Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por LaSillaVacia.com | Adelaida Ávila Cabrera · 25 de Junio de 2018

2291

5

Aunque Iván Duque y Gustavo Petro representaban visiones opuestas sobre la implementación del Acuerdo de La Habana y ese fue uno de los temas que más tomó impulso en la recta final de la campaña, en los 169 municipios del posconflicto los resultados se mantuvieron casi iguales con respecto a la primera vuelta.

La principal diferencia es que en las segundas votaciones en esos municipios (aquellos donde el Gobierno está implementando los Planes de desarrollo con enfoque territorial, Pdet) Petro sacó 1,5 por ciento más de votos que Duque, mientras que en la primera la distancia fue de menos del 1 por ciento a favor de del candidato uribista. Es decir, si se miran en conjunto, Petro volteó estos municipios a su favor.

(Si no carga nada o aparece un aviso de error, por favor refresque)

 

 

Visto por municipios, el derrotado candidato de la Colombia Humana ganó de nuevo en 86 (pero no en todos los mismos), mientras Duque pasó de hacerlo en 80 a 83.

 

 

Ese cambio se debe, en parte, al aumento de votos de los dos en los 3 municipios que habían ganado otros candidato y a que Duque y Petro se voltearon mutuamente seis municipios.

 

 

La victoria de Duque en Buenos Aires se explica porque la maquinaria de Cambio Radical que le movió votos a Vargas Lleras pasó a su campaña en segunda vuelta; y la de Remedios porque, según nos contaron fuentes en terreno, el miedo al fantasma de Venezuela, que fue uno de los imaginarios que más movió el uribismo en campaña, caló en la segunda vuelta.

En el caso de Petro, el triunfo en Segovia tiene que ver con el apoyo de los mineros de oro -la principal actividad de la zona-, que son mayoritariamente antiuribistas debido a que fueron desplazados por el título de 9 mil hectáreas (7 por ciento del territorio) que el Gobierno Uribe le otorgó en 2009 a la multinacional Gran Colombia Gold.

En los seis municipios en los que Duque y Petro se voltearon los resultados mutuamente, hay explicaciones diferentes.

En Barbacoas Petro remontó porque tuvo el apoyo más decidido de los consejos comunitarios agrupados en Asociación de Consejos Comunitarios de Nariño, Asocoetnar (la asociación más grande de la zona).

En Mesetas y en Tolú Viejo Duque la victoria de Duque obedeció, según nos dijeron fuentes en terreno, a que otras campañas llegaron a reforzarlo.

Petro tiende a arrasar más que Duque en los municipios en donde gana.

Por ejemplo, ganó en 23 con más del 80 por ciento de los votos, e incluso en ocho de ellos superó el 90 por ciento de los votos.

En cambio Duque solo ganó en cinco con más de 80% por ciento de los votos, y su pico más alto fue en Ataco donde quedó alcanzó el 86 por ciento ciento.

 

 

En las capitales con Pdet no cambió nada, Duque se mantuvo en Valledupar y Villavicencio y Petro en Santa Marta y Mocoa.

A pesar de que eso dejaría la sensación de que cambió poco, no necesariamente fue así, pues en uno de cada cinco municipios, creció más el perdedor que el ganador. Así fue en 19 de los 83 municipios que ganó Duque y en 17 de los 86 que ganó Petro.

 

 

En López de Micay en el Cauca, Córdoba en Bolívar y La Jagua en el Cesar, Duque recortó entre el 8 y el 11 por ciento de ventaja, sin ganar, mientras que Petro en el único municipio que recortó una buena tajada fue en Saravena en Arauca con el 12 por ciento.

Fuentes en terreno nos dijeron que el aumento del presidente electo obedeció a que las campañas locales acordaron con los dirigentes de Vargas Lleras el apoyo local y trabajaron en conjunto para trasladarle sus votos para la segunda vuelta.

El caso extremo opuesto, donde Petro ganó y más ventaja le sacó a Duque en el aumento de votación (creció 32,38 por ciento más), es Timbiquí, en Cauca.

Eso pasó, según una fuente de la campaña en ese municipio, porque en las tres semanas entre la primera y segunda vuelta intensificaron el trabajo y hubo sectores de candidatos que se quemaron que llegaron a respaldar a Petro.

En cambio, en el caso de Duque, Amalfi, Antioquia, fue su pico más alto con el 19,24 por ciento, algo que se explica en que ese municipio es muy uribista (en primera vuelta 2014 ganó Óscar Iván Zuluaga, de segunda quedó Marta Lucía Ramírez, y Santos quedó incluso detrás de Clara López; y en segunda ganó Zuluaga con el 75 por ciento de los votos).

Aunque todos los municipios que revisamos volvieron a tener más abstención que el promedio del país (55,46 por ciento contra el 46,97 por ciento nacional), se redujo un poco (2,46 por ciento) entre las dos vueltas

 

 

En los municipios de Nariño en los que la abstención se redujo del 9 al 14 por ciento, se explica en que los consejos comunitarios e indígenas Awa lograron movilizar más gente.

Sin embargo, en 34 de los 169 municipios votó menos gente, 8 de ellos en Antioquia y 9 en el Meta.

En Antioquia se explica esa disminución en los casos de Nechí y Tarazá, está relacionada con la emergencia de Hidroituango, mientras que en los demás nos dijeron que tuvo que ver con desinterés de los electores y la dormida de las maquinarias. En el Meta, la baja promedio (2,06 por ciento) coincide con la reducción de todo el departamento que fue del 2,22 por ciento.

Por último, en la mayoría de los laboratorios del posconflicto Duque se consolidó.

En Tumaco (Nariño), Briceño (Antioquia), San Vicente del Caguán,(Caquetá), y en tres de los cuatro municipios del Catatumbo en Norte de Santander donde ganó (El Carmen, Convención y Sardinata), Duque creció más que Petro con respecto a la primera vuelta.

En el primer municipio eso se explica porque, como contó La Silla, incluso desde antes de la primera vuelta tuvo una estructura política de su lado que movió la logística para votantes de zonas rurales alejadas y porque las demoras en la implementación del Acuerdo de La Habana le dieron combustible al uribismo.

 

 

En San Vicente del Caguán donde un Espacio Territorial de Reincorporación de la desmovilizada guerrilla de las Farc, la victoria de Duque se explica en que  el alcalde es uribista y, como contó La Silla Sur, le hizo campaña al ahora Presidente electo, en que la narrativa del acuerdo de paz que movió Petro sigue sin convencer, porque aparte de que la implementación ha sido lenta, en el departamento está creciendo el poderío de disidencias de las Farc que están al mando de ‘Cadete’ y ‘Gentil Duarte’, a las que Duque se comprometió a combatir en las tres visitas que hizo al departamento con un discurso similar al de la seguridad democrática. 

Algo similar sucedió en Briceño y en el Norte de Antioquia, donde hay disidencias de las Farc operando.

En el Catatumbo, la victoria más contundente de Duque fue en Sardinata, donde le ganó a Petro con el 83 por ciento de los votos, algo que se explica, en parte, porque ese municipio mantiene la tradición conservadora de la región y el discurso uribista, en medio de la crisis fronteriza, caló más.

En el lado de Petro, el triunfo más simbólico estuvo en Barbacoas en Nariño, porque como contamos atrás, todos los consejos comunitarios (incluidos indígenas) se volcaron a respaldarlo precisamente para evitar que Duque volviera a ganar como lo hizo en primera vuelta.

En el Catatumbo, el excandidato de la Colombia Humana se mantuvo en San Calixto, Hacarí, Teorama y El Tarra, los cuatro municipios en los que ganado en primera vuelta, pero como explicó La Silla Santandereana, perdió parte de la distancia que le sacó a Duque en primera vuelta, y por ejemplo, en San Calixto pasó de tener una proporción de 17 a 1, a una de 12 a 1, y en El Tarra bajó de 7 a 1 a 6 a 1.

 

 

En La Montañita, en Caquetá, donde había otra zona veredal de transición, también ganó Petro. Tenía el terreno abonado porque allá ganó el Sí en el Plebiscito de 2015, y también fue el único territorio donde Óscar Iván Zuluaga no pudo derrotar a Juan Manuel Santos en 2014.

Comentarios (5)

Andres Felipe Garcia Rovira

25 de Junio

2 Seguidores

Interesante grafico, eso muestra que hay municipios que aun estan afectados po...+ ver más

Interesante grafico, eso muestra que hay municipios que aun estan afectados por los actores armados y no pudieron votar en libertad por Ivan Duque, creo que el mensaje es claro, que es necesario reforzar con la seguridad democracia esos rincones de la patria donde los actores aun obligan a votar por Petro, esperemos esa pobre gente pueda ser liberada de la esclavización de las FARCRIM y el ELN.

AlvaroH

25 de Junio

0 Seguidores

Ahora va a resultar que únicamente quienes escogen votar por Iván Duque est...+ ver más

Ahora va a resultar que únicamente quienes escogen votar por Iván Duque están votando con libertad y el resto no. Yo no voté por Petro, pero me parece que esa actitud es groseramente anti-democrática y excluyente. Ojalá que el "refuerzo de la seguridad democrática" por una vez haga honor al nombre, y no a la realidad de que tras los soldados no venía el Estado sino los paracos (Comuna 13).

Andres Felipe Garcia Rovira

25 de Junio

2 Seguidores

Ese argumento lo utilizó Petro o no vio su discurso de derrota?, quien defini...+ ver más

Ese argumento lo utilizó Petro o no vio su discurso de derrota?, quien definio los votos libres fue él, solo que considero que la cadena estaba definida por el clientelismo, puede ser porque prefiere negar la historia ya que los que normalmente controlan la población son los actores ilegales del conflicto, que obviamente lo acomapañaban y le hacian barra como uno mas de ellos, esa es la definición

AlvaroH

25 de Junio

0 Seguidores

El problema es cuantificar eso sin caer en la hiperbole. No se puede hacer ni ...+ ver más

El problema es cuantificar eso sin caer en la hiperbole. No se puede hacer ni como lo hizo Petro ni en sentido contrario.

Manuel Alejandro Mena Salazar

26 de Junio

0 Seguidores

El eln no tiene la misma capacidad de control territorial que las farc o los p...+ ver más

El eln no tiene la misma capacidad de control territorial que las farc o los paramilitares, y la cantidad de votantes fue altisima, en ese orden de ideas, ni podemos decir que "el eln y las farc obligaron a votar por Petro", ni que "los paramilitares en antioquia obligaron a votar por duque".

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia