Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Ardila Arrieta · 21 de Octubre de 2018

Juan Pablo Pérez, Laura Ardila y Camila Del Villar, el equipo de La Silla Caribe.

2391

4

El jueves de esta semana tuve el privilegio de conocer a uno de mis héroes: Daniel Coronell, de quien no me sorprendió para nada la lucidez con la que es capaz de decir muchas frases sabias seguidas, no importa lo corta que sea la agradable charla informal que con él se tenga. “El primer deber del periodismo es ser contrapoder”, fue la que más hizo mi momento.

Rato después de verlo, Daniel dictó una conferencia en la Universidad del Norte de Barranquilla, en la que le agregó una segunda parte a esa bandera: “Nosotros los periodistas no estamos para buscar el aplauso de la gente. Es más, en algunas circunstancias podemos convertirnos en uno de los elementos más abominables de las sociedades”.

Pienso en eso de resultar siendo a veces periodistas abominables, cuando cumplimos con el sagrado deber de ser contrapoder sin estar buscando el aplauso de nadie, ahora que quiero escribir mi mensaje anual a propósito de la campaña de donaciones de La Silla que acaba de arrancar.

Con más frecuencia de la que hubiese querido, son varias las ocasiones en las que he constatado que La Silla Caribe es ciertamente un proyecto periodístico que desagrada en algunos sectores de la región que cubrimos.

Hace poco, por ejemplo, un Senador costeño, con fama de ser gran comprador de votos, me escribió al chat del teléfono que yo era “lo peor” que él había visto en periodismo. Hay otro que cada vez que menciono los cuestionamientos que pesan sobre su familia -que es la que lo patrocina- me dice que no me volverá a hablar “más nunca”.

Hay alcaldes que no nos pasan al teléfono y hasta nos bloquean por whatsapp. El grupo de un exmandatario nos organizó un matoneo virtual. E incluso colegas, a los que no les gusta lo que contamos, se han referido en privado a este equipo como “guerrilleros” o nos han dejado de hablar porque investigamos a determinadas personas.

El día de las legislativas de este año, gente de un exsenador amedrentó a Juan Pablo Pérez porque les hizo fotos comprando votos en Sincelejo. Cuando llegamos a la región, en 2015, a mí me hicieron un asalto bastante raro…

No es que me esté quejando. Por fortuna, nunca hemos recibido una amenaza explícita, y son tantas y tan duras las circunstancias en las que otros colegas valientes intentan ejercer buen periodismo en las regiones del país, que hacerlo me parecería injusto con ellos.

Además, en realidad son muchas más las fuentes, colegas y personas del común que nos expresan su respeto y consideración por lo que hacemos. Algunos lo han hecho incluso en ocasiones en las que hemos afectado sus intereses con nuestras historias.

Sin embargo, que seamos abominables para algunos poderosos y sus aliados en el Caribe, en el sentido en el que lo dijo Daniel, es el mejor argumento que encuentro hoy para pedirles que apoyen este proyecto.

Nuestra campaña de donaciones, llamada ‘Súper Amigos’, es una modalidad de financiamiento colectivo (o crowdfunding) que nos permitió nacer como pata regional y que le ha permitido a La Silla Vacía sacar varios de los proyectos periodísticos más queridos que hemos adelantado.

Más allá de eso y sobre todo, lo hacemos porque tenemos el convencimiento de que el periodismo independiente debe ser patrimonio de todos y queremos que quienes nos apoyen también se sientan dueños de su silla.

Es muy fácil (en este link encuentran todas las instrucciones y opciones para hacerlo) y además siempre rendimos cuenta de lo que nos dan y en qué lo invertimos.

Ayúdennos a seguir siendo abominables para algunos. A ser contrapoder. A incomodar a los poderosos y a los corruptos del Caribe. Lo podemos hacer porque somos independientes. Pero para seguir siendo independientes necesitamos su apoyo.

Comentarios (4)

José Saramago ..

21 de Octubre

2 Seguidores

En el mejor de los casos Daniel Coronell no es mejor periodista que Gustavo Ru...+ ver más

En el mejor de los casos Daniel Coronell no es mejor periodista que Gustavo Rugeles. Daniel Coronel. Coronell es un sujeto obsesionado con la figura de Uribe, tanto que raya en lo enfermo.
La “LaSillaVacía” nació en las entrañas de la Revista Semana por eso no extraña su cercanía a personajes como Coronell o Daniel Samper Ospina, y por eso la animadversión a un buen periodista como lo es Rugeles.

Laura Ardila Arrieta

21 de Octubre

149 Seguidores

Bueno, Saramago, cada quien tiene derecho a tener los referentes éticos y per...+ ver más

Bueno, Saramago, cada quien tiene derecho a tener los referentes éticos y periodísticos que mejor considere. Si esos son los tuyos, bien por ti.

José Saramago ..

21 de Octubre

2 Seguidores

si tu tienes a como referente ético y periodístico a Daniell Coronel allá t...+ ver más

si tu tienes a como referente ético y periodístico a Daniell Coronel allá tu
https://bit.ly/2AlzVEY
el reconocimiento, premios, trabajo y trayectoria tuya como periodista e investigadora no se puede desconocer, es de respeto, y te tengo de referente de lectura,
pero es incuestionable la persecución contra el periodista Rugeles, lo persiguió el ex-Fiscal Montealegre, hasta el gobierno Santos.

José Saramago ..

21 de Octubre

2 Seguidores

https://bit.ly/2R5Ek4x
Laura la respeto, pero si quieren que la respeten,...+ ver más

https://bit.ly/2R5Ek4x
Laura la respeto, pero si quieren que la respeten, respete el trabajo de otros periodistas como Rugeles.
Sobre Coronell, no puede ser una fuente seria de noticias seria.
P.D.:ya que es tan cercana a Daniel Coronell dígale que responda la preguntas que le hizo Gustavo Rugeles( https://twitter.com/GustavoRugeles ), pues Rugeles si le respondió las que le hizo Coronell.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia