Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Carlos Hernández Osorio · 17 de Noviembre de 2020

7515

4

El reciente cambio de mando en Semana, que dejó a Vicky Dávila como directora y termina con esa revista tal y como se había conocido hasta ahora, generó en Twitter una ola de trinos recomendando medios alternativos, sobre todo porque desde la izquierda ha quedado ya no sólo la noción de que esa revista es cercana al Establecimiento (que siempre lo ha sido), sino de que será el nuevo gran medio de la derecha.

Esa lista de medios es larga, como mostró el senador petrista Gustavo Bolívar:

Listas de esas hay varias (como esta y esta) que coinciden en varios nombres aunque no todos los medios que mencionan tienen el mismo origen ni la misma agenda ni la misma lógica para operar.

Por ejemplo, han incluído a UN Radio, que es la emisora de la Universidad Nacional y hace análisis de coyuntura con académicos y periodismo científico; Cerosetenta, un medio de la Universidad de Los Andes que hace cubrimiento de coyuntura desde un enfoque de derechos humanos; La Pulla, que es una youtuber que publica en El Espectador; Cuestión Pública, que le apuesta a la investigación de largo aliento; La Silla Vacía, Noticias Uno, o Presunto Podcast, que es un podcast de análisis de medios.

Pero hay una serie de portales que han surgido desde el 2017 (en un contexto en el que ya se había firmado el Acuerdo de Paz y el país estaba ad portas de unas elecciones presidenciales) que, en su mayoría, le apuestan a publicar noticias del día, y en algunos casos investigaciones, y han comenzado a ganar influencia en redes con la bandera de lo alternativo.

Son una muestra de un creciente ecosistema de medios digitales con una línea editorial muy crítica del establecimiento político y mediático, de la derecha y, en particular, del uribismo y del actual gobierno de Iván Duque.

Y así no estén dedicados a publicitar a Gustavo Petro, eso puede terminar siendo funcional a la estrategia que él, que seguramente será el candidato de la izquierda en 2022, tiene de polarizar al electorado.

Entre ellos están, por ejemplo:

Pluralidad Z: nació en enero de 2018 como idea del ingeniero civil David Zabaleta.

Colombiano Indignado: lo creó en agosto de 2017 el abogado y youtuber Alejo Vergel.

La Nueva Prensa: Comenzó en 2018 y es de los periodistas Gonzalo Guillén y Julián Martínez.

Tercer Canal: Es del exconcejal petrista Hollman Morris, que lo creó este año.

Cuarto de Hora: lo financia y lo fundó el senador Gustavo Bolívar creó en diciembre de 2018.

Contra Cara: lo fundó el abogado Francisco Rojas en 2017.

La Oreja Roja: lo creó el periodista antioqueño Ían Schnaida.

Humana Radio: Nació dentro de la campaña de Petro a la Presidencia en 2018 y hoy funciona como emisora comunitaria en Bogotá.

 

Los de Morris y Bolívar

Dentro de ese creciente ecosistema de nuevos medios hay dos que tienen un vínculo directo con militantes muy visibles de la Colombia Humana: Tercer Canal, de. ex candidato petrista a la Alcaldía de Bogotá Hollman Morris, y Cuarto de Hora, del senador Gustavo Bolívar.

Morris, que hasta el cierre de esta historia no contestó nuestra solicitud de una entrevista, dijo la semana pasada en una transmisión del Tercer Canal que ese proyecto “recoge la experiencia de Contravía (el programa de televisión que lo hizo un periodista reconocido por su enfoque en defensa de derechos humanos) y de Canal Capital (donde fue Gerente en la Alcaldía de Petro)”.

Comenzó en marzo con un informativo diario al mediodía en Facebook (donde ya tiene 137.300 seguidores) y Youtube (135 mil, en un canal que montó sobre el que había abierto antes el periodista Julián Martínez, de La Nueva Prensa, para hacer un programa propio) desde un estudio, y ahora está haciendo cubrimientos en terreno.

Por ejemplo, acompañó a la reciente minga de indígenas, campesinos y afros desde el Cauca hasta Bogotá, y la semana pasada estuvo en el Urabá antioqueño entrevistando víctimas de la violencia y del despojo de tierras.

También hace entrevistas, como la de hace dos semanas a Antonio García, hermano del paramilitar asesinado ‘Doble cero’, que dijo que el expresidente Álvaro Uribe fue cómplice de los paramilitares.

Y Morris impulsa, al tiempo, la agenda de Colombia Humana.

Además de sus opiniones promoviendo una alianza para las presidenciales de 2022 en la que quepa Petro, al que ha entrevistado con frecuencia y de quien retransmite sus intervenciones en el Senado, incluye programas desde la mirada de ese movimiento.

Por ejemplo, defendiendo el uso del Hospital San Juan de Dios para atender pacientes de coronavirus (algo a lo que se negó la alcaldesa Claudia López), o la emisión de un documental que defiende el modelo de recolección de basuras que implementó Petro y que luego acabó Enrique Peñalosa.

”La mayoría de estos medios critican a Petro. No por eso dejan de ser alternativos a la ultraderecha”

Gustavo Bolívar

Cuarto de Hora, por su parte, nació en 2018 con la financiación del senador Bolívar, del empresario Luis Mayorga (hijo del empresario homónimo dueño del Grupo Lemco, del que hace parte la fabricante de electrodomésticos Challenger) y del actor Gregorio Pernía (que respaldó a Petro en campaña).

A diferencia del Tercer Canal, no tienen contenidos que promuevan abiertamente la Colombia Humana ni la candidatura de Petro a la Presidencia, aunque la línea editorial sí coincide con sus causas.

Germán Calvo, uno de los dos periodistas de planta que tiene ese medio, le dijo a La Silla Vacía que se conciben como “un medio progresista, que defiende el medio ambiente y a los líderes sociales. Si, por ejemplo, el Centro Democrático apoya el fracking, pues ahí nosotros los criticamos porque eso no lo apoyamos”, pero asegura que aunque “le sacamos mucha noticia a Petro”, la agenda no la dictan los equipos de Bolívar ni de Petro.

Cuarto de Hora, de hecho, se puede navegar como un canal de noticias del día, que cuenta desde la advertencia de la Procuraduría por exceso de plomo en el Lago de Tota hasta que Rodrigo Lara se va a salir de Cambio Radical.

Y ha dado golpes fuertes de opinión en redes, como la publicación del audio en el que Vicky Dávila y su compañero Jairo Lozano hablan en un consejo de redacción en Semana sobre la posibilidad de que el exembajador de Colombia en Uruguay Fernando Sanclemente supiera que en su finca había un laboratorio para procesar cocaína.

Para tener una idea del alcance que logran tener, en Facebook esa nota fue compartida por 274 páginas y grupos que suman unos 10,9 millones de seguidores, de acuerdo con Crowdtangle, una plataforma que permite rastrear el impacto del contenido compartido en redes sociales.

La resonancia en Facebook es clave porque es la segunda plataforma social que más usan los usuarios de internet en Colombia (95 por ciento) después de Youtube, y es una red donde, como contamos para el caso del movimiento de contenido y emociones en el caso de Javier Ordóñez, parecen tener más fuerza las páginas e influenciadores de izquierda que los de derecha.

Cuarto de Hora ha venido sonando mucho más y creciendo en seguidores desde que este año les abrió columnas semanales a Bolívar y a Petro, en una sección llamada “Los Gustavos”, que tiene destacada en rojo en su página principal y que cada domingo es tendencia cuando ambos las leen en vivo, en las redes del portal, junto con invitados con los que hablan por más de una hora (es el mismo formato de Los Danieles, de Daniel Coronell y Daniel Samper Ospina).

Eso les da visibilidad y mayor alcance no sólo a la marca de ellos, sino al mismo Petro. Por ejemplo, su columna de la semana pasada, además de que él la puso él en su página de Facebook, donde tiene 1,4 millones de seguidores, fue compartida por 64 páginas y grupos de esa red social que suman 1,5 millones de seguidores, según Crowdtangle.

Cuarto de Hora ya existe como empresa en la Cámara de Comercio de Bogotá y ha vivido hasta ahora únicamente de la financiación de Bolívar y los otros dos socios.

Los otros medios no tienen vínculos directos con Petro o la Colombia Humana, aunque sí una clara línea editorial antiestablecimiento y contra la derecha que termina haciéndole contrapeso en la discusión en redes sociales y en internet a los portales que se han creado ahí.

No trabajan juntos, aunque su discurso se complementa

Antes de la campaña presidencial de 2018 se armó una telaraña de medios de derecha que, como lo contamos en ese momento, logran un alcance mayor porque cuentan con el expresidente Álvaro Uribe como su retuitero estrella.

Ahí están, por ejemplo, Los irreverentes, el periódico Debate, El Nodo, Oiga Noticias, Costa Noticias y El Expediente.

La Silla encontró en ese momento que se había armado una red que sumó medios pequeños con otros mucho más visibles para realzar la opinión de columnistas y políticos de derecha.

En el caso de los medios que se asumen como alternativos y han ido naciendo desde la otra orilla en los últimos años, aunque tienen coincidencias en la línea editorial y son reconocidos como parte de un mismo ecosistema, hasta ahora el trabajo conjunto ha sido más la excepción que la regla.

“Cada quien está por su lado”, le dijo a La Silla David Zabaleta, fundador de Pluralidad Z, un medio que hasta ahora ha recibido plata por la publicidad que le deja Google. “Nosotros no tenemos convenio con ningún medio alternativo. En el camino nos hemos ido conociendo, por ejemplo, con Urías Velásquez (exdirector de Cuarto de Hora) y Alejo Vergel (director de Colombiano Indignado)”.

”Mantener la imparcialidad es muy difícil por lo que sucede con los medios tradicionales, como Semana, tan parcializados a un extremo"

Francisco Rojas, fundador de Contra Cara.

En el mismo sentido nos hablaron Vergel y Francisco Rojas, de Contra Cara.

En el caso de Cuarto de Hora, que publica sobre todo noticias, el periodista Germán Calvo nos dijo que suelen intercambiar algunos contenidos con La Nueva Prensa, que se dedica más a investigaciones como la que destapó la “ñeñepolítica”.

Pero aunque cada uno de estos medios tiene un trabajo autónomo, prácticamente todos existen a partir de la idea de ser una alternativa a los medios tradicionales, que consideran les sirven, a su vez, a los políticos tradicionales.

En eso coinciden las siete fuentes de esos medios que consultamos para esta historia.

“Siempre he sido crítico del establecimiento, de los gobiernos de ultraderecha, y en mi región (vivo en Ábrego, un municipio del Catatumbo) siempre hice críticas. Comencé con una página en Facebook en 2014, y en agosto de 2017, cuando vi que tenía una cantidad de seguidores interesante, decidí crear el portal para escribir noticias desde una perspectiva diferente a los medios tradicionales”, le dijo a La Silla el creador de Colombiano Indignado, Alejo Vergel, que también tiene un canal de Youtube con 206 mil seguidores y una página en Facebook con medio millón.

Francisco Rojas, fundador de Contra Cara, nos dijo que en su idea de ser contrapeso a los medios tradicionales invitó a congresistas alternativos a que publicaran información de ellos en el portal. “El único que tomó esa invitación fue Fabián Díaz (Representante a la Cámara de Santander por la Alianza Verde)”, del que ese medio publica mucha más información que de cualquier otro político (Rojas nos dijo que Díaz no le paga por eso). “Mantener la imparcialidad en el portal es muy difícil por lo que sucede con los medios tradicionales, como Semana, tan parcializados a un extremo”.

Dicen que eso no implica que, de cara a las presidenciales de 2022 (y a diferencia, por ejemplo, del Tercer Canal de Morris), estén en función de promover a punta de buena información al candidato más afín a esa visión antisistema, que es Petro.

Eso no se nota en sus portales, y todos los fundadores, directores y periodistas de estos medios le dijeron categóricamente a La Silla que si sus contenidos benefician a Petro se trata de un efecto indirecto porque, aunque pueden tener una afinidad ideológica, no buscan que sus portales sean un espacio dedicado a él.

Lo que no obsta para que en una campaña como la de 2022 un ambiente digital de este tipo, que se viene fortaleciendo, pueda terminar favoreciéndolo por ser el candidato que en su discurso cuestiona a los grandes medios y que, como contamos, tiene en su estrategia la intención de radicalizar a la ciudadanía ya no sólo en contra de la derecha, su opositora de toda la vida, sino del centro político, donde hay precandidatos que no están dispuestos a aliarse con él, como Sergio Fajardo, Juan Manuel Galán y el mismo senador Jorge Enrique Robledo (que es de izquierda pero quiere buscar el centro).

De ahí que Andrés Hernández, el jefe de prensa del Senador, le haya dicho a La Silla que sí cree que “estos medios alternativos son una forma de llevar más allá el mensaje de Petro porque en la prensa tradicional no todos tienen la responsabilidad de saber informar”.

Lo dice después de que en las presidenciales del 2018, Petro y los suyos se sintieran víctimas de la parcialidad del cubrimiento que hicieron los grandes medios. Un malestar que venía desde que él fue Alcalde de Bogotá (2012-2015) y los grandes medios mostraron un evidente desbalance en la forma como lo cubrían a él y al entonces presidente Juan Manuel Santos, como contó La Silla en ese momento.

Sin embargo, Hernández reitera que “aunque estos nuevos medios muestran que hay personas afines a Petro en ellos, van más allá de él”.

Para Petro puede ser más práctico que el foco de estos medios no sea él, a punta de reportajes elogiosos, sino sus competidores de derecha, como lo dio a entender el senador Gustavo Bolívar cuando le preguntaron si entre los medios alternativos sólo le gustaban los que no criticaban a Petro:

Y así como contamos que en los portales de derecha las críticas a Santos, Petro y a las Farc estaban a la orden del día, en estos otros son foco de notas con una línea editorial en su contra, o que realzan situaciones que no los dejan bien parados, personajes como el presidente Iván Duque y su vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez; el expresidente Álvaro Uribe, el exfiscal Néstor Humberto Martínez, en algunos casos Fajardo; el presidente del Senado, Arturo Char, entre otros políticos que no son de izquierda.

Eso lo hacen de varias formas y dependiendo de cada medio.

Va, por ejemplo, desde reseñar a manera de noticia una columna de opinión en El Espectador sobre la compra de votos en Atlántico, como hizo Cuarto de Hora; resaltar un fallo que deja mal parado al abogado uribista Abelardo de la Espriella, como hizo La Oreja Roja; publicar una columna de opinión contra Fajardo de un twitero autodenominado Epicuro de Samos, como hizo Contra Cara, hasta tergiversar una declaración de la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez sobre los pobres, como lo hizo hace unos meses Pluralidad Z y verificó La Silla Vacía.

Petro, aunque en sus redes replica información de algunos de esos medios, no lo hace de manera sistemática ni frecuentemente, a diferencia de Uribe con los portales de derecha.

Sí les ha dado espaldarazos, como cuando invitó a donar a la Vaki que su jefe de prensa creó para apoyar el trabajo de Julián Martínez en La Nueva Prensa; o cuando le reclamó a Twitter por cerrar la cuenta de Humana Radio.

Pero al echarle un vistazo a su cuenta de Twitter es más el contenido que difunde o comenta de medios tradicionales, así sea para criticarlos. Tampoco ha dejado de aparecer en entrevistas en estos, y por ejemplo este fin de semana Gustavo Bolívar publicó una columna contra Uribe en la nueva Semana, a pesar de que días antes había tildado de "arrodillados" a los periodistas que no habían renunciado.

A medida que se calienta más la campaña del 2022 se irá viendo qué tanta incidencia terminan teniendo estos y los demás medios que han ido naciendo con la bandera de lo alternativo para hacerle un contrapeso a la derecha que representa Uribe.

Por lo pronto, refuerzan la creciente desconfianza en los medios tradicionales y en el Establecimiento.

Comentarios (4)

Iliana Restrepo Hernández

17 de Noviembre

62 Seguidores

Les faltó mencionar Razón Pública que es un muy buen portal alternativo.

Les faltó mencionar Razón Pública que es un muy buen portal alternativo.

Carlos Hernández Osorio

17 de Noviembre

252 Seguidores

Saludos, Iliana. Razón Pública no entra dentro de esta clasificación porque...+ ver más

Saludos, Iliana. Razón Pública no entra dentro de esta clasificación porque es más un portal donde académicos escriben sobre coyuntura, y no intenta ser un portal de información y noticias como los que reseñamos.

OMAR MARTINEZ

17 de Noviembre

0 Seguidores

Buen trabajo de La Silla Vacia. Ciertamente Razón publica es un medio muy ser...+ ver más

Buen trabajo de La Silla Vacia. Ciertamente Razón publica es un medio muy serio y no aparece. Agreguenle los medios regionales o locales. El Espectador aporta columnistas de gran peso

Juanita León

17 de Noviembre

971 Seguidores

Razón pública, que es lo máximo, tiene tantos años como La Silla, y aquí ...+ ver más

Razón pública, que es lo máximo, tiene tantos años como La Silla, y aquí lo que estamos tratando de describir es un nuevo ecosistema informativo.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia