Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por LaSillaVacia.com · 07 de Octubre de 2018

3284

6

Ya va a cumplir su primera semana el polémico decreto del presidente Iván Duque que le permite a la Policía decomisar cualquier dosis de droga que porten los ciudadanos en las calles.

Como los alcaldes son la principal autoridad de la Policía en los municipios y distritos, averiguamos en las regiones que cubrimos cómo se están moviendo para que el decreto aterrice y si sus inclinaciones ideológicas están influyendo en que le metan pedal o no a la medida.

Encontramos que, de las 20 alcaldías que consultamos, en la mayoría sí le están metiendo el acelerador al decreto e incluso hay mandatarios que tomaron medidas antes de que Duque lo firmara. Pero también hay otros que no han tomado la iniciativa y se mueven al ritmo de la Policía, sin tirarles línea.

Un factor interesante de la reportería es que la filiación política de los alcaldes no ha definido su reacción frente al decreto. Por ejemplo, hay godos que no se están moviendo más allá de declaraciones públicas y hay otros que, a pesar de venir de partidos como la Alianza Verde o el Polo, sí se están moviendo.

Los que le madrugaron

Entre los que se están moviendo están los alcaldes que le madrugaron al decreto porque empezaron a tomar medidas incluso antes de que Duque lo firmara.

 

Por ejemplo el alcalde de Cali, Maurice Armitage, que llegó avalado por firmas por el movimiento ciudadano ‘Creemos Cali’, fue uno de los primeros en apoyarlo y decir incluso que la dosis debía prohibirse debido a los problemas que el microtráfico causa en la ciudad, que tiene la tasa más alta de homicidios de las capitales del país (51 asesinatos por 100 mil habitantes).

 

Quince días antes de que el decreto entrara a regir, Armitage lanzó el Plan Radar, que consiste en hacer más operativos policiales, tener más presencia militar y aplicar comparendos y decomisos de droga, según nos dijo el subsecretario de Seguridad, Pablo Uribe.

Armitage priorizó 25 parques, 15 entornos en colegios y 10 estaciones del MIO (el sistema de transporte público de esa ciudad) para aplicar el Plan que se fijó como meta que a diciembre de este año la Policía tiene que haber realizado 75 operativos de seguridad para no solo decomisar droga en las calles, sino desarticular bandas de microtráfico  y disminuir los robos violentos y asesinatos.

En la Alcaldía de Pereira, en cabeza del liberal Juan Pablo Gallo, le madrugaron de tal forma que la secretaria de Gobierno, Adriana Vallejo, le dijo a La Silla que hicieron un estudio antes de que saliera firmado el decreto, para ver cómo enfocar las medidas.

Ese estudio determinó fortalecer la Secretaría de Salud para atender a los consumidores,  reforzar las actividades culturales y deportivas con jóvenes y proponer aumentar el presupuesto de inversión social para el 2019.

Desde el lunes que entró en vigencia el decreto, la Policía ha incautado 5.100 gramos de estupefacientes, capturó a dos personas por estar vendiendo en la calle y puso 250 comparendos por estupefacientes y porte de armas blancas en Pereira.

Otro que le madrugó fue Federico Gutiérrez, el alcalde de Medellín (que ganó por firmas desde el ‘Movimiento Creemos’ y con el respaldo de sectores uribistas) quien justo después de que el Gobierno hiciera público el decreto en la página del Ministerio de Justicia hace un mes, ordenó un megaoperativo de la Policía en la Avenida de Greiff, una de las plazas de vicio más grandes de la ciudad, en donde había alrededor de 500 habitantes de calle consumidores y expendedores de droga, que terminaron asentándose a una cuadra del lugar.

En la semana que lleva en firme el decreto, según datos de la Alcaldía que nos dio el concejal uribista Simón Molina, la Policía ha incautado en Medellín 4.5 kilos de marihuana, 0.5 kg de bazuco, 260 gramos de cocaína y 419 gramos de drogas sintéticas.

(Las cifras nos las dio el concejal porque en la Secretaría de Seguridad primero nos dijeron que no las tenían y luego, cuando se las mostramos, nos confirmaron que sí eran esas).

Otros alcaldes, aunque no le madrugaron, sí comenzaron a moverse apenas fue firmado.

Los que se movieron apenas salió

En Bogotá, el alcalde Enrique Peñalosa (Cambio Radical), que como otros alcaldes acompañó a Duque en la firma del decreto, ordenó hacer más requisas y comparendos en TransMilenio y en los alrededores de los colegios, según nos dijo el secretario de Seguridad, Jairo García.

En Soacha, el municipio más poblado de Cundinamarca con más de medio millón de habitantes y uno de los focos del microtráfico e incluso de bandas criminales, el alcalde, Eleázar González (de Cambio Radical), citó a un consejo de seguridad para socializar el decreto con la comunidad y con la Policía y ver cómo lo van a aplicar.

En Caquetá, alcalde de Florencia, el uribista Andrés Perdomo,  aprovechó el consejo de seguridad que hizo Duque el viernes en el departamento para pedirle que les manden más policías para que hagan presencia en las puertas de colegios y en los parques.

En Bucaramanga, desde la Alcaldía de Rodolfo Hernández (que ganó por firmas), la estrategia que se empezó a formular estará enfocada en menores de edad.

Alba Azucena Navarro, secretaria de Gobierno del municipio, le dijo a La Silla que desde esta semana empezaron a enviar comunicaciones a los colegios para que los autoricen a entrar  junto con la Policía de Infancia y Adolescencia, Comisarías de Familia y perros antinarcóticos con el fin de incautar drogas.

Un panorama parecido se ve en Cartagena, en donde la alcaldía de Pedrito Pereira (godo) ordenó para la entrada del decreto unos operativos de control en el espacio público especiales y ofreció a la Policía unos vehículos y motos adicionales, comprados con plata del Fondo Territorial de Convivencia y Seguridad Ciudadana Fonset.

También hay alcaldes que vienen de partidos más de centro izquierda que tienen otras estrategias además de redoblar los operativos de la Policía.

Por ejemplo el alcalde de Neiva, Rodrigo Lara Sánchez, de la Alianza Verde, mandó a crear dos días después de firmado el decreto unos grupos de WhatsApp entre la Policía y los presidentes de juntas de acción comunal y ediles, para que les cuenten si ven a gente consumiendo o comprando drogas en las calles.

En Pasto, una ciudad gobernada históricamente por la izquierda, el alcalde Pedro Vicente Obando (quien militó en el Polo pero se lanzó por firmas en 2015), nos dijo que su política no será represiva, sino pedagógica.

“No podemos permitir que en espacio público deba haber consumo de estas drogas, pero también haremos pedagogía ciudadana de que no se está prohibiendo la dosis mínima, sino el consumo en sitios no autorizados”, nos dijo el mandatario.

Sin embargo, también encontramos alcaldes que por ahora no se han movido ni le han tirado línea a la Policía.

Los que no se han movido (más allá de lo que haga la Policía)

En nueve de las alcaldías que consultamos no están pensando en moverse con medidas especiales para meterle el pedal al decreto. Lo ven más como un asunto de la Policía.

Es el caso de casi todas las alcaldías capitales del Caribe.

Aunque han hecho pronunciamientos públicos a favor de la nueva medida los mandatarios de Barranquilla (Álex Char, Cambio Radical), Valledupar (Tuto Uhía, quien es cristiano practicante) y Montería (Marcos Daniel Pineda, godo), hasta ahora sólo se han sentado con la Policía y están contabilizando comparendos y gramos decomisados.

 “Como Alcaldía acatamos las decisiones y esto es más de la Policía”, nos dijo al respecto por ejemplo la oficina de prensa del alcalde barranquillero, Álex Char.

 Ese mismo panorama se repite por ejemplo en Funza y Mosquera en Cundinamarca, ambas con alcaldes de Cambio Radical.

Mariluz Manzano, secretaria de Gobierno de Mosquera, le contó a La Silla que el decreto será implementado en los operativos de vigilancia y control ordinarios que realiza la Policía en el municipio. Lo mismo nos respondieron en la Secretaría de Gobierno de Funza.

En Manizales, el alcalde Octavio Cardona (liberal), tampoco se ha movido. El secretario de Gobierno, Jhon Hebert Zamora, nos dijo que además de prestarle apoyo a la Policía en recompensas por información para capturas y seguir con sus planes de prevención con jóvenes que vienen desde 2016, la Alcaldía no va hacer mucho más.

Otros creen que el decreto no es novedoso y por eso no le han metido el acelerador a implementarlo.

Es el caso de Armenia con el alcalde liberal Óscar Castellanos. La secretaria de Gobierno, Gloria Cecilia García, nos dijo que el decreto no cambia nada porque en el Plan de Desarrollo ya tenían programas destinados a la atención de habitantes de calle y de prevención frente al consumo. Incluso nos dijo que han seguido multando y decomisando las mismas cantidades de droga.

Comentarios (6)

Lupita Gómez

07 de Octubre

1 Seguidores

Como para analizar en clase de lógica: La dosis mínima es la dosis máxima q...+ ver más

Como para analizar en clase de lógica: La dosis mínima es la dosis máxima que puedes portar para que un policía igualmente se la quede.
Si el Estado decomisa una cantidad de sustancia que no es ilegal portar ¿cómo se define "arbitrariedad"?
Los mandatos constitucionales sobre dosis mínima no se han derogado; simplemente el Estado (de opinión) decidió no cumplirlos, ¡aplausos!
Lógica: incautada.

José Saramago ..

07 de Octubre

3 Seguidores

Esa lógica de legalizar el vicio, de mantener el “vicio”,con fines “rec...+ ver más

Esa lógica de legalizar el vicio, de mantener el “vicio”,con fines “recreativos”
lo mejor que puedes hacer es dejar el “vicio”, por el bien de la sociedad.
Claro que todos dirán ahora que es para fines “medicinales”.
..mientras tanto el grueso de delincuentes se meten el “vicio” antes de cometer sus actos delictivos,
y la niñez y los mas jóvenes viven expuestos y viendo el ejemplo del “vicio”.

Lupita Gómez

07 de Octubre

1 Seguidores

Cierto, el vicio de la sindéresis resulta muy costoso en esta sociedad desqui...+ ver más

Cierto, el vicio de la sindéresis resulta muy costoso en esta sociedad desquiciada. Pero, ¿cómo hago para dejarlo? Ya sé, sacaré mi carnet del CD. Adoro la simpleza de Saramago. También quisiera vivir la vida sin complicaciones ... lógicas.

fkmilo

08 de Octubre

1 Seguidores

Pero fíjese que hay vicios que llegan tan lejos que hasta son capaces de patr...+ ver más

Pero fíjese que hay vicios que llegan tan lejos que hasta son capaces de patrocinar ligas y campeonatos de fútbol. Por eso tantas copas Mustang y Águila. El que ese otro vicio sea ilegal no impide que llegue a los mismos logros, porque esos vicios que ahora patrocinan torneos también fueron alguna vez ilegales.

Lupita Gómez

07 de Octubre

1 Seguidores

¿Cuál es la dosis mínima de lógica que debe contener un decreto presidenci...+ ver más

¿Cuál es la dosis mínima de lógica que debe contener un decreto presidencial? CERO (0). La lógica es cosa de mamertos.

Manuel Ome Ceballes

08 de Octubre

0 Seguidores

Al comienzo de la aplicación de la medida, habrá una polvareda levantada por...+ ver más

Al comienzo de la aplicación de la medida, habrá una polvareda levantada por la cacería a los consumidores. Y cuando ella caiga y el panorama se aclare, se encontrarán con un problema más complicado, con carteles más fuertes, droga más costosa, consumidores desesperados y la institucionalidad incapaz de responder a tamaño reto. Entonces entenderán que la cura ha sido peor que la enfermedad.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia