Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Isabella Mejía Michelsen · 25 de Enero de 2021

3466

0

En noviembre del año pasado la socióloga y feminista Juana Afanador planteó algunas preguntas sobre agenda feminista a cuatro congresistas de Colombia Humana, entre ellos al senador Gustavo Bolívar. 

En respuesta, Bolívar escribió una columna en la que declaró que preferiría responder preguntas sobre el mecanismo de Higgs (el proceso que da masa a las partículas elementales) antes que sobre feminismo, y reconoció su ignorancia sobre el tema. Él mismo había afirmado en 2019 que necesitaba una buena pedagogía para desaprender 60 siglos de machismo. 

Solo dos meses después de su confesión de ignorancia el senador Bolívar adquirió tanta experticia en el tema que la semana pasada llegó a dar lecciones sobre feminismo.  

   

Entre el 18 y el 21 de enero trinó por lo menos cuatro veces sobre mujeres y feminismo. Además, habló ampliamente sobre este tema en una entrevista de 42 minutos con Vicky Dávila. Para rematar, fue el invitado principal de un espacio para mujeres en Colombia Humana llamado Chismoseando con el Senador Gustavo Bolívar. 

Aquí está lo que Bolívar nos ha enseñado: 

1

Dar curules a las mujeres demuestra automáticamente que hay igualdad de género

Parece una solución excesivamente simple para un problema complicado, pero Gustavo Bolívar sostiene que el hecho de que haya cuatro concejales y dos congresistas mujeres "demuestra" que hay igualdad de género en Colombia Humana. 

Así busca desvirtuar los argumentos de Ángela Robledo para salir del movimiento, entre los que Robledo destaca una falta de espacio para su lucha feminista y una intensa violencia verbal de la que fue víctima en varias ocasiones. “Mi condición de mujer feminista y libre ha sido duramente atacada desde algunos sectores del movimiento”, declara Robledo en la carta con la que anuncia su salida de Colombia Humana. 

Otro trino de Bolívar, publicado justo al día siguiente de que Robledo publicara la carta, sugiere que la pelea tenía poco que ver con feminismo. 

 
2

Lo que las mujeres necesitan es un espacio para echar chisme

En un trino que luego fue eliminado, Colombia Humana quiso responder a la falta de espacio para el feminismo que señaló Ángela Robledo con este evento, que atrajo inmediatamente críticas desde varios sectores del feminismo: 

Una de estas críticas fue de Heidy Sánchez, concejal de la Unión Patriótica, que hace parte de la coalición Colombia Humana. Sánchez le dijo a La Silla que, aunque hay que valorar el esfuerzo que están haciendo para generar espacios de discusión, en esta ocasión le pareció desafortunado. 

“El tema de las mujeres lo hablamos las mujeres, y la agenda la marcamos nosotras. Debe respetarse que es una discusión de las mujeres. Ellos por querer hacer más, hacen menos; por querer mandar un mensaje, mandan el mensaje equivocado”, nos dijo. 

Quedamos con una duda: ¿Cómo involucraron la lectura de Sin tetas no hay paraíso al Chismoseo?

 
3

El verdadero feminismo es el que él dice

Esta es quizás la lección más grande, y es una gran noticia: ya no es necesario sentarse a estudiar teorías del feminismo que se remontan varias décadas atrás, porque Gustavo Bolívar encontró ‘el verdadero feminismo’. 

 
 

Así ilustró en un diálogo con Vicky Dávila en Semana, en el que plantea una dicotomía antagónica entre el feminismo ‘de élites’ y el de ‘territorio’, y termina diciendo que solo este último es el feminismo verdadero. Estas declaraciones volvieron a atraer críticas:

“Hace una dicotomía entre feminismo bueno y malo y habla sobre un feminismo dividido en clase, cuando él ni siquiera representa el feminismo popular y artesanal que dice defender”, le dijo a La Silla Juana Afanador. 

Ella explica que el feminismo no es un concepto estable. Hay feminismos que están en discusión permanente, pero no en contradicción abierta, como plantea el senador. Al ponerlo así, según Afanador, “las que perdemos somos nosotras, porque nos dividen a las mujeres y los que salen ganando son ellos”. 

Gustavo Bolívar, por su parte, le dijo a La Silla que cuando habla de feminismo de élites y de territorios nunca ha dicho que riñan, sino que se complementan. Y agregó: “Igual si me equivoco de eso se trata, porque estamos estudiando, pero la mala fe no existe. Soy alumno del feminismo, pero no he concluido ese curso”. 

 

* Esta nota fue editada el 26 de enero, cuando recibimos la respuesta de Gustavo Bolívar.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia