Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Sara Ruiz · 25 de Enero de 2019

7365

0

A Yahir Acuña se le conoce a nivel nacional, principalmente, por haberse convertido en poco tiempo y en medio de cuestionables prácticas electorales en un mandamás en su departamento: Sucre, que subió como palma y cayó como coco. Ahora, el cuestionado exrepresentante (tiene una investigación abierta por parapolítica) metió sus tentáculos en Antioquia. Más exactamente en el Bajo Cauca.

Así lo evidencian dos situaciones que se han registrado en los vecinos municipios de El Bagre y Nechí, que tienen en común ser ricos por las regalías del oro y tener dos alcaldes avalados por el viejo PIN y separados de sus cargos, en cuyas ausencias se han metido a esas alcaldías aliados de Acuña que vienen de la Costa.

El aterrizaje en Nechí

Al alcalde de Nechí, Miguel Franco, lo capturó la Fiscalía en junio de 2017. Lo acusó de haber malversado plata pública en la construcción de un dique que nunca se terminó de hacer, cuando fue mandatario en el periodo 2008-2011.

Salió de la cárcel el 20 de noviembre pasado por vencimiento de términos, aunque sigue vinculado a la investigación, y el gobernador Luis Pérez lo reintegró al cargo a finales de diciembre.

A su regreso, Franco encontró que el Departamento Nacional de Planeación DNP había congelado los giros de regalías al municipio, y que poco más de mil millones de pesos que estaban destinados para acueducto y saneamiento básico no estaban en las cuentas de la alcaldía.

Ante eso, según él mismo nos contó y nos confirmaron en la Contraloría de Antioquia, el Alcalde radicó en ese ente de control fiscal dos denuncias que ya están en fase de recolección de información, según nos detalló la contralora auxiliar encargada de esos casos, Adriana Mesa.

La Silla investigó quiénes estuvieron en el poder en Nechí durante la ausencia del mandatario en líos y encontró la huella de Yahir Acuña.

 

Los tentáculos

Todo arranca con la presentación de la terna para el alcalde encargado -cuando Franco es capturado- , por parte de Opción Ciudadana o viejo PIN, partido en el que la esposa de Acuña (la representante a la Cámara por Sucre, Milene Jarava) es directiva y él mismo tiene bastante influencia, como lo hemos contado

Los ternados fueron Esven Cortés, el coordinador de juventudes de la Gobernación de Antioquia y militante del viejo PIN; y María del Rosario Zabaleta Caballero y Homer Gil Menco Bertel, dos exmiembros del partido Mais que entraron a Opción a última hora para poder ser postulados según nos contó Andrés Ramírez, presidente del partido en Antioquia.

El gobernador Luis Pérez escogió a Cortés, su funcionario.

La Silla no pudo confirmar si Yahir metió la mano en esa escogencia, pero la realidad es que cuando ese funcionario llega a la Alcaldía de Nechí por encargo, junto a él arriban como asesores a la sombra dos políticos costeños que tienen vasos comunicantes con Acuña.

Uno de ellos es Carlos Erasmo Sánchez, oriundo de Sahagún, Córdoba, quien el año pasado aspiró a una curul por las negritudes (con el aval del consejo comunitario Kankamaná de San Basilio de Palenque), y el respaldo de Yahir Acuña.

El otro es Jader Osuna, oriundo de Sincelejo, quien le hizo campaña a Sánchez en Córdoba y Sucre. Y también era su conductor, como se lo detalló el alcalde encargado Cortés a La Silla Paisa.

El conductor Osuna nos confirmó que es "amigo" de Yahir Acuña.

Según el exalcalde (e) Cortés, la misión de Carlos Erasmo Sánchez era ayudar a gestionar proyectos financiados con regalías, como la construcción de graderías y zonas verdes para un estadio, por 1.200 millones de pesos. Nos dijo que la misión de Jader Osuna era solo ser conductor.

Con la asesoría de los costeños, el entonces alcalde encargado contrató un nuevo secretario de Hacienda, Jaime Herrera, un contador de Toluviejo, Sucre, que también tiene algún tipo de conexión con Acuña.

La primera conexión es un contrato, que tuvo mientras era secretario de Hacienda de Nechí, por 11 meses y 55 millones de pesos en la Alcaldía de San Onofre, Sucre.

La alcaldesa de ese municipio, Maida Balseiro, apoyó tanto a la Gobernación en 2015 como a la Cámara en 2018 a Milene Jarava, la esposa de Yahir Acuña.

La segunda conexión es que, según su hoja de vida, Herrera fue asistente contable del Concejo de Tolú en 2016, un municipio en donde para entonces la Alcaldía era del bolsillo de Yahir, como lo contó La Silla Caribe. 

El secretario de Hacienda Herrera fue quien estuvo al mando de la Alcaldía cuando el DNP le dejó de girar plata de regalías a Nechí.

Eso porque el 25 de octubre del 2018 el alcalde encargado Cortés salió a vacaciones y dejó al frente del municipio al jefe de esa cartera.

Ese mismo día, en una cuenta maestra a la cual el Gobierno le transfiere plata de regalías a Nechí, al DNP llegó la alerta de un intento de trasladar 3.500 millones de pesos a otra cuenta -creada el día anterior en Sincelejo- a nombre de una fundación llamada Amigos de mi Barrio, que no tenía ningún contrato con Nechí para inversión de regalías.

El representante legal de la fundación Amigos de mi Barrio es José Miguel Mestra Quiroz, oriundo de Sahagún y quien tiene un contrato cuestionado con la Alcaldía de Coveñas, en donde Acuña también ha tenido influencia.

El contratista Mestra, además, es amigo y seguidor en Facebook del asesor a la sombra Carlos Erasmo Sánchez.

Intentamos comunicarnos con el exsecretario de Hacienda Herrera para preguntarle por este sospechoso intento de traslado de plata pública sin contrato de por medio, pero no fue posible. El alcalde Miguel Franco dice que para el momento en que volvió a la Alcaldía por vencimiento de términos, Herrera se había ido sin dejar rastro.

Cuando el Alcalde titular volvió, también se fueron de Nechí los asesores informales Sánchez y Osuna. Pero no se fueron muy lejos: se mudaron para El Bagre, el municipio vecino, justo después de que el mandatario Ángel Mesa fuera capturado (el 15 de noviembre) por cambiar el operador del alumbrado público por uno que no cumplía con requisitos legales, y cuando estaba a punto de nombrarse alcalde encargado.

La historia que parece repetirse en El Bagre

A pesar de que el directorio municipal del viejo PIN en El Bagre quiso proponer candidatos para la terna, esta la mandaron desde la dirección nacional del partido en Bogotá, y la radicaron en la Gobernación los aliados yahiristas: Carlos Erasmo Sánchez y su conductor Jader Osuna, según nos confirmaron por aparte el presidente del partido en Antioquia Andrés Ramírez y el mismo conductor y asesor Osuna.

La baraja de opciones que le presentó el PIN al Gobernador fueron Generoso Barragán y Briller Yual Ochoa, exfuncionarios del alcalde capturado Ángel Mesa y militantes del PIN, y la pastora de origen liberal María Yolima Madrigal, a quien el partido inscribió como militante para poderla postular, como ocurrió en Nechí con los del Mais.

El Gobernador antioqueño escogió a la pastora Madrigal como alcaldesa encargada el 21 de diciembre pasado.

A los pocos días, comenzó a repetirse la historia de lo que pasó en Nechí, también durante su Alcaldía por encargo:

Llegaron al pueblo los asesores costeños Sánchez y Osuna, según le dijeron a La Silla Paisa un militante del PIN en El Bagre y reconoció Osuna.

La semana pasada seguían allí, como supimos por el mismo Osuna.

“Nosotros estamos en el municipio de El Bagre como una comisión de empalme enviada por nuestro partido, que asesora la alcaldesa para que no haya más corrupción, para organizar el tema de contratación”, nos dijo el jueves pasado, cuando hablamos con él.

Teniendo a Carlos Erasmo Sánchez y a Jader Osuna como asesores en la sombra, la alcaldesa despidió a los secretarios de Hacienda, Gobierno, Salud y Educación, y le pidió al Concejo municipal que le aprobara en sesiones extraordinarias facultades para adicionar, reducir y realizar movimientos para ejecutar el presupuesto del 2019.

Ante esos cambios, algunos funcionarios de la Alcaldía, el pasado jueves 10 de enero, hicieron un plantón para pedirle públicamente a Madrigal que no se dejara "manipular” y que no despidiera a los funcionarios para cambiarlos por gente que no era de El Bagre.

Por esos días, el director de contratación que nombró la Alcaldesa por recomendación de sus asesores, Pedro Claver Ocampo, renunció alegando que ella estaba “estancando al municipio” porque no había aprobado ningún certificado de disponibilidad presupuestal. Tampoco los contratos del PAE, de transporte escolar y de suministro de alimentos para la cárcel municipal.

También dijo el exfuncionario que la alcaldesa Madrigal ya había suscrito un primer contrato por 15 millones de pesos para llevar a los niños a un festival deportivo en Medellín, y este no aparecía en el Secop.

El conductor Jader Osuna le dijo a La Silla que el asesor de Sahagún Carlos Erasmo Sánchez y él se fueron del municipio la semana pasada, pero siguen haciéndole seguimiento a la Administración.

En los últimos días se presentó un hecho bastante llamativo, al conocerse una supuesta carta firmada por la Alcaldesa renunciando a su encargo.

La carta (que tiene fecha del 14 de enero) fue radicada por el viejo PIN en la Gobernación de Antioquia, junto a otra misiva en la que la colectividad le presenta una nueva terna al Gobernador.

El hecho fue registrado el jueves pasado por un medio del Bajo Cauca y el diario El Tiempo.

Lo llamativo es que la mandataria encargada le aseguró a La Silla que ella no ha renunciado y que le falsificaron la firma; y el miércoles pasado presentó una denuncia ante la Fiscalía en la cual explica que el antecedente de esa carta falsa es la presión de Yahir Acuña -quien, afirma, se reunió con ella personalmente en Sincelejo el 21 de diciembre, cuando esta llegó a la Alcaldía- para tener burocracia e influencia en sus decisiones administrativas.

En la denuncia, la Alcaldesa menciona a los asesores Jader Osuna y Carlos Erasmo Sánchez. También habla de una amenaza a su conductor, por parte de dos desconocidos, en que le piden que abandone el pueblo y la deje sola.

Esa amenaza, la carta de renuncia falsa e incluso la salida del director de contratación, según denuncia Alcaldesa encargada, fueron mecanismos de presión porque ella no quiso nombrar a los funcionarios que Acuña le recomendó.

Aunque los buscamos para esta historia, no pudimos hablar con el representante legal de Opción, Álvaro Hernán Caicedo, ni con Carlos Erasmo Sánchez ni con Yahir Acuña.

El veedor nacional del partido, Antonio Rocha, nos dijo que no conoce ni a Osuna ni a Sánchez, los asesores costeños con vínculos con Acuña que llegaron a las alcaldías por encargo de Nechí y El Bagre en medio de más de un ruido de posible corrupción.

 

Nota: luego de publicada esta historia, pudimos hablar con la alcaldesa encargada, María Yolima Madrigal, y tuvimos acceso a la denuncia que hizo ante la Fiscalía por la carta de renuncia falsa. Por eso, el martes 29 de enero a las 8 de la mañana, actualizamos esta historia contando su versión sobre los hechos que contamos aquí.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia