Petro se recarga para el 2019 - La Silla Vacía

Petro se recarga para el 2019

Silla Cachaca

Gustavo Petro, ayer en el acto fundacional de Colombia Humana como partido político. Foto: Carlos Hernández.

Con la fundación de la Colombia Humana como partido, Petro no asegura que le den la personería jurídica, pero sí muestra que si la Coalición Colombia lo vuelve a dejar por fuera, tiene cómo atravesársele.

Gustavo Petro volvió ayer a la Plaza de Bolívar de Bogotá a celebrar el acto fundacional de Colombia Humana como partido político, incluida la aprobación de sus estatutos, con la idea de pedirle al Consejo Nacional Electoral (CNE) que le reconozca a ese movimiento la personería jurídica que le negó hace menos de un mes.

Sin embargo, aún no es claro jurídicamente que eso vaya a pasar, y por eso el de ayer fue un acto más simbólico que otra cosa, aunque no por ello dejó de ser potente porque Petro mostró que contará con un partido que mantendrá la esencia de la organización popular que le sirvió tanto en las elecciones de este año, y que tiene con quién hacer alianzas en las elecciones locales de 2019 así la Coalición Colombia lo deje por fuera.

 

De lo jurídico a lo político

Para Petro y la Colombia Humana es importante contar con personería jurídica porque eso le da el derecho a ese movimiento a obtener financiación adicional del Estado (como la que pueden obtener otros partidos como el Polo y Alianza Verde que se declararon en oposición); acceder a espacios en medios de comunicación y hacer réplicas a los discursos de Duque en las instalaciones del Congreso y en las alocuciones presidenciales.

Y sobre todo, otorgar avales sin depender de recoger firmas o de hacer alianzas con otros movimientos, a pesar de la intención que tienen de hacerlas. “Es un asunto, sobre todo, de autonomía”, le dijo a La Silla Cachaca el concejal de Progresistas Hollman Morris.

En su reciente decisión, la mayoría de magistrados del CNE (anteriores a los nuevos que se posesionaron el 3 de septiembre) negó esa personería argumentando, en términos generales, que Colombia Humana incumplía con el requisito constitucional de haber obtenido, al menos, el 3 por ciento de los votos de las elecciones a Senado.

Y es que a pesar de que presentó candidatos en esas elecciones, estos no participaron a nombre de ese movimiento, sino que hicieron parte de ‘Los Decentes’, una lista de coalición integrada también por la Unión Patriótica, el Maís y la ASI.

Esa condición se mantiene, pero Dagoberto Quiroga, asesor legal del movimiento en este proceso, le dijo a La Silla que tanto en el recurso que interpusieron a la decisión del CNE, como en la solicitud que le harán esta semana de la personería, le pedirán a ese organismo que no haga una interpretación literal de las normas, sino a la luz de los derechos fundamentales.

Eso hace prever una nueva puja jurídica, por lo que aún es incierto si haber cumplido ayer con hacer una asamblea fundacional y aprobado unos estatutos (que son requisitos para formar un partido) sirva para que finalmente el CNE otorgue la personería.

El propio Petro se mostró escéptico, al recordar en su discurso que ocho de los nueve magistrados del CNE representan a partidos tradicionales. “Son del Gobierno”, aseveró.

De ahí que el acto en la Plaza de Bolívar tenga un sentido más simbólico.

Primero porque como parte de la pelea en la opinión que también está dando él sobre este tema, le sirve argumentar que Colombia Humana ya cumplió más requisitos, y por lo tanto tiene más legitimidad, para que le den la personería: firmaron como fundadores más de 3 mil personas que llegaron de los cuatro puntos cardinales del país.

Pero sobre todo porque el acompañamiento que logró ayer de otras fuerzas reafirma que, más allá del futuro jurídico de ese movimiento, cuenta con aliados que le permiten mantenerse vigente en 2019.

La estructura y los amigos

La asamblea también fue el disparo de salida para la Colombia Humana en la carrera por las elecciones locales del año entrante.

Con los estatutos, por una parte, definieron una forma de organización que se sale del esquema que adoptan comunmente los partidos.

A pesar de que hasta finales de la semana pasada tenían un borrador que establecía como las instancias más altas de decisión una junta directiva y un comité ejecutivo nacionales (una forma de organización similar a la del Polo), eso lo tumbaron en una reunión en la que participaron Petro y Ángela María Robledo, que fue su candidata a la Vicepresidenta y hoy es representante a la Cámara, y tras recibir comentarios de comités de seguidores de otras partes del país.

“La principal observación es que se planteaba una estructura muy jerárquica”, explicó Susana Muhamad, una coordinadora de este proceso, y eso en el petrismo no cala mucho porque desde la campaña a la Alcaldía de Bogotá en 2011, y sobre todo en las legislativas y presidenciales de este año, el el espíritu del movimiento es sostener una relación más horizontal entre sus miembros.

De ahí que la estructura aprobada ayer no es la de “un partido político jerarquizado, sino un movimiento en red”, dijo Petro.

Los estatutos, por ejemplo, reconocen los nodos como la estructura fundamental del partido. Se trata de grupos de simpatizantes que se unen por su cercanía geográfica (en un municipio, departamento o en una localidad de Bogotá), porque coinciden en la defensa de una causa (animalistas, ambientalistas, Lgbti, mujeres), son de un grupo étnico (indígenas, afros), o de un gremio (mineros, maestros).

Es una estructura flexible que no tiene ningún otro partido, y fueron los nodos la base de la organización del movimiento para la campaña al Congreso y a la Presidencia. Tienen la ventaja de que su movilización parte de su iniciativa y no tanto de que otros líderes del partido los muevan, lo que es clave, por ejemplo, en los días de elecciones para salir a votar o para asistir a manifestaciones públicas convocadas por redes sociales.

Eso indica que a pesar de adoptar una institucionalidad partidista, Colombia Humana seguirá funcionando más como un movimiento social.

Por otra parte, Petro y los suyos reafirmaron el objetivo de hacer “un frente amplio” de fuerzas diversas que les permitan hacer alianzas para hacerse con el poder local, sobre todo en las ciudades capitales en las que él, Sergio Fajardo, los verdes, el Polo y ‘Los Decentes’ demostraron más fuerza en las presidenciales y legislativas.

Ayer recibió el espaldarazo de sectores de centro y de izquierda que lo respaldaron en su campaña presidencial, como la Unión Patriótica con Aída Avella, el Maís con Sixto Quintero, Nuestro Partido es Colombia con Clara López, Fuerza Ciudadana con el exalcalde de Santa Marta Carlos Caicedo; así como de los senadores Iván Cepeda, del Polo, y Antonio Sanguino, de la Alianza Verde.

Mostrar esa convergencia es relevante justo después de que Claudia López (Alianza Verde), Jorge Robledo (Polo) y Fajardo (Compromiso Ciudadano), los líderes de la Coalición Colombia (una alianza que nació en las Presidenciales y no incluyó a Petro) se reunieron para reafirmar su intención de trabajar juntos en las locales de 2019.

Y también después de que Petro y Fajardo se lanzaron pullas, debido a las heridas que el exalcalde de Bogotá mantiene abiertas por la decisión del exalcalde de Medellín de no aliarse con él ni respaldarlo en segunda vuelta.

Por eso fueron elocuentes, en particular, las palabras de Sanguino y de Cepeda llamando a la convergencia. El senador verde dijo ante los asistentes a la Plaza de Bolívar: “vengo a traerles un mensaje de unidad. La conquista de las alcaldías de Bogotá y otros municipios depende de la capacidad unitaria que tengamos ustedes y nosotros”; el del Polo agregó: “Siempre estaremos con la Colombia Humana”.

Es decir: dentro de los verdes y el Polo hay sectores que seguirán jalando para que las alianzas no sean sólo con Fajardo, con lo que queda claro que el factor Petro tiene con qué atravesársele a la Coalición Colombia, como ya contamos en La Silla.

Aún está por verse si logran llegar a acuerdos, y en lo que tiene que ver con Colombia Humana, si logra armar candidaturas fuertes en las regiones. Por ejemplo, en Barranquilla, donde Petro ganó en las presidenciales, aún no tienen en la baraja una carta poderosa para pelearles la Alcaldía a los Char, y eso puede deberse, en parte, a que el movimiento aún gira alrededor de la figura de Petro.

Lo que sigue, por lo pronto, es el trámite esta semana ante el CNE, cuya decisión les dará luces sobre cómo encauzar las campañas. Petro ya dijo, en todo caso, que si se les niegan la personería jurídica de nuevo, se volcarán una vez más a las plazas “para evaluar las conductas a seguir”.

A continuación sus seguidores corearon, como lo han hecho desde el día que perdieron las elecciones con Duque: “resistencia, resistencia, resistencia”.

Compartir
0