Se desuribiza la revocatoria a Petro

Imagen

Hace dos meses, cuando la Registraduría estaba a punto de avalar las firmas necesarias para convocar a una revocatoria en contra del alcalde de Bogotá Gustavo Petro, La Silla anticipó que la revocatoria se abriría paso y varios aprovecharían para montarse en ese bus. Hoy que la Registraduría expidió hace una semana un segundo acto administrativo en el que vuelve a avalar las firmas (acto que sale luego de una tutela fallada a favor de Petro, quien invocó respeto al debido proceso), tres nuevos políticos se suman de frente a la iniciativa.

Hace dos meses, cuando la Registraduría estaba a punto de avalar las firmas necesarias para convocar a una revocatoria en contra del alcalde de Bogotá Gustavo Petro, La Silla anticipó que la revocatoria se abriría paso y varios aprovecharían para montarse en ese bus. Hoy que la Registraduría expidió hace una semana un segundo acto administrativo en el que vuelve a avalar las firmas (acto que sale luego de una tutela fallada a favor de Petro, quien invocó respeto al debido proceso), tres nuevos políticos se suman de frente a la iniciativa.

Dos curiosidades: lo hacen en momentos en los que la revocatoria pierde impulso entre los ciudadanos, según una encuesta de Cifras y Conceptos publicada por La Silla. Y dos, ninguna de las tres figuras es uribista, sino que todas vienen del liberalismo, y no harán campaña al lado de Miguel Gómez (el representante uribista que recogió las firmas), lo que podría desvirtuar la tesis petrista de que la revocatoria es un proyecto politiquero del uribismo y de la derecha.

Se trata de los liberales David Luna (excandidato a la Alcaldía y exviceministro de Trabajo de Santos), Miguel Uribe Turbay (concejal apadrinado por Simón Gaviria, jefe del Partido Liberal), y del cabildante de Cambio Radical -cuyo origen es liberal- Roberto Hinestrosa. Los tres harán campaña activa en los barrios de la ciudad buscando votos para que Petro se vaya del Gobierno. 

Luna y Uribe Turbay ya comenzaron a trabajar y además lo harán juntos. La Silla supo que desde hace unos dos meses, vienen visitando cada una o dos semanas las localidades (ya han visitado seis) explicando por qué según ellos Petro ha incumplido con su Plan de Desarrollo. Son reuniones pequeñas a las que, hasta ahora, asisten entre 100 y 200 personas, según se lo explicó Luna a La Silla. 

Aunque en principio no eran recorridos abiertamente pro revocatoria, las reuniones siempre fueron concebidas como encuentros para hacer fuertes críticas a la Administración, lo que evidencia que Luna (quien en 2011 fue contendor de Petro por la Alcaldía y sacó 93 mil votos) podría estar interesado en lanzarse de candidato si la revocatoria logra su cometido.

Luna, no obstante, le dijo a La Silla hace unos días que está “feliz” en el sector privado y Miguel Uribe tampoco confirmó el asunto, aunque sí dijo que apoyaría a David en caso de que aspirara si hay elecciones atípicas.

El concejal liberal dice que tomaron la decisión de irse de frente contra Petro bajo dos premisas: no harán campaña ni partidista ni ideológica y trabajarán con argumentos: “A partir de que la Registraduría vuelve a avalar las firmas, este tema deja de tener dueños o de pertenecer a un partido en particular y se convierte en un tema de Bogotá”. 

Y con respecto a lo de los argumentos, Miguel Uribe cuenta que entre él y su amigo David Luna están preparando un programa que tendrá 10 ó 20 puntos con “las promesas incumplidas, los desaciertos gerenciales y las afirmaciones inexactas” del Alcalde, para hacer campaña por la revocatoria. 

La Silla pudo precisar que en concreto este programa se referirá -entre otros asuntos- al nuevo esquema de las basuras, a la promesa de construir mil jardines infantiles, a la jornada única escolar y a implementación del SITP y su doble tarjeta. 

“La nuestra será una campaña política, por supuesto, pero no politiquera, en la que trataremos de ser muy respetuosos. En ese sentido no nos interesa, por ejemplo, servirnos del pasado guerrillero de Petro para promover la revocatoria”, agregó Uribe Turbay.

El concejal de Cambio Radical Roberto Hinestrosa, por su parte, le dijo a La Silla que hará campaña en los barrios y en las redes sociales a favor de la revocatoria, pero “como ciudadano y no desde mi partido”, pues Cambio Radical (al igual que el Partido Liberal y el resto de colectividades de la Unidad Nacional) no impulsará la revocatoria a Petro. Al menos, no oficialmente, pues concejales opositores como Orlando Parada, Javier Palacio y Clara Lucía Sandoval, todos de La U, están dispuestos a mover toda su gente si la revocatoria es convocada. 

A diferencia de Luna, Uribe Turbay e Hinestrosa, los cabildantes Parada, Palacio y Sandoval sí son uribistas por lo que su apoyo a la revocatoria confirma la tesis de petristas como Guillermo Asprilla (exsecretario de Gobierno), quien afirma que la pelea alrededor de Petro es entre la izquierda y la derecha. Con la lanzada al agua de David Luna, Miguel Uribe y Roberto Hinestrosa será más difícil justificar esa tesis.

Hinestrosa ha dicho que no se subirá a la tarima a hacer campaña pro revocatoria al lado de Miguel Gómez, básicamente por un tema de partidos, pues uno es de La U y el otro de Cambio Radical. Luna y Uribe Turbay aún no han tomado una decisión al respecto (“No se si vamos a salir a hacer campaña con Miguel Gómez”, dice Miguel Uribe), pero podrían decidir no hacerlo a juzgar por su rechazo a que se personalice la iniciativa.

La encuesta del MIRA

Hay otro asunto que contribuiría a desuribizar la revocatoria a Petro y que fue conocido por La Silla: se trata de una encuesta que el Movimiento MIRA (quien no hace parte de coaliciones de gobierno y trabaja de manera independiente) mandó a hacer a la firma Cifras y Conceptos para conocer el clima por dentro de la colectividad y que consultó a sus militantes sobre la revocatoria de Petro.

Aunque los grafólogos del alcalde Petro invalidaron 271.500 firmas, la Registraduría (que tiene la última palabra) sólo invalidó 1.897 firmas luego de ese informe. Foto: Juan Pablo Pino

Dos fuentes conocedoras del tema le confirmaron a La Silla que el resultado frente a la pregunta sobre el apoyo o no a la revocatoria de Petro es que la mayoría estaría dispuesto a salir a votarla y que más o menos la mitad lo haría por el sí y la otra por el no.

Aunque la posición oficial del MIRA es la de no apoyar la revocatoria, la posición de sus militantes (que no son pocos: el candidato del MIRA a las elecciones pasadas sacó 59 mil votos y la bancada en el Concejo, con lista cerrada, sacó 75 mil votos) podría terminar sumando al umbral que tiene que ser de 1.234.214 personas.

Al respecto, el senador Carlos Baena (presidente del MIRA) reiteró a La Silla que la posición del movimiento es la de no impulsar la revocatoria pues comparten muchas de las políticas sociales de Petro, pero que de todas formas sus militantes están en libertad de salir a votar si quieren.

¿Y el día después de Petro?

Aunque, como lo ha dicho La Silla, la revocatoria necesitaría un milagro para pasar el umbral, una de las preguntas que quedan con anuncios como el de estas tres figuras liberales es si ya tienen pensado un plan para sacar a Bogotá del hueco en el que para ellos está la ciudad, en caso de que lograran su cometido.

El concejal de la ASI Juan Carlos Flórez (crítico de Petro, pero no aliado de la revocatoria) lo plantea así: “De la misma manera en que los ciudadanos descontentos con Petro tenemos derecho a exigirle que deje a un lado los anuncios propagandísticos y gobierne, también tenemos derecho a preguntar a los pro revocatoria ¿qué acciones, qué nombres y qué planes tienen para la ciudad si la revocatoria gana?"

Los principales promotores de la revocatoria -el grupo del representante Miguel Gómez- aún no han pensado en esto. Por lo menos, no se lo han planteado en términos de pensar en un candidato a la Alcaldía o de un plan de gobierno. Así se lo dijo a La Silla un miembro de ese equipo ya que Gómez decidió hace unos meses no hablar con La Silla porque la considera “petrista”. 

Aunque Gómez ha dicho en entrevistas que no descarta ser candidato a la Alcaldía de Bogotá, esa aspiración no podría ser en elecciones atípicas, en caso de que triunfe la revocatoria, pues estaría inhabilitado y su pelea tendría que dar por un periodo completo de cuatro años.

El alcalde Gustavo Petro tendrá que decidir si apela o no el nuevo acto de la Registraduría, pero deberá tener en cuenta que la segunda instancia es el Registrador Nacional. Foto: Juan Pablo Pino
Carlos Fernando Galán podría jugar en las próximas elecciones a la Alcaldía. Foto: Laura Rico
?
El representante uribista Miguel Gómez. Foto: Juan Pablo Pino

En el caso hipotético de que la revocatoria saliera adelante y tumbaran a Petro antes de diciembre, se tendrían que convocar a nuevas elecciones en la ciudad. Si la revocatoria sale después de ese mes, el nuevo alcalde sería elegido por el Presidente de terna conformada por miembros de progresistas.

En cualquiera de estos escenarios, el nuevo Alcalde estaría obligado a cumplir con el Plan de Desarrollo de Petro pues si lo tumban es por incumplir con esta propuesta. 

Miguel Uribe, David Luna y Roberto Hinestrosa tampoco tienen un candidato a la Alcaldía o un plan “para el día después”, pero los tres coinciden en que hay que rodear a un aspirante que sea un gerente. 

Por su parte, el excandidato a la Alcaldía y exconcejal Carlos Fernando Galán no está apoyando la revocatoria y de hecho ha aclarado que sus críticas al Alcalde no significan que lo quiera ayudar a tumbar, pero sí podría estar pensando en una candidatura: La Silla supo que Galán tiene trabajando un equipo que lo está ayudando a hacer una minuciosa evaluación, sector por sector, de la administración de Petro, aunque no precisamos si es para armar un plan de gobierno. 

Consultado por La Silla, Galán confirmó lo del equipo y dijo: “No descarto aspirar, pero aún no he tomado ninguna decisión. 

La conformación de ese equipo evidencia que podría entrar a jugar si Petro es revocado y convertirse en la carta de algunos de los promotores de la revocatoria que tendrán en cuenta los 285 mil votos que sacó a la Alcaldía. 

En cualquier caso, habrá que esperar la decisión que tome Petro y su equipo de abogados frente al nuevo acto administrativo que avala las firmas (del cual se notificó hoy en la Registraduría Distrital), pues aún tienen la opción de apelarlo e impugnarlo lo que podría tomar unos cuatro meses más. El Alcalde no ha tomado ninguna decisión aún, según confirmó La Silla con Guillermo Asprilla. Entre los petristas hay un debate interno sobre si Petro debe usar las herramientas a las que tiene derecho y que se dilate el llamado a las urnas o si -como lo dijo en un trino hace poco- deja que la Registraduría convoque la votación de la revocatoria de una vez.

Y si el llamado a urnas finalmente se hace, como ya lo dijimos, no la tendrán tan fácil los promotores de la revocatoria. Por mucho que la desuribicen.

También puedes leer

Compartir
0
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias