Pacho Santos: se creció el enano

Imagen

Hace unos días, al término de una reunión privada, un grupo de empresarios antioqueños uribistas se puso a hablar de las presidenciales de 2014 y la mayoría terminó concluyendo con frases como “yo definitivamente me voy con Pacho”, “Pacho es el que está hablando más duro”, “Pacho es el más leal de todos”. La anécdota se la contó a La Silla una persona cercana al expresidente Álvaro Uribe que estuvo en el encuentro y evidencia cómo se ha ido creciendo el exvicepresidente Francisco Santos en su aspiración a la Presidencia.

Las encuestas muestran que Pacho Santos les lleva varios puntos de ventaja a sus compañeros del Centro Democrático. 

Hace unos días, al término de una reunión privada, un grupo de empresarios antioqueños uribistas se puso a hablar de las presidenciales de 2014 y la mayoría terminó concluyendo con frases como “yo definitivamente me voy con Pacho”, “Pacho es el que está hablando más duro”, “Pacho es el más leal de todos”. La anécdota se la contó a La Silla una persona cercana al expresidente Álvaro Uribe que estuvo en el encuentro y evidencia cómo se ha ido creciendo el exvicepresidente Francisco Santos en su aspiración a la Presidencia.

Hasta hace unos meses muchos consideraban que no tenía la suficiente fuerza ni estructura para tomar las banderas de un político tan hábil como Uribe. Muy pocos en los medios se tomaban en serio a quien con cariño o sorna llaman "Pachito". De hecho, recientemente el asesor santista Gabriel Silva le dedicó toda una columna en la que lo pordebajeaba: "La elocuencia de triqui-traque de Pacho, su incontinencia verbal y su rotundez argumentativa están generando profundas divisiones y polarización", dijo, y luego ennumeró las ocasiones en las que el precandidato habría mostrado falta de criterio. Que han sido varias.

Episodios como la vez en que Santos (siendo director de RCN Radio) propuso aplicar choques eléctricos a los estudiantes que se estaban manifestando en contra de La Ley 30 en todo el país, o cuando (siendo Vicepresidente) dijo a un grupo de periodistas amenazados en Arauca que si no estaban dispuestos a enfrentar la amenaza terrorista debían retirarse del periodismo, son de los más recordados por sus críticos para decir que “pocos se lo toman en serio”, como dijo uno de sus rivales.

Pacho no desconoce ni las críticas ni sus debilidades. “Conozco mis limitaciones”, le dijo a La Silla, “y no tengo miedo de exponerlas en público. Si alguien me pregunta por un tema que desconozco, simplemente contesto ‘déjeme le averiguo’, y la gente queda muy gratamente sorprendida con ese gesto de modestia”.

En todo caso, Pacho ya sorprendió una vez cuando fue elegido fórmula vicepresidencial de Uribe y pocos en los medios daban un peso por él.  Pacho desde la Vicepresidencia se convirtió en un aliado en el Gobierno de muchas organizaciones de Derechos Humanos, con quienes tenía relaciones desde el periódico El Tiempo y País Libre; su estrategia para cambiar la percepción de los jóvenes europeos frente al consumo de la droga como un asunto nocivo para el medio ambiente también tuvo un eco en Europa y su estrategia para aislar a las Farc en el exterior también rindió frutos.

A pesar de las debilidades, crece
Pacho Santos fue vicepresidente de Uribe durante ocho años y heredó de él sus críticas y parte de su respaldo.
Si Luis Alfredo Ramos se lanza por el Centro Democrático podría dañarle la aspiración a Pacho Santos.
Pacho está haciendo ruido y no sólo es un asunto mediático, sino que también queda claro con encuestas como La Gran Encuesta Colombia Opina, que el mes pasado lo mostró como el precandidato que puntea (y de lejos) en el Centro Democrático. Otra encuesta, que La Silla confirmó fue hecha por su campaña y que el El Espectador publicó sin revelar quién la había financiado, muestra que tiene el 60 por ciento del favoritismo entre los candidatos del uribismo y en un eventual pulso con su primo Juan Manuel le daría un empate técnico, aunque también hace énfasis en que se le percibe como un candidato "débil, manipulable y falto de carácter". El hecho de qué él mismo la haya pagado le quita credibilidad ese sondeo (el periódico dice que la ficha técnica no revela quién la financió pero que la encuesta "se maneja a nivel interno en la campaña del ex vicepresidente) pero aún así no deja de ser llamativo que el segundo periódico del país le haya dado tal despliegue.

Otra prueba de que se está creciendo es que se está volviendo incómodo. Incómodo para varios de sus compañeros del Centro Democrático que lo ven como el rival a vencer, el que más bulla hace en los medios y uno de los que más atención está teniendo del ex presidente Uribe. “Se montó en el caballito de la Vicepresidencia de Uribe y por eso llegó con ventaja a esta contienda”, dijo fuera de grabación uno de los precandidatos del Centro Democrático a La Silla.

Incómodo para el santismo, no tanto porque en ese sector crean que Pacho Santos pueda ganarles, sino porque ven perjudicial que la contienda presidencial en 2014 termine siendo Santos vs Santos, pues la tercería podría colarse por el medio de esa polarización, como lo dijo en su columna Gabriel Silva.

Y, por último, incómodo para el proceso de paz con Santos: con sus vallas críticas a los diálogos en La Habana advirtiendo que habrá impunidad, el ex vicepresidente hace eco del descontento de una parte de la sociedad (a abril, 37 por ciento de colombianos estaba en desacuerdo con este proceso, según la Encuesta Colombia Opina) y polariza aún más a los colombianos frente a los diálogos. Al punto en que las Farc le contestaron con otra valla acusándolo de haber pedido a los paramilitares crear escuadrones de la muerte en Bogotá. Por este tema, Santos tiene una investigación abierta desde hace siete años.

Un congresista de la Unidad Nacional le dijo a La Silla que la “bulla mediática” de Pacho Santos no necesariamente se traduce en votos y esto es cierto. De hecho, su repunte en las encuestas puede deberse precisamente a que ahora sale más en los medios. Sin embargo, en las elecciones alguien del Centro Democrático puede recoger el apoyo de los sectores uribistas con la bendición de Uribe, y podría convertirse en el gallo tapado de estas elecciones.

“Pacho puede dar una sorpresa. La primera impresión que se tiene de él es que no es el más estructurado y probablemente el más preparado sea Óscar Iván Zuluaga, pero el que tiene más carisma entre la gente de a pie es Pacho. Si se rodea de un buen equipo que lo asesore, nadie lo atajaría”, le dijo a La Silla una persona del círculo cercano del expresidente Uribe.

Hace poco, al final de una reunión que se realizó también en Antioquia con varios precandidatos del uribismo, el único de los aspirantes que se acercó al público para tomarles personalmente los datos de contacto fue Pacho Santos. Casi todos esos asistentes fueron juiciosamente contactados a la postre y hoy son parte de la campaña del exvicepresidente.

“Eso muestra el talante de Pacho: les llega a los del común y no teme acercarse”, prosigue la fuente cercana a Uribe, “y es lo que lo diferencia no sólo de algunos de los precandidatos del Centro Democrático sino también del propio Presidente Santos”.

Lo que se viene en la campaña
El Consejo Nacional Electoral determinó que esta polémica valla de Santos no era proselitismo electoral y por tanto permitió que continuara publicada. Foto: www.pachosantos.com
Hoy El Espectador reveló la nueva estrategia publicitaria de Pacho Santos, quien pasa de las vallas a los comerciales de televisión en contra de las Farc y del presidente venezolano Nicolás Maduro.

Santos le seguirá jugando a cuestionar el proceso de paz, caballito de batalla en el que se montó para hacer su campaña desde principios de este año. Lo seguirá haciendo desde la perspectiva de las víctimas de las Farc, como lo ha hecho desde el 91, cuando creó el movimiento ‘No Más’ y lideró varias marchas en contra del secuestro.

En esta estrategia publicitaria lo acompañan personas que tuvo en su equipo de campaña el exministro de Uribe Andrés Felipe Arias, como Camilo Rojas, y otro grupo pequeño de asesores que lo acompaña todas las semanas a sus viajes por las regiones. Ellos ya crearon la Fundación Confianza Colombia que está recogiendo fondos para la actividad proselitista.

Hacia adentro, en el Centro Democrático, Santos tendrá que esperar a ver cómo se mueve la eventual candidatura del exgobernador Luis Alfredo Ramos, quien ya está en acercamientos con el Centro Democrático pero quien también podría aspirar por el conservatismo. El carisma, los votos de Ramos (que sacó más de 800 mil votos en Antioquia) y su mayor afinidad ideológica y regional con Uribe podrían amargarle el camino a Pacho.

Se supone que el movimiento del expresidente hará una consulta para escoger su candidato único, pero también podría pasar que Uribe de el guiño unilateralmente, como lo está pidiendo su asesor José Obdulio Gaviria. Como sea, Pacho tiene todavía un largo camino por recorrer.

En un nivel más íntimo, en su familia, tendrá que seguir tratando de manejar el asunto de la pelea con su primo doble, el Presidente: “En realidad, con él nunca he sido tan cercano, pero lo que sí me preocupa es lo que se pueda presentar entre los primos: sus hijos y mis hijos. A los míos, les tengo prohibido pelear porque este es un lío entre Juan Manuel y yo”.

Compartir
0