Por primera vez desde que es Alcalde, Ospina pierde el cariño de los caleños

Html

Los recursos destinados para el alumbrado navideño y la Feria de Cali virtual, descuidos en medio del segundo pico, y un problema de comunicación, son las principales razones de que la aprobación de Ospina pasara de de 65 a 38 por ciento.

El alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, fue el mandatario que salió más golpeado en la encuesta Gallup Poll publicada la semana pasada. 

La baja en la aprobación no es algo exclusivo al mandatario caleño, como contamos, las cifras de los alcaldes de Medellín y Bogotá también cayeron. Pero Ospina, que ya fue alcalde de Cali entre 2008 y 2011, por primera vez suma un desfavorable más alto que el favorable, mientras está al frente de la ciudad. 

La caída de casi 30 puntos en su aprobación, desde la última medición de octubre, deja a Ospina, con una desaprobación del 60 por ciento y una aprobación del 38 por ciento.

Seis de las ocho fuentes con las que habló La Silla entre concejales y expertos que hacen seguimiento a la administración, para entender qué pasó, coinciden en que la Gallup muestra el coletazo de las decisiones del Alcalde en diciembre. 

Puntualmente tres aparecen en el panorama de los consultados. Primero, no haber implementado el toque de queda y la ley seca durante la final del partido  América - Santa Fe, que derivó en aglomeraciones. Segundo, una feria virtual y un alumbrado móvil que costaron 21 mil millones de pesos. Tercero, una estrategia de comunicación reactiva y hostil en medio de la crisis.  

 

Esta visión desfavorable sobre el Alcalde llega en el momento de mayor pesimismo de los caleños sobre su ciudad. Desde que se hace la encuesta Gallup en Cali, en 1994, enero fue el momento de mayor pesimismo histórico, cuando un 75 por ciento de los encuestados dijo que las cosas estaban empeorando.

El impacto de la caída de Ospina en la opinión no se ha visto reflejado en su gobernabilidad. Su coalición en el Concejo sigue siendo sólida, y los esfuerzos por revocarlo están encabezados por movimientos menores y sin grandes figuras visibles. 

La favorabilidad perdida

En marzo, cuando el covid ya era una amenaza pero aún no se había reportado el primer caso en el país, Ospina, el alcalde médico, fue de los primeros en hacer campañas para evitar que se propagara el virus. También se adelantó a confinar a los adultos mayores y a instalar un Puesto de Mando Unificado para monitorear casos.

Ospina no sólo concentró gran parte de su atención en garantizarles a los habitantes de la ciudad la alimentación por medio de mercados, como contamos. Además  logró que Cali fuera una de las primeras ciudades en aumentar en más de un 50 por ciento las camas Uci, inauguró la primera clínica especializada para atender pacientes con covid y convirtió a la cárcel de Villahermosa en un modelo de manejo de la pandemia al pasar de casi 800 casos en junio a 66 en julio.

Por eso la percepción de su alcaldía había sido buena. Incluso, a pesar de no haber controlado problemas estructurales de la ciudad, como la seguridad, según contamos en noviembre. En la Gallup, desde que inició el mandato, hasta octubre, el promedio de favorabilidad de Ospina fue del 63 por ciento. 

Luego llegó diciembre. 

Impopularidad decembrina

La Feria de Cali virtual, con una inversión de 11 mil millones, y que contrario a lo que decía el Alcalde sí costaba más que las ferias presenciales, generó un gran impacto en la opinión.  

El evento fue defendido por la Administración como un apoyo al sector cultural. Pero algunos artistas locales dijeron, a medios como El País, que Ospina les redujo el pago. Por el contrario, a artistas internacionales, como Eddie Pamieri y Boby Valentin, les pagaron 150 mil dólares (poco más de 530 millones de pesos) por videos pregrabados

Luego, la final de América - Santa Fé, que se jugó en Cali y que definía la estrella para uno de los equipos, generó otra de las equivocaciones que le cobran al Alcalde. El gremio médico del Valle pidió a la Alcaldía que decretara toque de queda y ley seca antes del inicio del partido, pero estas medidas sólo rigieron una hora después de que América saliera campeón y desembocó en caravanas y aglomeraciones

Según el Alcalde, el toque de queda y la ley seca no empezaron antes porque en ese caso podría generar alteraciones en el orden público.

También estuvo la decisión de hacer un alumbrado móvil que costó más de 10 mil millones de pesos, y se entregó de forma directa a Emcali. Esto generó aglomeraciones alrededor de las vías, aunque desde la Alcaldía fue catalogado como bioseguro. 

Según El País de Cali,  a pesar de su alto costo, el 20 por ciento de los recorridos del alumbrado, entre el 2 de diciembre y 7 de enero, no se realizaron tras los anuncios de toque de queda.

Esto lo niegan desde la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos Municipales (Uaespm) de Cali. Según le dijeron a La Silla, de los 23 recorridos agendados se realizaron 21, los dos faltantes no se hicieron por que se cruzaban con los partidos. Y los de enero fueron "un valor agregado por parte de Emcali", según la Uaespm.

Por ese alumbrado, el abogado Elmer Montaña denunció penalmente al alcalde Ospina. Entre los argumentos del demandante está que no hubo licitación y que Emcali no tenía en su objeto social prestar servicios de alumbrado navideño.

María Alejandra Arboleda, docente de comunicación política y opinión pública de la Javerina, considera que las tres decisiones afectaron la aprobación de Ospina. En especial, la de la feria virtual y el alumbrado, porque la inversión superó los 21 mil millones de pesos en un momento económico difícil para la ciudad. 

“Estos hitos van posicionando una percepción de un Alcalde que empieza a invertir en temas que están lejanos de las prioridades que tienen los caleños, en un momento de crisis”, explicó Arboleda.

El costo político

Seis fuentes le dijeron a La Silla que la administración de Ospina ha creado una brecha con la ciudadanía, en especial porque no escucharon las críticas o solicitudes de información de las personas, atacaron a quienes las hacían y se centraron en defender los eventos.

 

Como contamos, los ataques a quienes critican o preguntan por la gestión de Ospina no son nuevos y también pueden incidir en su baja popularidad. 

“Cuando un sólo sector se cree dueño de la verdad, se rompe el cordón umbilical con la realidad. Y la ciudadanía ha sentido eso”, opina el concejal conservador e independiente Fernando Tamayo. 

Tamayo agregó que, “Ospina sacó 300 mil votos: 100 mil votos de movimientos políticos y 200 mil de voto de opinión. Yo creo que los que votaron por él están desilusionados”. 

Las tres decisiones criticadas de diciembre ahora hacen parte de las banderas de ‘SOS Cali revocatoria ya!’ , uno de los dos grupos de revocatoria en contra de Ospina.. 

Maria Alejandra Arboleda, de la Javeriana, reconoce que aunque los mandatarios no deben gobernar en función de las encuestas y aunque la muestra representativa es pequeña (200 personas encuestadas, con un márgen de error del 7 por ciento) sí muestra una tendencia de una percepción. 

“Sí es importante tener en cuenta estos indicadores, porque pueden afectar la legitimidad, la gobernabilidad, incluso el liderazgo político”, dice.

Esto aún no le ha sucedido a Ospina. El año pasado, Ospina tuvo mayorías y ningún concejal se declaró en oposición. Sólo cuatro de los diez partidos fueron independientes, lo que equivale a seis de las 21 curules en el Concejo.

Para el concejal Roberto Ortiz, el derrotado por Ospina en las elecciones que en el Concejo se declaró independiente, la desaprobación de Ospina puede hacer que “la estructura política que hace parte de su coalición en el Consejo lo cobije” a cambio de participación burocrática. 

“Cuando un mandatario está débil el mango del sartén lo tienen los que lo rodean”, dijo Ortiz.

El concejal liberal Fabio Alonso Arroyave, que apoya a Ospina, le dijo a La Silla que el anterior Alcalde de Cali, Maurice Armitage, tuvo periodos largos de desaprobación, según la misma Gallup y aún así terminó su mandato.

La Silla intentó comunicarse con el Alcalde Ospina y con su Secretario de Gobierno, Jesús González, pero hasta el momento de publicar esta historia no recibimos respuesta.

Lo que sí es claro, por el mismo mensaje que envió Ospina en su Twitter, es que este bajón de popularidad le preocupa, “y mucho”. Un reconocimiento inicial para empezar a cerrar la brecha con la ciudadanía, sin garantías de que logre volver a ganar el cariño perdido.

Compartir
0
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias