Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Héctor Riveros · 20 de Julio de 2019

5337

7

Por razones políticas, encabezados por el presidente Iván Duque, los funcionarios del Gobierno Nacional prácticamente no mencionan el acuerdo que permitió la desmovilización y el desarme de la guerrilla de las Farc. En la práctica hay un interés de desconocer lo que allí se convino, en especial todo lo que se refiere a transformaciones sociales, económicas y políticas concebidas para remover causas que generaron el conflicto y que permitieron su crecimiento y permanencia.

Ocurrió hace algunos meses en el recinto de la Corte Constitucional a donde acudió Duque para pedir que se flexibilizaran las condiciones que ese organismo había impuesto para el uso del glifosato por la vía de la aspersión aérea para combatir los cultivos ilícitos. En ese escenario, hablando de eso, el Presidente omitió siquiera mencionar que en el acuerdo final aprobado por el Congreso de la República se dedican 24 páginas en las que el Gobierno asume un detallado compromiso sobre la manera como se debe abordar el problema, dando prioridad a la sustitución voluntaria.

El Punto 4 contiene el acuerdo “Solución al Problema de las Drogas Ilícitas” y según ahí mismo dice: “promueve una nueva visión que dé un tratamiento distinto y diferenciado al fenómeno del consumo, al problema de los cultivos de uso ilícito, y a la criminalidad organizada asociada al narcotráfico, asegurando un enfoque general de derechos humanos y salud pública, diferenciado y de género”.

La Corte, en cambio, en el auto en el que adoptó decisiones en el marco del seguimiento al cumplimiento de la sentencia T 236 de 2017, le tuvo que recordar al Gobierno, que lo contenido en ese acuerdo es para cumplirlo, que tiene un valor jurídico que no se puede desconocer y que las políticas públicas que se adopten y que se refieran a temas tratados en ese documento tienen que estarse a lo allí convenido.

Esa decisión de la Corte es, a mi juicio, la más importante que se ha adoptado en materia de implementación del acuerdo, porque es la primera vez que se fija como parámetro para el diseño de políticas públicas mencionadas allí, las otras decisiones en las que la Corte ha sido consistente en proteger el acuerdo, lo había hecho en asuntos relacionados con la desmovilización, el desarme y la reintegración de los ex Farc y no en aspectos de política general. Este pronunciamiento de la Corte es especialmente importante como precedente para las políticas de desarrollo rural, varias de las cuales van en contravía de lo que está contenido en el Acuerdo Final.

Es claro que el Gobierno, con modificaciones que no ha podido tramitar, ha señalado su disposición a cumplir las condiciones típicas de un acuerdo de esta naturaleza que son las que se refieren a la reincorporación de los ex combatientes, lo que se conoce en el derecho humanitario como el DDR, pero también es claro que, en cambio, desconoce la legitimidad, la legalidad y la obligatoriedad de esa otra parte del acuerdo en la que se acordaron cambios, que ni siquiera fueron estructurales, en dos o tres temas, que se identificaron como esenciales para superar las condiciones que podrían generar rebrotes de violencia.

Los puntos uno, dos y cuatro del acuerdo contienen obligaciones a cargo del gobierno en materia de desarrollo rural, de cambios en las reglas del ejercicio de la política y de solución al problema de las drogas ilícitas que han sido literalmente desconocidos por parte del presidente Duque. No hay un solo discurso oficial en el que se haya referido siquiera a esos aspectos del acuerdo.

La semana pasada adoptó una decisión importante, que era una de las expectativas de lo que se acordó con las Farc, que es el desarrollo de un instrumento de catastro multipropósito sin el cual es imposible asumir verdaderas transformaciones de desarrollo rural. Bueno, pues allí no hizo ninguna mención al acuerdo y por el contrario insistió en que se trataba de un compromiso de su campaña que estaba cumpliendo.

El debate en la opinión pública, en los escenarios políticos y en los estrados judiciales se ha concentrado los componentes de desmovilización, desarme y reincorporación y se ha omitido casi completamente esa otra parte del acuerdo que es precisamente el que lo hace diferente a otros como los que se suscribieron para desmovilizar otras guerrillas como el M 19 o a los paramilitares.

Esa es la importancia de la decisión de la Corte a la que por ignorancia, o por razones políticas se le ha dado también poco despliegue en los medios y que tampoco siquiera se menciona por parte de los funcionarios que han celebrado el pronunciamiento del organismo judicial para hacer aparecer que la Corte cambió unas condiciones que en realidad reiteró e invisibilizar lo verdaderamente nuevo del auto que se conoció hace un par de días que es que a las condiciones ya existentes para usar la aspersión aérea con glifosato hay que agregarle las que están en el acuerdo.

Hay que señalar que los defensores del acuerdo con las FARC, e incluso algunos de sus redactores, que hicieron presencia en la audiencia en la Corte tampoco mencionaron la obligación de cumplir lo acordado, todos se limitaron a mencionar el daño que podría producir el glifosato sin darle el valor jurídico que ahora le da la Corte, en una decisión, que es el otro punto importante de subrayar fue unánime.

En el marco de los debates sobre la implementación del acuerdo se repetirá la advertencia que hizo la Corte y que en otro contexto parecería obvia: Gobierno, hay que cumplir el acuerdo.

Comentarios (7)

José Saramago ..

20 de Julio

3 Seguidores

pregunta del Plebiscito del 2 de octubre de 2016:
“¿Apoya el acuerdo f...+ ver más

pregunta del Plebiscito del 2 de octubre de 2016:
“¿Apoya el acuerdo final para la terminación del conflicto y construcción de una paz estable y duradera?”
resultado: NO, NO estamos de acuerdo con el acuerdo de La Habana.
aclaración: quienes votaron NO, no están en contra con la paz.
recordar: se inventaron el 'fast track' para desconocer ese resultado.
Consecuencia: el NO eligió Presidente.

Gustavo Adolfo

20 de Julio

0 Seguidores

Felicitaciones, ganaron la presidencia y estan desconociendo el acuerdo de la ...+ ver más

Felicitaciones, ganaron la presidencia y estan desconociendo el acuerdo de la Habana. pero la violencia aumenta, el desempleo sube, la economia no arranca, hay deficit fiscal, la droga no disminuye... ahora si entienden que estaban equivocados?

Carlos Campo

21 de Julio

0 Seguidores

Siempre me impresionan aquellos que pensaban que el Estado Colombiano podía e...+ ver más

Siempre me impresionan aquellos que pensaban que el Estado Colombiano podía en un par de años lograr lo que no pudo hacer en 200 años de existencia, proyectarse en los territorios. Lo que usted menciona, empezó en 2016 en el momento mismo en que se firmó el acuerdo y otros narcos volvieron a aprovecharse del vacío de los salientes.

Alvaro

20 de Julio

0 Seguidores

Y quedaron faniticos que no estan enviando sus hijos a la guerra, ni viven en ...+ ver más

Y quedaron faniticos que no estan enviando sus hijos a la guerra, ni viven en areas de conflicto sirviendole de idiotas utiles a la crapula de Uribe, con el fin de que no se sepa la historia de sus crimenes, siga asi señor Saramago es un uribista de lujo.

Elizabeth Prado

20 de Julio

7 Seguidores

El acuerdo de paz es gaseoso en su redacción y abarca mucho. En sí mismo, no...+ ver más

El acuerdo de paz es gaseoso en su redacción y abarca mucho. En sí mismo, no es fuente de derecho, sino de interpretación exclusivamente de las leyes y decretos que se expidieron bajo la sombrilla del AL 1 de 2016. Quien llega al gobierno, lo puede interpretar de forma amplia o limitada en su ejecución, al igual que los jueces cuando controlen los actos del gobierno.Habrá poca estabilidad jurídica

Carlos Campo

21 de Julio

0 Seguidores

Correcto, y al mismo tiempo eso era inevitable. Un documento ad-hoc introducid...+ ver más

Correcto, y al mismo tiempo eso era inevitable. Un documento ad-hoc introducido en el marco normativo de uno de los países con más leyes y reglamentos, iba a generar diversos traumatismos y vicisitudes.Independiende del grado de impunidad o castigo que hubiera tenido.Fue un traumatismo pasar a Justicia y Paz y eso que fue bajo el liderazgo de la Fiscalía, mucho más dificil ahora que se creó la JEP

David M.

22 de Julio

0 Seguidores

Cortes y congreso, respeten la democracia. El pilar del sistema democrático ...+ ver más

Cortes y congreso, respeten la democracia. El pilar del sistema democrático es el votante, y votó 2 veces. Elemental

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia