Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juanita Vélez · 09 de Julio de 2019

1947

5

Al pedir la captura de Santrich, la Corte Suprema de Justicia se quita de encima por lo menos parte de la presión, pues quien puede hacer que deje de ser un símbolo de impunidad es el presidente Iván Duque, jefe de la Policía, y el Fiscal Fabio Espitia, quien manda al CTI, las dos entidades que deben encontrarlo. Además, si Santrich está en Venezuela, el Gobierno es quien podría buscar una improbable extradición del Gobierno de Nicolás Maduro.

Aunque parte de la presión seguramente seguirá, porque la Corte lo dejó en libertad el 29 de mayo, cuando le abrió una investigación por concierto para delinquir y narcotráfico, y ahora no aparece.

El que queda bien parado es el Estado de Derecho de Colombia, pues Santrich lo que ha tenido son garantías judiciales, algo que hasta las mismas Farc reconocieron hoy en un duro comunicado contra él.

Las siete vidas

1

La JEP le dio amnistia de iure

Los excombatientes de las Farc tuvieron acceso a una amnistía a cambio de dejar las armas y someterse a la justicia transicional. Como a otros más de 9 mil exguerrilleros, La Sala de Amnistía de la JEP se la concedió a Santrich.

Eso significa que tuvo un perdón por delitos políticos como la rebelión y de los que están intrínsecamente vinculados a ellos, como el porte ilegal de armas o hacer explosivos.

Además, aunque la JEP puede revocarla en casos extremos, como cuando un excombatiente vuelve a delinquir, hasta ahora le ha mantenido ese beneficio a Santrich.

 
2

Sus órdenes de captura quedaron suspendidas

Santrich, como muchos comandantes de las Farc, tenía órdenes de captura pendientes por cuenta de sus delitos como guerrillero. Como efecto de dejar las armas y someterse a la justicia transicional, la JEP se las suspendió.

A la fecha no se han reactivado, y por eso tenía la libertad para ir al Congreso, a otras zonas del país como el espacio de capacitación de Tierra Grata e incluso para dejar su esquema de seguridad para ocultarse, como en efecto hizo.

 
3

La JEP le dio tiempo para contar su versión sobre los secuestros de las Farc

El 12 de marzo comenzó la versión libre de Santrich en el macrocaso de secuestro, el primero que abrió la JEP, pero la suspendió porque faltaban garantías para que se pudiera defender.

Eso porque estaba detenido en La Picota y el Inpec no le dio el computador especial que usa para leer (es invidente). Como una condición previa para hacer las versiones es que los comparecientes puedan leer los informes que tiene la JEP sobre el caso antes de hablar y así ejercer su derecho a la defensa, la Sala de Reconocimiento suspendió su versión.

Cuando quedó en libertad, Santrich recuperó el computador y el mismo día que se posesionó como representante, el 11 de junio, fue a la JEP a pedir que le reanudaran la versión.

Como eso fue hace mes y medio y la Sala da un plazo de dos meses a los comparecientes para que lean los informes y se preparen, la Sala puede citarlo en las próximas semanas, pero ha tenido la garantía completa de este plazo.

 
4

La JEP le mantuvo la garantia de no extradición

La decisión más sonada y polémica de las garantías judiciales para Santrich fue cuando en mayo la JEP decidió mantener su garantía de no extradición, que tienen todos los excombatientes de las Farc por acogerse a la JEP y para hechos previos al 1 de diciembre de 2016, cuando arranca la implementación del Acuerdo.

La Sección de Revisión, que llevaba el caso, dijo que como la justicia gringa no les mandó las pruebas que sustentaran el ‘indictment’ (acusación) sobre Santrich participando en un plan para mandar diez toneladas de coca a Estados Unidos, no podían determinar si los hechos ocurrieron antes o después del 1ro de diciembre de 2016.

A pesar de toda la presión para que lo extraditaran, la JEP le mantuvo esa garantía, aunque dos de los cinco magistrados de la Sección no estuvieron de acuerdo.

Aunque la decisión final sigue pendiente porque la Procuraduría apeló y solo hacia fines de septiembre se sabrá a quién le da la razón la Sección de Apelaciones, la garantía para Santrich está hoy vigente.

 
5

La JEP ordenó a la Fiscalía dejarlo libre

En la misma decisión en la que le mantuvo la garantía de no extradición, la JEP le ordenó a la Fiscalía liberarlo, una orden sin precedentes que le dio un papayazo al entonces fiscal Néstor Humberto Martínez para renunciar.

Dar esa orden, y no solo solicitar a la Fiscalía que hiciera lo pertinente, le costó mucho a la JEP.

No sólo fue un tanque de gasolina para los gringos que critican el manejo de la extradición y para los enemigos del Acuerdo, sino que incluso recibió críticas de defensores claves del Acuerdo como la Procuraduría, que apeló la decisión, o la representante verde Juanita Goebertus, una de las asesoras jurídicas clave del negociador principal, Sergio Jaramillo.

A pesar de todo eso, Santrich quedó libre en una escena que parecía de película, pues empezó con la noticia de que se estaba cortando con una cuchilla porque no lo querían sacar de La Picota, siguió en que al final salió en silla de ruedas y el 17 de mayo la Fiscalía lo recapturó porque dijo que tenía nuevas pruebas en su contra.

 
6

El Consejo de Estado le mantuvo su investidura estando recapturado

Aunque Santrich no se posesionó a tiempo como congresista designado por la Farc por haber estado en la cárcel, la Sala Plena del Consejo de Estado decidió que sí tenía la investidura de congresista y se podía posesionar como representante a la Cámara porque la demora fue por fuerza mayor.

Con eso le dieron una garantía que lo distingue de Iván Márquez, jefe negociador del Acuerdo, a quien sí le quitaron la investidura porque no quiso posesionarse.

Además, esa decisión llevó a que su proceso penal por narcotráfico quedara en manos no de la Fiscalía sino de la Corte Suprema, una garantía pensada para proteger a los congresistas.

 
7

La Corte Suprema lo investigó en libertad

Como el Consejo de Estado le mantuvo la investidura, la Corte Suprema de Justicia entendió que tiene fuero de congresista. Además, le ordenó a la Fiscalía liberarlo. Aunque le abrió una investigación por concierto para delinquir y narcotráfico, lo dejó defenderse en libertad a pesar de la presión mediática y política, una clara garantía procesa

 
 

 

Comentarios (5)

José Saramago ..

09 de Julio

3 Seguidores

Lo primero que mal-piensa el ciudadano de a pie con la burla de justicia en me...+ ver más

Lo primero que mal-piensa el ciudadano de a pie con la burla de justicia en medio del sentimiento de indignación al ver esto es “cuanto le habrán pasado a los magistrados para que lo dejaran libre” pues es inconcebible que la Corte Suprema que sabia que se iba a escapar (y “todo el mundo” sabia eso), lo deja libre, sin aseguramiento, y ahora que se escapo, dictan orden de captura ¿ya para que?

José Saramago ..

09 de Julio

3 Seguidores

Lo primero que mal-piensa el ciudadano de a pie con la burla de justicia en me...+ ver más

Lo primero que mal-piensa el ciudadano de a pie con la burla de justicia en medio del sentimiento de indignación al ver esto es “cuanto le habrán pasado a los magistrados para que lo dejaran libre” pues es inconcebible que la Corte Suprema que sabia que se iba a escapar (y “todo el mundo” sabia eso), lo deja libre, sin aseguramiento, y ahora que se escapo, dictan orden de captura ¿ya para que?

José Saramago ..

09 de Julio

3 Seguidores

¿El Estado de Derecho de Colombia le dará lesas mismas garantías judiciales...+ ver más

¿El Estado de Derecho de Colombia le dará lesas mismas garantías judiciales a Andrés Felipe Arias con el que se ha ensañado de la forma mas miserable, rastrera y ruin la Corte Suprema?
El Andrés Felipe Arias que era un obstáculo que se interponía entre Juan Manuel Santos y su obsesión por llegar a la presidencia.
Y la Corte Suprema donde esta arraigado-enquistado el muy real Cartel de la Toga.

Ronald-T

10 de Julio

0 Seguidores

Lo que se entiende de esta nota es que el problema no es lo mal que ha quedado...+ ver más

Lo que se entiende de esta nota es que el problema no es lo mal que ha quedado Santrich y el impacto en el proceso de paz, sino "la presión" que tenía la Corte. Es decir, si ningún ciudadano estuviera atento al actuar de ese tribunal, la redactora se quedaba sin oficio en esta edición.

Carlos Campo

10 de Julio

0 Seguidores

El insinuar si acaso que porque la paupérrima y frágil institucionalidad jud...+ ver más

El insinuar si acaso que porque la paupérrima y frágil institucionalidad judicial Colombiana logra favorecer a un criminal reincidente de alto nivel tantas veces y a tal punto que el criminal se vuela del país, esto entonces corresponde a una victoria del Estado de Derecho por mostrar que es "garantista", solo es un motivo de burla, rabia y mofa. Hay que ser muy tonto para suponer tal cosa.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia