Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

La receta de Duque para Cauca:

cumplir el Acuerdo de Paz

Dos masacres indígenas que dejaron 12 muertos y dos consejos de seguridad después, el presidente Iván Duque anunció su receta para frenar la violencia en el Cauca.

Arrastre el mapa hacia la izquierda para ver las diferentes problemáticas del norte del Cauca.

La receta de Duque para Cauca:

cumplir el Acuerdo de Paz

Dos masacres indígenas que dejaron 12 muertos y dos consejos de seguridad después, el presidente Iván Duque anunció su receta para frenar la violencia en el Cauca.

Arrastre hacia la izquierda para ver las diferentes problemáticas del norte del Cauca.

 

Además de la respuesta tradicional de mandar más soldados con el polémico ingrediente de que se coordinen con la guardia indígena e invertir en programas estatales como Familias en Acción y en proyectos productivos, de seguridad alimentaria o infraestructura, Duque dijo que le va a meter el acelerador al Acuerdo de Paz que su partido critica impulsando dos puntos en particular: los Planes de Sustitución de cultivos (Pnis) y los Programas de Desarrollo con Enfoque territorial (Pdet).

"El narcotráfico se enfrenta también llegando a los territorios con estas iniciativas sociales y con estas alternativas productivas."
Iván Duque

Duque no dejó claro cuánta plata invertirá ni cómo sacará adelante su apuesta. Pero para que esa receta le cuaje tiene que superar varios retos.

Meterle más plata al Pnis para que la gente siga con la sustitución...

Para acelerar la sustitución en el Cauca, en donde los cultivos de coca ya ocupan 17.117 hectáreas según el último monitoreo de la ONU, Duque se comprometió a revisar el estado de los Planes de Sustitución de cultivos (Pnis), a jalonarlos con plata y a poner en marcha un programa para los cocaleros que se quedaron por fuera de los acuerdos individuales.

Según Hernando Londoño, director del Pnis a nivel nacional, el programa venía desfinanciado, arrancó tarde y por eso hay retrasos.

De los 1.9 billones de pesos que pidieron este año para funcionar a nivel nacional, el Gobierno les dio 300 mil millones. Y de los 2.1 billones de pesos que necesitan para 2020, el Ministerio de Hacienda aprobó poco más de la mitad: 1.3 billones de los cuales aproximadamente 70 mil millones serían para el Cauca.

“No es que hayamos incumplido, es que estamos atrasados”.
Hernando Londoño, director del Pnis

De las 44.554 familias que en 2017 acordaron colectivamente vincularse a la sustitución, solo 5.685 llegaron a la etapa del acuerdo individual, que arranca con pagos por un año y ninguna está todavía en la etapa de poner en marcha un proyecto productivo alternativo.

Esto de debió a una decisión del gobierno de Duque de no vincular a más familias por falta de recursos.

Solo cinco municipios tienen acuerdos individuales y han recibido pagos: Miranda (623 pagos), Jambaló (982), Rosas (8), Piamonte (714) y El Tambo (599).

En el caso de Jambaló la Alcaldía metió presión al Gobierno para destrabar los pagos atrasados por casi dos años para las 2.045 familias que firmaron acuerdos individuales.

Esta semana la ONU verificará que 982 que ya recibieron el primer pago hayan erradicado la mata, para pasar a la siguiente etapa: recibir los cinco pagos restantes por 2 millones cada uno para su autosustento.

“Esta es la prueba de que sí se puede cumplir el tema de la sustitución siempre y cuando se les garantice a las familias el sustento para que ellos cambien sus cultivos y quitarle el alimento a la fuerza del narcoterrorismo”, nos dijo Daniel Tombé, secretario de Gobierno.

… … y sacar adelante su programa para los que quedaron fuera de los acuerdos individuales

En el resto de municipios donde no ha entrado el Pnis o los acuerdos siguen sin pagos individuales, la mata sigue siendo sustento de los cultivadores.

Eso pasa en Cajibío en donde una arroba (12 kilos) de hoja de coca todavía se vende a 60 mil pesos a los dueños de las cocinas o cristalizaderos donde transforman la mata en pasta, como nos contó William Orozco, presidente de la Asociación de Campesinos del municipio.

Para los que se quedaron por fuera del Pnis, Duque se comprometió a crear otro programa, según nos dijo el director Londoño, el que maneja la sustitución voluntaria.

Según él, no continuarán con el Pnis como está porque éste le entrega mucha plata a las familias, pero no garantiza una inversión en la zona en vías, ni en la comercialización de los nuevos productos.

Por eso el Gobierno prefiere crear otros programas a la medida de las comunidades y que tenga más inversiones en la región.

“La sustitución debe ser más de transformación de territorios y no solo cambio de cultivos. Debe haber inversión en vías, comercialización, salud, educación, vivienda (...) que permitan el desarrollo económico de la región”,
Hernando Londoño, Dir. Pnis

Una mirada similar tiene el coordinador de la Coccam de Cauca, Leyder Valencia, quien, además de pedir al Gobierno más rapidez en la sustitución, nos dijo que “el problema de los cultivos no se soluciona solo cumpliendo los Pnis (...) no solo necesitamos nuevos cultivos, sino más tierra, centros de acopio, transformar los productos, y garantizar la comercialización”.

Esta iniciativa puede ayudar a bajar los incentivos que tienen los cultivadores sin acuerdos colectivos de seguir en la cadena de producción de la coca.

Los proyectos alternos se harán por demanda, es decir, cuando las comunidades manifiesten voluntad de sustituir voluntariamente.

En El Tambo (7.242 hectáreas) y Argelia (2.369), los dos municipios con más coca del Cauca, ya hay un piloto que arrancó con 2.700 familias.

Cuesta 120 mil millones de pesos, que salen de plata de regalías, recursos nacionales de los Ocad, de la Gobernación y de los municipios e incluirá el mejoramiento de vías terciarias, formalización de la propiedad, proyectos productivos y garantías de comercialización.

Eso, por el lado de la sustitución de la coca, porque el Gobierno no ha resuelto cómo lograr la sustitución con las familias que cultivan marihuana, que no están dentro del Pnis y de las que no se sabe cuántas son (y como mostramos en terreno pueden ser más de las 60 hectáreas que había según el último monitoreo que hizo la ONU en 2016).

Que las comunidades sigan vinculadas en los proyectos Pdet…

Tras la segunda masacre en Cauca -y su respectivo segundo consejo de seguridad- Duque anunció que a través de los Planes de Desarrollo Pdet que salieron de los acuerdos de paz, el Estado hará “proyectos de impacto” en los 20 municipios del Cauca priorizados, la mayoría en el norte del departamento.

Son 3.640 proyectos planeados entre comunidades y gobierno para ser ejecutados de 10 a 15 años, de baja, mediana y alta complejidad. La lógica es que las comunidades planeen y -en menor medida- ejecuten, dependiendo del proyecto.

En Buenos Aires, una de las zonas más afectadas por la presencia de disidencias, la junta de acción comunal, vía Pdet, hizo alcantarillas.

“El plan era hacer siete alcantarillas, pero alcanzamos a hacer 8 y sobró para echarle asfalto a una parte de la vía, y la limpiamos. Si (las alcantarillas) las hubiera hecho un contratista, hacía las siete y ya”, nos dijo José Larrahondo, presidente de la Junta de Materon de Buenos Aires.

Eso les ayudó a aprender a ejecutar recursos, hacer rendir la plata y que la gente se apropie del desarrollo de su comunidad.

Para el director de los Pdet a nivel nacional, Juan Carlos Zambrano, esas obras son claves porque logran que las comunidades se apersonen de los proyectos y recuperen la confianza y cercanía con el Estado.

Pero, para los proyectos grandes, las comunidades no serán protagonistas.

“Se supone que las comunidades iban a realizar todas las obras pero ahora han buscado al comité de cafeteros para que ejecute las más grandes, pero lo que ellos hacen es contratar a terceros para que las hagan”, nos dijo el presidente de las JAC de ese municipio, Jefferson Ocoró, quien dijo que hubiera sido ideal que la comunidad también ejecutara esas obras de complejidad media con acompañamiento del Gobierno.

Sea quien sea que los haga, los de mayor envergadura le podrían cambiar la cara a zonas apartadas, que cruzan varios municipios y que requieren mayor planeación, más plata y tiempo de ejecución.

...Y haga grandes obras en zonas vulnerables

Para meterle el acelerador a los proyectos, el Gobierno Duque deberá avanzar en la estructuración (definir el paso a paso de lo que necesita como la plata, estudios, fuentes de financiación, cronograma) de cada proyecto y de cada Pdet.

A final de este año el Gobierno espera tener lista la estructuración de cada proyecto a nivel nacional. Y en julio del otro año todo lo técnico (cuánto costará, el contratista, cuánto va a durar, de dónde sale la plata).

Con esas dos cosas en mano, el Gobierno puede hacer un estimado de las obras y proyectos que puede entregar antes de acabar el mandato de Duque.

Una de las más avanzadas en este caso es una vía que conectará a Balboa con Argelia, dos municipios que son corredores ilegales y donde hasta el ELN ha hecho carreteras.

La obra ya fue aprobada en un Ocad por 80 mil millones de pesos, ya tiene estudios, viabilidad y podría comenzar su ejecución en pocos meses. Según los tiempos, finalizaría entre 2020 y 2021.

Pero otras no son tan fáciles. Ese es el caso de la construcción de la vía Marginal del Río Cauca que conectaría a El Tambo, Cajibío, Morales y Suárez, y quizá demore más años porque necesitaría varios estudios y licencias ambientales -que no hay- y el Gobierno estima que sería muy costosa.

Así las cosas, que a Duque le cuaje la receta serviría para sacar cabeza tras pasar por el punto más bajo del Gobierno en los últimos 15 meses, que le costó la cabeza de su Ministro de Defensa.

Los ingredientes principales los tenía hace tiempo.