Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por María Clara Calle · 19 de Noviembre de 2019

4249

3

Desde el fin de semana, el presidente Iván Duque le metió acelerador a su estrategia para quitarle fuerzas al paro nacional del 21 de noviembre. Sus acciones y sus discursos han sido una mezcla de negar lo que considera mentiras, señalar la futura violencia del paro que no ha ocurrido, y resaltar lo que ve como sus logros en temas sociales.

De hecho, ha dado casi tantas entrevistas a medios en los últimos tres días como las que ha tenido en más de un año: habló con seis medios, desde El Tiempo, Noticias Caracol y RCN hasta Candela Estéreo, y sus ministros Nancy Patricia Gutiérrez (Interior), Alberto Carrasquilla (Hacienda) y Alicia Arango (Trabajo) también han salido al paso, aumentando sus entrevistas a medios desde el fin de semana. 

Todo esto hace parte de la estrategia del Gobierno para intentar contrarrestar la fuerza del paro, junto con acciones de mano dura bajo el argumento de evitar la violencia, que queda muy clara en todas las intervenciones recientes de Duque.

Pero esa línea viene desde hace mes y medio.

Antes que nada, los logros

La primera maniobra de Presidencia se concentró en resaltar lo que había logrado el Gobierno Duque. 

“Cuando convocaron al paro el 4 de octubre, lo que primero se hizo fue tratar de entender a cabalidad qué motivos específicos había detrás de la convocatoria", contó un funcionario del Gobierno que trabaja en asuntos de comunicaciones. "En ese momento, el tema de las mentiras no era protuberante. La primera fase del trabajo tuvo como objetivo subirle el volumen, la visibilidad a los logros del gobierno en en sectores sociales". 

Por ejemplo, con cifras como el aumento real del salario mínimo más alto de los últimos 25 años o el mayor presupuesto de la educación (como mostramos en nuestro detector, el primer dato es cierto y el segundo lo es en pesos con el ‘pero’ de que aún no se puede determinar como porcentaje del PIB).

Esos argumentos siguen presentes en su discurso, que desde mediados de octubre cambió, después de que la convocatoria del paro se calentó con la propuesta de Anif de crear un salario mínimo más bajo para los menores de 25 años  (del 75 por ciento del normal), de que salió un artículo de Portafolio con un borrador de la reforma a las pensiones y de que las marchas estudiantiles en Bogotá terminaron con duros choques con el Esmad.

Desde entonces, el Gobierno comenzó a aterrizar su discurso a estos temas específicos: los Ministerios de Hacienda y Trabajo sacaron un comunicado desmintiendo la información de Portafolio, el Presidente trinó en defensa su política de educación y en un evento en Medellín rechazó la propuesta de Anif.

Esa segunda etapa terminó después de la moción de censura que llevó a la renuncia del exministro de Defensa Guillermo Botero y de la encuesta Invamer que mostró que Duque tenía un 69 por ciento de desfavorabilidad en las principales ciudades. 

Odios, mentiras y logros

“Ni el debate de moción de censura, ni la encuesta tuvieron nada que ver con el cambio de foco de la comunicación frente al paro. En ese momento, aparecieron sistemática y masivamente mentiras sobre temas delicados, y había que enfrentar esa desinformación”, dijo el funcionario del Gobierno al que consultamos. 

Eso aunque la reforma pensional y la laboral se incluyeron desde principios de octubre en el pliego con las razones del paro, y aunque el cambio arrancó en un discurso de Duque en el congreso de Asocajas, al día siguiente de la publicación de la encuesta.

Desde entonces ha mantenido la misma línea discursiva que leyeron unos en El Tiempo, vieron otros en Caracol o Red Más anoche, y escucharon otros más en Blu y Candela.

 

Al revisar los 11 discursos y entrevistas que ha dado desde el cambio de estrategia de comunicación, se ve que casi siempre empieza defendiendo el derecho a la protesta pero luego dice que no permitirán la violencia que promueven algunas personas, y tras esa introducción pasa a el plato fuerte.

Primero entra a criticar varias de las razones de las protestas pues, sin mencionar la palabra “paro”, dice que son mentiras que haya reformas laboral y pensional, que no propone bajar el salario mínimo ni subir impuestos a la clase media, y que su gobierno no es enemigo de la paz. 

Luego, reitera los logros, como hacía desde antes, y pasa a decir que quienes promueven las mentiras lo hacen para generar odio. El broche para cerrar es que aunque su gobierno dialoga y seguirá trabajando por mejorar, no permitirá la violencia.

Estos seis pasos de su discurso se resumen en un video del programa Conéctate con Duque.

Ese programa es otra de las apuestas del Gobierno en los últimos días para subirle más el volumen a su discurso y contrarrestar el del paro, además de un Facebook Live con el presidente este martes, crear un micrositio en la página de Presidencia que busca desmentir los motivos de la convocatoria, y mover ese contenido con videos en redes sociales.

A esa líneas discursivas se suma el énfasis que hace en rechazar la violencia, que es el único elemento que usa dos veces y con el que arranca y cierra. Eso muestra que es central en su estrategia, bajo la lógica de que las supuestas mentiras buscan exacerbar el odio y terminar en violencia.

Bajo el supuesto de la violencia

Las reuniones, conversaciones y decisiones que está tomando el Alto Gobierno en los días previos al paro apuntan a contener la violencia de un paro que todavía no ha ocurrido.

Para Duque, puede haber violencia porque hay quienes usan las mentiras con el propósito de incendiar el país; o desestabilizar al Gobierno, como dijo Uribe

Aunque varios de los convocantes han dicho que su protesta será pacífica, el Gobierno cree que habrá violentos que quieren exacerbar los odios con fines políticos, como ha repetido el mismo presidente en el congreso de Asocajas, el aniversario de ProBogotá, el Taller de Construyendo País en Barichara y en otros discursos y entrevistas en las últimas dos semanas.

Para sustentar que puede haber violencia, Duque dice que las redes sociales son “escenarios de provocación”; la ministra Gutiérrez añade que en Chile los protestantes dañaron la infraestructura, y otros miembros del Gabinete nos recordaron los ataques contra el Icetex y los choques con la Policía en las marchas estudiantiles de hace un mes. 

Eso se suma al video de un supuesto encapuchado que invitaba a atacar a la Policía y dañar estaciones de TransMilenio en Bogotá y del Metro en Medellín, que que compartieron en Twitter varios uribistas y que líderes de la marcha calificaron de falso.

Todo eso en el contexto de la versión de Álvaro Uribe de que hay injerencia del Foro Sao Paulo en el paro y de la incautación de explosivos por el Ejército en Putumayo, que los grupos armados “presuntamente” iban a usar en las protestas. 

Las principales medidas del Gobierno van justamente en el camino de evitar la violencia, aunque no siempre han sido bien recibidas.

Arrancaron con algunas polémicas la semana pasada, cuando Migración Colombia expulsó a 15 extranjeros bajo el argumento de que iban a “afectar la seguridad ciudadana y el orden social durante las marchas del próximo 21 de noviembre”.

Las medidas también incluyen la gira maratónica que han hecho los últimos cinco días la Ministra del Interior y el viceministro de Relaciones Políticas, con comités de orden público en 13 ciudades capitales, Sogamoso y Duitama, según la información que nos compartió el vice Daniel Palacios, para conversar con los alcaldes sobre sobre los posibles escenarios de la marcha y saber cómo actuar. 

El Ministerio de Defensa también ha estado en algunas reuniones como la que tuvo el pasado lunes con la Gobernación del Cauca, según nos dijo Jaime Asprilla, secretario de Gobierno. En ese consejo de seguridad se habló del paro aunque no fue el único tema, y los mismos consejos se repetirán en otras partes del país. Además, hoy el ministro Trujillo estuvo con los alcaldes de las grandes ciudades para hablar de lo mismo. 

Incluso y según una funcionaria de la Alcaldía de Medellín, el mismo Duque habló con el alcalde Federico Gutiérrez para esa misma planeación.

Las decisiones gubernamentales más fuertes son de esta semana, empezando por la de Migración Colombia de cerrar las fronteras desde hoy a la medianoche a la madrugada del viernes, que anunció hoy de forma sorpresiva; y el borrador del decreto para que los alcaldes pongan toques de queda, restrinjan la movilidad y declaren la ley seca “si la situación de conservación o alteración del mismo (orden público) lo amerita”. 

Pero la situación llegó a su punto más álgido hasta ahora con los patrullajes de militares en varias ciudades que el Gobierno ha dicho que irán solo hasta mañana, para evitar que sean soldados quienes aseguren la tranquilidad de las marchas; y con varios allanamientos entre anoche y hoy a instituciones como la revista cultural alternativa Cartel Urbano, en Bogotá, y personas cercanas al Congreso de los Pueblos. Además, la Policía aseguró hace tres días que el ELN infiltró algunas universidades, sin especificar cuáles.

Con esa estrategia el Gobierno quiere contrarrestar el paro. Las dudas son si, con una imagen en la mala, suficiente gente creerá su versión sobre los logros y las mentiras, o si seguirán indignados con Duque y más con las medidas más duras; y si el anuncio de la posible violencia y las medidas para evitarla al final crean más molestia con el Gobierno e incluso miedo de lo que ocurra el jueves.

Comentarios (3)

ValentinaMon

20 de Noviembre

0 Seguidores

Pero si fue gracias a sembrar odio y mentiras que llegó este señor al poder!...+ ver más

Pero si fue gracias a sembrar odio y mentiras que llegó este señor al poder!! Ahora que está en el poder esa misma estrategia se le devuelve. Eso le pasa por jugar con la ciudadanía para llegar al poder y no tomarla en serio para administrarlo.

Boris Ackerman

20 de Noviembre

0 Seguidores

Blog pactoporcolombia boris. Nuestro concepto del Paro: QUE PASO? El Modelo de...+ ver más

Blog pactoporcolombia boris. Nuestro concepto del Paro: QUE PASO? El Modelo de Sociedad Actual EXCLUSIVISTA MEDIEVAL, esta RETADO. Negó y ocultó como FEOS el ascenso de grandes sectores sociales que hoy reclaman un Modelo que los atienda. Creo un Sistema Social, LEGAL y económico que les permitiera salir indemnes de sus ACTOS CORRUPTOS. La única alternativa política es la FRACASADA IZQUIERDA.

harriarq

20 de Noviembre

0 Seguidores

El gobierno hace su trabajo, ya les respondió punto por punto de su mal llama...+ ver más

El gobierno hace su trabajo, ya les respondió punto por punto de su mal llamado Paquetazo, les dejo sin asidero una negociación porque no hay reformas, según palabras de la mintrabajo, no hay palabra escrita. Los oportunistas interpretan como quieren, los estudiantes no entienden mucho, las centrales obreras cambiaron el discurso, LBGTI y minor+ias se pegan de lo que sea y todos piden humo JAJA 1

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia