Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Nohora Celedón · 17 de Julio de 2019

11704

4

Este fin de semana el economista, exministro de Hacienda y de Minas Guillermo Perry escribió una columna en El Tiempo en la que acusó al Gobierno de Iván Duque de “maquillar cifras fiscales para ocultar la dura realidad”, como parte de la discusión sobre las cuentas del Marco Fiscal a Mediano Plazo.

Ese debate puntual es solo uno de por lo menos ocho en los que cifras que publica el Gobierno generan ruido, bien sea porque el Gobierno se contradijo, porque se echó para atrás, porque a varios especialistas les parecen poco creíbles o porque hubo un cambio inesperado e inusual.

Estos son ocho casos visibles:

1

Meterle más cosas a los ingresos de la Nación

Desde hace un mes, cuando el Ministerio de Hacienda presentó el Marco Fiscal con el que el Gobierno estima cada año cómo se van a comportar la economía y sus cuentas en los siguientes 10 años, le han caído varias críticas. En concreto, dicen que hizo unos cambios para poder cumplir con la regla fiscal, que para este año exige que el déficit no pase del 2,7 por ciento del PIB.

La queja más recurrente, objeto de la columna de Perry, es que cambió el cálculo de los ingresos corrientes de la Nación para incluir los ingresos del Banco de la República y los 6 billones que espera que le entren por privatizaciones este año (que como contamos son difíciles de conseguir, aún si usa la plata de la venta de Isagén que está en el Fondes).

Según dijo el viceministro de Hacienda, Luis Alberto Rodríguez, a Portafolio, conversaron esa nueva metodología con el Fondo Monetario Internacional. Pero expertos como el exministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry y Luis Fernando Mejía, director de Fedesarrollo calificaron esta metodología de poco ortodoxa; y Perry dijo que es una estrategia para maquillar los números.

Sin esa plata como un ingreso, es muy difícil que el Gobierno logre cerrar el año con un déficit fiscal de 2,4 puntos del PIB, como espera; e incluso es difícil que logre cumplir la regla - y le daría vuelo a otras previsiones como este documento del Fondo Monetario, publicado después del Marco Fiscal, que ve venir un déficit del 3 por ciento.

 
2

No tener claro el tamaño de la naranja (y qué es)

La bandera más visible de Iván Duque al llegar a la Casa de Nariño fue la de la promoción de la economía naranja. El problema es que la cifra que publicó el Dane sobre cuál es el peso de este sector en el PIB es casi la mitad de lo que el presidente había estimado públicamente.

Duque dijo en varios escenarios, como el lanzamiento de Expoartesanías a finales del año pasado y el de una revista de la Contraloría en abril, que la economía naranja tenía un peso de 3,4 por ciento en el PIB.

Pero las cuentas satélites del Dane sobre el tema, que se publicaron en mayo de este año, dicen que el peso del sector es de 1,8 por ciento, casi la mitad de lo que estimaba el Presidente.

La diferencia puede estar en qué entra en el sector, algo que puede variar según quién lo mire. De hecho en el libro que publicó en 2013 con su asesor Felipe Buitrago, Duque escribió: “Tratar de plasmar un concepto definitivo de la Economía Naranja o de sus industrias es tan absurdo como innecesario”. Eso ha pasado incluso en el mismo Gobierno.

Según el ABC de la Economía Naranja, publicado por el Ministerio de Cultura en mayo, lo naranja incluye las artes y el patrimonio (actividades de artes visuales y escénicas, educación  y turismo y patrimonio); las industrias culturales (sector editorial, fonográfico y audiovisual) y nuevos medios y software de contenidos (medios digitales, publicidad y diseño).

Pero las cuentas del Dane no incluyen al sector turístico; la ley de financiamiento sí lo incluye como “turismo cultural” y le da una la exención de renta; y el Plan de Desarrollo, que fue aprobado por la misma época, incluyó las agencias de noticias y otros servicios de información, en lo que no coincide con Mincultura pero sí con el Dane.

El mayor lío es que el Plan de Desarrollo tiene la meta de que la industria naranja crezca a un 5 por ciento anual, pero para medirlo es necesario saber qué contiene la naranja.

 
3

Contar el tamaño del freno a la deforestación

La semana pasada el Ministerio de Ambiente publicó las cifras de deforestación de 2018 y, a pesar de la buena noticia de reducir en 10 por ciento la deforestación entre 2017 y 2018, como contamos, su comunicado de prensa se titulaba “por primera vez, en la última década, Gobierno reduce la deforestación en un 17 por ciento”.

Resulta que el 17 por ciento era la caída frente a una proyección del mismo gobierno, no frente a la realidad; y no es la primera vez en la última década que se logró una caída de esa magnitud.

Entre 2012 y 2013 la disminución fue de 27 por ciento; y entre 2014 y 2015, bajó 12 por ciento. Esto le valió varias críticas al Ministerio, como se ve en estos trinos:

 
4

Cambiar las cifras de cuántos somos

La cifra de cuántos somos, que se saca del censo poblacional que hace el Dane, también tuvo un revés muy criticado.

Primero, en noviembre del año pasado el director del Dane, Juan Daniel Oviedo, publicó un dato preliminar que decía que se habían censado 44,1 millones de personas y que estimaba que en Colombia habría 45,5 millones de personas.

Esa cifra generó dudas porque era muy distinta a la proyección realizada por el mismo Dane en el gobierno anterior, que calculaba una población de 49,7 millones de personas para 2018, y sobre todo porque en el sistema de salud había 46,8 millones de personas afiliadas.

En ese entonces, Oviedo dijo que la diferencia con lo estimado se debía a que la proyección estaba desactualizada. Es decir, en lugar de centrarse en que el dato de los 45,5 millones no era definitivo y podía crecer, se dedicó a explicar su distancia frente a la proyección.

Pero esa distancia casi desapareció el cuatro de julio cuando el Dane publicó la definitiva de 48,2 millones de personas.

Además, presentó un estimado departamental que como contamos varios medios regionales interpretaron como la cifra final, cuando era una muy preliminar, que no tenía en cuenta 4 millones de personas que deben distribuirse entre los departamentos.

Por eso, varios gobernantes regionales como la Gobernadora del Valle, Dilian Francisca Toro, el alcalde de Cartagena, Pedrito Pereira y el Gobernador de Bolívar, Dumek Turbay, le han hecho reclamos al Dane. El director ha salido al paso reiterando que el 30 de septiembre estarán las cifras, ahora sí, definitivas.

Pero con los bandazos de la cifra final y ahora de las departamentales, más sus críticas a la forma en la que se hizo el censo, la cifra causó mucho ruido.

 
5

Contradecirse con el avance de la erradicación

Con las cifras de erradicación de cultivos el presidente Duque también ha sufrido pues en febrero dijo que en sus primeros cuatro meses había erradicado 60.000 hectáreas, mientras (como contamos en este detector), el Ministerio de Defensa mostró que eran 30.435 hectáreas.

Aunque a esas 30.435 hectáreas podrían sumarse las sustituidas de forma voluntaria (que es totalmente diferente a la erradicación), según un informe de Naciones Unidas entre agosto y noviembre sumaron 8.549, lo que sumaría 39 mil y no 60 mil hectáreas.

Luego, en marzo, el Presidente dijo que en su Gobierno había erradicado 80.000 hectáreas, pero de nuevo el Ministerio de Defensa dio una cifra menor: le dijo a la agencia de noticias AFP que iban 61.737 hectáreas erradicadas.

Curiosamente, en junio, el presidente habló de 60.000 hectáreas.

Las diferencias entre los datos de Presidencia y los del Ministerio de Defensa dan cuenta de una descoordinación entre las instituciones, al menos en lo que se refiere a las estadísticas.

 
6

Ponerle retrovisor a los datos de pobreza

La más reciente cifra de pobreza multidimensional (que mide si una persona tiene acceso a bienes y servicios básicos como salud, empleo, educación y vivienda) que publicó Dane también tuvo un ruido.

Esto porque si bien sacó la cifra de 2018 sin líos, a la vez eliminó de la serie oficial la de 2017 por un error de metodología de ese entonces, pues un comité de expertos encontró que la habían calculado mal y no se podía ajustar porque habían bajado la cantidad de hogares encuestados (pasaron de 23 mil en 2016 a 13 mil en 2017). Por eso el comité recomendó quitarla, algo que no se había hecho nunca para esta estadística.

Aunque es común en el Dane revisar cifras anteriores, la frecuencia en que lo ha hecho recientemente y el espejo retrovisor de su director le han causado cuestionamientos y preocupación por la calidad de las cifras, como se ve en artículos de Dinero y El Espectador.

Ante las críticas el Director de la entidad se ha defendido diciendo que están intentando ser más transparentes con el proceso estadístico y esto hace que sean más evidentes los errores y las correcciones que deben hacerse.

 
7

La falta de claridad en cuánto vale asperjar con glifosato

Una de las cosas que quedaron claras en la audiencia pública que hizo la Corte Constitucional en marzo para definir qué hacer con la aspersión aérea con glifosato fue que el Gobierno no tiene claro cuánto vale fumigar una hectárea de coca.

En la audiencia, el magistrado Alejandro Linares le preguntó al ministro de Defensa, Guillermo Botero, cuánto costaba fumigar una hectárea de coca y éste respondió que unos dos millones de pesos, y que era “infinitamente más barata que la erradicación”.

En esa misma audiencia la abogada de DeJusticia, Diana Rodríguez, mostró este derecho de petición en el que la oficina de drogas de Presidencia, durante el Gobierno Duque, dijo que cuesta 72 millones de pesos.

Curiosamente, al día siguiente el Alto Consejero para la Estabilización, Emilio Archila, le pidió la renuncia a la funcionaria que respondió ese derecho de petición, como reveló La Silla Vacía.

 
8

Un hueco presupuestal que se va reduciendo

Uno de los primeros proyectos de ley que presentó el Gobierno Duque fue el del presupuesto de 2019. Y el debate arrancó con una cifra bastante cuestionada.

Para Hacienda, recibieron un proyecto de presupuesto desfinanciado en 25 billones de pesos, lo que justificaba una reforma tributaria que consiguiera esta plata.

Sin embargo, como contamos en esta historia el hueco se debía en parte a que Gobierno Duque quería invertir plata en prioridades adicionales a las de Santos.

De hecho, exfuncionarios del Gobierno anterior que en una carta dijeron que más que hueco había decisiones políticas del Duque.

Finalmente, el Gobierno recalculó el faltante y dijo que ajustando el presupuesto el hueco podría quedar en 14 billones, y no en 25. Y le apostó a una reforma tributaria que recogiera 14 billones, teniendo como fuente principal de recaudo un aumento en el IVA a varios productos de la canasta básica, que finalmente no se aprobó en el Congreso.

 

Comentarios (4)

José Saramago ..

17 de Julio

3 Seguidores

(I) En el punto cuatro algo no cuadra.
Antes del Censo de 2018 se estimab...+ ver más

(I) En el punto cuatro algo no cuadra.
Antes del Censo de 2018 se estimaba-calculaba que para 2018 la población colombiana estaría cerca a los 50 millones de habitantes.
Fue el gobierno anterior (el de J.M.Santos) el que hizo el Censo 2018, con graves deficiencias, malas mediciones, con errores en su realización.
La cifra que arrojo ese Censo 2018 fue de mas o menos 45 millones de habitantes.

José Saramago ..

17 de Julio

3 Seguidores

(I) En el punto cuatro algo no cuadra.
El nuevo director del DANE Juan Da...+ ver más

(I) En el punto cuatro algo no cuadra.
El nuevo director del DANE Juan Daniel Oviedo como en noviembre del año pasado con base en lo que arrojo el Censo 2018, presento en informe preliminar de las cifras que venían del gobierno anterior. ¿por qué le achacan a Juan Daniel Oviedo esas dudas y fallas cuando fue Juan Daniel Oviedo quien corrigió la proyección a un cifras mas cercanas a la realidad?

GMolano

17 de Julio

0 Seguidores

Los ajustes metodológicos de ultimo momento, hay que decirlo, son una costumb...+ ver más

Los ajustes metodológicos de ultimo momento, hay que decirlo, son una costumbre de los últimos gobiernos, el truco: acortar la regla para que mida mas grande. Eso no sorprende. Lo de la #EconomiaNaranja tiene todo para ser el farolito atrapabobos durante todo el gobierno Duque. Mientras la economía de verdad no recibe la cacareada Confianza Inversionista 2.0.

José Saramago ..

17 de Julio

3 Seguidores

El director del DANE Juan Daniel Oviedo (de altas calidades, muy capaz y trans...+ ver más

El director del DANE Juan Daniel Oviedo (de altas calidades, muy capaz y transparente), no esta “maquillando” nada.
El 30 de septiembre se conocerá el informe final del Censo 2018.
Él ha reconocido que ha habido una omisión censal del 8.5% en todo el país, el nunca ha dicho lo contrario, pero eso no invalida la credibilidad de la información que produjo el Censo 2018.

https://bit.ly/2XNXJyP

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia