Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Carlos Hernández Osorio · 20 de Enero de 2019

9811

11

“Una vez uno se va a la Escuela, se va definitivamente de la casa”.

Un Mayor de la Policía resume así el destino de los estudiantes que ingresan a la Escuela de Cadetes General Santander con el sueño de ser policías. Claro: hay días de descanso y de encuentro con sus familias. Pero apenas llegan, colchón al hombro, se van a vivir allá para que una vez terminen su formación los manden a cualquier parte del país.

La tragedia para las familias de 20 de ellos por el carrobomba que los mató el jueves es que ese “se van definitivamente de la casa” implica que no los volverán a ver.

Basado en varios indicios, el Gobierno le atribuyó el atentado al ELN, aunque hasta el cierre de esta historia esa guerrilla no había ni confirmado ni desmentido la información.

Más allá de eso, la vida en esta Escuela de 80 años de existencia quedó interrumpida.

Vivir en la Escuela

A la General Santander entran dos tipos de estudiantes: profesionales que quieren especializarse como policías y hacen un curso de un año, y bachilleres que quieren hacer carrera como policías y hacen un pregrado en administración policial que dura tres años.

Estos últimos fueron las principales víctimas del atentado. Aunque aún no ha sido posible identificar a todas las víctimas (hasta el viernes iban cuatro), de acuerdo con la información que dio el Ministro de Defensa, Guillermo Botero, en buena parte eran estudiantes entre los 17 y 23 años.

Para entender cómo vivían uno puede comenzar con la historia de Edwin Cortés, un bachiller huilense que vivió su primer día en la Escuela el martes pasado y estaba allí en el momento de la explosión, pero salió ileso.

Confiado en seguir el camino de su padre, que se llama igual y nos contó este relato, entró a estudiar después de cumplir 18 años y hacer cursos de criminalística e inglés.

El primer día los cadetes llegan con sus familias. “Nos permitieron llevarlos a la Escuela y acompañarlos; la Policía nos brindó apoyo logístico en ese recibimiento”.

Se trata de un acto de desprendimiento entre padres e hijos, liderado por los alféreces (estudiantes que llevan cerca de tres años y les falta poco para graduarse). “Nos dieron a conocer los sitios en los que iban a estar nuestros hijos, las aulas, las cafeterías. Vi que todo era muy cómodo para ellos y quedé satisfecho”, le dijo Edwin padre a La Silla Cachaca.

No es un acto cualquiera. Ese es el primer contacto que tienen los estudiantes con la Policía y comienzan a forjarse vínculos entre los nuevos que llegan y los antiguos que los reciben.

Ahí, por ejemplo, comenzó la amistad entre el cadete Juan David Rojas Agudelo y una teniente graduada en noviembre pasado que le tocó enterarse por los medios que él había muerto.

Ella, que nos habló bajo reserva porque no está autorizada a dar declaraciones, hizo parte del grupo de alféreces que recibió a la mayoría de estudiantes asesinados, entre los que estaba Rodas, oriundo de Belén de Umbría (Risaralda), de 21 años y al que ella recuerda como su siempre alegre compañero en la banda de la Escuela, el corneta que tocaba los honores a las autoridades.

Rodas llevaba cerca de año y medio estudiando, mientras para el día del atentado, Edwin, el estudiante huilense, apenas llevaba dos días acoplándose a la rutina de la Escuela: levantarse a las 4 de la mañana, trotar cerca de cinco kilómetros, arreglarse y desayunar para estar formando a las 7 y asistir a clases entre 7:30 de la mañana y 3:30 de la tarde.

Esa rutina, sin embargo, ya estaba trastocada aquel día, desde antes de la explosión, porque estaba planeada la ceremonia para imponerle la segunda estrella, de tres que alcanzan al final del proceso, a quienes llevaban casi dos años.

“Estaban muy felices por la presentación de la guardia de honor”, le dijo la Teniente a La Silla Cachaca.

Inicialmente la ceremonia estaba fijada para las 10 de la mañana, pero las directivas la adelantaron para las 8, nos contó el familiar de una estudiante.

La Silla Cachaca no pudo confirmar cuál fue la razón exacta del cambio, pero eso terminó salvando muchas vidas porque para cuando estalló el carrobomba, más o menos a las 9:40 de la mañana, ya la ceremonia había terminado. De haberse cumplido la programación inicial, a esa hora los estudiantes apenas estarían llegando al sitio de la formación, muy cerca de donde explotó el carro.

Los deportistas

Sofía Reyes Aguilar vio morir a sus compañeros.

Llegó a la Escuela hace año y medio impulsada por su tío Yull Aguilar, un militar que había comenzado a entrenarla en taekwondo.

“Ella había acabado sus estudios de inglés porque pensaba irse para Estados Unidos a donde su papá”, nos dijo el tío. Con el taekwondo yo le estaba dando una herramienta para que se defendiera en el exterior, hasta que surgieron unas becas de la Policía para deportistas que quisieran estudiar en la Escuela, con la idea de que los representaran en las competencias interescuelas de cadetes. Le comenté a ella cómo era la Policía y se animó”.

Sofía participó en esos juegos y quedó campeona en su categoría.

Ella hacía parte de la brigada Marcelino Gilibert y, a su vez, de una de deportistas de alto rendimiento con un centenar de integrantes que tienen rutinas diferentes a la de los demás alumnos: mientras estudian como cualquier otro en las mañanas, en las tardes entrenan. “Es un régimen especial. Tienen formaciones aparte y un oficial a cargo”, nos dijo la teniente que consultamos.

A esa brigada especial pertenecían al menos otros seis deportistas que murieron en el atentado: Camilo Maquilón Martínez, de 20 años, que había pertenecido a la Liga de Atletismo de Antioquia (era de Chigorodó); Steven Prada, de 19 años, que era portero de la liga de fútbol de la Escuela y era de Ibagué; Alfonso Mosquera Murillo, de 23 años, que había pertenecido a la Liga de Atletismo del Valle; el semifondista Allan Paul Bayona, de San Luis (Tolima); y los voleibolisas Jonathan Suescún, de Granada (Meta) y Felipe Manjarrés, de Acacías (Meta).

Sofía estaba cerca de ellos.

“Después de la ceremonia, a un grupo de la compañía Gilibert lo dejaron en esa zona para que fuera a hacer la guardia de honores en las exequias de un general. También sacaron gente de la banda de guerra”, nos contó su tío Yull. “Estaban alistándose al frente del comedor donde explotó el carro, frente al alojamiento de mujeres”.

Comenzaron a desplazarse por grupos y ella, que alcanzó a ver la Nissan gris, había doblado una esquina cuando la camioneta voló en pedazos.

Sofía le contó a su familia que se aturdió, pero que una vez se repuso medianamente ella y los demás compañeros que estaban ilesos corrieron al campo de paradas y vieron el horror.

Apenas una hora después se pudo comunicar con su familia con el celular de un superior, y el reencuentro ocurrió sobre la 1:30 de la tarde.

Para ese momento en las afueras de la Escuela se habían apostado un grupo de familiares preguntando por los suyos y un grupo de periodistas que posteriormente entró a escuchar el pronunciamiento del presidente Iván Duque.

Él habló cerca de la entrada principal, y aunque el atentado ocurrió cerca de una entrada alterna que queda a unos 100 metros, por allí se veía un edificio con vidrios rotos y algunos periodistas recogían pequeños trozos de latas deformadas y quemadas que parecían haber volado hasta allí.

Edwin Cortés, el estudiante que apenas llevaba dos días en la Escuela, estaba en un auditorio por debajo del nivel del suelo, no tan cerca de la explosión, y salió ileso.

La zozobra de sus padres se prolongó hasta las 11:30, cuando se comunicaron. Su padre aún no había viajado al Huila. “Yo estaba por el lado de Venecia, cerca a la escuela. Me había quedado unos días por si algún detalle le hacía falta”.

Ve a Edwin angustiado. “Es que mira las noticias y ve toda esa tragedia. A pesar de que tenía la convicción de estar allá, todavía no estaba tan preparado”.

-¿Ya dijo si quiere seguir? -le preguntamos.

-No. Él ya es mayor de edad y no lo voy a presionar. Por ahora le dieron un receso de 10 días en la Escuela.

Comentarios (11)

José Saramago ..

20 de Enero

3 Seguidores

La sociedad quiere marchar hoy en rechazo a tan cobarde acto del descerebrado ...+ ver más

La sociedad quiere marchar hoy en rechazo a tan cobarde acto del descerebrado de alias 'pablito',
y no faltan los babosos que salen a decir“yo no marcho con uribistas”:
que odio tan enfermo contra el uribismo de sujetos como Daniel Coronell o Gustavo Petro que los 'empuja' al pro-ELeNismo.
Y no todos los que promueven el dialogo son 'ELeNistas',pero todos los ELeNistas si promueven“el dialogo”.

Gustavo Adolfo

20 de Enero

0 Seguidores

Ni Daniel Coronel ni Gustavo Petro han dicho nada contra la marcha. no se que ...+ ver más

Ni Daniel Coronel ni Gustavo Petro han dicho nada contra la marcha. no se que tiene que ver el Uribismo en este tema.

DIDUNDI

20 de Enero

3 Seguidores

1-Válido, oportuno, necesario, hasta imperativo y todo lo d+ q se quiera hace...+ ver más

1-Válido, oportuno, necesario, hasta imperativo y todo lo d+ q se quiera hacer x rechazar la violencia, la guerra, la muerte d los q siempre siguen poniendo el pecho a la brisa y sobre todo a No politizar el deseo-súplica d NO MÁS GUERRAS; pero como vengo diciendo, este discurso y teatro montado desde todos la aristas sociale, económicas, militares y políticas dl país sigue siendo conocido d autos

DIDUNDI

20 de Enero

3 Seguidores

2-Hoy como nunca me convenzo + q el término 'me voy para la policia xq n...+ ver más

2-Hoy como nunca me convenzo + q el término 'me voy para la policia xq no hay + q hacer' se pone d manifiesto disfrazado d un falso patriotismo d parte d los q jamás irán en la 1a línea dl frente d batalla, Todas las entrevistas hechas a familiares d la gran mayoría d los asesinados indican q fueron inducidos con becas. Xq' un joven deportista acepta la vía militar?, Xq' precisamente los + pobres?

DIDUNDI

20 de Enero

3 Seguidores

3-Históricamente las responsabilidades son d todo lado como parte dl estado i...+ ver más

3-Históricamente las responsabilidades son d todo lado como parte dl estado indolente aupados x el gran poder político, militar, social y el económico q en compañía d medios y periodismo dl barato siguen viendo lo toros desde la barrera.
Hoy q ví a Santos vestido d blanco en la tal caminata, le recuerdo q El como Nobel d Paz está en la obligación d hacer Sentir y Valer y Justificar ese título

EduardoSaenzRovner

20 de Enero

1 Seguidores

El Hospital Milital reabre sus puertas a su distinguida clientela.

...+ ver más

El Hospital Milital reabre sus puertas a su distinguida clientela.

Nueva administración.

RAMON ELIAS ECHEVERRI OROZCO

21 de Enero

0 Seguidores

En calidad de compatriota , duele ver vidas humanas caer en una guerra que ha...+ ver más

En calidad de compatriota , duele ver vidas humanas caer en una guerra que ha llevado a nuestra nacion a baños de sangre , donde las victimas son seres humanos de familias de escasos recursos , quienes se benefician de este atentado ; el gobierno Duque que en su caida en picada , ahora es el salvador de la debacle auspiciada por sus patrones los de la secta del centro demoniaco.

José Saramago ..

21 de Enero

3 Seguidores

¿acaso fue un acto de guerra y no un acto criminal?
usted esta justifica...+ ver más

¿acaso fue un acto de guerra y no un acto criminal?
usted esta justificando al ELN y al cobarde descerebrado comandante alias“pablito”(si así en diminutivo).
Ya la Banda Criminal del ELN saco un comunicado diciendo que la acción fue“licita”.
Mientras: Álvaro Leyva y el izquierdista radical Ivan Cepeda con un descaro y un cinismo impresionante chantajean al pueblo:
¿cuantas curules para el ELN?

RAMON ELIAS ECHEVERRI OROZCO

21 de Enero

0 Seguidores

El fical M,artinez , un corrupto que no tiene hoja de vida sino prontuario y e...+ ver más

El fical M,artinez , un corrupto que no tiene hoja de vida sino prontuario y el minitro carrasquilla , donde el debate a este se diluye con esta granada de humo , originada con este atentado , el expresidente uribe , patron de Duque , se frota las manos , tiene todo en sus manos para la confrontacion armada.

Rafael Cardenas

22 de Enero

0 Seguidores

Triste realidad, como siempre, son los más pobres los que ponen los muertos (...+ ver más

Triste realidad, como siempre, son los más pobres los que ponen los muertos (ojo, de lado y lado). Pero claro, hacer la guerra con los hijos de otros es muy fácil.

Andrés Pérez Coronado

24 de Enero

322 Seguidores

Dolor de nosotros los policías de la patria, dolor de Colombia.
Más all...+ ver más

Dolor de nosotros los policías de la patria, dolor de Colombia.
Más allá de los debates que se dan, están las vidas de jovenes que quiere ir a la universidad y deciden ingresar a la Escuela de Cadetes de Policía. Es un camino donde tenemos el derecho de elegir una vida de servicio a la sociedad. Es una hecho terrorista, que acabo con los sueños de estudiantes. Paz en sus tumbas.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia