Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Ardila Arrieta | Juanita Vélez · 25 de Octubre de 2018

4695

9

Hace 22 años, cuando se tomaron a sangre y fuego la base militar Las Delicias en Putumayo y se llevaron secuestrados de ahí a unos 60 militares, las Farc comenzaron su carrera de hacer del secuestro de políticos y uniformados un arma política para conseguir despejes, intercambios y presionar negociaciones.

Hoy, cuando esa guerrilla está convertida en un partido político, algunos de los sobrevivientes de las cárceles que levantaron en las selvas están comenzando a detallar sus casos ante la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, y recordando toda la crueldad de la guerra.

Estas primeras y simbólicas voces abren el camino para que se sepa la historia del secuestro, que cuenta parte de las memorias del país reciente, con todos sus detalles.

A esa herida le echa sal ‘El Paisa’, exjefe de la columna móvil Teófilo Forero, que fue el único de los 31 exmiembros jefes de la guerrilla que no envió su informe a la Sala de Reconocimiento de la JEP contando en qué estaba, como se lo exigieron sus magistrados.

La verdad

“Para mi este relato no es sobre una retención ilegal, es sobre mi descenso al infierno”. Esas fueron las palabras con las que la excandidata presidencial Ingrid Betancourt arrancó a contarle a la JEP desde Francia lo que fue estar secuestrada por las Farc seis años, cuatro meses y nueve días.

Fue un relato tan desgarrador que les sacó las lágrimas a algunos de los magistrados.

 

Detalles sin importancia. Íngrid usó ese término varias veces antes de narrar, con el dolor clavado en los ojos, las atrocidades de la exguerrilla en la cotidianidad de su secuestro.

Desde que le escupían en su comida, que casi siempre era arroz y si tenía suerte lentejas, hasta que le ponían la cadena más pesada en su cuello y la obligaban a extender su plástico para dormir justo encima de las congas, unas hormigas gigantes. Si no era ahí, muchas veces le tocó pasar la noche al lado de las letrinas o amarrada a un árbol sin poder dar un solo paso.

Narró cómo en medio de la selva se enteró por radio de la muerte de su papá.

“Yo acuso a las Farc de tortura psicológica a mí y a mi familia”, dijo en un punto.

En medio de todo ese dolor, quizás lo más esperanzador de su relato es que dijo que creía en el cambio en las personas y que esperaba que las sentencias que saque la JEP sean “sentencias que construyan para ser el paralelo de lo que ellos destruyeron”.

El dolor del secuestro mezclado con la petición de reconciliación ha sido el lugar común de los exsecuestrados que, hasta ahora, han ido a la Sala de Reconocimiento de la JEP a contar la verdad de sus casos.

Además de Íngrid, también hablaron esta semana el exgobernador del Meta Alan Jara, el excongresista Luis Eladio Pérez y el general (r) de la Policía Luis Herlindo Mendieta. Hoy lo harán Consuelo González de Perdomo, el exsenador Jorge Eduardo Géchem y Orlando Beltran.

Alan intentó resumir en una hora los siete años y siete meses que pasó en la selva.

Dijo que le tocó oír crecer a su hijo Alan Felipe por radio, gracias a los mensajes que le mandaba su familia, y que aun hoy -casi una década después desde que volvió a la libertad- sigue sin superar el miedo cada vez que oye el ruido de un helicóptero.

Más allá de los detalles de lo que padeció, el Exgobernador le dijo a La Silla que lo que espera de este ejercicio frente a la JEP (y que en esto sabe que coincide con los demás exsecuestrados) es que lo que vivió no lo viva más nadie y poder encontrar verdad.

“Por años mi lucha fue por volver a la vida, luego por reconstruirla, ahora yo creo que es momento de hacer preguntas sobre los hechos. ¿Quiénes participaron exactamente en mi secuestro?, ¿hubo terceros, distintos a la guerrilla, involucrados?, ¿por qué no se hizo entonces el acuerdo humanitario?”, afirmó Jara.

Aunque ninguno de los exsecuestrados esté dando testimonio para atizar el sentimiento anti Farc (de hecho, muchos apoyaron el Acuerdo de Paz y todos están hablando apelando a la reconciliación y a superar lo que les pasó), cada uno de los pormenores de las crueldades del secuestro es una gota más en el vaso de deudas de la otrora guerrilla.

Un asunto al que se le suma la posición que está teniendo frente a la JEP el exjefe de la Teófilo Forero, una de las columnas más temidas y secuestradoras que tuvieron las Farc.

Lo que viene con El Paisa

La JEP les puso un plazo de diez días a 31 exjefes farianos para que enviaran un informe contando en qué estaban.

Al vencerse ese término, todos lo mandaron, incluido Iván Márquez, que lleva más de un mes escondido, excepto ‘El Paisa’, exjefe de la columna móvil Teófilo Forero.

Lo que puede pasar ahora es que la Sala de Reconocimiento, que fue la que les puso el plazo, le abra un incidente de incumplimiento.

Ese incidente es un pequeño proceso dentro del proceso grande, en el que las dos partes pueden pedir pruebas, presentar alegatos y finalmente la Sala decide si hubo incumplimiento o no.

Si dice que lo hubo, debe sancionar a El Paisa según la gravedad del incumplimiento.

Por ejemplo, si comprueban que está trabajando para una disidencia, perdería todos los beneficios de la JEP por los delitos que haya cometido hasta el 1 de diciembre de 2016 en el marco del conflicto.

La JEP lo seguiría procesando pero lo sancionaría con cárcel por hasta 20 años, la pena más dura dentro de esa justicia y, por los delitos que cometa en la disidencia, lo procesaría la justicia ordinaria. Si termina condenado por esos nuevos delitos, la JEP lo podría incluso excluir.

Pero si el incumplimiento es más leve, como por ejemplo que no presentó el informe porque no quiso pero igual está trabajando en una finca, la sanción debe ser menos fuerte, como una amonestación.  

Una fuente de primera mano que asesora a la exguerrilla dijo a La Silla que está segura de que El Paisa sí va a presentar el informe y que no lo hizo en el plazo que tocaba por “problemas logísticos, pero Óscar no está evadiendo. Él está metido en el proceso y lo último que supimos hace unos días es que iba a presentar todo”.

En cualquier caso, la presión sobre la JEP es muy grande.

El presidente Iván Duque ya le pidió que tenía que “certificar rápidamente” si estos exjefes siguen o no en el Acuerdo.

Incluso el alto comisionado para la paz, Miguel Ceballos, dijo ayer en la mañana que la Fiscalía podría reactivar una orden de captura contra El Paisa.

Su posición de, por ahora, no dar la cara ante la justicia especial, contrasta con los rostros que sí están poniendo las víctimas de la guerrilla de la que fue una de sus cabezas.

Comentarios (9)

LUIS AURELIO ARCINIEGAS

25 de Octubre

0 Seguidores

ESTOS ES HORROROZO AHORA QUE SE DIGA LA VERDAD DE LO QUE EL ESTADO HA HECHO AT...+ ver más

ESTOS ES HORROROZO AHORA QUE SE DIGA LA VERDAD DE LO QUE EL ESTADO HA HECHO ATRAVEZ DE LA HISTORIA MASACRES VIOLACIONES TORTURAS , DESPARICIONES ETC

coronado

25 de Octubre

0 Seguidores

Es urgente que se supriman estos testimonios que afectan el buen nombre de los...+ ver más

Es urgente que se supriman estos testimonios que afectan el buen nombre de los guerrilleros/senadores y hacen poner un poquito rojo a sus votantes chapinerunos que ahora por fin viven en paz.

Ctrl Alt Del

25 de Octubre

0 Seguidores

También es urgente suprimir las "falsas denuncias" correspondientes a las eje...+ ver más

También es urgente suprimir las "falsas denuncias" correspondientes a las ejecuciones extrajudiciales por parte de agentes del estado, que pasaron a la historia universal de la infamia con el piadoso nombre de "falsos positivos", porque pueden afectar el buen nombre de buenos muchachos e idolatrados sátrapas.

David M.

25 de Octubre

0 Seguidores

Angel Bravo, el artículo es sobre las Farc y su crueldad. Da la impresión q...+ ver más

Angel Bravo, el artículo es sobre las Farc y su crueldad. Da la impresión que justifica un crimen por otro igual de atroz.

Ctrl Alt Del

25 de Octubre

0 Seguidores

La palabra no es "justificar", ni alegando inocencia, ni para que parezcan jus...+ ver más

La palabra no es "justificar", ni alegando inocencia, ni para que parezcan justas, ni intentando que sean admisibles o no parezcan censurables. Las atrocidades de las FARC repugnan. Pero sería muy bueno que Coronado y más de medio país sintieran la misma repugnancia por las atrocidades de sus "buenos muchachos". Da la impresión de que les choca que "ahora por fin vivan en paz" (los chapinerunos).

AlvaroH

25 de Octubre

0 Seguidores

Hay que preguntarle eso a los uribistas que nunca dicen nada que no sea sobre ...+ ver más

Hay que preguntarle eso a los uribistas que nunca dicen nada que no sea sobre las FARC.

coronado

25 de Octubre

0 Seguidores

No compañero bravo: sólo hay que suprimir las de la guerrilla --las otras no...+ ver más

No compañero bravo: sólo hay que suprimir las de la guerrilla --las otras no.

Lupita Gómez

26 de Octubre

1 Seguidores

¿Parece que disfruta?

¿Parece que disfruta?

AlvaroH

25 de Octubre

0 Seguidores

Coronado, como siempre, con falta de seriedad y pura ignorancia. Queremos oír...+ ver más

Coronado, como siempre, con falta de seriedad y pura ignorancia. Queremos oír estos testimonios, y también los otros que usted, Coronado, nunca menciona.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia