Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto · 05 de Octubre de 2020

15973

6

En las últimas semanas Jaime Lombana, uno de los abogados de confianza de Álvaro Uribe Vélez, ha enfrentado una indagación en el Consejo Superior de la Judicatura y ha sido denunciado en la Fiscalía por su presunta participación en el entramado para torcer testigos por el que el Expresidente está detenido e investigado.

 

En el marco de ese proceso, Lombana ya había enfrentado una denuncia similar en 2018, que la Fiscalía archivó porque no encontró méritos.

Ambas quejas se remiten a una visita que hizo el 22 de febrero de 2018 a La Picota, que coincidió con la de otro abogado de Uribe, Diego Cadena, en la que éste pidió a Juan Guillermo Monsalve que presuntamente declarara a favor de Uribe por sus presuntas relaciones con paramilitares. Monsalve grabó la suya con Cadena.

La sospecha que pesa sobre Lombana es si su presencia en la cárcel ese día tenía el propósito de enviar, en palabras de la Corte, "un mensaje simbólico de persuasión, confianza o presión" a Monsalve, uno de los testigos claves contra el Expresidente, para que accediera a retractarse. Al día siguiente vencía el plazo para que la defensa de Uribe presentara pruebas en un recurso de reposición contra la decisión de archivar su denuncia contra el senador Iván Cepeda. 

Lombana ha dicho que todo se trató de una coincidencia, que durante la visita sintió que le habían tendido una trampa y que Monsalve ha incurrido en inconsistencias cuando se refiere al papel que desempeñó cuando estuvo en la cárcel al mismo tiempo que Cadena. Acá pueden ver su versión en una carta que envió tras la publicación de esta historia.

También dice que solo supo quién era Cadena a mediados de mayo de 2018, a raíz de una publicación del periodista Gonzalo Guillén que dijo que dos abogados de Uribe habían ido a La Picota para “amenazar de muerte” a Monsalve.

Además, asegura Lombana, que fue a la cárcel a visitar a Enrique Pardo Hasche, exesposo de la hermana de su suegra, María Mercedes Williamson, quien le había pedido que le ayudara para agilizar el trámite de una operación de hernia que el preso requería con urgencia. 

Pardo Hasche es clave en la historia del proceso que tiene detenido a Uribe porque era compañero de reclusión de Monsalve y se investiga si estaba encargado de persuadirlo para que se retractara. 

Tras revisar toda la declaración judicial de Lombana (publicada por Semana) y compararla con las de los otros testigos, mensajes e interceptaciones que han sido publicados o que están consignados en el auto de la Corte que hace dos meses ordenó la detención de Uribe, quedan cinco preguntas sobre el rol del conocido abogado:

1

¿Por qué Lombana no ayudó a Pardo Hasche?

La versión de Lombana ante la Corte es que fue a la cárcel ese día junto Williamson para ver cómo ayudar a Pardo Hasche para su cirugía.  

Dice que ella le había insistido en varias ocasiones que fuera, y que terminó cumpliendo con el compromiso familiar después de cancelarlo al menos tres veces.

Su testimonio, el de Williamson y el de Pardo Hasche sobre la reunión difieren en los detalles.

Lombana dice que se demoró más de un mes en visitar a Pardo Hasche desde que le pidieron el favor mientras su suegra dice que se lo había pedido entre tres y cuatro meses atrás, lo que deja dudas de la urgencia de la operación.

Tampoco coinciden en cuál sería esa urgencia. Mientras Williamson dice que Pardo Hasche llevaba meses esperando que le atendieran la hernia, Pardo dice que lo operaron dos meses antes del encuentro y que algo había salido mal, por lo que requería ayuda.

Además, mientras Williamson y Pardo Hasche dicen que el abogado se comprometió a mirar “qué podía hacer”, en su declaración bajo juramento Lombana asegura que la reunión no finalizó con un compromiso de su parte, entre otras, porque dijo que en el gobierno de Juan Manuel Santos no tenía margen de acción en el sector público.

Esa versión se contradice con la que el mismo Lombana escribió en una carta que le envió a la Corte para explicar su presencia en La Picota antes de que lo llamaran a entregar su versión juramentada: en ella aseguró que se había comprometido a revisar “las cuentas de punibilidad” (descuentos en la pena) de Pardo Hasche

Eso último porque, según lo que dijo Williamson, si lo trasladaban a una zona de mediana seguridad, Pardo Hasche podía acceder más rápido a servicios de salud.

Más allá de las diferencias en los testimonios, la principal duda en este punto es por qué, a pesar de la urgencia de conseguir ayuda médica para Pardo Hasche, después de la reunión nunca se concretó.

Los tres coinciden en que no se volvieron a hablar después de esa reunión y en que la ayuda médica no se concretó.

La suegra y el preso dicen que eso por al escándalo mediático que estalló a mediados de mayo, cuando se supo de la coincidencia de los dos abogados en la cárcel, pero entre la visita y el escándalo transcurrieron casi tres meses y no hay explicación, por lo menos hasta donde se conoce en el expediente, para que cortaran comunicación abruptamente.

Según dijo Lombana a La Silla, la nueva operación de hernia de Pardo Hasche se realizó en diciembre de 2018, es decir 10 meses después de la visita que le hizo con Williamson porque era una urgencia médica.

 
2

¿Por qué Lombana sintió que le habían tendido una trampa mientras estaba en La Picota?

Lombana declaró bajo juramento que la reunión con Pardo fue corta porque notó que el preso no tenía interés en hablar y que en cambio estaba pendiente de lo que sucedía en otra mesa (la de Diego Cadena y Juan Guillermo Monsalve), y que eso lo molestó.

En particular, dice que lo inquietó que Pardo le preguntara si sabía quién estaba en esa mesa, a lo que él dice que respondió: “señor Pardo, si usted me habla de algo que no sea estrictamente el tema de su espalda yo me paro y me voy”.

“Esto es una trampa, me dije para mis adentros, el señor Pardo dijo dos, tres cosas más y me paré, me despedí y me fui”, dijo Lombana. Agregó que se había sentido “usado” y que se fue rápidamente.

Sin embargo, cuando le preguntan si cree que su suegra y su novia tenían algo que ver con Monsalve o con una estrategia para desprestigiarlo, dice que no; y sobre Pardo Hasche, asegura: “quisiera pensar que no, pero no lo sé”.

Además, no queda claro por qué se sintió usado si, según su relato, Pardo Hasche no terminó de decirle quiénes estaban en la otra mesa porque él lo interrumpió, y si él no sabía para ese momento, como dijo, quiénes son Monsalve y Cadena.

En eso que coincide con la versión de Pardo Hasche, quien aseguró en su declaración juramentada ante la Corte que la presencia de Lombana y Cadena fue una “pésima coincidencia”.

Sin embargo Pardo, quien fue grabado en varias ocasiones tratando de convencer a Monsalve de que se retractara, se había reunido con Cadena más temprano ese mismo día, y Williamson le había avisado de la visita de ella con Lombana.

Así que por lo menos él, de quien se investiga su rol como encargado en la cárcel de convencer a Monsalve de retractarse, sabía que los dos abogados coincidirían y que Cadena iba con la intención de pedirle a Monsalve que firmara una carta para cambiar su versión sobre las declaraciones contra Uribe.

 
3

¿Lombana y Cadena se conocieron el día que entraron juntos a la cárcel?

Uno de los argumentos principales de Lombana es que cuando fue a La Picota no conocía ni a Cadena ni a Monsalve.

“Si yo hubiera sabido que adentro se encontraba un señor Monsalve del tema Álvaro Uribe Vélez y el senador Iván Cepeda, usted entenderá que yo no piso esa cárcel”, dijo en su declaración.

Cadena también dijo ante la Corte que no conocía a Lombana en ese entonces, y que ambos se saludaron a la entrada del penal por cortesía, algo que hizo Lombana con todas las personas que se encontró.

Cadena la sostiene en varias de las interceptaciones que le hicieron cuando se refirió al episodio de Lombana.

Sin embargo, hay una prueba que contradice lo que dicen los dos abogados.

En el video que Monsalve grabó con su reloj ese día en la cárcel, Cadena le dice a Monsalve que cuando estaba entrando al penal habló con Lombana del tema.

Así que queda la duda sobre si Cadena le dijo mentiras a Monsalve para convencerlo de que era delegado de Uribe y que se retractara, o de si los dos abogados se conocían antes y sabían el propósito de sus visitas el mismo día a la cárcel.

 
4

¿Mencionó Lombana a Cadena en una conversación con la UTL de Uribe antes de la fecha en la que dice que lo conoció?

La versión de Lombana es que solo supo quién era Cadena a mediados de mayo de 2018, a raíz de la publicación del periodista Gonzalo Guillén sobre la visita de dos abogados de Uribe a La Picota para “amenazar de muerte” a Monsalve.

En ese artículo no menciona los nombres de los abogados pero, según el relato de Lombana, en ese momento y movido por la preocupación de que lo vincularan con algo irregular, decidió reconstruir sus pasos para desmarcarse de ese artículo. 

Para ello dice que buscó un mensaje de Whatsapp que le había enviado Victoria Jaramillo, una asesora política cercana a Uribe, a mediados de marzo. En él, ella le contaba que un preso llamado Juan Guillermo Monsalve supuestamente quería retractarse de sus afirmaciones contra el Expresidente.

Uno de los argumentos claves de Lombana es que estaba tan poco relacionado con Monsalve y lo que giraba alrededor de él, que le dijo a Jaramillo (a quien, según su versión, tampoco conocía) que el tema no le interesaba porque correspondía a Jaime Granados, el otro abogado conocido de Uribe y con quien en ese momento tenía una pública enemistad.

Según contó Lombana, cuando no encontró el mensaje de Jaramillo en su celular contactó a Fabián Rojas, encargado de manejar todo lo relacionado con los abogados del Expresidente en su Unidad de Trabajo Legislativo, para que se lo ayudara a buscar.

Lombana cuenta que Rojas lo encontró, aunque no precisó cómo. 

Rojas le dijo bajo juramento a la Corte que cuando Lombana lo buscó, le dijo que le pidiera a Cadena que le transmitiera a Jaramillo la solicitud de reenviarle el mensaje perdido. Y que, en efecto, Jaramillo le reenvió el mensaje a Cadena, Cadena a Rojas, y Rojas a Lombana.

Si es cierto el testimonio de Rojas surge la duda de cómo sabía Lombana que el otro abogado al que se refería Guillén era Cadena y, además, cómo sabía que Cadena y Jaramillo se conocían si él no sabía nada de los dos hasta entonces, según dijo en la Corte.

 
5

¿Por qué Lombana no dijo en la Corte que Uribe le pidió visitar a Monsalve y acordar esa diligencia con Cadena?

Hay otro episodio que deja en duda si Lombana solo supo de la existencia de Cadena a mediados de mayo de 2018, luego de la publicación de Guillén.

Según su relato a la Corte, Lombana se sorprendió cuando Fabián Rojas, asistente de Uribe, le confirmó que Cadena trabajaba para el Expresidente, porque hasta ese momento no lo sabía ni Uribe se lo había dicho.

Sin embargo, tres interceptaciones de marzo de ese año, dos meses antes y enmarcadas en una visita que Uribe quería que Lombana hiciera a La Picota, plantean preguntas sobre ese testimonio de Lombana.

Según la conversación interceptada del 16 de marzo, el Expresidente le dijo a Cadena que había hablado con Lombana el día anterior y que el abogado le había respondido que iba a hacer una “indagación previa” sobre la visita. 

Aunque no lo dice explícitamente, del contexto se puede entender que se refiere a una visita a Monsalve.

Eso muestra que desde al menos el 15 de marzo Uribe refería que Lombana sabía de la existencia de un testigo en La Picota que quería retractarse, y que había otro abogado gestionando los testimonios. 

Cuatro días después, el 19 de marzo, Uribe y Cadena hablan de nuevo. El Expresidente -segun la interceptación- le dice a Cadena que no ha podido hablar con Lombana para concretar su visita a la cárcel.

El 20 de marzo Cadena visita a Monsalve y, según se relata en el auto de la Corte, en esa reunión logra la confianza del preso, quien acepta hacer una carta redactada por él mismo, pero le pide como condición entregársela una evidencia de que sí es abogado de Uribe.

A los dos días, el 22 de marzo, Cadena va de nuevo a La Picota y a las 7 de la noche de ese día Uribe, sin tener todavía los detalles de esa visita, llama a Lombana para pedirle que considere ir a la cárcel para darle confianza a Monsalve.

Esta conversación muestra que en ese momento Lombana ya sabía quién era Monsalve. También que estaba consciente, incluso, que el día de su visita a Pardo Hasche (un mes antes) había estado a 15 metros de su mesa, y que Pardo Hasche era el compañero de celda de Monsalve.

También, que Lombana sostenía conversaciones con Pardo Hasche después de la visita del 22 de febrero -algo que, como contamos en la pregunta 1, Lombana, su suegra y Pardo dicen que no ocurrió-, porque le cuenta a Uribe que Pardo quiere algo y que ese preso no le "había comentado nada".

Por último, revela que por lo menos desde el 22 de marzo, cuando tuvo esa conversación con Uribe, sabía quién era Cadena porque Uribe se lo menciona y Lombana le contesta que va a hablar con él para coordinar una visita suya a Monsalve.

Nota de la editora: Después de la publicación de esta historia, el abogado Jaime Lombana envió una carta a La Silla con reparos sobre algunos de sus puntos. Igual lo hizo María Mercedes Williamson unos días después. Tras revisarlas, no encontramos que sus argumentos desmientan o afecten la integridad del artículo; sin embargo, agregamos más detalles de su versión en la introducción y un dato adicional sobre la operación de la hernia de Enrique Pardo Hasche. Les dejamos ambas cartas para que conozcan la versión de Lombana y de Williamson.

Comentarios (6)

José Saramago ..

05 de Octubre

4 Seguidores

Vaya guerra sucia contra el secuestrado político Álvaro Uribe Vélez: porque...+ ver más

Vaya guerra sucia contra el secuestrado político Álvaro Uribe Vélez: porque eso es literalmente lo que es.
Si así fueran los cuestionamientos de LSV contra 'Don' Ivan Cepeda cuestionando las visitas que le hacia al falso testigo Monsalve, o con lo de los chats perdidos, o los beneficios privilegios a Monsalve como la casa que le regalaron; o si LSV cuestionaran el sesgo de la Corte Suprema.!!

Alejandro41m

05 de Octubre

0 Seguidores

Buena nota. Informativa y clara. Gracias. (En el cuarto párrafo del tercer punto quedaron unas palabras en mayúsculas de la revisión, me imagino).

Buena nota. Informativa y clara. Gracias. (En el cuarto párrafo del tercer punto quedaron unas palabras en mayúsculas de la revisión, me imagino).

Jineth Prieto

05 de Octubre

108 Seguidores

¡Hola Alejandro! Sí, tienes razón, se fueron en el texto definitivo. Ya las...+ ver más

¡Hola Alejandro! Sí, tienes razón, se fueron en el texto definitivo. Ya las quitamos.

¡Muchas gracias por avisarnos!

Wilozada

05 de Octubre

0 Seguidores

Todos los abogados son mentirosos, pero los de Uribe lo son en grado superlativo. Este Lombana tiene una cola bien larga. No se le puede creer ni lo que reza. Ese cuento de la "pésima coincidencia" (día y hora) solo se lo creen esos entes que tienen al arriero de Salgar en un altar.

Todos los abogados son mentirosos, pero los de Uribe lo son en grado superlativo. Este Lombana tiene una cola bien larga. No se le puede creer ni lo que reza. Ese cuento de la "pésima coincidencia" (día y hora) solo se lo creen esos entes que tienen al arriero de Salgar en un altar.

Wilozada

05 de Octubre

0 Seguidores

Todos los abogados son mentirosos, pero los de Uribe lo son en grado superlativo. Este Lombana tiene una cola bien larga. No se le puede creer ni lo que reza. Ese cuento de la "pésima coincidencia" (día y hora) solo se lo creen esos entes que tienen al arriero de Salgar en un altar.

Todos los abogados son mentirosos, pero los de Uribe lo son en grado superlativo. Este Lombana tiene una cola bien larga. No se le puede creer ni lo que reza. Ese cuento de la "pésima coincidencia" (día y hora) solo se lo creen esos entes que tienen al arriero de Salgar en un altar.

José Saramago ..

14 de Octubre

4 Seguidores

No solo se persigue a Álvaro Uribe Vélez, también -y como dicen los izquier...+ ver más

No solo se persigue a Álvaro Uribe Vélez, también -y como dicen los izquierdosos- es “atacar por los laditos” atacando a sus abogados. El rol de Granados y Lombana ha sido fundamental en la defensa de Uribe. La denuncia contra Lombana se reduce a ese manejo polítiquero de los opositores políticos del ex-Presidente, los mismos opositores que ahora demanda por cualquier cosa a la nueva Procuradora..

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia