Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Francisco Miranda · 12 de Mayo de 2018

5971

15

La economía, estúpido”. Este es uno de los eslóganes políticos más repetidos y citados en los últimos 25 años. Su origen está en las elecciones presidenciales de 1992 en Estados Unidos y era una de tres frases con las que el estratega James Carville, quien trabajaba para el candidato Bill Clinton,  buscaba que su campaña opositora no perdiera el enfoque. Popularizado por el documental “The War Room”, el pegajoso mensaje terminó por simbolizar las campañas que optan por la agenda económica, y en especial por los temas del bolsillo de los ciudadanos, como sus ejes principales.

Una mirada rápida al panorama de la actual campaña presidencial colombiana llevaría a pensar que el aforismo clintoniano está lejos de aplicarse hoy. La contienda viene siendo caracterizada por el eventual regreso del uribismo al poder y por el crecimiento del apoyo popular para el líder de izquierda Gustavo Petro. Corrupción, Farc, “castrochavismo”, anti-uribismo son hoy los motivadores de la intención de voto.  A primera vista, más ideología y política que economía.

Sin embargo, como es normal cuando las dos alternativas punteras provienen del conservatismo y la izquierda, el debate sobre la economía está presente. El terreno es fértil para un pulso de esta naturaleza como lo muestran las encuestas. El más reciente sondeo Gallup refleja un alto pesimismo de los colombianos a los temas del bolsillo: 77 por ciento cree que la economía en general está empeorando en comparación con el 52 por ciento al arranque del segundo mandato de Santos. Solo el 11 por ciento cree que vamos mejorando en empleo, el 9 por ciento en costo de vida y el 17 por ciento en calidad y cobertura de salud. Dos de cada tres colombianos cree que vamos mal en la lucha contra la pobreza.

La incertidumbre económica es una realidad tangible para muchos hogares aunque agencias calificadoras de riesgos como Fitch den parte de tranquilidad en este último tramo a la primera vuelta. Esa sensación de fragilidad para algunos -y de oportunidad de mejora para otros- explica cómo la máxima de Carville se aplica también a esta elección. Además del terreno fértil para promesas sobre empleo, salarios y salud que muestran las encuestas, en el centro de la campaña está el debate sobre el futuro económico de nuestra sociedad.

La plataforma económica de la campaña petrista representa la opción más radical del abanico actual. La Petronomía aspira a una restructuración del aparato productivo sustituyendo las rentas petroleras de la mano de la intervención del Estado, cuyo símbolo ha sido el aguacate. Muy cercano, como lo cuenta La Silla Vacía, a la ideología del expresidente ecuatoriano Rafael Correa, que el mismo Correa llamó “socialismo del siglo XXI” al diario El Clarín en 2007. Sin explicar muy bien los detalles, la redistribución petrista abarcaría muchos sectores de la economía: educación, salud, tierras, agua, crédito, energía. Además de su estilo caudillista y una promesa de inclusión de sectores alternativos al poder, el cambio prometido por Gustavo Petro es en esencia económico. Petróleo, minería, pensiones, EPS, banca, constructores de vivienda, agroindustria, son sectores, en la narrativa petrista, responsables de la desigualdad que caracteriza la sociedad colombiana y por tanto sujetos de drástica intervención estatal.     

Consciente del rechazo que genera en el votante colombiano la experiencia chavista, “socialismo del siglo XXI” y el comunismo castrista cubano, Petro se distancia de esos términos acuñando el propio de “democracia del siglo XXI”. Esta economía del guacamole con el Estado como director y redistribuidor supremo y donde estatizar es “democratizar” acompaña la alternativa política a Santos y a Uribe que tiene a la Colombia Humana en segundo lugar en las encuestas.

Más allá del debate sobre el actual “momento populista” que vive el país , como lo llamó Jorge Galindo en El País, queda claro el atractivo que esta doctrina de ideas económicas está ejerciendo en un bloque importante de colombianos. La acogida de esta plataforma combina ese terreno fértil de descontento social, pesimismo y deslegitimidad institucional con una campaña bien planteada, pensada estratégicamente y desplegada por Gustavo Petro. Pero hay que decir que el apoyo que hoy goza la Petronomía es asimismo producto de la dormida en los laureles de los defensores del modelo de libre mercado y empresa e iniciativa individual. 

Muy pocos políticos defienden hoy abiertamente las ventajas de una economía liberal con un Estado que regule unos contados sectores estratégicos, que deje prosperar los negocios, que proteja las libertades y que garantice los derechos económicos de los ciudadanos. El sector empresarial colombiano, miedoso de la política abierta y oculto detrás de gremios, políticos y medios de su propiedad, tampoco parece interesado en persuadir a la sociedad de los beneficios de la libertad de empresa. Hacer empresa, pequeña, mediana o grande, y crear empleos formales se convirtió en una mancha y no en un aporte a la dinámica económica de la sociedad. 

Tampoco se puede ocultar que para un bloque considerable de colombianos el actual ordenamiento de la economía no solo los perjudica sino que no ofrece salidas ni progreso individual. La corrupción, el clientelismo y el elitismo ha alienado a cientos de miles de talentosos y preparados profesionales, jóvenes y no tan jóvenes, que no encuentran caminos de avance y de realización profesional y financiera.  La promesa de que el cóctel de estudio juicioso, trabajo arduo y ahorro sistemático eran las llaves para la prosperidad es destruida a diario por la desigualdad en la parte baja de la pirámide y por la falta de meritocracia en la media y media alta.       

Cuando la más reciente encuesta Gallup muestra que dos de cada tres colombianos apoya la firma de TLCs y el 61 por ciento la llegada de nueva inversión se confirma que no todo está perdido. No obstante, gane quien gane, el próximo gobierno tendrá el reto no solo de combatir la desigualdad sino también de atender esas grietas que hoy sufre el pacto de una economía liberal y de mercado con énfasis social y de derechos que buscó la Carta de 1991. Más allá del “castrochavismo” y  el “anti-uribismo”,  en 2018 “es la economía, estúpido”.

Twitter: @pachomiranda

Comentarios (15)

Angel Bravo

12 de Mayo

0 Seguidores

Está la economía del guacamole, con el Estado como director y redistribuidor...+ ver más

Está la economía del guacamole, con el Estado como director y redistribuidor supremo, donde estatizar es “democratizar” ...
Está la economía del goteo, donde privatizar es "democratizar" ...
Y hay 40 millones de imbéciles que no tienen ni puta idea de economía, votan y ponen presidente ... para agradar a Dios, para evitar que sus hijos fumen mariguana y que a sus hijas las preñen, ... con gotero

Enri

12 de Mayo

0 Seguidores

Francamente hay columnistas muy ingenuos. No es posible creer que el uribismo,...+ ver más

Francamente hay columnistas muy ingenuos. No es posible creer que el uribismo, que desgobernó este país durante 8 años (2002-2010) y no movió un dedo para disminuir la desigualdad, sino que al contrario la agravó mucho más, llegue ahora con Duque, y como por arte de maFia (?) empiece a "combatirla". Hay que ser demasiado ingenuo para creer en eso.

José Carlos Iriarte Díaz

12 de Mayo

63 Seguidores

Muy buen análisis, Pacho. Los colombianos fanáticos solo ven, sin embargo, u...+ ver más

Muy buen análisis, Pacho. Los colombianos fanáticos solo ven, sin embargo, una cara, un discurso y no estudian las opciones. Pero al Estado le convienen así. En el artículo no me queda claro si es usted de alguna vertiente política específica, y destaco que sea tan ecuánime que no dé luces sobre su ideología. Muy buen artículo.

Abraham

12 de Mayo

0 Seguidores

Evidentemente no es petrista, sesgado el artículo, pensaría que el señor Pa...+ ver más

Evidentemente no es petrista, sesgado el artículo, pensaría que el señor Pacho es simpatizante de los lados de uribe.

Ramza

12 de Mayo

437 Seguidores

No creo que sea uribista tampoco, por lo general admitir que hay desigualdad n...+ ver más

No creo que sea uribista tampoco, por lo general admitir que hay desigualdad no es algo que ellos estén dispuestos a hacer.

Andres Felipe Garcia Rovira

14 de Mayo

2 Seguidores

Admitir que hay desigualdad es facil, o usted es igual a DDD?, lo importante e...+ ver más

Admitir que hay desigualdad es facil, o usted es igual a DDD?, lo importante es si es un objetivo de politica eficiente y realmente para los pobres no es asi. Si uno vive en ciudad bolivar, las pandillas son la seguridad, no hay servicios publicos o posibilidades de salir, la proveeduria de los bienes publicos basicos es lo que le interesa, que los ricos tambien aguanten hambre no es la obsesión.

Enri

13 de Mayo

0 Seguidores

El columnista posee la ideología neoliberal, es decir, apoya a cualquiera, me...+ ver más

El columnista posee la ideología neoliberal, es decir, apoya a cualquiera, menos a Petro.

DIDUNDI

12 de Mayo

3 Seguidores

1-Es lo menos parcializado o disfrazado de imparcialidad q he leido al Sr furi...+ ver más

1-Es lo menos parcializado o disfrazado de imparcialidad q he leido al Sr furibista, así como deliberadamente confunden comprar con expropiar, confunden otros términos típicos d la coyuntura política, pero vamos, no se desanime, repitan conmigo;
-Furibe es antónimo d Petro
-Furibismo es antónimo de Petrismo
-Ultraderecha es antónimo d izquierda
-Votar x furibe s 'reformar'=continuismo
Cont..

DIDUNDI

12 de Mayo

3 Seguidores

2-Votar x Petro es esperanza d CAMBIO si lo dejan y NO lo matan, no d reformit...+ ver más

2-Votar x Petro es esperanza d CAMBIO si lo dejan y NO lo matan, no d reformitas amañadas como paños d agua tibia.
-las alternativas conservadoras son=ultraderecha.
-La economía dl aguacate es la industrialización dl agro todo como potencia alimenticia, no dependiente d los barrilitos q logren encontrar.
Y si, al final todo es alrededor d la economía, el dinero, la política es solo le medio

DIDUNDI

12 de Mayo

3 Seguidores

3-Esta va para el triunvirato político d los sábados(seguro se leen entre el...+ ver más

3-Esta va para el triunvirato político d los sábados(seguro se leen entre ellos) y en gral a LSV y todos aquellos cuyos análisis se soportan en las encuestas:
-Cómo se explica q d un universo donde dios furibe va ganando con el % + alto, se diga a renglón seguido q el mismo candidato dl dios furibe sea el 2o x el q jamás se votaría?, acaso son 2 universos diferentes en la misma encuesta?

Ramza

12 de Mayo

437 Seguidores

No, eso es apenas muestra de la polarización tan fuerte que hay. El reto de l...+ ver más

No, eso es apenas muestra de la polarización tan fuerte que hay. El reto de la tercería solo es llegar a segunda vuelta, porque el rechazo que generan Petro y Duque es muy alto.

freddy aroldo florez

13 de Mayo

0 Seguidores

Simplemente lo atacan por que consideran que es algo imposible de hacer, pero,...+ ver más

Simplemente lo atacan por que consideran que es algo imposible de hacer, pero, si consideran posible seguir en la corrupción que se roba todo, con esa plata alcanza y que los empresarios ganen pero que participen en el bienestar del pueblo y no solo en ganancias

EDUARDO JOSE PEREZ JEREZ

14 de Mayo

0 Seguidores

Considera el columnista que las propuestas de Petro son radicales, me imagino...+ ver más

Considera el columnista que las propuestas de Petro son radicales, me imagino que lo dice porque Petro habla de cerrar las brechas de desigualdad que están tan marcadas en nuestro país, o porque le quiere quitar el poder a la ultraderecha y democratizar la economía, o porque quiere hacer productivas las tierras improductivas de los terratenientes, o porque piensa en la gente mas pobre, radical?

Simón Sarmiento

15 de Mayo

0 Seguidores

Desigualdad es creada en el congreso donde se hacen las leyes y se legitiman. ...+ ver más

Desigualdad es creada en el congreso donde se hacen las leyes y se legitiman. Es inocuo que un NN accionista de un banco le retengan el 7% de ingresos sobre dividendos y que al dueño del banco no, porque reinvierte las utilidades en el banco. Eso es desigualdad ya que el dueño NUNCA paga impuestos. La empresa si, pero él no. En Holanda el dueño de H&M paga impuestos como persona. Es justo acá?

Simón Sarmiento

15 de Mayo

0 Seguidores

El sistema está creado para perpetuarse. Solo cinco(5) empresas están autori...+ ver más

El sistema está creado para perpetuarse. Solo cinco(5) empresas están autorizadas por el CNE para hacer y publicar encuestas políticas electorales (CNC,DATEXCO,CifrasyConceptos, Guarumo&Ecoanalítica y Yanhass). Así que solo publican encuestas amañadas y nos manejan la opinión, junto con la prensa que hace eco y resonancia de los datos . Así nos manejan para que votemos por quien ellos decidan.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia