Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Nicole Bravo · 09 de Octubre de 2020

2772

3

Una reciente mofa del alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, a la concejal liberal Diana Rojas cuando ella le pidió que explicara bien en qué va a invertir un cupo de endeudamiento por 650 mil millones de pesos para su Plan de Desarrollo y para la reactivación económica por el covid, es la más reciente evidencia de la intolerancia del mandatario a que le pidan cuentas.

Este año Ospina, elegido por los verdes y a quien en mayo del año pasado la Fiscalía le imputó cargos por presuntas irregularidades en la contratación de su primera Alcaldía (2008-2011), ha descalificado y señalado en varias ocasiones a quienes le hacen cuestionamientos, incluyendo a los periodistas.

Esto último le valió que en agosto la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip) publicara un comunicado en el que rechazaba sus hostigamientos a cuatro periodistas. Los casos iban desde desacreditar su labor por mensajes internos, hasta amenazarlos con llamar al jefe.

El asunto es importante  en una ciudad en la que casi todo el Concejo se ha declarado como parte de la coalición de Gobierno y sólo tres de los nueve partidos son independientes, por lo tanto, el control político de la Administración queda en cabeza de unos pocos.

Mucho más teniendo en cuenta que hablamos de un mandatario con una investigación formal.

Las respuestas de Ospina

La historia con la Concejal Rojas comenzó cuando ella pidió el detalle de la inversión de una deuda en la que podría estar Cali hasta 2036.

Rojas se quejó de que Ospina le estuviera pidiendo un “cheque en blanco” a la ciudad.

El Alcalde le contestó mandándola a leer el Plan de Desarrollo, un asunto que no basta pues la concejala pedía que se detallaran los proyectos o las obras en los que se invertiría el dinero y las condiciones en el que éste se iba a tomar ya que podía endeudar a la ciudad hasta por 15 años. 

Se lo dijo insinuando que a la política no le daba la cabeza para entender: “la invito a que se lea el Plan Distrital de Desarrollo, allí están todos los proyectos movilizadores, pero si no le... (se dio dos golpes en la cabeza), nada que hacer”.

La Concejal respondió ofendida en sus redes ayudando a mover en twitter el HT #LosCaleñosNoSomosTunTun (el ‘tun tun’ por la referencia a los golpes en la cabeza que hace el Alcalde).

También en redes, algunos salieron a reclamar la respuesta de Ospina, como esta politóloga caleña que dijo que el 27 de octubre, día de las elecciones locales, “no metimos autogol”.

Ospina le respondió con un mensaje interno, que ella publicó en Twitter, tratándola de “perdedora”:

La palabra “perdedor” también la ha usado con otras personas que le hacen reclamos, como le dijo por twitter a un ciudadano que lo señaló de hacer “excursiones populistas” debido a que el Alcalde publicó en su cuenta que realizaría un recorrido en donde se construirá el Ecoparque Corazón de Pance.

Pero responder con ataques no es nuevo en el Alcalde de Cali, como nos lo confirmaron ocho de las diez personas con las que hablamos para esta historia, entre políticos, académicos y directores de organizaciones de la ciudad que le hacen seguimiento a la administración.

El representante por el Valle Christian Garcés del Centro Democrático dice que con Ospina hay buenas relaciones por el impulso de los principales proyectos de Cali que requieren apoyo de la nación, ya que él hace parte del partido de Gobierno, pero también nos dijo que ha notado que cuando hace críticas a Ospina, en especial en redes sociales, siempre responde con ataques.

Un ejemplo de eso, fue cuando en abril el Congresista invitó a la Alcaldía de Cali y a la Gobernación del Valle a hacer una rendición de cuentas por rumores de presuntos sobrecostos en contratos.

La respuesta de Ospina, en un tuit en el que etiquetó a Garcés, fue decir que el Representante hacía juicios de valor y una “política de bajísima calidad”. El Congresista dijo que no lo estaba acusando y que sólo pedía que se aclarara la inversión realizada, como puede verse en este hilo.

Lo mismo le pasó a Gustavo Orozco, representante del grupo independiente Objetivo Cero que tiene como fin poner la lupa en temas ambientales, de corrupción y violencia en Cali y que en agosto le preguntó al Alcalde por qué no había publicado su declaración de renta.

La respuesta de Ospina, al otro día, fue señalarlo de mentiroso y adjuntar una imagen de la declaración de renta, aún cuando la publicó después de que Orozco dijera que no lo había hecho, como puede verse en este tuit

Para Gustavo Orozco, “Ospina es como Quintero (haciendo referencia al video de la Pulla sobre Daniel Quintero, alcalde de Medellín), lo de alternativos es sólo en el papel”.

Los periodistas también han sido blanco de Ospina por las preguntas incómodas que le han hecho o los artículos que han publicado. 

El comunicado que sacó la FLIP rechazando su comportamiento recoge situaciones desde que Jorge Iván estaba en campaña por la Alcaldía de Cali.

Entre ellas el caso del periodista Jose Marulanda, del medio radial Unicauca, quien compartió una historia que hizo el año pasado sobre las alianzas de Ospina. El Alcalde le escribió: “Das risa y lastima” y “es mi respuesta a semejante falta de criterio y objetividad cuya fuente es y ha sido perversa”.

Otro ejemplo de esto es que, durante la huelga de hambre que inició Ospina cuando estaba en la campaña a la Alcaldía porque la Fiscalía lo citó para una audiencia de acusación de cargos por presunta corrupción, dijo que continuaría en ésta si el diario El País de Cali no rectificaba el anuncio publicado por el entonces candidato Roberto Ortiz en el que, según Ospina, atentaba contra su buen nombre. 

Además el entonces candidato acusó al diario de tomar partido en la contienda electoral.

A pesar de esto, Diego Martínez, jefe de información del diario, dijo a Blu Radio en su momento que no recibieron una solicitud de rectificación formal, que el anuncio pasó los filtros comerciales y que en este tiempo sólo han publicado la información correspondiente sobre las investigaciones disciplinarias que le abrió la Procuraduría a Ospina. 

La Silla Vacía habló con el secretario de Gobierno de Ospina, Jesús González, respecto a la respuesta a la Concejal y el funcionario dijo que algunas personas buscaban posicionar a esta Administración como un Gobierno intolerante cuando el acuerdo para el crédito en cuestión está abierto a la veeduría ciudadana. Frente a las respuestas del mandatario en redes, lo calificó como "responder con carácter".

Las consecuencias

Un político verde con el que hablamos y que prefirió no ser nombrado para evitar problemas al interior del partido, le dijo a La Silla que el reciente choque de Ospina con la solicitud de la concejala refleja que él no está abierto a que lo controvierta o le pregunten y esto podría tener un costo político, como el de minar la relación que tiene con la ciudadanía en donde goza de buena popularidad. 

Ospina cuenta con una aprobación del 66 por ciento según la última encuesta de invamer Gallup (realizada en agosto). 

Pero más allá del daño que podía tener la imagen del Alcalde, los caleños son los que más pierden al no escuchar las explicaciones técnicas del mandatario a las solicitudes de los concejales. 

“El debate público tiene que ser transparente y de cara a la ciudad, no se le está pidiendo nada extraño al Alcalde, sólo que con muchísima claridad diga cuáles son sus compromisos”, comentó Lina Orozco, coordinadora del Observatorio Cali Visible. 

Sin esto, los ciudadanos se quedan sólo con el ataque de Ospina, pero no con la información detallada que se requiere en una discusión tan relevante que implica una deuda para reactivación económica e inversión del Plan de Desarrollo. 

Así lo dijo Diana Rojas, quien le comentó a La Silla que “la ciudad también pierde al tener un mandatario que no es capaz de dar un debate con la suficiencia técnica y sin tener que recurrir a agravios o a tratar de silenciar a quien está en desacuerdo con él”. 

Según Enrique Rodríguez Caporalli, docente de la Universidad Icesi, lo de Ospina es más una cuestión de ser "reacio" pero no más que cualquier otro político.

Para el Jefe de Departamentos de Estudios Políticos de la misma universidad, Juan Pablo Milanese, la respuesta de Ospina a la concejala ers parte de la estrategia de estar en una campaña constante en la que las polémicas le dan visibilidad, como lo hizo en su primera Alcaldía y como posiblemente lo ha hecho cuando no ha tenido cargos específicos, pues esto le ayuda a hacerse notar.

Pero que en este caso quien había ganado terreno con este enfrentamiento era Rojas, ya que su imagen de contestataria con la Alcaldía se hizo más fuerte. 

Comentarios (3)

vicalver

09 de Octubre

0 Seguidores

No se diferencia de la de bogotá que tambien es un petardo

No se diferencia de la de bogotá que tambien es un petardo

vicalver

09 de Octubre

0 Seguidores

como que los verdes son todos así, petulantes, egolatras y mesianicos

como que los verdes son todos así, petulantes, egolatras y mesianicos

José Saramago ..

12 de Octubre

4 Seguidores

Pues este sujeto tiene investigaciones por corrupción por durante su primer m...+ ver más

Pues este sujeto tiene investigaciones por corrupción por durante su primer mandato,¿por que no quiere que le pidan cuentas o se le cuestione?¿esta obrando mal, tiene algo que esconder?
los verdes tienen a Sanguino del cartel de la Contratación Bogotá,y por ahí vi a unos congresistas verdes apoyando aumentar el tamaño del congreso, los mismos que dicen que reducir los sueldos a los congresistas..

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia