Odebrecht, ¿el Sigifredo de Néstor Humberto?

Imagen

Foto por Daniel Morelo

Con la aclaración de que la única evidencia contra la campaña de Santos es el testimonio de Otto Bula, la credibilidad del Fiscal se pone a prueba.

Ayer, con una sola frase, el Fiscal General Néstor Humberto Martínez le propinó un golpe político de marca mayor al presidente Juan Manuel Santos al decir que parte de la plata de un soborno que pagó la multinacional Odebrecht habría tenido como beneficiario final “la gerencia de la campaña “Santos Presidente -2014”. Pero esta mañana, solo 14 horas más tarde, dijo que solo tenía el testimonio del que repartió el soborno, Otto Bula, para sustentar esa frase.

Con esa declaración que muchos interpretaron como un reversazo, Martínez despertó el fantasma de Sigifredo. Como cuando su antecesor Eduardo Montealegre detuvo con gran bombo mediático al ex congresista Sigifredo López por supuestamente haber sido aliado de las Farc en el secuestro de 12 diputados del Valle, incluyendo a él mismo, y luego tuvo que echarse para atrás cuando ya el daño a la honra de una persona inocente estaba hecho y a su propia credibilidad como Fiscal General.

De golpe a autogolpe

Con el comunicado de ayer, Martínez había quedado como un Fiscal independiente del Presidente. Eso era particularmente importante porque Martínez fue el escudero de Santos en todos los medios, posando como analista imparcial, durante la campaña que ahora investiga; fue su Súper ministro; fue nominado por él para el cargo; y es su amigo personal.

Después del testimonio que rindió Bula ayer mismo, Martínez estaba sentado sobre una bomba. Si se llegaba a filtrar que el ex senador había enlodado a la campaña reeleccionista y él no lo contaba a la opinión pública, podría terminar señalado de haber protegido al Presidente con ese silencio.

Su decisión fue salir a contarlo con un comunicado armado bajo su supervisión, que leyó él directamente ante todos los medios. Esa forma de asumir el tema de frente le valió elogios de varios lados.

Un ejemplo fue lo que dijo el senador uribista Jaime Amín en Hora 20 anoche

Allá mismo, la precandidata por Alianza Verde, Claudia López, dijo: “Yo no creo que el fiscal, sabiendo la enorme connotación política que tiene esto, salga a dar pasos en falso”.

La senadora liberal Viviane Morales, que fue Fiscal General, trinó en apoyo a Martínez esta mañana, minutos antes de la rueda de prensa

También recibió elogios de Salud Hernández, periodista conocida por sus críticas a Santos y el santismo.

Ese apoyo de voces de todas las orillas cambió con la rueda de prensa de hoy, en la que se hizo evidente que Martínez no había sido claro en que el señalamiento a la campaña solo tenía como fuente el testimonio de Bula, quien está buscando negociar con la Fiscalía.

“En el curso de la noche anterior casi todos los medios de comunicación expresaron tener preguntas” fue la forma en la que Martínez inició su rueda de prensa hoy a primera hora.

Lo más importante fue la respuesta a la primera pregunta, que hizo RCN Televisión, sobre si había pruebas diferentes a la de Otto Bula. Dijo que, sobre un millón de dólares de los 4,6 que le dio Odebrecht, Otto Bula aceptó bajo juramento que “tenía como encargo hacer entrega de los mismos al doctor Roberto Prieto. En el expediente, entonces, obra es el testimonio bajo juramento del señor Otto Bula, que da cuenta de esta circunstancia (...) En su testimonio el señor Bula no dio documentos específicos en relación con la supuesta entrega de esos recursos al doctor Roberto Prieto”.

Ante la segunda pregunta, de Laura Palomino de La W sobre si había más pruebas, respondió que solo había pruebas de que el millón de dólares se envió de Brasil a Colombia. Pero que sobre el destino de esa plata una vez en el país sólo estaba el testimonio.

Con esas dos respuestas, que reiteró después, el Fiscal aceptó que la bomba que soltó ayer solo tenía como fundamento lo que dijo Bula en su testimonio.

Hoy La W reveló parte del testimonio de Bula, en la que éste dice que se reunió dos veces con Andrés Giraldo para entregarle la plata destinada a Prieto, cuenta dónde se la dio y que lo hizo en maletas llenas de efectivo,y cuenta que al salir de la segunda reunión se cruzó con Prieto.

En su rueda de prensa Martínez dijo que la Fiscalía no seguirá investigando ese posible giro de recursos, porque la competencia de una violación de la financiación electoral no está en sus manos, sino en las del Consejo Nacional Electoral. Y le intentó bajar la temperatura al asunto.

“Esto no tiene nada que ver con el proceso 8.000”, respondió a Mauricio Collazos, de RCN Radio, que le preguntó si había similitudes con el escándalo de la elección de Ernesto Samper. “El proceso 8.000 fue un proceso judicial, este será uno de naturaleza administrativa (...) no se está hablando de recursos provenientes del narcotráfico”.

“Aquí no hay nada extraordinario, quiero que ustedes como comunicadores lo entiendan, y el país y la opinión pública”, explicó, después de que la noticia ya había dado la vuelta al mundo. “Cada vez que un fiscal delegado en Colombia tenga conocimiento de una eventual irregularidad que obre en un expediente, que sea disciplinable, está en el deber legal de compulsar copias. Ustedes saben que esa es una práctica corriente”.

Como ayer no había dicho que solo tenía esa prueba ni le había bajado la importancia al asunto de esa forma, esas nuevas declaraciones se recibieron como un reversazo, sobre todo de gente que el día anterior había elogiado su independencia.

Y hasta Iván Márquez de las Farc, aprovechó el episodio para criticarlo.

También lo criticaron en Twitter periodistas como Paola Ochoa, Daniel Samper Ospina y Vladdo.

Con este segundo capítulo, la seriedad de Néstor Humberto quedó en entredicho.

El dilema de Néstor Humberto

Martínez llegó a la Fiscalía con el Inri de ser muy cercano a Santos, a su vicepresidente Germán Vargas y a Luis Carlos Sarmiento Angulo, el hombre más rico del país.

El caso Odebrecht es particularmente relevante para él porque tiene la oportunidad de demostrar su independencia frente ellos porque los tres se ven directa o indirectamente vinculados a él pero por eso mismo es tan difícil.

Santos eran presidente-candidato cuando Odebrecht pagó el segundo soborno y Vargas era la fórmula vicepresidencial en 2014 que se podría haber beneficiado de pagos de la multinacional brasilera si entró esa plata a la campaña; y una compañía de Sarmiento, Corficolombiana, era la principal socia de Odebrecht en el concesionario que se benefició de los dos sobornos.

El problema es que enfrentarse a todos esos poderosos a la vez lo dejaría lejos del Establecimiento, al que pertenece, y que sería su gran respaldo como Fiscal y como eventual candidato presidencial para el 2022, una ambición que es clara para sus amigos.

Por ejemplo, sus buenas relaciones con Santos son fundamentales para sacar adelante reformas que quiere hacer en la Fiscalía o para lograr que las mayorías gobiernistas del Congreso lo escuchen en el trámite de proyectos que le incumban, como ya logró en el de la Justicia Especial para la Paz.  Y sobre todo, para obtener el presupuesto que necesita para la transformación de la Fiscalía.

Las que mantenga con Sarmiento, son claves para el futuro de su oficina de abogados, hoy en manos de su hijo Camilo.

Y las que tenga con Vargas pueden definir su futuro como presidenciable, ya que Vargas tiene chances de ser el próximo presidente y él podría ser su sucesor.

Por eso sus declaraciones de hoy han sido leídas por muchos desde la lógica de esas relaciones.

Por ejemplo, varios opositores han preguntado por el motivo de la aclaración de hoy, poniendo en duda su independencia frente a Santos.

Y es que efectivamente es muy llamativo que tanto la respuesta de Presidencia como la del gerente de la campaña de Santos de ayer ya tuvieran la información de que el único sustento fuera el testimonio de Bula.

Camilo Enciso, que como secretario de transparencia de Santos dio la respuesta de Casa de Nariño ayer, dijo que Bula habló usado por el uribismo (no usa su nombre pero se refiere a él como "un siniestro personaje, que estaría relacionado con la Oficina de Envigado") y que "Según la Fiscalía General, no existe ninguna prueba de que en efecto se le haya entregado ese dinero al gerente de la Campaña Santos Presidente."

Y Prieto sacó un comunicado en el que se defendió de la revelación, diciendo que se trataba de “infundadas, tendenciosas y calumniosas declaraciones sobre mi persona dadas por el señor Otto Bula a la Fiscalía General de la Nación”.

La Silla le preguntó a Prieto por qué tenía esa información desde ayer y el ex gerente de la campaña dijo que no se iba a pronunciar al respecto.

“Lo que hicieron es una infamia... urdieron un tema macabro” le dijo a La Silla inicialmente. Pero al preguntarle por cómo sabía que la fuente era Bula, respondió “Ya le dije todo lo que tenía que decir”.

También buscamos a Enciso para preguntarle eso mismo. Aunque no pudimos hablar con él, una alta fuente de Presidencia le contó a La Silla que la fuente era Martínez. “El propio Fiscal llamó al Presidente a decirle que esa era la única prueba que tenía”, dijo, sin precisar si fue antes o después de revelar el comunicado ayer.

Y una alta fuente de la Fiscalía le dijo a La Silla que lo que pasó fue sencillamente que “Mucha gente entendió que la fuente era Bula, a quién se hacía referencia en el comunicado.”

Haya sido por ese motivo o porque el Fiscal les informó antes - como es probable porque mantienen una comunicación permanente según lo confirmó La Silla con una fuente cercana a Santos- la imagen de Martínez terminó golpeada.

Por eso, lo que haga en adelante con el caso Odebrecht será fundamental para su futuro como Fiscal y como político. Sin mencionar para Santos y para el país.

El factor CNE

La investigación del escándalo Odebrecht no ha terminado, aunque el Fiscal dijo hoy que la parte de la campaña de Santos queda ahora en manos del Consejo Nacional Electoral (CNE).

En las próximas semanas el CNE deberá definir si abre investigación formal a la campaña de Santos y a la de su rival, Óscar Iván Zuluaga, por posible violación de las normas electorales. Pero eso seguramente no sacará al Fiscal del centro de las miradas, porque es poco probable que el CNE avance mucho el tema.

Eso porque su origen político y la mayoría que necesita para decidir (6 de los 9 votos) hace difícil sacar adelante las decisiones. El CNE está tan roto que ha sido difícil elegir presidente y su composición (los magistrados son elegidos por los partidos) hace que cualquier investigación tenga una carga política desde el día uno.

Por ahora el caso de Zuluaga quedó en manos del conservador Carlos Camargo, cercano al gobierno, mientras que la de Santos quedó en la de Ángela Hernández, cercana al anulado ex procurador Alejandro Ordóñez.

Ellos son los que encabezarán las investigaciones y luego deberán presentar una ponencia a la Sala Plena, para que el CNE siente su posición formal: sobre si se prueba o no que en cada caso cada campaña violó los topes o recibió donaciones de empresas extranjeras, cosas que son ilegales.

El problema es que el CNE no tiene los dientes suficientes para investigar. Como le decía a La Silla un magistrado, “sin el apoyo de la Fiscalía es muy difícil que con nuestra debilidad administrativa, más la presión de los partidos con los magistrados, logremos esclarecer algo”.

Por eso la idea es mandar una comisión a Brasil a recoger pruebas, apoyada por la Fiscalía.

Si el CNE encuentra que las campañas violaron directamente puede poner sanciones que van desde una multa para que la campaña del caso devuelva la plata que le entró por reposición de votos, hasta la pérdida de la personería jurídica del partido, lo que le impediría inscribir candidatos en 2018.

Eventualmente, también puede compulsar copias de cualquier posible delito a la misma Fiscalía o, en el caso de Santos y otros funcionarios con fuero, a la Comisión de Acusaciones de la Cámara, para que hagan la investigación penal correspondiente.

Por eso, Martínez seguirá teniendo el reto de avanzar en las investigaciones penales para darle más elementos de juicio al CNE, avanzar en la verdad penal y demostrar que compulsar copias el CNE no fue una forma de lavarse las manos.

El futuro de Néstor Humberto y del escándalo

Más allá de lo que decida el CNE, la Fiscalía todavía tiene mucho por hacer para esclarecer la sombra de duda que dejó sobre la campaña de Santos.

La Fiscalía debe establecer cómo fluyó todo el dinero que recibió Bula, pues no es claro cómo el ex congresista usó los 4,6 millones de dólares para lograr que el Estado le entregara la carretera Ocaña - Gamarra al consorcio liderado por Odebrecht.

Por ahora se sabe que Bula dice que de un millón, 900 mil entraron a la campaña reeleccionista y él se quedó con otros cien mil, pero no se ha dicho qué fue de los otros 3,6 millones. Tampoco es claro si esa plata habría incidido en la decisión de entregarle esa obra a Odebrecht y sus socios, ni si parte de esa plata se repartió en campaña y cómo.

Para lograr a esos resultados, además de lo que lidere Martínez, el proceso avanza en Brasil y Estados Unidos.

Como ni Martínez ni nadie en Colombia tiene la capacidad de intervenir en las decisiones de la justicia de esos países, cualquier avance en ellos puede impactar de nuevo en Colombia, como ya pasó en diciembre cuando todo el escándalo estalló acá después de que directivos de Odebrecht aceptaron en Estados Unidos que pagaron 11 millones de dólares en sobornos en Colombia.

Seguramente el Fiscal seguirá teniendo la presión para mostrar resultados, pues el caso difícilmente morirá acá: los avances en otros países, voces como las de Jorge Robledo y Claudia López, y los resultados que arroje el CNE volverán a ponerlo en el centro de la agenda.

Por eso tiene en sus manos buena parte del capítulo siguiente de esta novela, para ver si Odebrecht termina siendo su Sigifredo o si logra darle un giro a lo ocurrido en este caso, recupera su imagen de seriedad y ayuda al país a conocer la verdad.

Compartir
0
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias