Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Duque · 07 de Febrero de 2020

3600

4

El nombramiento del político y exsenador Ángel Custodio Cabrera como nuevo Ministro de Trabajo que acaba de hacer el presidente Iván Duque muestra el gesto hacia La U para tener participación en el gabinete (y de que seguro Cambio Radical la tendrá con el Ministerio de Salud), pero eso no significa que la colectividad considere al exsenador como una cuota propia.

 

Ayer cuando comenzó a moverse el nombre de Cabrera entre La U, tres poderosas casas políticas de esa colectividad manifestaron descontento hacia dentro, porque ya había un consenso en torno al nombre de Dilian Francisca Toro para el Ministerio de Salud.

Además porque hoy la cartera de Trabajo es una carga política, tras la reforma laboral de ambienta el Gobierno, una de las razones que disparó en noviembre el Paro Nacional.

Por lo que, de entrada, el nombramiento de Duque no garantizaría que toda la colectividad (de 41 congresistas) le camine en el Congreso, que es la principal razón por la que hizo el nombramiento.

El nombramiento de Cabrera que no unifica

La Silla Vacía pudo confirmar que Cabrera habló con Duque anoche, luego de que el primero llegara a Bogotá en un viaje que ya tenía planeado previamente. Ahí fue donde se confirmó el nombramiento que el Presidente hizo hace minutos.

Los contactos venían de antes, pues una alta fuente gubernamental que tiene cómo saberlo nos confirmó que Cabrera estuvo reunido con el Presidente hace unos días.

Desde ayer en la mañana el nombre del exsenador Cabrera, contador de profesión, comenzó a sonar en medios.

Sobre cómo apareció su nombre y se movió en La U, obtuvimos dos versiones que nos dieron ocho de las trece fuentes que consultamos, entre directivos y congresistas del Partido y funcionarios del Gobierno.

La primera, que nos dieron cinco personas por aparte, es que el mismo Cabrera comenzó a mover su nombre el miércoles en la noche, llamando a políticos de su partido y anunciando que el Presidente le habría ofrecido ese puesto.

Cuatro de las cinco fuentes dijeron que escucharon esa versión porque compañeros del Partido les contaron; el quinto, un congresista que pidió no ser nombrado, afirmó que Cabrera lo llamó directamente.

La otra versión, de una fuente del primer círculo del exsenador y dos senadores que lo conocen, es que hubo un ofrecimiento informal de Duque (algo similar a lo que hizo con tres exmandatarios regionales a final de año), entre finales de 2019 y el enero de este año.

Ayer en la tarde, desde Honduras, Cabrera nos negó que haya llamado a congresistas, nos dijo que no se ha reunido con Duque y que no sabía de dónde salió su nombre.

Aunque Duque lo presenta como técnico, Cabrera es un político de carrera que era cercano a Duque desde antes. 

Fueron compañeros en el Senado, donde los dos trabajaban temas económicos; mientras Duque llegó como novato a la política en 2014, Cabrera había hecho carrera desde el Concejo de Bogotá, con fuerza electoral con las madres comunitarias y experticia en temas tributarios y laborales.

Luego Cabrera se quemó en las elecciones legislativas de 2018 pero fue uno de los primeros congresistas de La U que apoyó al entonces candidato uribista a las presidenciales. 

Después Duque lo nombró Director por Colombia del Banco Centroamericano de Integración Económica con sede en Honduras, un cargo de baja visibilidad pero que muestra la cercanía.

La cercanía sustenta su nombramiento como Ministro y a la vez lo debilita.

Lo sustenta porque hace de él una figura que, con manejo político y raíces en La U, da un mínimo de confianza a un Presidente que ha mostrado que no abre fácilmente su círculo.

Pero lo debilita porque lo distancia del partido que se supone que representaría.

Si bien el exsenador fue militante del partido desde 2006, ni él ni los consultados consideran su nombramiento en Centroamérica como una cuota de La U. 

Su nombre incluso fue rechazado cuando arrancaron los ruidos ayer por congresistas afines a Toro, a la casa García Zuccardi (que tiene senador propio, Andrés García Zuccardi) y al senador José David Name, tres pesos pesados dentro del Partido.

“No creemos que Ángel tenga respaldo de todo el partido”, nos dijo uno de esos congresistas. Dos más, de diferentes corrientes, nos hablaron de forma similar. 

Aún más importante, hoy el Ministerio de Trabajo es considerado como una carga política.

Eso porque el Gobierno planea una reforma laboral que han venido ambientando Duque y Arango, y que podría incluir los contratos laborales por horas, una de las razones por las que arrancaron las marchas del Paro Nacional en noviembre, y en La U no quieren cargar con ese costo político.

Por eso, que se haya bajado su única candidata al Ministerio de Salud, que sí es atractivo, es una mala noticia para ellos.

Dilian: consenso pero sin salida

Paralelamente, la otra movida alborotó más los ruidos internos de La U.

Agradecida estoy con tantos amigos y con el @partidodelaucol por pensar en mi nombre para un ministerio. Por ahora, la vida me indica y así lo he decidido, que ese no sea mi destino inmediato; como siempre, con cargo o sin cargo seguiré trabajando de corazón por los colombianos. https://t.co/1NA3yPGORV

— Dilian Francisca T. (@DilianFrancisca) February 6, 2020

Como contamos, Duque no le ofreció el Ministerio sino que en diciembre del año pasado informalmente le preguntó si le “colaboraría” en su gabinete. 

A raíz de eso, sus aliados en el Partido (tiene una bancada propia de seis congresistas) comenzaron a mover su nombre en medios -similar al caso de Alex Char y Cambio Radical para el mismo cargo-.

Con Salud, La U podría sacar cara con la experiencia de Toro en ese sector: es médica, fue secretaria de salud en 1995, toda una baronesa del sector vía puestos y aliados hace una década, y cuando fue Gobernadora rescató financieramente el Hospital Universitario del Valle.

Pero, según una persona de su primer círculo que supo de la movida, Toro decidió no esperar más “una llamada que al final no llegó (de Duque)”.

Ahora arranca a recorrer el país para revisar si tiene viabilidad una posible candidatura a la Presidencia: ayer estuvo en la Asamblea de Risaralda hablando de salud y hoy tiene reuniones políticas en Pereira.

“El nombre del que teníamos consenso era Dilian, ahora no nos hemos reunido para saber qué camino tomar”, nos dijo un representante.

Con ese panorama interno, La U entra a definir si esa cuota (de 3.5 billones de pesos anuales de ejecución) les es suficiente para entrar a reforzar la -hasta ahora- lánguida coalición duquista.

Comentarios (4)

rarubu

07 de Febrero

0 Seguidores

Cuando se escribe para desmentir, es porque a falta de pruebas del denunciante...+ ver más

Cuando se escribe para desmentir, es porque a falta de pruebas del denunciante, uno tiene las que le permiten afirmar (opinar?) lo contrario. En algunos puntos lo hace.
En consecuencia el artículo parece en gran parte, mas una opinión respetable del autor para defender a los denunciados, que un artículo rigurosamente objetivo, neutral e imparcial.
¿Información y manipulación en los dos casos?

Tatiana Duque

07 de Febrero

21 Seguidores

Hola. Cada dato que contamos está sustentado por las fuentes que nos hablaron...+ ver más

Hola. Cada dato que contamos está sustentado por las fuentes que nos hablaron. No contamos opiniones sino hechos. Tampoco estamos desmintiendo nada porque no partimos de ninguna acusación. Podrías desarrollarme tu argumento? Gracias

Alvaro

07 de Febrero

0 Seguidores

Definitivamente Duque es bruto y se ayuda!

Definitivamente Duque es bruto y se ayuda!

harriarq

07 de Febrero

0 Seguidores

Nada de lo que haga Duque los va a satisfacer, sus cálculos políticos no dan...+ ver más

Nada de lo que haga Duque los va a satisfacer, sus cálculos políticos no dan porque hay un estatuto de oposición que hace difícil distribuir cuotas burocráticas con los enemigos, con los aliados y con los "independientes", así las cosas y como se esta estrenando este esperpento de estatuto, mejor con aliados, conocidos y/o confiables... El hambre de mermelada cambiará a otros productos y puestos1

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia