entidad, Rincón logró que, en mayo de 2019, la junta directiva de la Cámara aprobara el plan para construir el ‘Orange Centro Empresarial’.

Lo presentó como la oportunidad que tenía la entidad para ampliar su infraestructura y de paso subirse al bus de la ‘Economía Naranja’ incorporada en el Plan de Gobierno del presidente Iván Duque, y que busca fomentar el desarrollo de las industrias creativas y culturales en Colombia. 

La junta -en la que el Gobierno Nacional tiene tres delegados- le dio vía libre y le autorizó usar 9 mil millones que estaban ahorrados.

Semanas después, la Cámara compró cinco locales del Oasis Plaza, un centro comercial de 64 locales que está en el sur de la ciudad y se inauguró en 2012 como un negocio de la cadena de almacenes Yep.

Yep quebró en 2015, el Oasis Plaza Comercial no logró el punto de equilibrio, entró en declive y empezó a perder valor.  

Bancos como el BBVA, Colpatria y Occidente, empezaron a retomar el control de los locales que tenían ahí porque sus arrendatarios también quebraron. 

Hoy, la mayoría de los locales están desocupados. Hay avisos de se arrienda y se vende, en los que están en la entrada. La plazoleta de comidas ya no existe. 

Aún así la inversión de la Cámara de Comercio en Oasis fue de 4 mil 128 millones de pesos. 

La entidad compró los tres locales más grandes (anclas 1,2 y 3), en los que funcionaban el supermercado del Yep, y unas salas de cine. Y dos más pequeños, los locales 53 y 54, que están enseguida. 

Rincón justificó la decisión de invertir en el fallido centro comercial, basado en conceptos de expertos de la Dirección de Infraestructura de la Cámara de Comercio de Bogotá y analistas de Hábitat Universidad del Rosario, institución con la que él mantiene convenios de cooperación para dictar cursos y seminarios. 

Esos expertos descartaron otros potenciales lugares de inversión como la Zona Franca Surcolombiana (de la que la Cámara es dueña del 22 por ciento) y queda en la entrada de la ciudad; el centro comercial el San Juan Plaza que queda en el norte y en el que hay almacenes de cadena; o un edificio que está al lado del centro de convenciones en el centro de la ciudad. 

En enero de este año en una entrevista con La Nación, el presidente Rincón dijo que la construcción del ‘Orange’ iba a ser su principal desafío para el 2020 y que el costo final del proyecto podía ser de unos 16 mil millones de pesos y que estaban buscando que entidades públicas les ayudaran a cofinanciar.   

“En el fallido centro comercial Oasis Plaza, la Cámara de Comercio ha adquirido cinco mil metros cuadrados, los cuales han sido negociados directamente con los bancos, en condiciones favorables, para hacer allí este proyecto, que puede estar alrededor de los 16 mil millones de pesos (..) Estamos buscando cofinanciaciones nacionales y regionales que nos permitan tener todos los espacios habilitados en el presente año”, dijo. 

Lo que había pasado de agache hasta el momento, pero que se empezó a conocer esta semana en columnas de opinión como la de Francisco Arguello, es que la materialización del ‘Orange’ terminaría favoreciendo directamente los intereses de la esposa y los hijos de Rincón. 

Cuatro locales familiares

La comunicadora social Tatiana Quintero es la esposa de Rincón Machado. Ella y sus dos hijos, (menores de edad en ese momento), crearon en abril de 2012, con un capital de 5 millones de pesos, una empresa que se llama Gestión y Desarrollo de Negocios, GDN Ltda, que tiene como objeto prestar servicios de asesoría legal y financiera. 

GDN Ltda es actualmente dueña de cuatro locales comerciales (46-47-48 y 49) del Oasis Plazas, que están al lado de donde va a funcionar ‘Orange’. 

Como contamos, los dos primeros (locales 47 y 48) los compraron en el aterrizaje del Oasis Plaza en diciembre de 2012 y su costo fue de 74 y 75 millones de pesos, respectivamente. Tras la compra, el patrimonio de GDN Ltda subió en 2013 a 154 millones de pesos. 

En 2015, Quintero le arrendó los dos locales a la Alcaldía de Neiva, cuando gobernaba Pedro Hernán Suárez, para que ahí funcionara una sede del Banco Unidos, un programa de emprendimiento de esa administración que apoyó la Cámara de Comercio de su esposo. 

Quintero consiguió que la Alcaldía le pagara más de 4 millones de pesos mensuales por ese alquiler, basado en un peritaje que hizo la Lonja de Profesionales Avaluadores, que concluyó que los locales tenían un valor comercial de 216 millones de pesos (cada uno en 108 millones). Es decir, 60 más de lo que costaron inicialmente. 

Ese mismo año, 2015, esa Lonja fue contratada por la Cámara de Comercio de Rincón para que le hiciera unos avalúos de unos locales ubicados en el centro de la ciudad.

De hecho, este año la contrataron de nuevo para hacer el avalúo de las zonas vecinas de los locales que compró la Cámara en Oasis Plaza para construir el ‘Orange’. Es decir, de locales como los de la familia del presidente Rincón.

Entre 2012 y 2017, GDN Ltda no reportó ingresos. Pero, entre 2018 y 2019, sí. Su patrimonio aumentó a 946 millones de pesos, según los reportes financieros que hizo el contador de la empresa Esper Arias Ortiz, con quien también hay una particular coincidencia: es el revisor fiscal de la Cámara de Comercio.

Justamente el año pasado, GDN Ltda compró los otros dos locales, y a precio de huevo. 

El local 46 se lo compraron a Alba Lucía Camacho Cuenca. Según los registros de la Notaría Tercera de Neiva, la compraventa se tasó en 50 millones de pesos, pero el costo original había sido de 72 millones en 2012. 

El cuarto local, el 49, se lo compraron a Juan Evangelista Cubillos, también por 50 millones de pesos, según escrituras de la Notaría Segunda. Él, igualmente, lo había adquirido en 72 millones en 2012. 

Acá quedan en evidencia nuevas particularidades sobre el negocio inmobiliario, no solo los locales salieron mucho más baratos que su precio original, sino que, el resultado de la negociación fue contrario al avalúo Lonja de Profesionales Avaluadores que incluso había tasado los primeros dos locales de la familia Rincón Quintero por 108 millones.

Además, casualmente, los negocios de los últimos dos locales, Quintero y sus hijos los hicieron a finales de agosto, semanas antes de que Rincón Machado anunciara oficialmente el lanzamiento del proyecto ‘Orange’ en medio de una feria que se llama ‘Expohuila’ y que la Cámara organiza anualmente.  

 

Con los cuatro locales en el patrimonio, GDN Ltda trasladó sus oficinas para allá en diciembre. 

Funcionan desde el local 46, como operadores de Colfondos e intermediarios de seguros y pólizas, y a la espera de que el Oasis tome un nuevo auge con el ‘Orange’.

Los locales 47 y 48 se los alquilaron en 2019 a una empresa que se llama Iso Construcciones S.A. Y el 49, lo usan como dirección de correspondencia.

La Silla Vacía buscó la versión de Rincón. Inicialmente accedió a hablar con nosotros, pero luego, desde su oficina de comunicaciones, nos remitieron con Sandra Clavijo, directora Financiera y Administrativa de la entidad. 

Ella nos dijo que Rincón la había delegado para responder. Nos comentó que la decisión de invertir en Oasis la tomó en pleno la junta directiva, que Rincón se declaró impedido cuando empezó la negociación porque contó que su familia tenía dos locales ahí. 

Que de eso quedó constancia en un acta de la junta, pero dijo que no nos la podía compartir porque era confidencial. Que sí son conscientes de que ‘Orange’ va a dinamizar el movimiento comercial en la zona y que eso puede beneficiar a la familia de Rincón, pero también a otros empresarios. 

“Es un beneficio para el departamento, no por dos locales en particular”, dijo Clavijo. 

Cuando le preguntamos por los otros dos locales que la familia Rincón adquirió después, dijo no tener información. 

Las inversiones

Aún no está claro si Rincón Machado va a lograr terminar el ‘Orange’ en este año como lo prometió porque a las restricciones de la pandemia, se le suma el lento avance de la economía naranja de Duque  

Pero sí le está metiendo el acelerador. Además de la compra de los locales, entre finales de 2019 y lo que va de 2020, la Cámara de Comercio ha invertido más de 240 millones de pesos para hacerlo realidad.

Esa plata la han gastado en estudios, consultorías, videos institucionales, diseños de marca y hasta en la contratación de un gerente que vigile la ejecución. 

Curiosamente entre los contratos de asesoría, hay uno para que les elaboren una base de datos de los negocios instalados en el Oasis Plaza y se planteen alternativas y oportunidades de negocios que se pueden desarrollar y sean complementarias a la puesta en marcha del ‘Orange’. 

Ahí, seguramente, debe aparecer el nombre de GDN Ltda. 

Comentarios (1)

Guillermo Niño

19 de Agosto

0 Seguidores

Esto me recuerda los hijos de Uribe, con las zonas francas y sus pulseritas.

Esto me recuerda los hijos de Uribe, con las zonas francas y sus pulseritas.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia