Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juanita León · 16 de Junio de 2018

1380

10

Este domingo, como lo ha venido reporteando La Silla Vacía en esta segunda vuelta, es mucho lo que se juega. Estas son las diez cosas que están en juego.

 

1

La cara del posconflicto

La disyuntiva este domingo no es necesariamente entre paz o guerra, como lo han planteado del lado petrista, ya que Iván Duque tiene pocas posibilidades jurídicas de modificar lo que tiene que ver exclusivamente con las Farc y los ex jefes guerrilleros han dicho que no volverán al monte.

Más bien tiene que ver con si el Acuerdo de Paz marcará la hoja de ruta del futuro de Colombia o será una política enfocada en garantizar que los desmovilizados no retomen las armas pero no el eje que marca la senda de los próximos años de Colombia.

La consecuencia de que gane un candidato u otro se reflejará en la cara que tenga el posconflicto.

Vea aquí nuestro análisis

 

 
2

Un proyecto conservador o uno progresista

Más allá de que el uno representa a la izquierda y el otro a la derecha, Iván Duque y Gustavo Petro representan dos visiones del mundo diferentes desde la perspectiva de los valores que promueven y de la posición que asumen frente al cambio social. Duque representa una mirada conservadora y Petro una progresista.

Para Petro hay una interdependencia entre los diferentes tipos de derechos. Por ejemplo él considera que en algunos casos el derecho a la vida depende de la protección del ambiente o de la soberanía de las comunidades sobre sus territorios.

El efecto práctico de esto es que cuando se presente un choque de derechos entre, por ejemplo, el derecho a la libre empresa y el derecho al ambiente o la autonomía y soberanía de las comunidades étnicas sobre su territorio, Petro tenderá a privilegiar lo segundo porque cree que así está defendiendo la vida que es un derecho inalienable.

Duque, en cambio, representa el conservadurismo anglosajón “que promueve la libertad de empresa, la iniciativa privada y el ánimo de lucro,” como lo definió el analista Francisco Miranda.

Él considera que la equidad y la justicia social llegan de la mano del empleo formal que él cree que se consigue si los empresarios cuentan con seguridad jurídica e incentivos para invertir y producir más.

Aunque su conservadurismo es sobre todo de tipo económico, por la vía de las alianzas que ha hecho se ha entroncado también con el conservadurismo social que expresan personajes como Alejandro Ordóñez, Viviane Morales y los grupos cristianos.

Aunque dado su pragmatismo no será un activista a favor de las banderas de la familia tradicional de papá, mamá e hijos o contra el aborto, tampoco será quien facilitará políticas, programas y proyectos desde el gobierno para defender temas de diversidad sexual y de género y derechos sexuales y reproductivos. Ver nuestro análisis.

 
3

Tener un estado mínimo o uno intervencionista

Duque y Petro tienen nociones radicalmente diferentes sobre el tipo de rol que debe jugar el Estado en la sociedad.

Mientras que el candidato uribista cree que el papel del Estado para redistribuir las oportunidades o la riqueza es menor, y en cambio debe buscar que las empresas y personas puedan producir tanto y con tanta eficiencia como sea posible, para que así se produzca más riqueza que va “goteando” hacia el resto de la sociedad, el candidato de izquierda cree en un Estado garantista, cuya principal función es garantizar los derechos de los ciudadanos, incluidos los llamados de tercera generación como el medio ambiente.

Una de las consecuencias de la visión que se imponga el domingo, es que mientras con Duque habría un Estado en principio más pequeño con menos incidencia en la sociedad, y que le imponga menos regulaciones al sector privado, el de Petro sería más grande, con mayor intervención en la economía y asumiendo roles que hoy cumple el sector privado como ser intermediario en la salud (dado que desaparecería las EPS), ser banco para los pobres o propiciando la industrialización de sectores. Ver nuestro análisis

 
4

Que el poder político esté en manos del Establecimiento o de las fuerzas alternativas

A pesar de ser el candidato de Álvaro Uribe, que ha ejercido una feroz oposición al gobierno de Juan Manuel Santos y a todo el sistema imperante (dudó del resultado de las elecciones, dudó del Congreso, y han dudado de manera sistemática de las sentencias que  no los benefician), después del triunfo de Duque en primera vuelta se logró en pocas horas la reunificación de la élite económica y política (solo se quedó por fuera Santos), impensable hasta ese momento dada la división profunda de la élite política y económica del país durante los últimos ocho años.

Así introduzca sus propias variaciones y perfiles más jóvenes en su gobierno, tener a los factores de poder tradicional de su lado seguramente garantizará que Duque sea más una continuidad de lo que se ha hecho en el pasado y que mantenga el status quo en lo estructural: la forma de concebir el gobierno, la participación social, el modelo económico, la visión de lo que significa el progreso, el tipo de funcionarios que gobernarán.

Por el contrario, si Petro llega a la Casa de Nariño lo hará impulsado por todo  el movimiento social que tiene de su lado, desde los sindicalistas hasta las comunidades afro, campesinas e indígenas, pasando por las principales organizaciones animalistas, ambientalistas, feministas, lgbti, y otros que conforman lo que él ha llamado ‘las nuevas ciudadanías”.

También tiene el apoyo de los políticos alternativos como Antanas Mockus, Claudia López, Antonio Navarro e Ingrid Betancourt y muchos intelectuales y artistas.

En esa medida, el triunfo del candidato de las fuerzas alternativas significará una ruptura con la forma tradicional de priorizar los problemas y de abordarlos, de concebir la participación de las organizaciones sociales y de darle voz a sectores que normalmente no se han escuchado. Ver nuestro análisis

 
5

El empoderamiento de una nueva izquierda

Si Gustavo Petro gana la Presidencia significaría la consolidación de una izquierda con un discurso más moderno que la tradicional, que combina propuestas de cambio al modelo económico con otras de derechos humanos, y que más que apuntarle a los elementos ideológicos tradicionales mueve la idea de las ‘nuevas ciudadanías’ organizadas alrededor de la defensa de agendas como el animalismo, el ambientalismo, los derechos lgbti.

Eso le permite ganar fuerza con sectores y movimientos sociales que no han tenido un protagonismo político en Colombia.

Dado el poder que da la Presidencia, un triunfo de Petro no solo empoderaría nuevas voces en los medios y unas agendas de discusión totalmente diferentes sino que también reforzaría opciones políticas de izquierda para las elecciones regionales del próximo año.

 
6

El empoderamiento de una nueva derecha

Si gana Iván Duque, seguramente se consolidaría una nueva derecha que va más allá del uribismo y que incorporaría a los conservadores y a los movimientos religiosos que hasta ahora habían estado marginados del poder nacional.

Dado el poder que da la Presidencia, un triunfo de Duque, además del regreso del uribismo a la Casa de Nariño, empoderaría nuevamente voces de derecha en los medios que prácticamente desaparecieron con la presidencia de Uribe y unas agendas de discusión diferentes a las que vivimos los últimos ocho años. Además, reforzaría opciones políticas de derecha a nivel local para las elecciones regionales de 2019.

 
7

El paso a la Historia de Santos

Como lo contó La Silla Vacía antes de la primera vuelta y como dice el analista Carlos Suárez, una de las cosas que está en juego en esta elección es “el paso a la Historia de Santos en una narrativa bondadosa o una histórica del que entregó un País para obtener un Nobel para él”.

Uno de los efectos principales de un eventual triunfo del uribismo es que habrá un esfuerzo por cambiar la narrativa sobre lo que significa Santos en la historia de Colombia, comenzando por debilitar los ejes del Acuerdo de Paz firmado en La Habana y probablemente, como dijo en su columna Héctor Riveros, arrogándose el papel de quien con sus ajustes al Acuerdo construyó “la verdadera paz”.

Seguramente, también habrá un mayor espejo retrovisor sobre la forma en la que fue elegido Santos con financiación de Odebrecht y compra de votos, sobre la mermelada que repartió, y en general, sobre su gestión.

 
8

La transformación de la clase política

La clase política se juega su transformación porque los dos candidatos que llegaron a la final no provienen de los partidos tradicionales y de hecho crecieron sobre la base de los ataques de ambos a la clase política tradicional (aunque ahora toda ella esté rogando una foto con Duque). Pero perderán mucho si gana Petro porque en esta segunda vuelta sus manifestaciones de adhesión a Duque se convirtieron en munición para el petrismo.

“Algunos entenderán que si no se transforman, se hundirán junto con el sistema que Petro propone acabar por cuenta de su comportamiento en tantos años de corruptos”, dice Carlos Suárez.

 

9

La realidad política regional

Si Petro gana, le dará una patada al ajedrez político en 2019 porque empoderará nuevos sectores, pondrá nuevos temas en la agenda, y cabalgará sobre el desprestigio de los políticos tradicionales.

Si gana Duque, probablemente habrá una recomposición del poder dentro de la clase política tradicional pero con mayor juego para los candidatos conservadores y de derecha.}

 

10

La alineación de la política internacional

Uno de los temas menos discutidos en la campaña (más allá del tema de Venezuela para reforzar el miedo al castrochavismo) fue la política internacional, una de las áreas donde hay mayores incógnitas respecto a ambos candidatos.

En el caso de Petro, porque en su programa hay un silencio grande sobre cómo piensa manejar las relaciones diplomáticas con el presidente venezolano Nicolás Maduro, cómo piensa abordar el fallo que está próximo a salir sobre la disputa limítrofe con Nicaragua y la relación con Donald Trump, de Estados Unidos.

Con este último, en particular, seguramente habrá choques en un eventual gobierno suyo dado que entre las promesas de Petro está renegociar las cláusulas de los tratados de libre comercio que puedan afectar la soberanía nacional o la de empoderar más a los cocaleros en las negociaciones sobre sustitución de cultivos, como contó La Silla en esta historia.

En el caso de Duque, habría una alineación muy grande con Estados Unidos como lo demostró que en campaña el candidato se mostrara favorable a mover la embajada colombiana a Jerusalén, su apertura a volver a la fumigación de cultivos ilícitos y su disposición a extraditar a los jefes guerrilleros que vuelvan a delinquir.

Frente a Venezuela, su posición también está alineada con la de Trump y la oposición venezolana

En esa medida, dependiendo quién gane la Presidencia, la alineación diplomática del país también estará en juego.

 

Comentarios (10)

Carlos Uribe

16 de Junio

0 Seguidores

Vivo en el extranjero y ya vote por Petro. Claramente el uribismo quiere pasar...+ ver más

Vivo en el extranjero y ya vote por Petro. Claramente el uribismo quiere pasar a la historia como los adalies de la paz y el dueño del pais empoderara las viejas fuerzas y el pais quedara resignado ocho años a un verdadero cambio. Despierten que el mundo cambio. El planeta ya no es el centro del universo y Dios vive dentro de nosotros y no depende de las iglesias. Todo es posible, somos mas!

Andres Felipe Garcia Rovira

16 de Junio

2 Seguidores

El consejo de alguien que no vive en el pais, por eso puede ser irresponsable ...+ ver más

El consejo de alguien que no vive en el pais, por eso puede ser irresponsable en las decisiones que toma, al final es solo una moneda que si cae cara podra seguir criticando desde afuera y si sale sello cuando el pais fracase dira que no se hizo como imaginaban, asi que toca otro intento, vivir en la moneda es lo que explica que no solo aca sino en el exterior la vida real es diferente al sueño.

Wilman Alvarez

16 de Junio

0 Seguidores

Les comparto una reflexión, un poco extensa: El efecto anestésico de Duque ...+ ver más

Les comparto una reflexión, un poco extensa: El efecto anestésico de Duque para los próximos años y la contracción del centro político independiente http://ciudadanoalmargen.blogspot.com/2018/06/el-efecto-duque-el-gran-acuerdo-por-el.html

José Saramago ..

16 de Junio

2 Seguidores

1..El voto es libre, y el voto en blanco es una posición valida que hizo q la...+ ver más

1..El voto es libre, y el voto en blanco es una posición valida que hizo q las campañas cambiaran y moderaran su discurso. 2..Petro es sinónimo de 'castrochavismo': se convierte en el dueño de la “izquierda”, por eso el voto en blanco da legitimidad a elegir un camino distinto. 3..Sin duda Santos es el peor presidente en la historia de Colombia en cuyo gobierno sucedió la peor corrupción de todas.

Carlos Uribe

16 de Junio

0 Seguidores

Señor José en honor a la verdad díganos la etimologia y raigambre de la pa...+ ver más

Señor José en honor a la verdad díganos la etimologia y raigambre de la palabra " CastroChavismo" . Es como cuando un niño llega al kinder con una grosería que escuchó a su tío alcohólico. Y claro el gobierno de Santos, Uribe, Pastrana, Gaviria, etc unidos han sido los peores gobiernos y por eso hay tanta desigualdad y violencia. Si podemos! La nueva Colombia esta naciendo. Viva Colombia Humana!

DIDUNDI

16 de Junio

3 Seguidores

-Perdón Juanita, pero leyendo los subtítulos prácticamente d acuerdo, pero ...+ ver más

-Perdón Juanita, pero leyendo los subtítulos prácticamente d acuerdo, pero el (8), si lo leí TODITO.
A pesar del mensaje contundente d los verdaderos votos libres(Pe-Fa), los politíKs buscarán minimizar las tradicionales estrategias políticas, digamos q le pondrán un estilo menos arrabalero; pero decir q detrås d Duribe no hay partidos tradicionales es tener q redefinir el concepto mismo.

DIDUNDI

16 de Junio

3 Seguidores

2-Redefinir el concepto d "tradicional" como el d "dictadura" q siempre recalc...+ ver más

2-Redefinir el concepto d "tradicional" como el d "dictadura" q siempre recalco. Esto no es d simple estrategia diferenciadora; así como ha existido la dictadura ideológica, también existe la dictadura dl actuar típico d los partidos, sean "nuevos" para algunos, pero bañados con los políticos d siempre; a eso no se le puede llamar renovación. O es q el conservatismo d Gordoñez y Martha es nuevo?

Gustavo Adolfo

16 de Junio

0 Seguidores

Es equivocado pensar que Duque activara el retrovisor contra Santos. Ese viejo...+ ver más

Es equivocado pensar que Duque activara el retrovisor contra Santos. Ese viejo jugador de poquer es peligroso y atacarlo significa perder al partido de la U y a todos los implicados en la mermelada. Mi pronostico es que Santos va a ser el ultimo en entrar al club de la reconciliación de Duque.

José Saramago ..

17 de Junio

2 Seguidores

https://bit.ly/2yiDooZ
Petro combina todas las formas de lucha con tal d...+ ver más

https://bit.ly/2yiDooZ
Petro combina todas las formas de lucha con tal de asegurarse la victoria.
Entre esas formas de lucha esta la de aliarse con Santos y Samper, y fingir se runa 'dulce oveja' demócrata.
Esperemos que la razón pueda mas que las “bodegas” de Petro.

José Saramago ..

17 de Junio

2 Seguidores

3:30 pm, hoy domingo 17 de junio de 2018, a esta hora han capturado 10 testigo...+ ver más

3:30 pm, hoy domingo 17 de junio de 2018, a esta hora han capturado 10 testigos electorales de la campaña de Petro, en su poder tenían cada uno decenas de tarjetones marcados en la casilla de Petro, y eso solamente los que se han informado oficialmente; usuarios en las redes están denunciando que han sido testigos de lo mismo en muchas partes. y no me explico porque LSV no dice nada al respecto.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia