Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juanita Vélez | Juanita León · 31 de Marzo de 2020

4368

9

En menos de una semana y cuando el coronavirus agudiza la tragedia en Venezuela, han ocurrido tres hechos significativos sobre ese país: el 23 de marzo encontraron en Colombia un arsenal que un militar venezolano retirado reconoció que era para atacar al régimen de Nicolás Maduro; tres días después, la Fiscalía General gringa imputó por narcotráfico y otros cargos al dictador Maduro y ofreció 15 millones de dólares por información que condujera a su captura y la de varios miembros de su círculo cercano. Y hoy, el gobierno de Estados Unidos trazó un plan marco para una transición en Venezuela. 

La secuencia de los hechos hace poco probable que este episodio sea, como dijo Iván Duque, “una evolución positiva del cerco diplomático”. 

Siete expertos consultados por La Silla creen que el plan lanzado hoy es una puerta que se abre para la salida de Maduro, pero que el indictment le hace muy difícil cruzar. Lo que crea el interrogante, de si el camino que realmente busca abrir es para una movida más radical.

De hecho, pocas horas después de la rueda de prensa de Pompeo, Maduro rechazó el Plan.

"El Gobierno Bolivariano reitera que Venezuela es un país libre, soberano, independiente y democrático, que no acepta, ni aceptará jamás tutelaje alguno, de ningún gobierno extranjero", dice un comunicado de la Cancillería, que califica la propuesta como un "adefesio".

El Plan

Esta mañana, el representante especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, publicó una columna en The Wall Street Journal en la que dio las puntadas del llamado “marco democrático para la transición en Venezuela” que ofrece una ruta para sacar a Maduro pacíficamente del poder; horas después, lo explicó el secretario de Estado de Trump, Mike Pompeo.

 

El “Marco” consiste básicamente en crear un Consejo de Estado de cinco miembros que sirva como gobierno de transición para el vecino país. Cuatro de ellos, los eligiría por mayoría de dos tercios la Asamblea Nacional que hoy preside Juan Guaidó y el quinto, que sería presidente en funciones hasta que convoquen a elecciones, sería designado por los otros cuatro. Un miembro de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana serviría como asesor militar del Consejo.

Ni Maduro ni Guaidó serían miembros del Consejo, y tendrían que aceptarlo como el único poder ejecutivo, que convocaría a elecciones presidenciales “en un plazo entre seis y doce meses”, dijo Pompeo, quien -hablando como si fuera el jefe de Venezuela- además aclaró que “el presidente del gobierno de transición no podría presentarse a esas elecciones”. 

“Una vez se establece el Consejo de Estado y las fuerzas de seguridad extranjeras se han marchado (a menos que se apruebe por ¾ de voto de la Asamblea Nacional), se suspenden las sanciones de los Estados Unidos contra el Gobierno de Venezuela, PDVSA y el sector petrolero”, dice el comunicado del Departamento de Estado de Estados Unidos. 

Ese alivio a las sanciones incluiría aquellas contra varios miembros de la Corte Suprema, del Consejo electoral y de la asamblea constitucional que están en la lista negra del Gobierno Trump por sus posiciones en el Gobierno.

“Si se cumplieran todas las condiciones, todas las sanciones serían suspendidas”, dijo Pompeo. 

Además de levantar las sanciones, el Plan de Estados Unidos incluye la garantía de que mientras dure el gobierno de transición y el Consejo de Estado llama a nuevas elecciones, el alto mando militar (esto es el Ministro de Defensa, el Viceministro de Defensa, el Comandante del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y Jefe de Servicio) seguirá en sus cargos. Lo mismo aplica para las autoridades estatales y locales. 

Por último, incluye crear una Comisión de la Verdad y la Reconciliación que investigaría “graves acciones de violencia ocurridas desde 1999, y que le reportaría a la Nación las responsabilidades de los perpetradores y la reparación a las víctimas y sus familias”. Esa Comisión tendría cinco miembros trambién, que serían elegidos por la Secretaría General de las Naciones Unidas, con el consentimiento del Consejo de Estado. 

La estrategia

El plan de Estados Unidos es casi idéntico al que fue discutido en las negociaciones de Oslo/Barbados el año pasado entre el régimen chavista y la oposición y que se frustró porque el régimen no tenía una verdadera voluntad de negociación porque mientras estaba sentado en la mesa, elaboraba el plan para minar la reelección de Guaidó en la Asamblea Nacional. Sólo hay dos diferencias. 

La primera, es que una facción de la oposición estuvo dispuesta en ese entonces a negociar las elecciones presidenciales con Maduro en el poder, si se daban todas las condiciones de observación.

“Esta propuesta, en cambio, no tiene la misma flexibilidad. Lo que está haciendo Estados Unidos es eligiendo quién podría participar en una transición y quién no”, dijo a La Silla Geoff Ramsey, director de Venezuela para la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos, Wola.

“El problema con esa estrategia es que es poco realista. No estás negociando con los actores que realmente tienen el poder en el país”, agregó.  

En la misma línea, Ronald Rodríguez, investigador del Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario, explicó que como la Asamblea está controlada por la oposición y los chavistas que están ahí no son una representación del chavismo duro, lo que en realidad propone hoy Estados Unidos “es una rendición del chavismo”. 

“Si no hay una negociación donde ellos tengan participación y la posibilidad de retirarse a un exilio dorado, ellos no van a rendirse”, dijo a La Silla Vacía Rodríguez. 

La segunda diferencia tiene que ver con las sanciones. En la negociación de Oslo/Barbados también hubo discusiones sobre la posibilidad de una ruta hacia el alivio de sanciones, pero para la oposición eso debía estar ligado a la celebración de elecciones libres, mientras el régimen quería un año libre de sanciones antes de las elecciones. Por eso no hubo un acuerdo en este punto. 

“Es la primera vez que Estados Unidos abre la posibilidad de suspender sanciones”, dijo a La Silla Mercedes De Freitas, directora ejecutiva de Transparencia Venezuela. “No creo que Maduro acepte. Lo que no estoy segura es que las fuerzas que mantienen en el poder a Maduro no vayan aprovechar esta lucecita de las sanciones que se acaba de prender. Estamos hablando de muchos militares y funcionarios públicos a quienes les conviene”. 

Un periodista que ha cubierto de cerca el tema de Venezuela, cree que dado que Maduro es un revolucionario no aceptará el Plan de Estados Unidos porque le deja poco espacio de maniobra. “Pero, al mismo tiempo, Maduro no toma todas las decisiones. Tiene rivales. Ellos están buscando lo mejor para ellos y él lo sabe”, dice.

Varios de los expertos que entrevistamos creen que, a pesar de estos matices, si el Plan de Pompeo existiera por sí mismo, sería un paso en la dirección correcta de una solución para Venezuela.

Sin embargo, como se anuncia tan solo cinco días después de que se conoció el proceso judicial y la oferta de recompensa por la captura de Maduro, el anuncio del Plan parece más una “decoración”, en palabras de uno, “incoherente”, en palabras de otro, “inocuo”, en palabras de un tercero.

El indictment

La imputación de cargos contra Maduro fue formulada por el Departamento de Justicia ante la Corte del Distrito Sur de Nueva York el 26 de marzo. 

Esa Corte es la misma que acusó el año pasado al guerrillero Jesús Santrich de varios delitos, incluido conspirar para transportar 10 mil kilos de coca desde Colombia a Estados Unidos, entre junio de 2017 y abril de 2018.

Sin disputar el rol de Maduro en el narcotráfico y sus alianzas con las Farc, parte del indictment está construida sobre información reciclada de hace 15 años y tiene datos, que personas que conocieron los hechos más de cerca disputan: como la llegada de 75 aviones ilegales a Honduras con coca “usando lo que se conoce como la ruta del “puente del aire” entre Venezuela y el país centroamericano, algo que es casi idéntico a lo que hizo el paramilitar ‘Loco Barrera’.

O el supuesto acuerdo entre Iván Márquez con Maduro en 2015 para cuadrar la provisión de armas y otros equipos que el Cartel de los Soles dio a las Farc como pago parcial por cocaína que la guerrilla les habría dado, en plena negociación del Acuerdo de La Habana y cuando todos los organismos de inteligencia estaban vigilando cada movimiento del jefe negociador de las Farc. 

“El indictment parece hecho a las carreras”, dijo un experto que conoce los intríngulis de la relación entre Venezuela y Estados Unidos.  “Pero es lo único serio en todo esto contra Maduro”.

El indictment ocurrió tres días después de que la Fiscalía colombiana capturara en Pueblo Viejo, Magdalena, a Jorge Alberto Molinares Duque, quien iba en un carro que tenía 26 fusiles americanos, 14 cascos blindados con visores nocturnos y tres chalecos blindados.

Tres días después, el exgeneral venezolano Clíver Alcalá, quien tras apartarse del régimen Maduro, llevaba dos años viviendo en Barranquilla y es uno de los acusados en el indictment contra Maduro, salió en medios a decir que él era el destinatario del cargamento; dijo que con ese arsenal quería conformar un grupo armado para atacar a Nicolás Maduro, para lo cual había firmado un contrato con Juan Guaidó, J.J Rendón (el exasesor venezolano de campaña de Juan Manuel Santos y rey de la propaganda negra)  y una agencia norteamericana. 

Alcalá, incluso, le dijo a la W que ya le había dicho a las autoridades colombianas que el arsenal era suyo y que lo iba a usar en un operativo contra Maduro. Alcalá se entregó a las autoridades de Estados Unidos.  Una situación similar a la entrega de Marlon Marín, el sobrino de Iván Márquez, que fue capturado en la operación de la DEA contra Santrich y luego se convirtió en testigo privilegiado de la justicia norteamericana en su contra.

Alcalá precisó en la misma entrevista que ni Colombia ni el presidente Iván Duque participaron en la compra de estas armas, que eso tenía ver exclusivamente con el contrato que firmó el presidente interino de Venezuela. Sin embargo, minutos antes dijo que las autoridades colombianas, en particular la Dirección Nacional de Inteligencia, sí tenían conocimiento de lo que él estaba haciendo con las armas.

Aunque por lo del coronavirus el tema no fue más escandaloso, de ser ciertas las declaraciones de Alcalá, el gobierno de Duque estuvo al tanto de que se planeaba un atentado contra Maduro desde el suelo colombiano, con las implicaciones políticas que esto tiene para Colombia. 

Preguntado sobre el indictment, el presidente Duque dijo “Eso está desde hace 15 meses, antes de que yo llegara a la Presidencia. Lo que pasa es que eso se ha hecho público y es gracias al deseo de colaborar con las autoridades de Cliver Alcalá y el Pollo.”  

No dijo nada sobre las declaraciones de Alcalá. 

El Portavoz de Palacio, Hassan Nassar, dijo a La Silla que “el Presidente no ha hecho declaraciones ni hará al respecto, y que son las autoridades judiciales las que deberán investigar”. 

En Cancillería, también le dijeron a La Silla que no dirían nada más que lo que está en el comunicado sobre el Plan de Estados Unidos, que obviamente no menciona a Alcalá.

La Fiscalía colombiana sí sacó un comunicado sobre Alcalá, en el que dijo que “al momento de la entrega de Alcalá (a las autoridades de Estados Unidos) no existía orden de captura ni solicitud con fines de extradición”.  Es decir, se trató de una operación similar a la de Santrich.

La pregunta que algunos se hacen es si la secuencia de estos tres eventos - el episodio de las armas, el indictment y el plan- no es coincidencial, y si una cosa tenía no solo el propósito de distraer la anterior, sino pavimentar el camino para la siguiente.

¿Cómo queda Colombia?

Estados Unidos hace esta movida aprovechando el momento más débil del régimen de Maduro para ahogarlo, dada la débil posición de Venezuela. 

Según nos contó De Freitas, apenas tiene 100 camas de cuidados intensivos en todo el país para atender el coronavirus, que ya tiene 119 casos confirmados. 

Además, Venezuela está sufriendo por el precio del petróleo, que pasó de 45 dólares el barril a comienzos de marzo a apenas 22 dólares. 

“Me parece que sí están decididos a tomar acciones hasta sacarlos. El coronavirus hace más difícil una acción militar tipo Panamá pero no una acción policial, a la Bin Laden, para capturar a Maduro. Creo que esto es un ultimátum para provocar la fractura y si no pasa ir a ese plan B”, dijo a La Silla un periodista venezolano desde el exilio.

Independiente de cuál sea la siguiente movida de Maduro, de su círculo de cómplices o de Estados Unidos, los eventos de la última semana pueden terminar haciendo peor la situación bilateral entre Venezuela y Colombia.  Comenzando porque, tras el rechazo frontal de Maduro a la propuesta, el que queda en una situación muy frágil es Juan Guaidó, alrededor del cual Duque ha puesto a girar toda su política frente a Venezuela con nulos resultados hasta ahora. 

Una posibilidad, como dijo a La Silla Rodríguez, del Observatorio de Venezuela para de la Universidad del Rosario, es que el régimen de Maduro se radicalice e instrumentalice el covid-19.

“Maduro ha demostrado una y otra vez que sabe instrumentalizar la crisis y utilizarla contra sus opositores. Por ejemplo, si se presenta un brote en una cárcel, pueden montar a los presos en un bus y llevarlos a la frontera con Colombia”, dijo Rodríguez.

“No necesita ni probablemente habrá una confrontación militar. Maduro lo que necesita es llevar gente a la zona de frontera y complejizar aún más nuestra zona de frontera en lugares como La Guajira o Arauca en pleno coronavirus”, agregó. 

Comentarios (9)

José Saramago ..

31 de Marzo

3 Seguidores

En Venezuela no tuvo que aparecer un COVID-19 para destruir ese país, solo se...+ ver más

En Venezuela no tuvo que aparecer un COVID-19 para destruir ese país, solo se necesito del poderoso aparato virus-adoctrinador del narco-régimen cubano, responsable de buena parte de la miseria y violencia en latinoamerica, y el cual coloco al demagogo de Chavez en el poder y luego al títere de Maduro, protegidos por potencias como Rusia, China e Irán. Solo que ahora nos llego a todos el COVID-19.

harriarq

01 de Abril

0 Seguidores

Los relatos apocalípticos y pos-apocalípticos fascinan, pero, por un lado se...+ ver más

Los relatos apocalípticos y pos-apocalípticos fascinan, pero, por un lado se habla de la no fobia y por este lado de ataques con personas enfermas de Covit-19, la locura para un escritor. Maduro saldrá de Venezuela con grilletes a USA o con los pies por delante, un loco como ese no se entrega, tiene un cerco que se cierra y cada vez menos amigos, una bomba de tiempo, 15 USmll suena bien por aquel

Elgatodeschrodinger

31 de Marzo

0 Seguidores

Rodriguez es muy inteligente, tanto que no conoce de leyes internacionales, el dia que Maduro haga eso de mandar los presos a la frontera, se considera guerra no convencional y no va a miami sino a la haya por crimenes de guerra, el narcotrafico es serio, pero el uso de armas biologicas o bacteriologicas lo pondria al nivel de Sadam,LSV debe buscar expertos que entiendan de lineas rojas sino paila

Rodriguez es muy inteligente, tanto que no conoce de leyes internacionales, el dia que Maduro haga eso de mandar los presos a la frontera, se considera guerra no convencional y no va a miami sino a la haya por crimenes de guerra, el narcotrafico es serio, pero el uso de armas biologicas o bacteriologicas lo pondria al nivel de Sadam,LSV debe buscar expertos que entiendan de lineas rojas sino paila

Henry Castro Gerardino

01 de Abril

140 Seguidores

Maduro es sindicalista y eso hace pensar que hará lo impensado antes ser entr...+ ver más

Maduro es sindicalista y eso hace pensar que hará lo impensado antes ser entregado. Entregarse, no lo va a hacer. No tiene salida pues el proyecto de EU le ha cerrado todas las vías. Lo que se busca es debilitarlo con la disyuntiva de si ud sale, todo se perdona, si ud continúa, todo se agrava y, la verdad, el no tiene madera de mártir. Sin entrar en discusiones, él si puede enviar presos a Colomb

Henry Castro Gerardino

01 de Abril

140 Seguidores

Los enviará, pero señalará a otro y dirá que fue un error. Recordemos que ...+ ver más

Los enviará, pero señalará a otro y dirá que fue un error. Recordemos que es ladino y tanto puede afirmar, como negar, con total descaro, un evento. Ahora mismo debe estar convenciendo a sus aliados de que la estrategia de EU es desesperada, inconexa, loca y que el asunto es perder tiempo en discusiones y declaraciones. Queda el levantamiento de las masas hambrientas. Igual que en toda latinoaméri

Marleny Barrera López

01 de Abril

5 Seguidores

El gobierno colombiano participando en golpes de Estado en otros países? Alcalá fué claro en expresar que las armas eran de él y el gobierno colombiano lo sabía, no quiso dar nombres, contrario a los nombres venezolanos. Qué hace la Comisión de Seguimiento a la Inteligencia y Contrainteligencia del Congreso? Colombia ha denunciado la intromisión de Venezuela y el gob. colombiano ídem?

El gobierno colombiano participando en golpes de Estado en otros países? Alcalá fué claro en expresar que las armas eran de él y el gobierno colombiano lo sabía, no quiso dar nombres, contrario a los nombres venezolanos. Qué hace la Comisión de Seguimiento a la Inteligencia y Contrainteligencia del Congreso? Colombia ha denunciado la intromisión de Venezuela y el gob. colombiano ídem?

Carlos Campo

01 de Abril

0 Seguidores

Es de interés estratégico de Colombia la eliminación de la dictadura promot...+ ver más

Es de interés estratégico de Colombia la eliminación de la dictadura promotora del narcotráfico, la guerrilla y las bandas criminales en la región, responsable indirecta de la continuidad del conflicto armado interno, la crisis humanitaria más grande de la región con 4 millones de víctimas. Si cree que dictaduras así se van conversando, debería repasar un libro de historia y una dosis de realidad

Henry Castro Gerardino

01 de Abril

140 Seguidores

Alcalá, incluso, le dijo a la W que ya le había dicho a las autoridades colo...+ ver más

Alcalá, incluso, le dijo a la W que ya le había dicho a las autoridades colombianas que el arsenal era suyo y que lo iba a usar en un operativo contra Maduro. esto fue lo que dijo que es distinto a lo que Ud plantea. Al ser detenido, junto con las armas, confiesa su propósito. Nunca dijo que nuestras autoridades los habían apoyado. De hecho se cae su proyecto . Está viendo muchas películas Netfix

OSCAR RODRIGUEZ...

01 de Abril

0 Seguidores

Que buen tutifruti de articulo: Combina geopolitica, pandemia, opciones de luc...+ ver más

Que buen tutifruti de articulo: Combina geopolitica, pandemia, opciones de lucha politica, manejos de crisis etc etc etc. obviando que Rusia ya tiene el control

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia