Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Duque · 19 de Octubre de 2019

294

0

La campaña anual de SúperAmigos de La Silla Vacía siempre llega en momentos especiales para La Silla Pacífico porque cae preciso en nuestros aniversarios. Hace una semana cumplimos tres años al aire y hoy les escribo para contarles por qué queremos que sigan apostándole a lo que hacemos, a lo que nos apasiona y por lo que trabajamos todos los días: contar historias sobre la región.

Este es el primer año que cubrimos las elecciones regionales. Si bien teníamos claro el mapa de poder y quiénes estaban interesados en ganarlo, mantenerlo o retomarlo, nos llevamos varias sorpresas. La mayor de todas es que durante nuestras reporterías nos tropezamos muchas veces con una frase curiosa: “eso lo sabe todo el mundo”.

Eso es una alerta de que hay muchas prácticas normalizadas en el poder del Pacífico que merecen salir a la luz.

Por ejemplo, las tácticas del hoy suspendido Alcalde de Popayán a favor de su candidata a la sucesión; o las del Alcalde de Jamundí con otra aspirante; o las hegemonías políticas del notario Jorge Caicedo en Palmira, y del senador uribista Jhon Harold Suárez en Buga.

Y hay más ejemplos: la candidata a la gobernación del Valle, Clara Luz Roldán, cimentó su maquinaria deportiva para heredar el puesto a su amiga la actual mandataria; o cómo la sombra del exsenador parapolítico Juan Carlos Martínez planea sobre el partido afro ADA; las maniobras del exgobernador del Chocó, Patrocinio Sánchez, para retornar al poder en su departamento; o los planes de los salientes gobernadores Camilo Romero de Nariño y Dilian Francisca Toro en Valle para seguir vigentes en el mapa político. 

Pero que estemos este año en modo elecciones no nos quita la mirada de otros procesos que consideramos clave contar, como lo es el aterrizaje forzoso del posconflicto en esta región.

Echarnos al hombro este tema nos ayudó a contar, por ejemplo, que la medida de quitar la luz en los ‘pesebres’ de marihuana en el Norte del Cauca es una bomba social; que el ruido de la infiltración de la Minga beneficiaba a las disidencias; y que detrás de la paz en Tumaco había un pacto mafioso.

Este año quisimos explorar nuevas formas de contar lo que sabemos y descubrir poderes no obvios, como poder alrededor y dentro del fútbol, y resaltar liderazgos que no tienen que ver con política. 

Por eso, contamos el poder por dentro del Deportivo Cali en formato podcast (que me ayudó a redescubrir que la radio es mi otra pasión); resaltar la labor de la científica Mabel Torres como camelladora del Pacífico (en una historia donde mi compañera Laura Soto mostró su ojo para lo audiovisual); y mostrar los trabajos de ocho mujeres que transforman la región desde diferentes áreas, como la cultura, la educación y la ciencia. 

Esto es lo que hacemos, lo que nos apasiona día a día y lo que nos hace a Laura y a mí levantarnos todos los días para contar una realidad compleja y diferente de la región a todo el país, que muchas veces cuenta al Pacífico desde Bogotá.

Contarles todo lo que hacemos es mi forma de estirarles la ponchera.

Si les gusta lo que hacemos y quiere que sigamos mejorando, sumarse a los SúperAmigos es la mejor forma de apoyar.

Ya mañana cerramos nuestra campaña y queremos que nos apoyen, nos regañen, nos critiquen, nos sigan y sientan a La Silla Pacífico parte de ustedes.

Aportar es cada vez mucho más fácil y acá pueden ver cómo hacerlo: donando una única vez o por mensualidades. También pueden apoyarnos con su cerebro -la opción que más me gusta- dando talleres en La Silla que le podemos vender a otros súper amigos.

La Pacífico y sus hermanas regionales (Cachaca, Sur, Paisa, Santander y Caribe), existimos gracias a ustedes.

Mi compromiso como editora de La Silla Pacífico y el de Laura como reportera de esta pata regional es seguir sacando a la luz las cosas que ‘todo el mundo sabe’ pero que nadie cuenta.

Ojalá nos acompañen a seguir.

 

 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia