Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Soto · 04 de Febrero de 2020

8472

4

En el último mes, el rearmado jefe de las extintas Farc, Iván Márquez, envió un emisario de alto nivel al Cauca para convencer a las disidencias que se le unan, su primera movida militar después de anunciar desde Venezuela su regreso a la guerra en un video en agosto del año pasado con varios exjefes guerrilleros como El Paisa, Santrich, y Romaña.

Según una alta fuente militar del Cauca, que no quiso ser citado para no comprometer operativos militares, y que dice saberlo por información de inteligencia fruto de interceptaciones e informantes que tienen las Fuerzas Militares, el emisario de Márquez llegó a mediados de diciembre al norte del Cauca (no hay detalle exacto de a dónde) a contactar a Leider Johani Noscue, alias Mayimbú.  El objetivo de Márquez sería recoger bajo su ala a estas disidencias.  

Esta misma información nos la confirmó una fuente de Farc que sigue de cerca la situación de seguridad de los excombatientes en Cauca.

Mayimbú es el jefe de las disidencias más grandes del norte del Cauca Jaime Martínez y Dagoberto Ramos con 110 y 170 hombres respectivamente. 

Perteneció al sexto frente de las Farc entre 2003 y 2014 cuando fue capturado y gracias al Acuerdo de paz firmado con el gobierno de Juan Manuel Santos, salió de la cárcel en 2017 e inmediatamente retomó las armas. 

La disidencia de Mayimbú fue la responsable de la masacre de la excandidata a la Alcaldía de Suárez, Karina García, y cuatro personas más en septiembre. También lo culpan de varios asesinatos de líderes indígenas.

Hasta ahora, esas disidencias le responden a Gentil Duarte, excomandante del frente Primero de las Farc y exnegociador en La Habana, que desertó en 2016 con la intención de reunificar las disidencias. Actualmente lidera una de las disidencias más grandes del país en Caquetá y Meta con 500 hombres, según la Fundación Ideas para la Paz.  

El emisario

El emisario de Márquez es Walter Mendoza, un exguerrillero de alta jerarquía y curtido en lides militares.

Entre otras, fue comandante del Bloque Móvil Arturo Ruiz en Cauca y límites entre Chocó y Valle, y se le atribuye haberse ideado las columnas móviles que le dieron varias victorias militares a las Farc. 

También fue jefe del Bloque Occidental en Cauca, Nariño y Valle, en reemplazo de Pablo Catatumbo, de quien era muy cercano.

Mendoza tiene 61 años y duró 37 años en las Farc.  Tras la firma del Acuerdo de Paz, se reincorporó en el espacio territorial de Policarpa, Nariño, y luego en el Cauca, como pedagogo del proceso de paz ante los demás desmovilizados. 

En agosto de 2018, sin embargo, desapareció. Casi al tiempo con la salida de Márquez del espacio territorial en Miravalle, Caquetá, luego de no haberse posesionado como Senador y de la captura de su sobrino Marlon Marín y del exjefe guerrillero Jesús Santrich por narcotráfico.  Nadie supo nada de Walter ni de Márquez, hasta que un año después, aparecieron juntos en el video en el que anunciaba su regreso a las armas como Segunda Marquetalia. 

Los expertos interpretaron el video principalmente como un show mediático, y una respuesta del dictador venezolano Nicolás Maduro a las decisiones del gobierno colombiano en su contra. Y desde entonces, Márquez y su banda no volvieron a sonar. 

Hasta diciembre de 2019, cuando su emisario Walter Mendoza apareció con una veintena de hombres, en el sur del Tolima, en sectores como La Herrera y el Cañón de las Hermosas, según la fuente militar que habló con La Silla. Es decir, muy cerca al norte del Cauca y sur del Valle. 

Según la fuente militar, desde ahí Mendoza habría coordinado todo para encontrarse con Mayimbú.

Aunque no lo vieron en el Pacífico, Las dos fuentes dijeron a La Silla Vacía que Mayimbú se habría negado a unirse a Iván Márquez, porque lo considera un traidor por firmar el Acuerdo con el gobierno Santos, y habría ratificado su alianza con Gentil Duarte.

Eso explica que en las últimas semanas Mayimbú haya sacado varios panfletos como éste fechado el 18 de enero.

Allí dice “No tenemos ningún vínculo con el grupo llamado La Segunda Marquetalia. Ya que ellos fueron quienes traicionaron el proyecto político-militar (...) ahora vuelven rasgándose las vestiduras, declarando víctimas de engaño. Y con el vil cinismo de ni siquiera reconocer nuestros esfuerzos combativos, a proclamarse las verdaderas guerrillas”. 

Termina advirtiendo que debe salir de la zona cualquier persona que tenga familiares o amigos vinculados a La Segunda Marquetalia, que es el nombre que Márquez le da a su banda cuando aparece nuevamente armado en el vídeo al lado de Jesús Santrich.

Esa amenaza, según la fuente de Farc, ha aumentando la tensión en el municipio de Buenos Aires, zona montañosa de Cauca, cercana al mar Pacífico, así como en el Espacio Territorial de Reincorporación (Etcr) La Elvira, que está en ese mismo municipio. 

También ha aumentado el riesgo para los desmovilizados que no quieren aliarse con Mayimbú, pues ahora éste los acusa de estar con Mendoza y Márquez. 

De hecho, el asesinato del excombatiente Manuel Santo Yatacué, el dos de diciembre pasado,  habría concretado esa amenaza. 

Santo hacía parte de Café Cooperativa Ecomún La Esperanza (Cecoespe), un proyecto productivo afiliado a Ecomún, la cooperativa oficial de Farc, en Buenos Aires. 

Cecoespe se ganó una licitación para vender café a varias empresas del país por dos años y ha ganado premios internacionales por la calidad del producto, por lo que ha tenido un buen arranque.

A Santo lo asesinaron con varios disparos en el corregimiento de El Ceral, cerca al Espacio Territorial La Elvira en Buenos Aires, cuando iba en un carro con su compañera sentimental. 

Al parecer porque no quiso unirse a Mayimbú, según la misma fuente de Farc que está al tanto de esas denuncias, y, como había tenido cercanía con excombatientes de ese espacio territorial que se fueron con Walter Mendoza, el jefe de las disidencias lo habría acusado de estar en la Segunda Marquetalia. 

Su muerte aterrorizó a los desmovilizados que no se han unido a Mayimbú; once personas se fueron amenazadas del Etcr de Buenos Aires, al norte del Cauca, a otras zonas del país. 

La Silla Vacía contactó a tres líderes indígenas del Norte del Cauca para verificar si sabían del emisario. Dijeron que la única información que tienen por el momento de Márquez son los panfletos que han circulado en zonas como Santander de Quilichao, al norte del Cauca y límites de Valle, en los que anuncian que estarán en Santander de Quilichao e invitan a la alcaldesa a proteger el río Quilichao.  Amenazan con convertir en objetivo militar al que haga minería.

Que Iván Márquez intente comenzar su rearme en el Cauca  es revelador porque, como le dijo a La Silla Jeremy McDermott, director de InSight Crime, “las rentas criminales en Cauca son un botín muy lucrativo y no solo la coca, sino la marihuana cripy”. 

El investigador agregó que Márquez seguramente está buscando acceso a la costa Pacífica.   “Si Márquez quiere proyectarse como un movimiento nacional, tiene que llegar hasta la Costa Pacífica”, dijo. En esta región se produce el 24 por ciento de la coca del país.  

Por ahora, la negativa de Mayimbú habría frustrado a Márquez el ingreso al Cauca y la consolidación de un grupo militar allí. Pero el solo hecho que lo haya intentado, muestra que su intención de crear un grupo es real.

Comentarios (4)

Pedro Korrea

04 de Febrero

0 Seguidores

En esto quedó el narco acuerdo. Los 10 narcoterroristas del congreso felices ...+ ver más

En esto quedó el narco acuerdo. Los 10 narcoterroristas del congreso felices gozando su vejez, millones y curules en paz.

harriarq

04 de Febrero

0 Seguidores

Brazo armado de Farc y Brazo ideológico protegido en el congreso... Así el n...+ ver más

Brazo armado de Farc y Brazo ideológico protegido en el congreso... Así el negocio es por lado y lado, La PAZ es una excusa para legitimar y legalizar 50 años de terrorismo, 30 de narcotráfico, 20 de minería ilegal... la expropiación por desplazamiento y el lavado de dinero requerían representación política y por piedad que no era suficiente. Acuerdo a la medida de la guerrilla y mal negocio país1

Elgatodeschrodinger

05 de Febrero

0 Seguidores

y los medios defendiendolos, las ONGs financiadas, esta es la PAZ de Santos, que aca no es un eufemismo porque claramente esto del narcotrafico, los crimenes de lesa humanidad, el acuerdo solo aplica para el gobierno, pero hay voluntad de paz, la JEP es la garante del proceso, el narcotrafico no existe, la mermelada es imaginaria, los medios tienen criterio, las mentiras eran del NO, que descaro.

y los medios defendiendolos, las ONGs financiadas, esta es la PAZ de Santos, que aca no es un eufemismo porque claramente esto del narcotrafico, los crimenes de lesa humanidad, el acuerdo solo aplica para el gobierno, pero hay voluntad de paz, la JEP es la garante del proceso, el narcotrafico no existe, la mermelada es imaginaria, los medios tienen criterio, las mentiras eran del NO, que descaro.

coronado

04 de Febrero

0 Seguidores

Llegó la directora y los mandó a hacer periodismo de nuevo...! Bien por LSV....+ ver más

Llegó la directora y los mandó a hacer periodismo de nuevo...! Bien por LSV. Les falta informarle a los pacifistas incautos que leen estas noticias allá en Bogotá que todos los sitios que mencionan están a sólo una hora del area urbana de Cali --no sea que sigan diciendo que la guerra ocurre por allá lejos del mundo...

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia