Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Andrés Bermúdez Liévano · 23 de Abril de 2013

6267

0

En 2010, cuando Colombia pidió una prórroga de diez años para cumplir con la Convención de Ottawa y liberar de minas antipersonal todo su territorio, hizo dos compromisos: incrementar la capacidad del Batallón de Desminado Humanitario -que no da abasto hoy- y vincular a organizaciones de la sociedad civil en las tareas de desminado.

La Silla supo que Halo Trust, la mayor ONG en temas de desminado en el mundo, acaba de terminar el proceso de acreditación -que incluye una evaluación en terreno- y ya está evaluando en cuáles municipios presentar una propuesta de trabajo. La ONG británica, que cuenta con amplia experiencia en Afganistán y Camboya, ya tiene una lista de siete municipios en Antioquia, tres en Santander y uno en Bolívar. Y podrá comenzar trabajos una vez se apruebe su propuesta específica.

Como contó La Silla, las minas antipersonal se han convertido no sólo en un problema para la erradicación manual y para los civiles, sino también en uno de los mayores obstáculos para la restitución de tierras.

CONTEXTO