Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juanita Vélez | Adelaida Ávila Cabrera · 25 de Junio de 2019

26569

1

Mientras un improbable referendo para eliminar la Jurisdicción Especial de Paz, JEP, se toma la agenda, esa justicia ha venido avanzando, al punto de que este año podríamos ver a los primeros miembros de la cúpula de las Farc y de la Fuerza Pública admitiendo su responsabilidad.

La JEP tiene hasta 2033 (o 2038 si así lo decide, según el Acuerdo de Paz) para entender qué pasó en décadas de conflicto armado entre las Farc y el Estado, para priorizar los hechos más significativos de las conductas delictivas más graves, y lograr la condena de sus máximos responsables.

Para eso ya abrió siete macro casos, que involucran a más de la mitad de las 11.827 personas que se han sometido a ella, 9.704 de las Farc y 2.059 de la Fuerza Pública. La idea es abrir otros para abarcar a todos los llamados comparecientes, aunque no es claro cuántos nuevos casos serán. En cualquier caso, la JEP tiene hasta el año entrante para abrirlos. 

Así es el paso a paso y el nivel de avance de cada caso en la JEP

La JEP ha recibido 78 informes de organizaciones sociales, de derechos humanos y de víctimas, sobre delitos en el marco del conflicto, que tienen la ilusión de que haya un caso que los incluya.

Además, han llegado 369 solicitudes de personas, que no son ex guerrilleros ni militares (los llamados terceros), que le han pedido a la JEP que los deje someterse a ella. En los próximos tres meses se sabrá cuántos son en total, pues la ley estatutaria que acaba de firmar el presidente Iván Duque da ese plazo para que lleguen los terceros. Si los que llegan no se pueden incorporar en los macro casos ya abiertos, podrían llevar a que haya más.

En esto van cada uno de los macro casos.

 

Comparecientes vinculados: 4132 exmiembros de las Farc.

Víctimas identificadas: 8163.

Víctimas acreditadas 89.

¿Cuándo lo abrió la JEP? 6 de julio de 2018.

¿En qué va? Casi toda la cúpula de Farc ya habló y comienzan las versiones de mandos medios

El primer caso que abrió la Sala de Reconocimiento de la JEP busca entender el funcionamiento del fenómeno del secuestro y condenar a los máximos responsables de los hechos más representativos y de mayor impacto de la política del Estado Mayor de la guerrilla que, entre 1993 y 2012, dejó más de ocho mil víctimas.

Para armar el caso, la Sala recibió informes de la Fiscalía (que sumó, entre otras, lo recogido en 68 sentencias contra miembros del Estado Mayor y las decenas que suman 700 exguerrilleros condenados), la Procuraduría y nueve organizaciones que llevan años registrando el comportamiento del secuestro en todo el país. Entre ellas están el Centro Nacional de Memoria Histórica, País Libre y Fundagan, fundación de la Federación Nacional de Ganaderos, Fedegan.

Con toda esa información, el año pasado comenzaron por oír a las víctimas para contrastar lo que dijeran con los datos de los informes.

Por eso, el país pudo ver en vivo los testimonios de la excandidata presidencial Ingrid Betancur, de los políticos Luis Eladio Pérez, Alan Jara y Jorge Eduardo Géchem, y de otros exsecuestrados. Todos hablaron de la crueldad de sus secuestros y de los crímenes asociados como la tortura, tanto psicológica como física, asociada al cautiverio.

Con la suma de esa información, los magistrados de la Sala armaron el cuestionario para las versiones.

La Sala está usando una metodología inglesa de interrogatorio forense que se llama ‘Peace’, que consiste en escuchar extensos y detallados relatos sin hacer muchas preguntas concretas. La idea es que si la persona habla sin interrupción, tiende a mentir menos.

La estrategia ha sido empezar con las versiones de la cúpula, las personas que más recuerdan e indignan a muchos colombianos, para entender primero cómo se pensó el secuestro como política. Luego irán más abajo, a los mandos medios y carceleros, para tener más detalles concretos.

En enero la Sala ordenó a los 31 ex miembros del Estado Mayor dar su versión voluntaria. Ya hablaron 25, algo que en décadas de conflicto la justicia ordinaria no logró. Faltan dos que van a hablar entre esta semana y la otra, y cuatro más que faltaron: el exjefe negociador Iván Márquez y Romaña, que tienen abierto un incidente de incumplimiento; ‘El Paisa’, que ya tiene orden de captura; y Aldinever Morantes.

A esas ausencias se suma otra dificultad. Muchos excabecillas han contado en detalle su trayectoria en las Farc, lo que sirve para entender el fenómeno de forma genérica, pero cuando les preguntan por hechos concretos, de casos puntuales, han respondido que se acogen a la versión colectiva que las Farc ha dicho que presentará en agosto.

Para ayudar a llenar los huecos que queden, la Sala tiene los nombres de otros 60 ex farianos para llamar a versión voluntaria.

De hecho, ya en abril llamaron a 16, como Tanja Nijmeijer, ‘Martín Sombra’, ‘El Negro Antonio’ y algunos carceleros. Sus versiones arrancan esta semana y van hasta el 6 de agosto.

Si las versiones de las Farc coinciden con las del Estado y las de las víctimas, es posible que este año sea la primera audiencia de reconocimiento. Ese es un momento muy esperado por las víctimas, porque a diferencia de las versiones podrán ir, y además sus victimarios tienen la oportunidad para reconocer su responsabilidad, si así lo deciden.

 

Comparecientes vinculados: 114 excombatientes de Farc y 53 miembros de la Fuerza Pública

Víctimas identificadas: 1259

Víctimas acreditadas Sin datos

¿Cuándo lo abrió la JEP? 10 de julio de 2018

¿En qué va? Comenzaron por los rasos de Farc. Van 16 versiones.

Este fue el primer caso territorial, que implica reconocer que esta región fue una de las más afectadas por el conflicto entre 1990 a 2016.

La Sala de Reconocimiento recibió siete informes de organizaciones sociales en terreno, como la Ruta Pacífica de Mujeres regional Nariño; la Corporación violencia sexual en Tumaco; Colombia Diversa; la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento, Codhes; o la Unidad Indígena del Pueblo Awá.

La lógica de este caso, a diferencia del de secuestro, es de abajo hacia arriba. Los magistrados primero están hablando con guerrilleros rasos y milicianos de las colúmnas farianas que dominaron la región, la Daniel Aldana y la Mariscal Sucre; luego llamarán a los comandantes de columnas, y al final esperan llamar a los jefes del bloque occidental.

Como en esta región el 80 por ciento del territorio es colectivo, con 27 consejos comunitarios afro y 41 resguardos indígenas, funcionarios de la Sala están viajando semanalmente para hacer “diligencias de coordinación” entre la justicia indígena y la JEP para, por ejemplo, entender quién sería un máximo responsable para los indígenas, porque puede no ser el de más mando sino el que más recuerdan por su daño.

La JEP lleva cuatro diligencias de este tipo. La idea este año es avanzar en ellas y comenzar a llamar a militares.

 

Comparecientes vinculados: Más de dos mil miembros de la Fuerza Pública

Víctimas identificadas: 2248

Víctimas acreditadas: 179

¿Cuándo lo abrió la JEP?: 17 de julio de 2018

¿En qué va?: Va de abajo hacia arriba y es el más avanzado. Lleva 92 versiones.

En este caso la JEP tuvo la ventaja de que había mucha información en la justicia ordinaria con condenas contra soldados y suboficiales, aunque no contra máximos responsables, pues suman más de dos mil procesos, muchos de ellos con sentencia.

La Fiscalía presentó tres informes, la Procuraduría otro con más de 700 expedientes, y encima, enviaron los suyos 15 de organizaciones sociales que llevan años documentando el caso y pedaleando su avance en la justicia ordinaria, como las Madres de Soacha.

La Silla supo que está pendiente un informe de la Fiscalía de la Corte Penal Internacional, que ha sido el ‘coco’ de los generales y que incentivaría a que se acojan a la JEP, porque ha dicho que si no ve avances en sus casos, se metería a procesarlos.

Con semejante avalancha de información y más de 2.000 militares que ya se acogieron a la JEP (entre ellos 10 generales como Mario Montoya, excomandante del Ejército del expresidente Álvaro Uribe, y Henry Torres Escalante, preso por un caso de falsos positivos cuando era comandante de la Brigada 16), la Sala se la jugó por una estrategia de abajo hacia arriba.

Arranca por las versiones de soldados hasta coroneles, que le sirve para complementar los datos de la justicia ordinaria justamente contra ellos e ir armando el rompecabezas para entender el fenómeno y a dar con los máximos responsables.

Los que ya han dado sus versiones han hablado tanto que hay entrevistas que han durado dos días seguidos, un nivel de detalle que le ha permitido a la Sala armar el caso muy rápido. También la ha enviado los videos y la documentación de esas diligencias a las víctimas acreditadas, y por eso varias de esas versiones ya son públicas.

Eso pasó con la que reveló Caracol TV, del coronel Gabriel Rincón que le contó en detalle a los magistrados Óscar Parra y Catalina Díaz cómo operó la brigada móvil 15. Rincón dio nombres de coroneles que eran sus superiores y dice que patrocinaron los asesinatos de civiles. También señaló que el entonces comandante de la segunda división, general José Joaquín Cortés, sabía todo. Cortés salió del Ejército en octubre de 2008 en la purga del Gobierno Uribe por cuenta del escándalo.

Con toda la información contrastada, la Sala ya tiene identificadas seis unidades militares.

El caso más armado es el de Batallón La Popa de Valledupar, con 37 versiones. Siguen la Brigada Móvil 15 del Catatumbo, con 20 versiones; la Brigada 9 en Huila, con 13 versiones; la Brigada 16 de Casanare, con 9 versiones; el Batallón de Artillería 4 de la Cuarta Brigada en Antioquia, con 7 versiones; y el de Infantería 15 del Catatumbo, con 4 versiones.

La idea es que en el segundo semestre arranquen otras 81 diligencias de versión voluntaria orales, que pueden incluir a generales. La mayoría son sobre la Popa (17), seguido de Huila (18), Casanare (16), Oriente Antioqueño (12), Meta (10) y Catatumbo (8).

Ese año la Sala espera que el caso avance mucho más.

Espera tener un escrito de determinación de hechos y conductas, que expone algunos de los hechos que la JEP considera más graves y presenta a los que encuentra como responsables de ellos.

También hacer la primera audiencia pública de reconocimiento de verdad y responsabilidad, en la que los comparecientes reconocen su responsabilidad, ante los ojos de sus víctimas que están en una sala al lado viéndolos.

E incluso puede que alcancen a sacar por lo menos una resolución de conclusiones (hasta donde supo La Silla serían varias, por ejemplo por unidades militares o por nivel de rango), en las que la Sala da cuenta del fenómeno investigado, dice quienes son los responsables y sobre qué conductas.

 

Comparecientes vinculados: 174, entre militares y exguerrilleros

Víctimas identificadas: más de 787.000

Víctimas acreditadas: Sin datos

¿Cuándo lo abrió la JEP? 11 de septiembre de 2018

¿En qué va?: No ha empezado versiones, pero ya saben a quién llamar

Este es el caso con más víctimas registradas de los abiertos por la JEP. Busca recoger todos los hechos ocurridos en el marco del conflicto en esa región entre 1986 a 2016.

Aunque no ha arrancado versiones, ya tienen una lista con los primeros que llamarán y ya les informaron que aparecen mencionadas en los informes.

Este caso cubre diez municipios en los que hay cuatro pueblos indígenas y ocho consejos comunitarios afros.

Este año arrancarán las primeras versiones.

 

Comparecientes vinculados:  64 de las Farc y 17 de la fuerza pública

Víctimas identificadas: más de 20 mil  

Víctimas acreditadas: Sin datos

¿Cuando lo abrió la JEP? 8 de noviembre de 2018

¿En qué va?  Están por llamar a versiones

Este caso busca procesar lo ocurrido en la zona entre 1993 y 2016. Aunque no han arrancado las versiones, están estudiando 42 investigaciones y procesos judiciales.

La Silla supo que la Sala ya tiene listo un auto que incluye llamar a 40 exfarianos a que den sus versiones, que se harán a partir de agosto.

 

Comparecientes vinculados: Sin datos

Víctimas identificadas: 6201 (según cifras del Centro Nacional de Memoria Histórica)

Víctimas acreditadas: Sin datos

¿Cuándo lo abrió la JEP? 26 de febrero de 2019

¿En qué va? Están por llamar a las primeras versiones

A diferencia del caso de falsos positivos, en el que la justicia ordinaria tenía mucho, la Sala ha encontrado con que tenía muy poco del exterminio del partido de izquierda en las década de los ochenta y noventa. De hecho, las condenas se cuentan con los dedos de la mano.

Esa impunidad se ve también en las diferencias entre las 1.620 víctimas registradas por la Fiscalía y las más de 6 mil del Centro Nacional de Memoria Histórica.

Para la Sala ha sido un gran desafío armar el caso con ese escaso material de arranque. Lo que hasta ahora se han encontrado es que el aparato criminal detrás de los asesinatos no sólo se quedó en la UP, pues hay asesinatos de líderes y defensores de derechos humanos que tienen el mismo patrón y por eso podrían entrar al caso.

La idea es arrancar con 30 versiones voluntarias, de miembros o exmiembros de la Fuerza Pública, a partir de agosto.

 

Comparecientes vinculados: 450

Víctimas identificadas: 5252

Víctimas acreditadas: Sin datos

¿Cuándo lo abrió la JEP? 29 de febrero de 2019

¿En qué va? Recibiendo informes

Es el caso más reciente que está en la primera fase, la de recibir informes. Con la información que ha sumado hasta ahora la Sala, parecería ser es uno de los que traen más impunidad pues solo hay 10 condenas de más de 4 mil investigaciones que aparecen en los sistemas de información de la Fiscalía.

No han comenzado versiones, pero la idea es llamar a los primeros miembros de Farc implicados en agosto.

Comentarios (1)

Ctrl Alt Del

25 de Junio

0 Seguidores

¡Qué silencio tan respetuoso el del foro!
Deben andar haciendo minería...+ ver más

¡Qué silencio tan respetuoso el del foro!
Deben andar haciendo minería de datos en elexpediente, losirreverentes, laotracara y demás fábricas periodísticas-ideológicas antes de embestir contra esta "justicia inmunda", como llama algún ilustre correveidile a todas las cortes u organismos judiciales que no se arrodillan ante el patrón.
Tal vez no contaban con que esta "cosa" estuviera funcionando.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia