Si te quieres divertir... un uribismo en Nueva York

Imagen

Esta semana Nueva York fue centro de la política colombiana. Mientras el presidente Juan Manuel Santos habló ante la ONU y se reunió con la fiscal de la Corte Penal Internacional, el ex columnista Ernesto Yamhure y el ex asesor presidencial José Obdulio Gaviria organizaron un taller democrático en Jackson Heights, Queens, el distrito más colombiano de Nueva York. El propósito del taller, más que cualquier otro, fue darle a Yamhure un foro para volver a la luz pública luego de su polémica desaparición de los medios durante dos años y a la vez promocionar a Kaleil Isaza Tuzman, candidato a la curul de la Cámara reservada para colombianos en el exterior.

Esta semana Nueva York fue centro de la política colombiana. Mientras el presidente Juan Manuel Santos habló ante la ONU y se reunió con la fiscal de la Corte Penal Internacional, el ex columnista Ernesto Yamhure y el ex asesor presidencial José Obdulio Gaviria organizaron un taller democrático en Jackson Heights, Queens, el distrito más colombiano de Nueva York. El propósito del taller, más que cualquier otro, fue darle a Yamhure un foro para volver a la luz pública luego de su polémica desaparición de los medios durante dos años y a la vez promocionar a Kaleil Isaza Tuzman, candidato a la curul de la Cámara reservada para colombianos en el exterior.

Gaviria y Yamhure organizaron la reunión política en el Teatro Boulevard de Jackson Heights el sábado pasado (un día antes de que Santos hablara en LaGuardia Community College, más hacia el oeste de Queens).

Varias fuentes le contaron a La Silla que al taller asistieron entre 500 y 600 personas. El éxito de este evento pudo haberse debido a que, conscientes de la popularidad de la que goza Uribe entre la población colombiana de Jackson Heights, los organizadores del taller diseñaron un afiche en la que el ex presidente ocupaba un espacio central.

Según pudo averiguar La Silla Vacía, por una fuente en Colombia y otra en Nueva York, esto molestó mucho a Uribe puesto que el taller no fue coordinado por él, ni por su movimiento Centro Democrático (desde ayer, "Uribe Centro Democrático"), y no tenía intención de que su imagen fuera utilizada para hacer política en este escenario.

Yamhure tuvo que explicar en Twitter ayer que el evento fue organizado por  la Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia, cuyo director es José Obdulio Gaviria, y aprovechó para anunciar que no será el último que hagan. Pero, en cualquier caso, esto no les impidió a los organizadores poner el nombre del Centro Democrático en el póster central del evento, lo que permitió que más colombianos se familiarizaran con el nombre de su candidato.

Kaleil, el candidato

Kaleil Isaza, por ahora, es uno de los candidatos que más suena en el Centro Democrático para representar a los colombianos en el exterior. Nació en Boston y ha vivido prácticamente toda su vida en Estados Unidos, pero tiene doble nacionalidad al ser hijo de un colombiano.

La narrativa que ha usado Isaza en sus discursos es la de ser un “caso de éxito”, un colombiano que logró levantarse a pesar de la adversidad.

Isaza es un empresario de 42 años que logró conseguir una fortuna en los años 90 con una compañía llamada govWorks que ofrecía servicios en internet. Pero después de que reventara la “burbuja del .com” a finales del siglo pasado (una crisis financiera que afectó a los empresarios de la web), el candidato tuvo que comenzar de nuevo.

A pesar del fracaso, Isaza logró conseguir algo de notoriedad cuando la quiebra de su empresa fue el tema de un documental, “Startup.com”, estrenado en 2001.

Tuvo varios trabajos y asesoró a varias compañías, hasta que logró de nuevo prosperar metiéndose en los negocios de la asesoría financiera y de las telecomunicaciones. Gracias a esto, según él mismo dice, puede darle trabajo a más de cuatro mil personas, muchas de ellas latinas (y varias colombianas).

Entre sus varios trabajos, Isaza pasó por Wall Street, en Nueva York, donde trabajó para Goldman Sachs. Pero la vida en el sur de Manhattan dista mucho de la que muchos colombianos de clase media llevan en Queens y muy pocos conocen a Isaza en Jackson Heights. Por esto desde hace algunas semanas está buscando aumentar su apoyo popular en Nueva York.

Sin embargo, sus apoyos no han sido bien recibidos por todo el mundo en Jackson Heights.

Hugo Cartagena y los apoyos de Kaleil

Pararse en un podio neoyorquino suele ser importante para los candidatos que quieren llamar los votos de colombianos fuera del país.

En 2010, para las elecciones presidenciales, los colombianos en el exterior pusieron más de 105 mil votos. De esos, 48 mil votos (el 45 por ciento) fueron depositados en Estados Unidos, de los cuales aproximadamente un tercio (es decir, unos 15 mil), vinieron del área metropolitana de Nueva York (el resto de los votos en el exterior se reparten sobre todo entre los colombianos residentes en Venezuela y España).

Hace tres años, cuando Santos todavía era un candidato uribista, logró sacar unos 10 mil votos en Nueva York (34 mil en todo Estados Unidos) y el Partido de La U logró ganar la única curul que tenían los colombianos en el exterior en la Cámara de Representantes.

El ganador fue el ex cónsul Jaime Buenahora y su victoria se debió en buena parte a los votos de la ciudad y sus alrededores. Con la pelea entre Santos y Uribe, los votos uribistas newyorkinos ahora son el centro de la pelea entre la U y el Centro Democrático.

La sede del ‘Centro Democrático de New York’ opera desde junio en una oficina inmobiliaria en Jackson Heights de propiedad de Hugo Cartagena y de su esposa Luz Quintero.

Cartagena y otros militantes uribistas, que pusieron votos en las dos campañas presidenciales de Uribe y las más recientes de Santos y del representante por el exterior Jaime Buenahora, ahora están molestos con Santos, La U y Buenahora desde que se le voltearon a Uribe. “Nos traicionaron” dijo a La Silla Cartagena, que ahora está impulsando la candidatura de Kaleil.

El Centro Democrático no tiene personería jurídica, ni existe legalmente en Colombia. Así que este grupo neoyorkino, aunque está en contacto con los miembros del movimiento en Colombia, por ahora es simplemente un conjunto de “individuos que se han agrupado para seguir la ideología política del ex presidente de Colombia Álvaro Uribe”, como lo describe Luz Quintero, quien preside este movimiento.

Lo que preocupa a dos voceros de la comunidad consultados con La Silla es que Cartagena, el esposo de Quintero, fue acusado por narcotráfico en 1995, en Nueva York. Por eso, uno de los medios locales (Queens Latino), dijo que Isaza andaba haciendo campaña entre los colombianos de New Jersey, acompañado de personas con “dudosa reputación”.

La Silla habló con Cartagena sobre su pasado y el narcotráfico. “Esto fue una conspiración violenta, un montaje de un testigo falso”, explicó a La Silla. El activista sí confirmó que pasó seis años en una cárcel de Nueva York, pero aclaró que nunca hubo una condena en su contra. “Es que acá [en Jackson Heights] hubo una conspiración seria contra los colombianos, eso era una cacería de brujas”.

La Silla no pudo encontrar registro de condena alguna y varias personas de la comunidad colombiana dicen que sí hubo algunas condenas injustas por narcotráfico a personas que no tenían nada que ver (y muchas otras a personas que sí).

Hugo Cartagena salió de la cárcel y desde entonces se ha dedicado a su oficina inmobiliaria, pero también a montar ‘Uribistas USA’, una red de contactos uribistas en Nueva York, Boston, Atlanta, Miami y otras ciudades donde hay presencia de la diáspora colombiana. Y es que la relación de Hugo con el uribismo y con José Obdulio Gaviria viene de mucho tiempo atrás.

“A Uribe lo conocí porque yo era amigo del papá”, contó Cartagena. “Él era el mejor juez de caballos de paso fino en Colombia y a mí me gustaban mucho los caballos”. Eso fue hace 30 años, cuando Cartagena era dueño de una finca en Planeta Rica, Córdoba. “Y a José Obdulio lo conozco también de esa época, él militaba en el liberalismo y yo en el conservatismo en Antioquia, así fue que nos conocimos”.

Cartagena fue concejal de Girardota (Antioquia) en los setenta e hizo parte de la línea del conservatismo de J. Emilio Valderrama, político difunto del conservatismo cuyo ahijado político era Fabio Valencia Cossio.

El problema uribista de la personería jurídica

Isaza -el candidato- todavía no tiene la bendición de Uribe para lanzarse. Y hay otros candidatos que también están en el exterior y hacen parte del uribismo que quieren conseguir una de las dos curules que tendrán ahora los colombianos en el exterior, después de que se aprobara un proyecto de ley propuesto por Buenahora.

Uno de ellos es Zoilo Nieto (un empresario colombiano de Boyacá que montó escuelas de inglés en varias partes de Estados Unidos). Nieto es apoyado por Orlando Tobón, un líder uribista de la comunidad colombiana en Jackson Heights que es conocido por aparecer en la película María llena eres de gracia y por ser una de las personas que ha ayudado a repatriar los cuerpos de ‘mulas’ que mueren en Nueva York. Ellos dos también esperan el visto bueno de Uribe.

Pero antes de que Uribe decida si quiere apoyar al candidato de José Obdulio y Hugo Cartagena o no, todavía hay un problema: la personería jurídica. Cartagena y Kaleil han dicho que van a lanzar la candidatura en alianza con otro partido con personería jurídica, ya que no creen que puedan hacerlo con firmas.

El candidato le respondió por Twitter a La Silla Vacía que este partido sería Opción Ciudanana, es decir, el antiguo PIN, porque “comparte las tesis del presidente Uribe”. Eso implicaría una alianza informal entre los uribistas y este cuestionado partido que siempre ha votado con la Unidad Nacional, aunque nunca ha sido reconocido formalmente por esta coalición santista.

Por otro lado, Diego Tobón, el Director Nacional de Recolección de Firmas del Centro Democrático, dijo a La Silla que todavía contemplan lanzar al candidato en el exterior por firmas, pero que deben primero incentivar que más colombianos se inscriban en los consulados.

Por su parte Nieto, el otro candidato uribista, ya está rotando imágenes en Facebook para conseguir este fin: “Los colombianos en el exterior no hacen paro pero sí existen. Le voy a inscribir 4 millones de firmas pero con berraquera”.

Y también suena Erika Salamanca quien vive en Washington y conocida en twitter por ser una de las uribistas más activas.

La competencia al uribismo

Pero La U quiere evitar que todos estos votos del exterior se vayan al uribismo y tienen con quién competir. En el exterior pesa mucho políticamente el número de cónsules a favor o en contra de un candidato. “Ellos (La U) tienen como 50 cónsules a su favor”, dijo Hugo Cartagena del Centro Democrático a La Silla , “nosotros tenemos sólo cinco, o cuatro cónsules uribistas”.

El poder de los cónsules se basa en su capacidad de convocatoria. Por ejemplo, para la reunión con Santos el domingo pasado, la cónsul en Nueva York Elsa Gladys Cifuentes (política risaraldense que ha militado cerca a Vargas Lleras y era uribista) logró convocar a casi mil personas en LaGuardia Community College. Allí no dejaron entrar a uribistas como Orlando Tobón, uno de los líderes de la comunidad. Y el hecho de que Santos hablara en público junto a Jaime Buenahora fue visto por uribistas y no uribistas consultados por La Silla como un apoyo del Presidente al candidato de La U.

De hecho, Jaime Buenahora -el candidato del santismo y actual representante de los colombianos en el exterior- fue el centro de un escándalo en 2010 cuando se supo que utilizó las bases de datos del consulado de Nueva York para hacer campaña (mandando correos de propaganda a todos los colombianos inscritos en el consulado). Esa es también la fuerza con la que puede contar en esta campaña.

El otro partido que compite en Nueva York por la curul en el exterior es el Mira, que tiene como candidato a Jorge Muñoz, también llamado ‘El ángel de Queens’ desde que se dedicó a ayudar a habitantes de la calle en Nueva York, algo que le ha dado muy buena imagen. Además ese partido, como en Colombia, cuenta con una férrea disciplina de sus integrantes que seguramente le ayudará a sumar votos.

Pero dado el peso que tiene el uribismo en la opinión de los colombianos en la ‘gran manzana’, y el poder que tienen los consulados, la puja sin duda será entre La U y el Centro Democrático. Falta saber si Uribe va a apoyar o no al candidato de José Obdulio Gaviria en Nueva York, sobre todo en este momento en el que Óscar Iván Zuluaga está en una puja con el sector de José Obdulio.

Compartir
0
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias