Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por María Clara Calle · 30 de Septiembre de 2019

16740

0

Los errores con las fotos del informe que presentó el Gobierno de Colombia a la ONU para denunciar a Venezuela por acoger guerrilleros cobraron hoy su primera cabeza: el general Oswaldo Peña, jefe del Comando Conjunto de Inteligencia y Contrainteligencia, quien renunció tras la metida de pata.

Pero esta no es la primera vez que el presidente Iván Duque y su gabinete cometen errores, que les están costando caricaturizaciones hasta por parte del caricaturizado mandatario venezolano, Nicolás Maduro, quien llamó “imbécil” a Duque por entregar datos erróneos a la ONU. 

Todo eso pese a que la carrera del Presidente colombiano en lo público antes de llegar a la Casa de Nariño se desarrolló, precisamente, en el exterior, trabajando con el BID durante más de una década. Es decir, ese no es un mundo ajeno al mandatario.

Debido a la reiteración de su equivocaciones internacionales, estos son los siete osos que han hecho Duque o altos funcionarios durante los 13 meses que lleva el Gobierno.

 
1

Las fotos de "contexto" que terminaron tumbando al jefe de inteligencia militar

El primer oso es precisamente el que hoy descabezó al jefe de inteligencia militar.

El pasado 25 de septiembre, en la Asamblea General de la ONU, el presidente Duque anunció con bombos y platillos que le entregaría al Secretario General un informe de 128 páginas para probar que la dictadura venezolana apoya a la guerrilla colombiana del ELN y el grupo liderado por ‘Iván Márquez’. 

Aunque el documento no se ha publicado en su totalidad hasta ahora, fue el mismo presidente Duque el que mostró algunos apartes del informe.

Con lo que no contaba el mandatario era que cuatro de las seis fotos que supuestamente probaban el actual apoyo de Venezuela a la insurgencia resultaron ser tomadas en Colombia y en años pasados. 

Así lo revelaron El Colombiano y la agencia internacional de noticias AFP, que afirmaron que las imágenes realmente fueron tomadas en Catatumbo, Chocó y Guaviare; y no en Venezuela como afirmaba el Gobierno. 

Además, AFP se quejó de que el Gobierno usó imágenes de ellos sin siquiera citarlos ni respetar los derechos autor de sus fotógrafos. 

En vez de enmendar el error, el Gobierno lo ahondó con explicaciones que se contradecían entre sí. 

Inicialmente, el Gobierno respondió que eran solo fotos de contexto que no deslegitimaban el resto de la información. Luego, dijo que el problema real era no haber citado los créditos respectivos. 

Pero a pesar de la irrelevancia que supuestamente le daba el Gobierno a las equivocaciones, el Ministerio de Defensa se vio obligado este lunes a presentar más pruebas para reforzar la denuncia que hizo Duque ante la ONU.

Además, el director del Departamento Conjunto de Inteligencia y Contrainteligencia de las Fuerzas Militares, general Oswaldo Peña, presentó su renuncia (al menos según el comunicado oficial) precisamente por los errores de inteligencia militar que contenía el informe de la ONU.

Este error no sólo le ha valido a Duque las burlas y los insultos de Maduro, sino que terminó desviando la atención sobre el tema de la guerrilla en Venezuela, un asunto sobre el que existe bastante evidencia. 

 
2

Venezuela: las horas no tan contadas y el muro de Berlín latino

El 23F (23 de febrero pasado) estaba llamado a ser el día en el que se consolidaría supuestamente el cerco diplomático a Nicolás Maduro, movida en la que estaba participando activamente el Gobierno Duque.

La expectativa era total porque, semanas antes, Duque había asegurado al mundo con toda la seguridad que “a la dictadura de Venezuela le quedan muy pocas horas”.

Pero, a juzgar por el tiempo que ha pasado desde entonces, a la dictadura de Maduro no sólo no le quedaban pocas horas, sino que de ese día también queda el recuerdo de la comparación exagerada que hizo el mandatario colombiano sobre la jornada. 

Aparte del concierto en la frontera, en el 23F Colombia y Brasil intentarían hacer entrar lo que ellos consideraban como ayudas humanitarias a Venezuela. 

Era tanta la importancia para el Gobierno colombiano, que el presidente Duque viajó hasta Cúcuta, donde lo acompañó el presidente interino de Venezuela Juan Guaidó.

Allí, una periodista le preguntó a Duque qué pasaría si la Guardia Nacional encabezada por Nicolás Maduro no permitía el ingreso de las tractomulas cargadas de comida y medicamentos. 

A lo que Duque respondió:

“Yo creo que eso sería un crimen de lesa humanidad evitar que llegue la ayuda humanitaria. Digamos las cosas como son: hoy en día eso es casi equivalente a lo que fue la caída del muro de Berlín, en ese momento era para dividir, aquí es para evitar que llegue ayuda humanitaria”.

Después del 23F, el twittero Javier Moreno (@infrahumano) creó una página web para contar las horas en las que Maduro sigue en el poder desde el anuncio del presidente colombiano. Las “pocas horas” van en más de 5.700.

 
3

Guaidó posando con los Rastrojos, antes de encontrarse con Duque

A mediados de septiembre de este año, se conocieron dos fotografías en las que excabecillas de la banda criminal Los Rastrojos, alias ‘Menor’ y ‘Brother’, posaban al lado de Juan Guaidó. 

Pese a que las fotos eran ciertas, como lo explicó nuestro Detector de Mentiras, el Gobierno defendió con vehemencia al presidente venezolano. 

Primero, Duque redujo la gravedad de las fotografías y de la entrada de Guaidó a Colombia en febrero por un territorio controlado por Los Rastrojos. Incluso, se refirió al político venezolano como un “titán”.

"Más allá de si hay fotos o no, de si saludó o no saludó a muchas personas, porque a él muchas personas lo saludan con aprecio, lo quiero destacar quién es él. Él es un titán, es un héroe que está luchando por la democracia en su país, un hombre que ha tenido la gallardía de enfrentar a un dictador”, dijo Duque de Guaidó al día siguiente de que se conocieran las imágenes. 

La defensa la continuó la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez. Para ella, todo se resumía a un ataque de la dictadura en Venezuela.

Tras la férrea defensa del hecho -que le sirvió a la dictadura de Maduro para relacionar a Guaidó con el paramilitarismo- la Fiscalía de Venezuela publicó otro par de fotos en el que se ve el conductor de la camioneta en la que Guaidó llegó a la frontera. Según la institución, el conductor sería Jonathan Orlando Zambrano García, alias ‘Patrón Pobre’, supuestamente otro cabecilla de Los Rastrojos. Zambrano dijo que sí había transportado a Guaidó pero negó ser de Los Rastrojos, como lo explicamos en nuestro Detector de Mentiras.

Más allá de eso, el episodio evidencia el poco control estatal en esa frontera y deja en el aire la inquietud de si hubo alguna responsabilidad del Gobierno en la entrada de Guaidó ese día al país.

 
 
4

El reclamo a The New York Times para luego patrasearse

Tras las explosivas revelaciones de The New York Times este año, en una portada en el diario impreso que circula en Estados Unidos, sobre las órdenes del Ejército colombiano que podrían revivir los falsos positivos, el Gobierno Duque decidió actual frente a uno de los periódicos más prestigiosos del mundo como suelen actuar muchos gobierno con cualquier medio local (un asunto que, en todo caso, no es inusual que pase).

El canciller Carlos Holmes Trujillo y el ministro de Defensa Guillermo Botero le enviaron una carta al diario estadounidense en la que criticaban el artículo asegurando que presentaba una visión “distorsionada, parcial y tendenciosa” de las políticas del Gobierno y las Fuerzas Militares.

En respuesta, el Times envió una carta al Canciller y al Ministro en la que tumban uno por uno los argumentos de la respuesta oficial de Colombia, presentando apartes del artículo publicado. 

El oso es que, después de eso y en respuesta al escándalo y la indignación, el Ejército retiró la polémica directriz sobre el resultado de sus operaciones.

5

Todo por los siete enanitos

Cuando el presidente Duque fue a la sede de la Unesco en París, en noviembre de 2018, centró todo su discurso en defender por qué su Gobierno promovía la economía naranja. 

Intentando explicar el concepto, el primer mandatario dijo que había siete sectores, a los que llamó las siete ‘íes’, que eran necesarios para fomentar la economía naranja. Estos eran información, instituciones, infraestructura, industria, integración, inclusión e inspiración.

Lo curioso es que el presidente dedicó una línea a explicar por qué eran siete, sustentando todo su argumento económico en la música y hasta en cuentos infantiles. 

“Y nos remontamos a lo que llamamos las siete íes. ¿Y por qué siete? Porque siete es un número importante para la cultura: tenemos las siete notas musicales, las siete artes, los siete enanitos. Mejor dicho, hay muchas cosas que empiezan por siete”, explicó Duque.

Aunque los memes en Colombia no se hicieron esperar, el balance final que hizo la Presidencia fue más positivo de lo que parecía en las redes sociales, diciendo que a la Unesco le parecía inusual que un presidente pusiera la cultura como eje central.

 
6

Pacho Santos y su burrito adorado de Taco Bell

En mayo de 2019, el medio estadounidense The Washington Post le preguntó a embajadores de varias partes del mundo qué comían cuando extrañaban el hogar, esperando encontrar en las respuestas los platos típicos de sus países de origen. 

Pero la respuesta de Francisco Santos, embajador de Colombia en Washington desde 2018, fue bastante particular, incluso para el medio estadounidense. 

En vez de mencionar algún plato típico colombiano, dijo que se “enloquecía” por los burritos supremos de Taco Bell, una cadena gringa de comida mexicana.

“Ahora me recuerda cuando mi vida comenzaba (en la Universidad de Texas, en Austin) y todo era nuevo y lleno de ideas, para los días en que tengo más recuerdos que ideas”, dijo el Embajador para explicar por qué comía comida mexicana para recordar a Colombia.

Una declaración para la cual tampoco se hicieron esperar los memes en redes.

 
 
7

Saludos al rey

Y quizás el que es el primer ‘osito’ internacional de Duque ocurrió cuando todavía no se había posesionado.

El entonces Presidente electo viajó a España a reunirse con el rey Felipe IV. Cuando estaban apretando manos, como es usual para el saludo en el Palacio de la Zarzuela, el mandatario colombiano le dio un recado informal al monarca español, que fue captado por los micrófonos de las cámaras presentes: “Le mandó muchos saludos su gran amigo el presidente Uribe, lo quiere mucho”. 

Esto rompió el respeto protocolario de limitar el saludo a un apretón de manos y la foto de rigor con el rey. 

Además, Duque acuñó acto seguido: “también ¿sabe quién le mandó muchos saludos? El presidente (Andrés) Pastrana”.

 
 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia