Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juan Esteban Lewin · 09 de Junio de 2019

7356

18

Esta semana la Corte Constitucional tumbó unos apartes del reciente Código de Policía, que prohibían de tajo el consumo de drogas, incluyendo alcohol, en el espacio público.  Aunque dejó vivas prohibiciones al consumo que ya existen y la posibilidad de que otra ley cree limitaciones puntuales, creó un debate fuerte sobre los efectos de esa decisión, especialmente por críticos que dicen que da vía libre al consumo irrestricto en los parques.

Con eso refrendó que es una Corte liberal que probablemente seguirá alimentando señalamientos desde posturas conservadoras en temas sociales o políticos como las que despertó la decisión.

Esa oleada de críticas desde un conservatismo moral no solo mantiene vigente el fantasma de una constituyente para reformar la justicia (incluyendo a la Corte) que promueve el uribismo, sino que le da un elemento extra, similar a uno de los que alimentaron la victoria del No en el plebiscito de 2016 con la impunidad por delitos contra menores y sobre todo la famosa crítica a la supuesta “ideología de género” que movilizó sectores religiosos.

Esta vez las críticas, en las que convergen voces similares a las del No de hace tres años, usan el argumento moral de la defensa de los niños - a pesar de que sigue viva una prohibición de consumo de drogas y alcohol en el espacio público, justamente para proteger a los niños.

Eso abre la puerta para que la lucha del uribismo contra unas Cortes golpeadas por escándalos como el del cartel de la toga o el de Jorge Pretelt, pero que han sido clave para profundizar la democracia y mantener un balance entre poderes, sume una estrategia similar a la exitosa y engañosa de la ideología de género.

Con el Estado en contra

La decisión llegó por dos de las 153 demandas que ha recibido la Corte contra el Código de Policía que sacó adelante el Gobierno Santos en 2016.

Una de ellas, que presentaron Alejandro Matta Herrera y Daniel Porras Lemus y cuya ponente fue Diana Fajardo, criticaba dos apartes del Código (un literal del artículo 33 y parte de un numeral del 140) que prohíben consumir sustancias alcohólicas o psicoactivas en espacio público, lugares abiertos al público y “espacios privados que trascienden a lo público” (que el Código no define, y que podrían incluir antejardines, terrazas o centros comerciales).

El primero daba lugar a una multa de un cuarto de salario mínimo ($207.029), y el segundo a una multa igual, la destrucción de la droga o el trago, la participación en un programa de convivencia y la remisión a los Centros de Atención a la Drogadicción.

Matta y Porras argumentaron que esa prohibición genérica violaba otras libertades, el libre desarrollo de la personalidad, la libre expresión y el derecho al uso común del espacio público. Por eso, le pidieron a declarar que eran constitucionales “en tanto se entienda que dicha prohibición se limita o reduce a los espacios públicos previstos para el esparcimiento de niños, niñas y adolescentes en parques infantiles."

La segunda demanda, del estudiante de derecho de la Uptc Jesús Gabriel Martínez Álvarez, quedó en manos del magistrado Alejandro Linares. Ella iba contra el mismo numeral del artículo 140, alegando que limitaba en exceso las libertades individuales y pidiendo  a la Corte tumbar la norma.

En los dos casos, las instituciones del Estado se opusieron. Lo hizo el Gobierno desde el Ministerio de Defensa, el de Justicia y el de Salud, y la misma Presidencia; lo hizo la Policía y las alcaldías de Medellín, la de Bogotá; y también lo hizo el entonces Fiscal, Néstor Humberto Martínez, y el Procurador, Fernando Carrillo, quien alegó que las restricciones a las libertades no eran excesivas.

En contraste, en el primer proceso, Dejusticia pidió a la Corte que mantuviera las normas pero explicara que las entidades territoriales son quienes pueden regular, e incluso prohibir, el consumo de esas sustancias en el espacio público, siempre y cuando respeten las libertades individuales.

Solo unas pocas intervenciones sugirieron eliminar las normas, como la de dos profesores del Externado, Germán Lozano y Héctor Vargas; la de Luis Miguel Jaraba y los hermanos Sebastián y Alejandro Lanz de Temblores ONG; y la de la Federación de Municipios, gremio de los alcaldes, que alegó que le función de regular está en cabeza de ellos.

A pesar de que las cargas de las intervenciones estaban a favor de mantener esa prohibición, incluyendo todas las entidades del Gobierno y del Estado, la Corte decidió no hacerlo con una argumentación que no es como la pintan muchos de sus críticos.

Una decisión polémica

La Corte solo decidió en la primera demanda, pues en la segunda se declaró inhibida. Sin embargo, la ponencia de Linares se sumó a la de Fajardo en el debate.

En esencia, según el comunicado de prensa que publicó a fines de la tarde del viernes, la Corte encontró que las normas buscaban dos fines necesarios pero limitaban la libertad personal incluso en espacios privados, un grado de invasión de un derecho fundamental que obligaba a revisarla con una barra alta (lo que en técnica constitucional se llama un test estricto).

Al revisarlas, y leyendo las normas como parte de un Código que tiene otras prohibiciones y sanciones, encontró tres problemas.

  • Uno, sobre la parte del artículo 140, es que no encontró por qué prohibir el consumo asegura el cuidado del espacio público, que el fin de ese artículo. Al no encontrarlo, entendió que limitar la libertad era excesivo.

Además, encontró que para cualquier caso de irrespeto al espacio público, el mismo Código trae sanciones. Por ejemplo, destruir o deteriorar bienes en el área circundante de una escuela da lugar a multa de un cuarto de salario mínimo ($207.029), igual que hacer un graffiti sin permiso; mientras que alterar o dañar el mobiliario urbano (bancas, señales viales, luminarias) da lugar a una multa de un salario mínimo.

  • El segundo problema, sobre la parte del artículo 33, es que en algunos casos esa prohibición no logra el fin de asegurar la tranquilidad y las relaciones respetuosas. Es decir, que no es idónea.

Aunque el comunicado no lo dice, dos fuentes de la Corte le dijeron a La Silla que encontraron excesivo prohibir el consumo cuando no hay nadie alrededor y por lo tanto no afecta la tranquilidad y las relaciones respetuosas, o cuando las hay pero no altera la tranquilidad y las relaciones respetuosas (como el ejemplo de la copa de vino en un picnic que dio la magistrada Fajardo en la rueda de prensa).

En general, el argumento es que prohibir en general coarta la libertad incluso cuando no están en riesgo la tranquilidad y las relaciones respetuosas, lo que en un test estricto significa que las normas son inconstitucionales.

  • El tercer lío es que en muchos casos esa prohibición puede no ser necesaria para alcanzar la tranquilidad, pues para eso “existen otros medios de policía en el mismo Código”.

Por ejemplo, las riñas “que puedan derivar en agresiones físicas” o las amenazas con hacer un daño físico dan lugar a una multa de un cuarto de salario mínimo ($207.029), la agresión física a otra de medio salario mínimo ($414.058).

De hecho, sigue estando prohibido por ese Código consumir alcohol o drogas en un centro educativo o alrededor de ellos (da una multa de medio salario mínimo), y tenerlas en esa zona da lugar a otra multa de un salario mínimo, la misma por dar, ofrecer a menores o inducirles al consumo de alcohol, tabaco y drogas. Los alcaldes deben definir cuál es esa zona alrededor de los colegios, con lo que pueden mantener la prohibición en zonas amplias.

Al final, la Corte encontró que en el mismo Código hay otras medidas, menos indiscriminadas, que buscan los fines de las que tumbó.

”Otro tipo de norma o restricción diferente a la analizada en esta ocasión podrá ser expedida”

Corte Constitucional

“Estas finalidades, al ser imperiosas, deben ser efectivamente buscadas, no pueden ser dejadas de lado. Usando los medios de Policía o de convivencia que existen y están vigentes, se debe propender por la tranquilidad, las relaciones respetuosas y por la integridad del espacio público”, dice el comunicado.

Además de eso, la Corte aclaró que su decisión no impide regular de manera menos indiscriminada.

“Otro tipo de norma o restricción diferente a la analizada en esta ocasión podrá ser expedida”, dice su comunicado.

De hecho, aclara que otras limitaciones siguen vigentes:

“La Corte sabe que existen otras reglas legales, reglamentarias, de orden local e incluso de reglamentos internos propios, como los de los establecimientos privados abiertos al público, que no son objeto de análisis en esta ocasión, y que establecen restricciones limitadas en circunstancias de modo, tiempo y lugar diferentes a las analizadas.”

Solo salvó su voto Carlos Bernal, quien ha mostrado ser el magistrado más conservador de la Corte. Argumentó que las normas son constitucionales porque la mayoría no pudo demostrar que las prohibiciones no son idóneas ni necesarias para lograr los fines, como dijeron los ministerios.

 

A ese punto se sumó en la opinión el de los niños, por la percepción de que quedan desprotegidos en los parques pues la decisión permite el consumo ilimitado de drogas y alcohol en parques y plazas.

Y fue ése el que levantó una gran polvareda que refuerza las críticas uribistas a las Altas Cortes en general.

La polvareda

El uribismo no esperó siquiera conocer el comunicado de prensa del viernes 7 en la tarde para irse con toda contra la decisión, argumentando el peligro de la droga y la defensa de los niños y obviando que la Corte permite prohibir de forma más puntual y que sigue vigente la prohibición en las zonas circundantes a los colegios.

Como trinó Uribe, la propuesta es convertir este fallo en un motivo de movilización social y política

A cuatro meses largos de las elecciones regionales, esa bandera puede ayudar a que el uribismo tome la delantera en proponer un discurso de impacto nacional y que pueden potenciar directamente sus candidatos (los alcaldes pueden definir zonas alrededor de los colegios para prohibir el consumo y tenencia de drogas y alcohol, y así mostrar propuestas y luego acciones).

También permite reconstruir una coalición amplia como la del No para impulsar las propuestas de reformar la justicia, ya sea vía constituyente o no.

Esa coalición amplia se nota en que con ellos coinciden voces no uribistas

E incluso defensores del Sí, lo que da una idea de la fuerza del argumento de los niños

También está la máxima instancia de la poderosa Iglesia Católica, que también se acercó al No a través de su cabeza, el cardenal Rubén Salazar (aunque muchos sacerdotes apoyaron el Sí)

y ya se suman otros protagonistas de las movilizaciones contra la supuesta igualdad de género

La primera reacción de algunos críticos fue hacer la marcha hoy como se vio en redes con el hashtag #9JunioMarchaContraLasCortes , que alcanzó a ser fuerte el viernes y que muestra que por lo menos parte de la crítica suma a la Corte Constitucional con la JEP y otras cortes

Esa marcha de hoy no era oficial del Centro Democrático ni de alguna otra organización, y probablemente sea muy poco concurrida.

Pero con el uribismo dejando pendiente la fecha habrá más tiempo para organizarla, puede acercar más la indignación a las fechas electorales y mantenerla viva. Al fin y al cabo las marchas contra las cartillas de género de 2016 fueron en agosto, a dos meses de la votación, y hoy falta casi el doble para las elecciones.

Sin embargo, también está vigente la propuesta de Uribe de eliminar la JEP, que si bien es distante porque requeriría una constituyente o unas mayorías antiAcuerdo que hoy son esquivas en el Congreso, él mismo vincula las reformas a la justicia con la sentencia de la Corte

Al final, el uribismo está empezando a aprovechar una sentencia que puede reactivar la coalición del No, ya sea como bandera para aglutinar los votos moralmente conservadores para las elecciones regionales de octubre, ya sea como una oportunidad para impulsar una constituyente. Una que no solo tiene un final incierto sino que buscaría limitar a la Corte que en 27 años ha logrado acercar a la gente a la justicia con las tutelas y que le puso freno a la concentración de poder al evitar una segunda reelección de Uribe.

Comentarios (18)

Ronald-T

09 de Junio

0 Seguidores

Bueno Juan, no se hasta donde se ha estudiado el efecto de la medida La escena...+ ver más

Bueno Juan, no se hasta donde se ha estudiado el efecto de la medida La escena de hoy, padres de familia q hacemos ejercicios en el parque del barrio y a quienes nos importa un comino el uribismo, q hace 3 años vimos rescatar ese espacio y ahora lo disfrutamos con los niños, otrora reino de drogadictos, algunos atracaban, volveremos a esos tiempos y felicitarnos pq tenemos Constitución liberal.

Zazie

09 de Junio

0 Seguidores

La cuestion es que un Estado de derecho no puede sacar una orden a nivel nacio...+ ver más

La cuestion es que un Estado de derecho no puede sacar una orden a nivel nacional en la que se diga como debe convivir la gente; Colombia es un pais muy diverso culturalmente, por eso, en mi opinion ese tipo de temas se deben acordar en los espacios locales, donde se asegure que todas las voces sean escuchadas y se llegue a acuerdos entre la misma ciudadania.

Elizabeth Prado

09 de Junio

6 Seguidores

Claro que el Estado sí puede, eso son las leyes. Pero el punto no es ese. Lo es, el rol de la Corte dentro del Estado. Los análisis de conveniencia (por ejemplo de la política criminal) le corresponden al Congreso y a las autoridades al ejecutar y reglamentar las leyes . La Corte debió hacer un análisis jurídico de las normas contrastadas con el art 16CP, que incluye como límites el orden jurídico

Claro que el Estado sí puede, eso son las leyes. Pero el punto no es ese. Lo es, el rol de la Corte dentro del Estado. Los análisis de conveniencia (por ejemplo de la política criminal) le corresponden al Congreso y a las autoridades al ejecutar y reglamentar las leyes . La Corte debió hacer un análisis jurídico de las normas contrastadas con el art 16CP, que incluye como límites el orden jurídico

Lupita Gómez

09 de Junio

1 Seguidores

Lo malo no es que se droguen sino que atraquen, lo malo no es que tomen trago ...+ ver más

Lo malo no es que se droguen sino que atraquen, lo malo no es que tomen trago sino que conviertan la exaltación de la borrachera, privada o pública, en infracciones y crímenes.
Me late que andan buscando la fiebre en las sábanas, pues el drogadicto atracador no dejará de atracar solo porque tenga que drogarse en privado ¿o sí? ¿como por qué? La verdad está más en las estadísticas que en anécdotas

Juan Esteban Lewin

10 de Junio

308 Seguidores

Hola Ronald-T, podemos revisar qué estudios prácticos existen. Saludos,

Hola Ronald-T, podemos revisar qué estudios prácticos existen. Saludos,

Lupita Gómez

09 de Junio

1 Seguidores

Lo malo de atacar unas causas que no pasan la prueba de causalidad es que los ...+ ver más

Lo malo de atacar unas causas que no pasan la prueba de causalidad es que los verdaderos móviles de la conducta reprochable siguen intactos.
Por ejemplo, cabría preguntarse si el triunfo del NO logró colmar las expectativas de quienes salieron a votar berracos con la tal 'ideología de género'.
¿Qué tal una marcha pro EDUCACIÓN, prevención, acercamiento y unión de padres e hijos, ...? No, qué va!

Lupita Gómez

09 de Junio

1 Seguidores

¿La CC 'estimula' el consumo de licor y de drogas?

"Esti...+ ver más

¿La CC 'estimula' el consumo de licor y de drogas?

"Estimular: Excitar vivamente [a uno] a la ejecución de una cosa; ... Hacer [alguien o algo] que una persona desee vivamente realizar algo". (Ej: 'Estimular' falsos positivos).

¿Al mayor enajenador no le gustan los enajenados? ¿El gran antisubversivo invitando a la subversión? ¡ja!

Mafe: Dedica más tiempo a tus hijos! Char:¿Y el carnaval?

José Saramago ..

09 de Junio

3 Seguidores

Los sectores del NO, liderados por el “uribismo”, y nada mas que la mitad ...+ ver más

Los sectores del NO, liderados por el “uribismo”, y nada mas que la mitad del país; el mismo NO que gano un Plebiscito(q se robaron) y que eligió Presidente. ese NO(que no existe para el SÍ) que no tiene derecho a criticar, a opinar, a exigir mejoras en nada. Ese no calificado de “enemigo de la paz”, de“extrema derecha” es colocado como el malo, mientras se victimiza a la podrida inmunda justicia.

José Saramago ..

09 de Junio

3 Seguidores

¿defender la niñez es algo inconstitucional?
Nuevo Código de Policía ...+ ver más

¿defender la niñez es algo inconstitucional?
Nuevo Código de Policía se aprobó con apenas 48 votos (de 53). Y si bien no me equivoco el partido Centro Democrático no voto el Nuevo Código de Policía por considerarlo lleno de vacíos,micos,imperfecciones. Recordar que dos principales autores del Nuevo Código de Policía (aunque no los únicos autores) fueron los senadores Claudia López y Roy Barreras.

José Saramago ..

09 de Junio

3 Seguidores

¿el onanismo en parques y espacios públicos también es un derecho del libre...+ ver más

¿el onanismo en parques y espacios públicos también es un derecho del libre desarrollo de la personalidad?
Por el momento las acciones del alcohol y las drogas al alza.
Me imagino que la solución a la alta politizacion de la justicia sera mas policías a cuidar a los niños en los colegios y parques,
ó aceptar la solución de Claudia López: “horarios para que los niños jueguen,y otros se droguen”.

Ctrl Alt Del

09 de Junio

0 Seguidores

Razón tiene Uribe en advertir sobre el "peligro para la comunidad" que repres...+ ver más

Razón tiene Uribe en advertir sobre el "peligro para la comunidad" que representan los enajenados. Pero resulta inexplicable que solo aborrezca a los enajenados por licor y drogas consumidos en espacios públicos, pues muchos de esos podrían ser más lúcidos que los pasmados por embelesamiento o embrujo de culto a personalidad cualquiera, que son más frenéticos, furiosos, delirantes y trastornados.

Melpomene

09 de Junio

1 Seguidores

Ay godos, pasaran 40 años para que la maldición sobre la republica bananera ...+ ver más

Ay godos, pasaran 40 años para que la maldición sobre la republica bananera desaparesca o menos, paises como Canada han podido legislar en el tema de drogras sin problema, aquí es un leviathan que los godos piensan que pueden domar... desde que sigan viendo el problema como delito y no como salud publica seguirán dando vueltas y vueltas hasta que desaparezcan

Elizabeth Prado

09 de Junio

6 Seguidores

No es cierto lo de Canadá. Solo el cannabis es legal, para MAYORES DE 18, en sus casas si son propias y con permiso del dueños si son arrendadasd y deben estar a 20 metros de lugares con niños (colegios, guarderías, parques) o zonas deportivas. Sí hay zonas públicas donde se puede, que define cada provincia. Han surgido muchos problemas entre vecinos por el humo de los que consumen en su casa.

No es cierto lo de Canadá. Solo el cannabis es legal, para MAYORES DE 18, en sus casas si son propias y con permiso del dueños si son arrendadasd y deben estar a 20 metros de lugares con niños (colegios, guarderías, parques) o zonas deportivas. Sí hay zonas públicas donde se puede, que define cada provincia. Han surgido muchos problemas entre vecinos por el humo de los que consumen en su casa.

Gustavo Adolfo

09 de Junio

0 Seguidores

En Canada no esta permitido consumir licor en un parque.

En Canada no esta permitido consumir licor en un parque.

Melpomene

09 de Junio

1 Seguidores

la manipulación del uribismo y su secta no tiene límites... acaso barranquil...+ ver más

la manipulación del uribismo y su secta no tiene límites... acaso barranquilla no saca decreto en carnavales para poder beber en las calles? con niños viendo todo? hipocritas! aprendan a legislar, el problema no es donde consumen las personas sino aprender a enseñarle a sus hijos... vagos que dejan que la sociedad les dicte como se enseña y no en casa

Elizabeth Prado

09 de Junio

6 Seguidores

Comparto el salvamento de voto por razones jurídicas y no ideológicas. Pero más allá de eso, la Corte en su rueda de prensa explicó la decisión sin aclarar su límites, francamente invitando las reacciones. El debate público habría sido más interesante y aterrizado si los ciudadanos nos hubiésemos enterado de la decisión por medio de la sentencia, pero al menos a través del comunicado. ¿La vieron?

Comparto el salvamento de voto por razones jurídicas y no ideológicas. Pero más allá de eso, la Corte en su rueda de prensa explicó la decisión sin aclarar su límites, francamente invitando las reacciones. El debate público habría sido más interesante y aterrizado si los ciudadanos nos hubiésemos enterado de la decisión por medio de la sentencia, pero al menos a través del comunicado. ¿La vieron?

Gustavo Adolfo

09 de Junio

0 Seguidores

La prohibición de consumo en lugares públicos no es un tema central, existen...+ ver más

La prohibición de consumo en lugares públicos no es un tema central, existen otras normas que permiten detener a una persona en grado de exaltación y llevarla a la UPJ por 12 horas. Pero en este país polarizado queremos pelear por lo intracendente para no ocuparnos de lo importante.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia