Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Ardila Arrieta · 18 de Abril de 2013

9466

0

En un nuevo capítulo de la pelea que protagonizan, el pulso entre el alcalde Petro y el Concejo de Bogotá es ahora por el cupo de endeudamiento para financiar el Plan de Desarrollo de la Bogotá Humana y varias obras de infraestructura como la de la foto. Todo indica que el round lo ganará la corporación. Foto: cortesía El Espectador.

Si el Concejo de Bogotá no le aprueba al alcalde Gustavo Petro un cupo de endeudamiento por 4,3 billones de pesos, el Plan de Desarrollo de la Bogotá Humana quedará desfinanciado. Sin plata para sus principales obras. Es decir, el Concejo con el cual Petro ha casado tantas peleas tiene hoy por el mango la sartén con la que podría enredarle bastante la vida al mandatario. Y todo indica que así lo hará.

La Silla Vacía consultó a concejales de las diferentes bancadas de la corporación y la conclusión es que el cupo -que fue presentado por el alcalde para ser discutido en las sesiones extraordinarias que van hasta el 30 de abril- se hundirá por trámite o será aprobado, pero con menos plata de la que Petro pide.

La bancada de Cambio Radical, por ejemplo, se reunió hace dos noches en un apartamento del concejal Julio César Acosta, uno de los indagados por el Cartel de la contratación, y de manera informal decidió que no aprobará el proyecto pues considera que éste no tiene ningún sustento técnico. Los concejales agregaron que si lo aprueban tendría que ser con menos plata de la que Petro está pidiendo. Dos fuentes que asistieron a la reunión, pero que prefieren que se omitan sus nombres, le confirmaron a La Silla por separado que estuvo presente el ministro Germán Vargas Lleras, jefe de Cambio Radical.

“Si se le aprueba algo de plata será poquito. No podemos permitir que con recursos públicos Petro haga sus dos campañas: la de la Presidencia y una para evitar que lo revoquen”, dijo uno de los presentes en el encuentro.

Por el lado del Partido de La U se está cocinando una propuesta, que tratarán de mover con Cambio Radical y con otros concejales liberales y verdes, para hundir el cupo o aprobarlo con menos recursos y, en cambio, mantener el cobro de valorización pero con menos obras y plata. Valorización y cupo son los dos proyectos que se discuten en las sesiones extras. Petro pidió al Concejo derogar la valorización y que las obras contempladas con esta contribución se hagan vía cupo. Como quien dice: el alcalde amarró las obras de valorización al cupo, pero La U se la jugará por lo contrario.

Si a Cambio Radical y a La U se le unen -como es probable- el Partido Conservador y algunos concejales críticos liberales y verdes, el cupo de Petro será, al menos, modificado drásticamente.

Darío Fernando Cepeda, de Cambio Radical, era el presidente del Concejo cuando a Petro se le hundió el primer cupo en 2012. Foto: Juan Pablo Pino.

María Clara Name, presidenta del Concejo, se declaró preocupada porque a estas alturas la discusión no haya empezadoFoto: Concejo de Bogotá.

Carlos Vicente de Roux cree que el cupo no es aprobado para hacerle daño a Petro. Foto: Juan Pablo Pino.

Olga Victoria Rubio, del MIRA, es la coordinadora ponente del cupo. El MIRA se ha caracterizado por ser una bancada independiente. Foto: Concejo de Bogotá.

Una prueba más de que probablemente así ocurrirá es la posición del verde Antonio Sanguino: “Apruebo el cupo, pero si las obras que se harán con él tienen estudios. Y ya sabemos que no hay estudios de nada”.

Y la posición del liberal Miguel Uribe: “El alcalde no puede pensar que el cupo es un cheque en blanco para financiar cada proyecto para el que él no tiene plata”.

Por si fuera poco, Cambio Radical es uno de los ponentes del proyecto en la Comisión de Hacienda (el concejal Roberto Hinestrosa). Los otros dos ponentes son Olga Victoria Rubio, del Mira, y Yesid García, de Progresistas. Si la ponencia de Cambio es negativa y la de Progresistas positiva, la de Rubio no está tan cantada, pues el Mira siempre se ha caracterizado por ser una bancada independiente y estudiosa. Rubio le dijo a La Silla que le preocupa que el cupo presentado sea óptimo legal, técnica y fiscalmente y que lo está mirando con lupa.

La campaña de Petro por su cupo

Con el cupo de endeudamiento (el cupo más grande que haya presentado alcalde alguno) Petro propone hacer 15 obras clave: la troncal de Transmilenio por la Boyacá, los cables aéreos de Ciudad Bolívar y San Cristóbal, unas vías en el Occidente, parte del metro pesado y otros trabajos que hoy están contemplados por valorización.

El Alcalde sabe bien que de este cupo depende en parte el éxito de su gestión y por eso no ha ahorrado esfuerzos en la campaña que ha emprendido para que se lo aprueben: lo ha promovido por las malas, con trinos cuestionando al Concejo y relacionando a los opositores con el Cartel de la contratación. Lo ha promovido por las buenas, a través de los funcionarios que buscan consenso conversando con algunos concejales. Lo ha promovido con videos por youtube. Y -en vista de que por ahora nada le ha funcionado- ahora apela a terceros: nada menos que al Presidente Santos, a quien ayer le pidió ayuda para que los partidos de la Unidad Nacional apoyen el cupo.

Esta situación la había anticipado el concejal progresista Carlos Vicente de Roux cuando hace un mes habló de la importancia del cupo y le dijo a La Silla que el Concejo no iba a permitir que un alcalde de izquierda se luciera con sus obras.

Ayer, De Roux reiteró su posición y agregó que no es cierto que la falta de estudios para algunas obras sea un problema, pues los cupos de endeudamiento son globales (es decir, para obras en general y no para una en específico) y eso permite que puedan ser aprobados sin que estén los estudios de todos los proyectos.

Por twitter, el alcalde ha responsabilizado al Concejo del futuro de las obras, especialmente de la movilidad de la ciudad y ha cuestionado en concreto a Cambio Radical por no querer apoyar el cupo.  

Sin embargo, si bien es cierto que hay concejales que simplemente quieren hundir el cupo para que Petro no pueda sacar adelante su Plan de Desarrollo, también hay quienes tienen cuestionamientos genuinos y preocupación porque algunas obras no cuenten con estudios.

Por ejemplo el liberal Miguel Uribe, quien apuntó que si Petro no hace las obras no es necesariamente por falta de plata, pues el año pasado no ejecutó 186 mil millones de pesos que tenía para la malla vial local.

En todo caso, lo más probable es que el proyecto del cupo tal y como está sólo sea aprobado por los progresistas y por el Polo, las bancadas del alcalde en el Concejo.

Cabe decir que también algunos concejales se sienten molestos por lo que consideran ataques mediáticos de Petro, que ya no se limitan a twitter. Por ejemplo, convocados por Petro, esta semana varios funcionarios de la Administración y ciudadanos hicieron un plantón en las afueras del Concejo para protestar por el papel que han tenido algunos miembros de la corporación en el Cartel de la contratación. Entre los funcionarios que participaron está la Alta Consejera para las Víctimas Ana Teresa Bernal.

Aunque el plantón fue sólo en contra de los concejales cuestionados, muchos lo tomaron como en contra de la corporación en general.

Y como no todos los concejales han sido mencionados en el cartel y no todos tienen motivaciones politiqueras para cuestionar al alcalde, ayer el concejal Juan Carlos Flórez (un concejal serio y sin ninguna investigación en contra) declaró que la administración quiere sacar provecho político de la indignación ciudadana por la corrupción y criticó además que al plantón en contra del Concejo hayan llegado “fundamentalmente funcionarios cercanos a la Administración”.

Sin Secretario de Gobierno titular que se encargue de convencer a los concejales de votar a favor (aunque el secretario privado Jorge Rojas le advirtió a La Silla que bajo ninguna circunstancia se va a negociar nada) y con una campaña más agresiva que conciliadora por el cupo de endeudamiento, la suerte de este proyecto está echada.

Este round, sin embargo, promete repetirse en mayo si la Administración decide volver a presentar el cupo, pues se trata de un proyecto vital para el Plan de Desarrollo.

En mayo también se presentará al Concejo la modificación al Plan de Ordenamiento Territorial (POT), otra iniciativa clave porque definirá la política urbana del alcalde. Habrá que ver si la pelea sigue o si alguien levanta algún día la bandera de la paz.  

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia