Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Mauricio Albarracín · 05 de Mayo de 2013

4320

3

El Procurador General de la Nación es el más visible contradictor de las soluciones alternativas a la fallida política contra las drogas. El año pasado en la Universidad de los Andes resumió sus argumentos jurídicos y científicos.

También le dijo a Gustavo Petro que se la había "fumado verde" por sus propuestas de reducción del daño en Bogotá. Sus declaraciones sobre las drogas en el debate público llegaron a su máxima expresión cuando hace algunas semanas le dijo a los periodistas que "entre porro y porro, entre pase y pase" lo criticaban. 

Los argumentos de la Procuraduría se resumen en el libro "8 mitos de la legalización de las drogas", escrito por Juan David Gómez Rubio, asesor del despacho de la Procuraduría y fugaz columnista de "El Catolicismo".

El Procurador y sus funcionarios se esfuerzan en decir que sus argumentos son "estrictamente" jurídicos. Su trabajo de todos los días consiste en hacer falsas traducciones de sus argumentos religiosos a argumentos jurídicos o científicos para ganar legtimidad en el debate público. Pero a veces el fundamentalismo se les nota mucho. 

El libro "8 mitos de la legalización de las drogas" tiene como portada un grabado de Alberto Durero, "el artista más famoso del Renacimiento alemán... conocido por... sus grabados... que ejercieron profunda influencia en los artistas del Siglo XVI" (cita de la contraportada del libro). Es curioso que no mencionaron el nombre del grabado, lo cual se entiende cuando se ve el grabado completo. 

Damas y caballeros, nada nuevo bajo el sol. La Procuraduría usó una imagen del Apocalipsis para referirse a la legalización de las drogas. La escena corresponde a la puta de Babilonia montada sobre la Bestia de siete cabezas y diez cuernos (Apocalipsis, 17:1-18). Los ángeles del grabado fueron reemplazados por el logo de la Procuraduría. 

Esto demuestra el gusto del Procurador por portadas apocalíptitcas, como la de su homofóbico libro "Hacia el libre desarrollo de la animalidad", Saturno devorando a su hijo de Goya. También nos dice mucho del fundamentalismo religioso que se tomó nuestras instituciones. 

Los amigos del Procurador dirán que "los opositores de fin de semana" hilan muy fino. Entonces, en ánimo conciliatorio propongo a la Procuraduría que en el siguiente libro que publique con nuestros impuestos considere como portada el siguiente grabado de Durero, el artista más famoso del renacimiento alemán. 

Männerbad- Baño masculino (sin fecha)

Comentarios (3)

ilipitia

21 de Mayo

380 Seguidores

Creo que esta entrada tenía unas imágenes relacionadas, que hacen parte inte...+ ver más

Creo que esta entrada tenía unas imágenes relacionadas, que hacen parte integral del texto, podrian incluirlas de nuevo, para poderla leer en contexto?

J. Felipe Parra

25 de Mayo

0 Seguidores

Señores: la entrada está sin comentarios y sin las imágenes. ¿Una ayudita,...+ ver más

Señores: la entrada está sin comentarios y sin las imágenes. ¿Una ayudita, por favor...?

Las historias más vistas en La Silla Vacia