Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto · 26 de Enero de 2021

5122

0

Tras poco más de un año de haber sido suspendido, esta tarde se reiniciará el juicio contra el ganadero y caballista, Santiago Uribe Vélez, hermano del expresidente Álvaro Uribe, por sus presuntas relaciones con paramilitares y homicidio.

 

En él, su abogado Jaime Granados, quien es el mismo defensor del Expresidente en varios procesos, expondrá sus alegatos de conclusión y posteriormente, en una nueva citación, el juez fallará.

Entre los argumentos de Granados están que uno de los testigos en contra de Uribe Vélez tiene una enfermedad mental, que otros han incurrido en inconsistencias, que hay circunstancias de tiempo y lugar que no coinciden con el relato de los testigos de la Fiscalía y lo que ocurría para ese entonces (Ver el twiterazo en vivo de la audiencia a partir de 1:30 de la tarde).

Concretamente, la Fiscalía acusa a Santiago Uribe Vélez de haber sido miembro y líder del grupo paramilitar los ‘12 apóstoles’, que operó en los años 90 principalmente en Yarumal, Antioquia.

A los ‘12 apóstoles’ se les señala de haber cometido más de 500 homicidios en presunta complicidad con la Policía contra personas que sospechaban de colaborar con la guerrilla en la zona y en operativos de ‘limpieza social’. 

La Fiscalía también acusa a Santiago Uribe de haber participado en el asesinato de Camilo Barrientos, un conductor del municipio de Yarumal, quien aparecía en una lista de 25 personas que los ‘12 apóstoles’ querían asesinar.

La investigación estuvo archivada por varios años. Revivió en 2010 por la aparición del testimonio de Juan Carlos Meneses, quien fue comandante de la Policía en Yarumal y declaró contra Santiago Uribe. Pero solo hasta 2016 un fiscal decidió pedir la medida de aseguramiento en su contra.

Santiago estuvo detenido durante dos años. En 2018, recuperó su libertad por vencimiento de términos, y en noviembre de 2019 la Fiscalía le pidió al Juez que lo condenara por los delitos de concierto para delinquir y homicidio agravado en calidad de “autor mediato por aparato organizado de poder”.

La Fiscalía aseguró en ese momento que la defensa de Santiago Uribe había presentado “una sinfónica de falsos, inconsistentes e irrelevantes testigos” y pidió que se abriera investigación contra siete personas por falso testimonio. La Procuraduría coincidió con esa determinación y dijo que “se evidenció el embuste, la falacia y el sofisma”.

La acusación de uso de falsos testigos en el caso de Santiago es uno de tres patrones que comparte ese proceso con los casos que adelanta la Fiscalía contra su hermano Álvaro Uribe Vélez por presuntamente torcer testigos:

 

1

En ambos procesos, los investigadores coinciden en el mismo falso testigo

Tanto la Corte Suprema de Justicia en su primera indagación contra Álvaro Uribe por presuntos falsos testigos, como la Fiscalía de Medellín en el juicio contra Santiago Uribe por sus presuntas relaciones con el grupo paramilitar los ‘12 apóstoles’ señalaron que el coronel Pedro Manuel Benavides, comandante de Policía de Yarumal durante el tiempo que operaron los ‘12 apóstoles’, era un falso testigo.

En el caso de Àlvaro Uribe contra el senador Iván Cepeda, que fue archivado y originó la primera investigación contra el Expresidente por presuntamente torcer testigos, Benavides declaró que el exagente de la Policía, Alexander Amaya, también salpicado en el proceso de los ‘12 apóstoles’, le había dicho que Cepeda “le había hecho el ofrecimiento de plata y garantías” para que declarara en contra de los hermanos Uribe.

Benavides, además, dijo que el expolicía Juan Carlos Meneses, quien lo reemplazó como comandante de la Policía de Yarumal en el 94 y se convirtió en el testigo estrella contra Santiago en el caso de los ‘12 apóstoles’, le había ofrecido dinero a cambio de declarar contra los Uribe. Benavides incluso presentó un testigo que sustentaba su versión.

La Corte Suprema desestimó el testimonio. 

Lo hizo porque Alexander Amaya negó ante la Corte haber hecho esa llamada; dijo que no conocía a Cepeda; y que, además, no habría razón para que dijera algo así, porque él había sido “el primero en destapar” la participación del hermano de Uribe en los ‘12 apóstoles’.

La Corte también encontró que el testigo que presentó Benavides mentía: dijo que había estado en la reunión en la que se hablaba de que Cepeda estaba ofreciendo plata por incriminar a los Uribe en 2009, cuando el ahora senador llegó al Congreso solo hasta 2010 y solo desde entonces empezó a visitar presos con ocasión de la crisis carcelaria.

En el caso de Santiago Uribe, Benavides declaró que se negó a aceptar los 500 millones de pesos que le ofrecieron ‘Los Comba’ por declarar que el ganadero hizo parte de los ‘12 apóstoles.

Según su relato, las declaraciones contra los Uribe Vélez son un “montaje” en el que participarían, además de los ‘Los Comba’, el narcotraficante el ‘Loco Barrera’, las cabezas del régimen en Venezuela, el senador Gustavo Petro y la exsenadora Piedad Córdoba.

En noviembre de 2019, la Fiscalía determinó que la versión de Benavides carecía de respaldo y que, además, había una grabación de él hablando con Meneses sobre los ‘12 apóstoles’ y la participación de Santiago Uribe en ese grupo.

Meneses fue condenado por el asesinato del conductor Camilo Barrientos en el marco de su colaboración con ese grupo paramilitar, y ha declarado que Benavides fue quien le informó de la existencia de los 12 apóstoles cuando le entregó el mando de la policía en Yarumal.

También dijo que Benavides le presentó a Santiago Uribe como líder del grupo en la hacienda La Carolina donde supuestamente era el centro de operaciones de los ‘12 apóstoles’.  

Meneses actualmente está en libertad luego de haber entrado a la JEP.

La defensa de los hermanos Uribe Vélez ha cuestionado la grabación porque fue hecha sin el consentimiento de la contraparte, porque tiene un corte y cabe la posibilidad de que hubiera sido editada, y porque hay respuestas inducidas. 

También ha dicho que la versión de Meneses no es cierta; que incurre en falsedades porque el día que dice que conoció a Santiago, el caballista no estaba en Antioquia. Además, que la descripción que hizo de la apariencia de Uribe Vélez no corresponde a la de su cliente.

 
2

En ambos procesos hay al menos un testigo importante que posteriormente no se sostiene

El ex policía Alexander Amaya, escolta de Juan Carlos Meneses cuando éste fue comandante de la Policía de Yarumal, fue uno de los testigos clave contra Santiago Uribe. Pero luego de 8 años de sostener su testimonio dijo que “ya no se acordaba de nada” cuando fue llamado por la justicia a ampliar su versión.

Como contamos en esta historia y en esta, los testigos claves que se retractan son un patrón que se repite en varios casos en los que es indagado el Expresidente.

En el caso de Amaya, condenado a 40 años de prisión por los asesinatos de Camilo Barrientos y Amanda Flórez, su primera declaración contra Santiago Uribe fue en 1996. 

Según lo que dijo ante las autoridades, ‘Los 12 apóstoles’ planeaban los operativos en la hacienda La Carolina -de propiedad de la familia Uribe Vélez- con Santiago Uribe a la cabeza. 

Dio detalles como que Santiago quedaba pendiente con un radio de los avances de los operativos; que tenía contacto constante con alias ‘Rodrigo’, un comandante militar del grupo; que cargaba con una ametralladora en el carro; que era financiador del grupo junto a un señor llamado Álvaro Vásquez; y que vio en varias ocasiones cómo la policía fue cómplice del grupo.

La versión de Amaya fue consistente y ratificada por él por lo menos entre el 96 y el 2015 (la última fecha en la que La Silla la encontró citada en una versión judicial) en varias diligencias judiciales.

Pero cambió hace dos años. En enero de 2018, cuando fue citado por la Fiscalía para ampliar su versión, dijo: “yo ya no me acuerdo de nada”.

Entre otras cosas, aseguró  que no recordada si el hermano del Expresidente había estado presente en los encuentros de los ‘12 apóstoles’ porque él solo era escolta de Juan Carlos Meneses, el comandante de la Policía de Yarumal que hizo parte del grupo.

También exoneró a Uribe Vélez del asesinato de Camilo Barrientos, uno de los crímenes por los que está condenado; dijo que el asesinato de ese conductor obedeció a que tenía un problema personal con él.

La defensa de Santiago Uribe en este comunicado dijo que con esa declaración Amaya pasó a decir que no le constaba que su cliente “tuviera vínculo alguno” con el grupo de los 12 apóstoles’.

La Fiscalía le compulsó copias por falso testimonio tras el cambio de su versión.

 
3

En ambos procesos, Cadena buscó testigos a favor de los Uribe y terminó representando a algunos

En ambos procesos, el abogado inicialmente en la sombra de Uribe, Diego Cadena, hoy detenido mientras lo investigan por presuntamente torcer testigos a favor de Álvaro Uribe, buscó testimonios en las cárceles que fueron usados en los procesos de los dos hermanos, como contó Daniel Coronell.

También en ambos casos, la defensa de los hermanos Uribe presentó testigos que, después de entregar su versión, terminaron representados judicialmente por el abogado Diego Cadena en sus propios procesos penales.

En el caso de Santiago Uribe, pasó con alias ‘Zeus’, a quien Cadena representó para pedir su entrada a la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP.

En los procesos contra Uribe sucedió con el exparamilitar Carlos Enrique Vélez, quien le entregó un poder a Cadena para que en 2017 radicara una carta diciendo que el senador Iván Cepeda le había ofrecido beneficios a cambio de declarar contra los hermanos Uribe. 

Como contamos aquí, posteriormente Cadena le ofreció ayuda jurídica a ese exparamilitar en otro proceso relacionado con la entrega de armas que tenía escondidas.

Ese exparamilitar luego se retractó de la carta, dijo que la había hecho por un soborno y se convirtió en uno de los testigos clave contra el Expresidente.

 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia