Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Nohora Celedón · 04 de Febrero de 2019

6346

4

En más de una ocasión el Ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, ha dicho que los cálculos políticos por las decisiones de su cartera no lo trasnochan, y la forma en que ha hecho anuncios impopulares, como la propuesta de igualar el IVA de la canasta familiar, el anuncio de una reforma pensional o de la intención de vender Ecopetrol, muestra que le pone poco cuidado al efecto de sus palabras en la opinión pública y en los electores.

Pero es lo político, y específicamente la poca capacidad que ha mostrado el Gobierno de Iván Duque para sacar proyectos en el Congreso, uno de los nubarrones que están viendo bancos, analistas y calificadoras de riesgo sobre el desempeño económico de Colombia.

Uno de ellos fue el Banco BNP Paribas que en sus perspectivas de 2019 para Colombia dijo que uno de los cuatro riesgos de la economía del país este año es la dificultad del Gobierno para pasar reformas en el Congreso.

“El Gobierno tendrá que fortalecer sus mayorías para que terminen siendo aprobadas sus propuestas y/o para que se lleven a cabo las reformas estructurales que requiere el país”, dice por su parte el reporte de perspectivas para primer trimestre del BBVA Research.

Esto es particularmente importante, porque para que el Gobierno termine de aterrizar su visión económica, necesita que el Congreso apruebe las reformas a las pensiones, a las regalías, o al Estado, e incluso su ley TIC.

También es clave para Duque, que como Senador se destacó como el principal vocero del uribismo en las críticas económicas a Santos. De no lograr aterrizar la visión económica que enarboló, se quedará sin consolidar esa imagen y posiblemente recordará lo difícil que es pasar de la oposición en el legislativo, a la ejecución en el Gobierno.

La visión (y el chicharrón) que quedó en la tributaria

La visión económica de Duque se concretó en la reforma tributaria del año pasado pues, aunque la iniciativa solo recogerá la mitad de lo que esperaba el Gobierno, aterrizó su mirada de economía de la oferta (en inglés “supply side economics”), que en esencia le apunta a ayudar a las empresas a que crezcan para que la riqueza que generen se transfiera a la gente y a la economía con más empleo y mejores salarios.

Para eso la reforma les bajó el impuesto de renta y definió devolverles la mitad del impuesto de industria y comercio, la mitad del 4 por mil, el IVA que pagaron para comprar bienes de capital como maquinaria y equipos. También crear un régimen sencillo para facilitar a las empresas pequeñas pagar impuestos y exenciones a sectores como la agroindustria, el turismo y la economía naranja.

A pesar de esto, que no haya conseguido cómo recoger 7 de los 14 billones de pesos que alegó que estaban desfinanciados en sus presupuesto, deja a Duque en un aprieto.

“La dilución de un proyecto de ley clave de reforma tributaria disminuyó las proyecciones de ingresos originales, lo que hace necesarios los recortes de gastos para cumplir el objetivo del gobierno”, dijo la agencia calificadora Fitch Ratings la semana pasada.

Eso tiene al Ministro de Hacienda buscando de dónde sacar la plata, con alternativas como vender parte de su participación en Ecopetrol -lo que dejó la preocupación de que eso reduciría sus ingresos anuales por dividendos de la petrolera - un plan de austeridad que este año debería ahorrar 1,2 billones de pesos, y una reforma al Estado que podría ahorrar hasta 5 billones anuales y podrá requerir aprobación del Congreso.

Encima, el hueco podrá crecer los años que vienen, cuando las empresas empiecen a cobrar las devoluciones de la tributaria y a pagar menos impuestos, si no se cumple la apuesta macroconómica de que con menos gravámenes las empresas crecerán tanto que el Estado terminará recaudando más.

Según cálculos de Fedesarrollo y Anif eso no pasará por lo menos en el corto plazo, lo que dejará una reducción en ingresos para el Estado de 1,4 billones en 2020, de 3,2 en 2021 y de 5 en 2022.

“Este drenaje de la tributación efectiva (neta de los “sueños” gubernamentales de lucha contra la evasión) seguramente nos costará una degradación en nuestra calificación de riesgo país en el curso de los próximos 12-18 meses”, escribió Anif en un reporte publicado el 21 de enero.

Si ese hueco se da, este o el próximo año podría ser necesaria otra reforma tributaria. Sobre esto ya advirtió la agencia Fitch, en diciembre, cuyo director para América Latina dijo que la reforma tributaria había quedado blanda.

El Gobierno no ve esa necesidad, por ahora, pues en el plan financiero de 2019 que dio a conocer Carrasquilla el viernes muestra que espera recaudar 13,3 billones de pesos más que en 2018, por las reformas a la Dian y una mayor formalización empresarial. Es decir, porque confía en su apuesta.

También calcula que el PIB va a crecer 3,6 por ciento (la misma cifra que estima el Fondo Monetario Internacional), aunque dijo que él en lo personal cree que podría crecer hasta 4 por ciento, algo que es bajo frente a la promesa de campaña de Duque de crecer al 5 por ciento y difícil de lograr para los banqueros y agencias que monitorean la economía colombiana.

Sobre todo porque el Gobierno no parece tener la capacidad de mover su agenda en el Congreso, que sigue con pendientes en lo económico.

Este año el panorama económica pinta mejor que otros, pero no fácil.

Por el lado internacional los precios del petróleo son inciertos, pero como la oferta sigue creciendo más rápido que la demanda, es posible que caigan más. Esto significa menos recursos para la inversión pública que se financia con regalías, impuestos y dividendos del petróleo. También se prevé una desaceleración en la economía de los Estados Unidos, el principal socio comercial.

Dentro del país la migración venezolana, que probablemente ya pesa en la cifra de desempleo que subió en enero a 9,7 por ciento; el fenómeno de El Niño, que llegará entre marzo y abril y puede afectar los precios de los alimentos; y la menor confianza de los consumidores, serán los nubarrones que tendrá que enfrentar la economía este año.

Sin Congreso no hay paraíso

Aunque no todas las políticas económicas de Duque necesitan al Congreso (avanzar en las vías 4G, mecanismos como los bonos naranja o los programas de superación de la pobreza y de subsidio a la compra y mejoramiento de vivienda, necesitan plata y ejecución, no leyes), varias de sus promesas de campaña sí lo requieren.

Una de las más sonadas es la reforma pensional, y su inicio enredado muestra cómo las dificultades políticas pueden afectar la agenda económica de Duque.

Inicialmente el Gobierno la iba a presentar este año pero la Ministra de Trabajo, Alicia Arango, dijo que se pasaría el próximo para socializarla y concertarla antes.

 

Aunque Carrasquilla dijo públicamente que intentaría convencerla de presentarla este año, es difícil que esto se dé porque aunque Duque prometió que no subirá la edad de pensión, es probable que incluya un aumento en los aportes de los empleados o menores posibilidades de pensiones altas, subsidiadas por el Estado.

Este tipo de propuestas son impopulares, y por eso difíciles de vender a los políticos y más en un año electoral, y sin una aplanadora gobiernista en el Congreso o un presidente con capital político para gastar.

“(Las elecciones regionales) probablemente se traducirán en una segunda mitad del año en la que veremos al Congreso reacio a discutir cualquier cosa que se vea como impopular”, dice BNP Paribas. Más aún, sigue el informe, con un presidente con tan baja popularidad.

La modernización del sector TIC muestra lo mismo. No solamente calza con el modelo económico de Duque, como lo contamos en esta historia, sino que es la base para impulsar una de sus pocas banderas propias, la economía naranja.

El Gobierno calcula que esa ley podría traer inversiones a largo plazo hasta por 93 billones de pesos para construir infraestructura de telefonía e internet en lugares apartados, pero para los congresistas puede ser un lastre apoyarla dada la oposición que le han hecho organizaciones sociales y ciudadanos que ven que le da mucho poder al Gobierno y mejora los negocios de los privados sin tener seguras esas inversiones.

Para aterrizar su modelo económico Duque ha prometido más reformas, que necesitan del Congreso.

Entre ellas está la de las regalías para que quede más plata en las regiones productoras y la del sistema general de participaciones -que distribuye plata nacional a lo local para educación, salud y saneamiento básico-, y es probable que la Misión del Mercado de Capitales que instaló recomiende otra.

Todas son apuestas de Duque para dejar huella en sus cuatro años de mandato e implementar su visión económica. Pero para que se conviertan en realidad, tendrá que encontrar cómo tener éxito en el Congreso siéndole fiel a su promesa de no dar mermelada.

Los resultados de las reuniones que arrancan esta semana con las bancadas para discutir el articulado del Plan de Desarrollo que presenta el miércoles serán una muestra de qué tan nublado está ese horizonte.

Comentarios (4)

DIDUNDI

04 de Febrero

3 Seguidores

AUXILIO..! BUSCO ASESOR DE IMAGEN URGENTE..!
Xfa, q alguien le diga a D...+ ver más

AUXILIO..! BUSCO ASESOR DE IMAGEN URGENTE..!
Xfa, q alguien le diga a Duque q si quiere marcar diferencia, hacer identidad propia y no lo confundan, q xfavor no se ponga ese tipo d sombreros, ni ponchos, no se le ocurra montar en caballo, menos d paso y MUCHO MENOS q en un día d relax se vaya a poner unos Crocs.
Q vean batalla de modelos y pidan asesoría a las 3 señoras que actúan como jurado.

Saint Sinner

04 de Febrero

0 Seguidores

Como estrategia economica genial Duke anuncia que le dara recursos a la pobre ...+ ver más

Como estrategia economica genial Duke anuncia que le dara recursos a la pobre Venezuela, como aqui no problema con la reforma tributaria, se subió el iva...

bicowokeri

05 de Febrero

0 Seguidores


Google ahora paga $ 17000 a $ 22000 por mes por trabajar en línea desde...+ ver más


Google ahora paga $ 17000 a $ 22000 por mes por trabajar en línea desde casa. Hace 2 meses que me uní a este trabajo y gané $ 20544 en mi primer mes de este trabajo. ¡Puedo decir que mi vida ha cambiado completamente para mejor!

----->>>>> www.TrabaJos3.Com

cafugi

07 de Febrero

0 Seguidores


Google ahora paga $ 17000 a $ 22000 por mes por trabajar en línea. Me u...+ ver más


Google ahora paga $ 17000 a $ 22000 por mes por trabajar en línea. Me uní a este trabajo hace 2 meses y gané $ 20544 en mi primer mes de este trabajo. Puedo decir que mi vida ha cambiado por completo.

-------->>>>> www.TrabaJos3.Com

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia