Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Héctor Riveros · 07 de Septiembre de 2019

6278

13

El Taller construyendo país del pasado fin de semana en Antioquia se convirtió en una especie de celebración del uribismo del regreso a la guerra: el ex presidente Álvaro Uribe a grito herido, exhortaba al presidente Duque a combatir con toda la fuerza a los desertores del proceso de paz, mientras el público celebraba la intervención con aplausos y vítores. La expresión facial no era de preocupación, parecía más bien de complacencia.

Pareciera que volvimos rápidamente a adoptar la ética de la guerra en la que las muertes, de cualquier bando, son recibidas como positivas: las del contrario porque son bajas que lo debilitan y las propias porque son el resultado de actos de heroísmo que hay que exaltar.

De hecho, unas horas antes de la reunión presidencial se había divulgado la noticia de que, en un bombardeo, del cual se transmitieron las imágenes en todos los medios, se había dado de baja a 14 miembros de una disidencia de las Farc. La connotación de la noticia era evidentemente la de una noticia positiva y seguramente así tendrá que ser porque finalmente el Estado está enfrentando a actores criminales. Lo impresionante es que nada de eso parece impresionar, y perdón por el pleonasmo, a la ciudadanía. Otra vez la confrontación se convierte en algo normal y cotidiano.

Las buenas noticias de los éxitos de nuestros deportistas vuelven a replegar a las malas de la confrontación a las páginas interiores. El asesinato de tres líderes sociales ayer en Antioquia no tiene ninguna posibilidad de competir en relevancia con el triunfo de Cabal y Farah. Ni que decir el de dos ex combatientes de las Farc que un sicario mató también ayer en Cúcuta.

La desgraciada circunstancia de que después del acuerdo hayan aparecido rebrotes de violencia cruel por cuenta de bandas criminales a las que se les permitió tomarse zonas en las que antes actuaban las Farc y de la traición de Márquez con el acuerdo que negoció, debería servirnos para llevar una especie de contabilidad que nos permita comparar los costos de las vías posibles para enfrentar el conflicto.

Pagar los “costos” de la paz no ha sido fácil y una parte importante de la sociedad colombiana aún no acepta que se paguen porque les parece demasiado altos. Los mismos que en cambio celebran el regreso de la confrontación. Los “costos” de la confrontación son en cambio recibidos como necesarios a pesar del enorme dolor y muerte que conllevan y ni hablar del costo económico que significan.

El asesinato miserable de cuatro soldados en el bajo Cauca antioqueño hace cuatro días se registró poco, se convirtió pronto en un error de planeación militar que se investiga y ya. La guerra continua. Los que aplaudían con complacencia en Medellín el sábado no parecían calcular ese riesgo, o si lo calculaban creían poder reducirlo, o más difícil de entender, les parecía que eran sacrificios inevitables.

Mueren de todos lados: líderes sociales en Antioquia, ex Farc en Cúcuta, soldados en el Bajo Cauca, candidatos en el Cauca, delincuentes en el Caquetá. A la noche del día siguiente de los aplausos alborozados en Medellín acribillaban a Karina García, la candidata a la alcaldía del Partido Liberal en Suarez, al norte del Cauca. Asesinaron también a su madre y tres acompañantes más. El mismo día de los aplausos habían asesinado a otras cinco personas también en el Norte del Cauca.

Las recompensas, los viajes relámpago del Presidente a consejos de seguridad, los errores que cuestan la vida de soldados, las noticias que parecen repetidas y cada vez menos importantes, los listados de los municipios con alto riesgo de violencia en época electoral, son todas escenas de una película que queríamos terminar y no somos capaces.

Cada muerto, cada disidente del proceso con las Farc, cada miembro de la fuerza pública sacrificado es un fracaso más como sociedad. Ninguno de esos muertos nos es ajeno, tampoco lo son las responsabilidades porque ocurran.

Claro que el Estado debe actuar y lo debe hacer con contundencia y claro que los primeros responsables de tanta crueldad son los que deciden usar la violencia para sus intereses cada vez más mezquinos y deleznables, pero nada de eso es para celebrar. Cuando Churchill recordaba que lo único que podía ofrecer sería sangre, sudor y lágrimas los ingleses no aplaudían con complacencia, ni su cara era de celebración.

Una sociedad tan religiosa como la nuestra, que defiende tanto la vida cuando le hablan del aborto, por ejemplo, es por lo menos extraño que, en cambio, celebre tanto la muerte cuando es por el combate contra los “bandidos”.

Es realmente muy impactante que el entusiasmo con que anunciamos y asumimos la confrontación no se hubiera podido construir cuando se desmovilizaron y desarmaron diez mil guerrilleros. Cuánta falta hicieron esos aplausos de Medellín cuando lo que se intentaba no era “sacarlos de sus madrigueras” muertos sino parar la matazón.

 

Comentarios (13)

DIDUNDI

07 de Septiembre

3 Seguidores

1-Regreso al pasado, pasado en presente..futuro el mismo d ayer..en fin, cualq...+ ver más

1-Regreso al pasado, pasado en presente..futuro el mismo d ayer..en fin, cualquier titular cuadra; Riveros, volver al futuro dl ayer estaba cantado desde q Furibe,..ve perdón Duribe fue reelegido en su 5o mandato, xq no han d negar q con los 2 d Santos hizo lo q quizo en modo tiempo y lugar y eso es lo seguimos padeciendo hoy.
Hay pleno conocimiento dl país q se tiene y d los dirigentes d turno.

DIDUNDI

07 de Septiembre

3 Seguidores

2-El problema sigue siendo el mismo. La endogamia político-económica lleva 2...+ ver más

2-El problema sigue siendo el mismo. La endogamia político-económica lleva 200 años en lo mismo y está claro q en SUS manos NO está EL CAMBIO Q SE REQUIERE; oigase bien, CAMBIO, no + reformas y échele reformas hasta q se cansen.
El problema siendo también el aulismo crónico, dañino y verdaderamente toxico d la secta.
EL PODER EN MANOS D LOS Q MANEJAN MEDIOS PODRÍA SERVIR D ALGO SI EL TEMOR...

Lupita Gómez

07 de Septiembre

1 Seguidores

"El Taller construyendo país del pasado" ... muy atinado.

"El Taller construyendo país del pasado" ... muy atinado.

Lupita Gómez

07 de Septiembre

1 Seguidores

Volvieron a sentir ese fuego en las tripas que tanto extrañaron para alimenta...+ ver más

Volvieron a sentir ese fuego en las tripas que tanto extrañaron para alimentar su espíritu. Ahora se les ve rozagantes y entusiastas porque nuevamente habrá sangre a granel.

Saint Sinner

07 de Septiembre

0 Seguidores

Pero no ha mencionado las otras Bacrim, el accionar paramilitarismo cual tiene...+ ver más

Pero no ha mencionado las otras Bacrim, el accionar paramilitarismo cual tiene muchos territorios cubiertos, el Clan del Golfo, y el posible posicionamiento del Cartel de Sinaloa, son cosas que el Estado no lo resalta en los medios, no bastar decir "otros bandas diferentes a las Farcs & ELN", hay que decir cuales, la gente debe comprender la totalidad de la violencia que azota a Colombia

Ctrl Alt Del

08 de Septiembre

0 Seguidores

Aunque termina aburriendo tanto llover sobre mojado, tenemos una situación in...+ ver más

Aunque termina aburriendo tanto llover sobre mojado, tenemos una situación inédita: una celebración pública y gozosa porque ocurrió un hecho repulsivo para la mayoría (que haya más guerrilla en lugar de menos).
Pero necesitan de la guerrilla, pues si no ¿qué sería de Uribe sin agitar su mano dura, su mitad más cotizada? ¿bastaría su corazón grande para que voten por quienes ÉL diga? Saben que no!

Carlos Campo

08 de Septiembre

0 Seguidores

Debe ser particularmente duro para Riveros -y muchos miembros del establecimie...+ ver más

Debe ser particularmente duro para Riveros -y muchos miembros del establecimiento bogotano que le apostaron al sueño de "la paz a cualquier precio"- el darse cuenta que no es culpa del gobierno ni de los militares ni los godos que el país esté en guerra en 2019
Que los violentos no son políticos comprables con beneficios, sino narcos.Que la violencia no se soluciona ni en Bogotá ni en el Congreso

Carlos Campo

08 de Septiembre

0 Seguidores

Una lección que se veía venir, recordando los fallidos procesos de paz del M...+ ver más

Una lección que se veía venir, recordando los fallidos procesos de paz del M19, AUC,Quintín Lame,EPL,guerrillas liberales de los 60

La violencia en este país se solucionará a pulso: Llevando la Hegemonía de la Fuerza Legítima a las regiones con las FFMM acabando los capos de turno en el corto plazo.

Y sentando la base para conectarlas con el mercado y los servicios del Estado en largo plazo

Angel Triste

09 de Septiembre

0 Seguidores

"La violencia no se soluciona en Bogotá". ¡Pero si en Bogotá están los pod...+ ver más

"La violencia no se soluciona en Bogotá". ¡Pero si en Bogotá están los poderes nacionales: Presidente, ministros, "altos mandos", congreso, cortes y Uribe! (Uribe y empresarios mandan a decir que "guerra" no hay).
¿Fallido proceso del M19?
¿Nadie habrá llevado ya "la FUERZA de las FFMM a las regiones"? ¿Qué pasó? ¿Se 'solucionó la violencia acabando' con Escobar?
La fiebre los tiene delirando.

Ctrl Alt Del

09 de Septiembre

0 Seguidores

"La 'violencia' en Colombia se 'soluciona' dándole plomo ...+ ver más

"La 'violencia' en Colombia se 'soluciona' dándole plomo a unos cuantos capos narcos ... el próximo mes o año":
1. Uribe & Cia dieron plomo ventiao durante 10 años, 'democráticamente' -a TODOS- y en lugar de solucionar problemas emproblemaron soluciones.
2. Si la 'violencia' tiene 'solución' de corto plazo, ¿por qué más de 70 años de 'violencia' (1948...)?
"Guerra a cualquier costo", duélale...

John Stuart Mill

09 de Septiembre

0 Seguidores

Puede ser. No hay que olvidar que Fujimori todavía celebraba su tercer mandat...+ ver más

Puede ser. No hay que olvidar que Fujimori todavía celebraba su tercer mandato cuando cayó. Pinochet disfrutaba de ser Presidente Vitalicio, ya retirado, cuando perdió la paz en sus últimos años de exiliado en Londres, acosado por periodistas de todo el mundo. Todos caen, todos cometen errores, y el caso de Uribe no será diferente. También caerá. Y ni todos los aplausos del mundo lo van a salvar.

John Stuart Mill

09 de Septiembre

0 Seguidores

Aunque, quién va a querer recibir a Uribe si logra escapar? Dudo que alguien ...+ ver más

Aunque, quién va a querer recibir a Uribe si logra escapar? Dudo que alguien quiera tener a semejante huésped. No creo que haya gobierno alguno que se incomode de tal manera. Uribe necesita esos aplausos para alimentar su delirio. Pero está cada vez más sólo, con menos apoyo, y con la justicia (no sólo nacional) respirandole en el cuello. Eso sin contar las pesadillas que lo asaltaran de noche.

Christian H

10 de Septiembre

0 Seguidores

Le pusieron el apodo de "paz" a la impunidad y ahora se quejan de que la guerr...+ ver más

Le pusieron el apodo de "paz" a la impunidad y ahora se quejan de que la guerra continue peor que antes.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia