Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Nohora Celedón · 29 de Abril de 2021

3546

0

Hoy el Dane reveló los datos sobre pobreza monetaria y pobreza extrema del 2020, que recoge el efecto de los confinamientos y la crisis económica más severa que ha vivido Colombia en su historia reciente.

Los datos muestran el brinco más grande jamás registrado. Cuatro de cada diez colombianos viven con menos de lo básico para subsistir, y 15 de cada 100 no ganan lo suficiente ni siquiera para alimentarse bien.

Estas son las principales conclusiones del informe, que puede consultar en su totalidad aquí:

1

La pandemia borró los avances de al menos ocho años en reducción de la pobreza

Por un cambio en la metodología para medir pobreza monetaria y extrema el Dane puede comparar la evolución de esta información desde 2012. Y el dato de 2020 fue el peor de los últimos años como se ve en esta gráfica.

Desde 2012 hasta la fecha hubo tres años en los que la incidencia de la pobreza aumentó: en 2015, hubo un incremento explicado principalmente por la crisis de los precios del petróleo; en 2019, en el que el aumento de la pobreza estuvo jalonado por los malos resultados de Bogotá en este indicador; y en 2020, por la pandemia.

Después de avances importantes en la reducción de la pobreza desde principios de siglo hasta el 2013, en los últimos años había estado estancada. Y en 2020 salta de manera dramática, borrando el progreso social de casi una década.

 
2

Cuatro de cada 10 colombianos son pobres

La pandemia llevó a 3,5 millones de personas a caer en la pobreza. Esto quiere decir que estas personas ganan menos de lo que el Dane estima es el dinero que se necesita en Colombia para adquirir una canasta básica de productos, como alimentos, y servicios, como alojamiento.

En promedio, el Dane calcula que en Colombia ese monto es 331.688 pesos, es decir que un hogar de cuatro personas en donde la suma de sus miembros gane menos de 1.326.752 pesos es considerado pobre. Este valor varía según las ciudades, por ejemplo, en Bogotá una persona que gane menos de 455.030 pesos es considerada pobre, y en Riohacha la línea se traza en 288.753 pesos.

En todas las ciudades del país aumentó el número de personas pobres. Pero Bogotá fue la que más aportó a la estadística, con 1,1 millón de personas que entraron en la pobreza (31,3 por ciento del total).

Los datos muestran que el 42,5 por ciento de la población de Colombia (21 millones de personas) son pobres, o al menos lo eran el año pasado.

 

3

15 por ciento de la población vive en indigencia

O pobreza extrema, que es el nombre técnico que le da el Dane a las personas que no tienen ingresos suficientes para alimentarse bien (una dieta de 2.100 calorías diarias). En promedio, el Dane calcula que se necesitan 145.004 pesos al mes por persona para comer lo suficiente.

En 2020, según los datos oficiales, 7,4 millones de personas no tenían con qué comer lo suficiente, esto es el 15 por ciento de la población. Además es un aumento de 59 por ciento frente al número de personas que estaban en esa categoría en 2019.

También es la peor cifra, al menos, desde 2012.

Además, tres ciudades pusieron el 40 por ciento de las personas que entraron a la pobreza extrema: Bogotá, Cali y Medellín. Pero hubo otras a las que en términos relativos les pegó más duro la pandemia.

 
4

Barranquilla y Bucaramanga, donde más aumentó la pobreza

Están entre las cinco ciudades con las economías más grandes del país (medida según el PIB) y suelen también estar en los primeros lugares en materia de desempleo. Pero fueron las ciudades con mayor incremento en sus tasas de pobreza en 2020.

En Barranquilla, en 2019, solo el 25,6 por ciento de la población era pobre, y en 2020 ese porcentaje saltó a 41,2 por ciento.

En Bucaramanga, pasó algo similar. En 2019, el 31 por ciento de la población era pobre (por debajo de la tasa nacional) y en 2020 ese porcentaje era 46,1 por ciento (por encima de la tasa nacional). La capital de Santander fue también la ciudad donde más aumentó la pobreza extrema.

Si bien fueron las ciudades donde la pobreza empeoró más, no son las que tienen mayor porcentaje de pobres entre su población. Este deshonroso podio lo ocupan Quibdó, donde el 66 por ciento de la población es pobre; Riohacha, 57 por ciento; y Santa Marta, 55 por ciento.

 
5

Las ayudas en pandemia sirvieron

El Dane calculó qué tanto sirvieron las ayudas que dio el Gobierno a las personas más vulnerables en la pandemia, como ingreso solidario y los giros adicionales de Familias, Jóvenes en Acción y Colombia Mayor.

Según los datos, de no haber sido por estos auxilios 1,1 millones de personas más pudo haber caído en la pobreza. Es decir la tasa de pobreza no habría sido 42,5 por ciento, sino 44,7 por ciento.

En total, entre los subsidios que ya existían y los nuevos que se crearon en la pandemia la tasa de pobreza se frenó en 3,6 puntos porcentuales, que representa 1,8 millones de personas.

De acuerdo con los datos del Dane fueron 3 millones de personas más recibieron nuevos apoyos del Gobierno. Y el impacto de estas ayudas fue especialmente notorio en las zonas rurales.

 
6

Se cerró la brecha de pobreza entre campo y las ciudades

Históricamente las tasas de pobreza en las zonas rurales siempre han estado por encima de las de las zonas urbanas. Pero el año pasado, la brecha prácticamente se cerró.

La tasa de incidencia de pobreza en el campo fue de 42,9 por ciento (una caída de 5 puntos frente a la de 2019), mientras que la de las cabeceras municipales fue de 42,4 por ciento.

Esto se explica por dos factores: Por un lado, porque la pandemia ha afectado más las actividades económicas en las ciudades que en el campo, lo que se ve en otros indicadores económicos como el desempleo. En las grandes ciudades han tenido que hacer cierres más drásticos para contener la pandemia que en las zonas rurales.

Y en segundo lugar, porque la población rural es la más beneficiada por los auxilios del Gobierno. De acuerdo con los datos compilados por el Dane, el 60 por ciento de las ayudas llegan a estas zonas.

En materia de indigencia, las ayudas no fueron tan efectivas. En la ruralidad, la tasa de pobreza extrema sigue estando por encima de la de las zonas urbanas y del promedio nacional.

 
7

Se profundiza la pobreza entre hombres y mujeres

Ya se veía venir, porque como contamos acá, económicamente la pandemia afectó más a las mujeres que a los hombres. La tasa de desempleo de la población femenina aumentó a un mayor ritmo que la de los hombres en 2020.

Esto se refleja en los índices de pobreza. Cuando se clasifican los datos de pobreza por hogares según el género de la cabeza de familia la brecha se hace clara: Mientras el 40,1 por ciento de los hogares encabezados por hombres está en situación de pobreza, en los liderados por mujeres esa cifra sube a 46,7 por ciento.

Por otra parte, el 13,5 por ciento de los hogares encabezados por hombres viven en pobreza extrema, mientras que en los liderados por mujeres el 17,8 por ciento está en esa situación.

 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia