Las demandas: ¿La última fase de la gira de la verdad de J.J. Rendón?

Imagen

Con el anuncio de que denunciaría por injuria agravada al presidente del Partido Verde Luis Eduardo Garzón, el asesor político J.J. Rendón podría introducir un segundo cambio en la cultura política colombiana.

Con el anuncio de que denunciaría por injuria agravada al presidente del Partido Verde Luis Eduardo Garzón, el asesor político J.J. Rendón podría introducir un segundo cambio en la cultura política colombiana.

Primero, la llegada del estratega venezolano se asoció al uso masivo de estrategias de rumores para desprestigiar a los rivales. El día que Juan Manuel Santos anunció la llegada de Rendón para emprender una reingeniería de su campaña advirtió que “No habría una campaña negra”.

Lo dijo porque Rendón, ya cargaba con una historia en el país. En el 2007, como lo contó en un artículo La Silla Vacía, en el Congreso de la República hubo un acalorado debate en el que quedó una constancia firmada por congresistas de varios partidos pidiéndole a la Cancillería que “estudie la posibilidad de cancelar la visa o el permiso de trabajo al señor J.J. Rendón y en consecuencia, que sea expulsado del país”.

Este episodio ocurrió a raíz de una denuncia hecha por el representante de la U Nicolás Uribe, quien dijo que Rendón lo había amenazado con hacerle un montaje de fotos con prostitutas para acabar con su carrera política si no despedía a una funcionaria de Colombia Joven.  Durante el debate, hablaron otros representantes de La U, de Cambio Radical e incluso del Polo Democrático. Todos coincidieron en que Rendón estaba detrás de varios montajes en contra de partidos y candidatos, y que era un personaje muy cuestionado. “La constancia quedó hecha, pero al final el Canciller no fue citado ni Rendón fue expulsado del país.

Simplemente se fue silenciosamente del país, para volver tres años más tarde a asumir las riendas de la campaña de Santos.

En su página web, J. J. Rendón se describía como un experto en la ‘clínica del rumor’, una estrategia de comunicación para difundir versiones sobre un personaje público o un evento con el objetivo de generar una percepción determinada.

Aunque nadie nunca probó que él realmente estuviera detrás de la campaña que efectivamente logró frenar la Ola Verde retratando a un Antanas Mockus dubitativo y poco estadista, su llegada coincidió con la aparición de pasacalles en Cali que reproducían frases como “Yo extraditaría a Uribe” o “Yo no creo en Dios” con el logo del girasol de Mockus.

La campaña de la U siempre negó tener algo que ver con esta campaña de rumores -una estrategia muy utilizada en campañas en Estados Unidos pero de una magnitud que no se conocía en Colombia- pero la resonancia con las intervenciones de Santos en los debates, de Uribe en la televisión y con miles de mensajes que comenzaron a circular en los foros de Internet usuarios fantasmas coordinados desde la sede de la Universidad Cooperativa, lograron crear una imagen de Mockus muy diferente a aquella con la que arrancó.

 

 

 

Nicolás Uribe

"Luego de estudiar varias posibilidades jurídicas, como demandar al señor Nicolás Uribe por los delitos de falsa denuncia y calumnia, mi cliente, el señor JJ Rendón en su inmensa generosidad ha decidido no interponer ninguna acción legal en contra de Nicolás Uribe", dijo el abogado Abelardo de la Espriella la semana pasada después de que la Fiscalía archivara la denuncia de Uribe contra Rendón por considerar que el comportamiento de Rendón no se adecuaba a ningún tipo penal.

Tomaz

Tras publicar esta caricatura, el blogger Tomaz contó que había recibido un mensaje del representante legal de Rendón pidiendo que retirara la entrada de su blog titulada "“J.J. Rendón y la guerra sucia en las elecciones”. Según el blogger, y cambiando Rendón por innombrable, la carta del abogado decía: "Se comete una Infracción de Violación a los Derechos de Autor, ya que se hace uso del nombre y la imagen del Sr. [Innombrable] haciendo referencia con palabras de calumnia y desprestigio que causan un daño moral irreparable. La empresa [Innombrable] & Asociados posee todos los Derechos Reservados sobre el uso y/o modificación del Nombre y la Imagen del Sr. [Innombrable] Derechos Reservados uso exclusivo, El uso no autorizado constituye un delito. Por lo tanto solicito sea retirado el contenido de este Blog”

Luis Eduardo Garzón

"Yo creo que J.J. Rendón desde que es Ph.D en rumorología y asesora a la U. Con él, en Colombia ganó el cinismo", dijo Lucho Garzón en una entrevista en Semana, al contestar la pregunta de quién promovía los rumores como los afiches que están apareciendo en el centro de Bogotá en el que agradecen a Lucho por haber traído a los Nule.
 


El mismo Rendón ha aceptado públicamente que él sirvió de pararrayos mientras reorganizaban la campaña de Santos, y que una campaña es como el boxeo. “Nadie puede quejarse que cada vez que tu bajas la guardia, te dan un golpe, dijo en una entrevista.

“Cuando acumulamos la suficiente cantidad de contradicciones, hicimos una sola frase y la difundimos con la contundencia del caso: yo pensaba tal cosa y ya no, yo proponía tal cosa, pero ya no…. y al final decía: yo iba a votar por Mockus y ya no y concentramos las contradicciones en una sola frase. Esa sola frase hicimos un experimento de lanzarla por Twitter y por Facebook y ver si se volvía viral. Nosotros lanzamos muchas frases…… Nosotros calculamos que esa frase corrió tres o cuatro veces 20 millones de personas”, explicó Rendón.

Y curiosamente fue esa frase con la que hizo un comercial el candidato presidencial Jairo Calderón, que se vio por televisión. En la campaña de Santos públicamente habían ordenado no hacer una campaña “con visos de negatividad”.

Terminada la campaña con la victoria de Santos, J.J. Rendón inició una “gira de la verdad” con la que ha buscado –y logrado en gran medida- recomponer su imagen como un exitoso asesor político y sembrar la idea que el que fue víctima de una campaña de rumores y desprestigio fue él.
 
Además de decenas de entrevistas en los principales medios de comunicación, después de que la Fiscalía archivó la denuncia de Nicolás Uribe en contra de Rendón, su abogado dijo que el estratega había decidido perdonar al ex senador Uribe.

Lucho Garzón no corrió con la misma magnanimidad, y Rendón anunció que lo denunciaría por injuria agravada por sus declaraciones a la Revista Semana el domingo pasado en el que insinuó que Rendón estaría detrás de los afiches que han aparecido en su contra en el centro de Bogotá.

Pero la lucha de J.J. Rendón -o de alguien con su nombre- por controlar la nueva percepción de sí mismo no se ha quedado en figuras públicas. En la red, varios blogueros han denunciado indignados que el blogger Tomaz haya tenido que borrar de la revista Claroscuro, una entrada que se titulaba “J.J. Rendón y la guerra sucia en las elecciones”, en la que aparecía una caricatura con Rendón disfrazado de diablo, luego de que recibir un mensaje del representante legal del estratega político que el blogger llama el Innombrable.

Y a unos twitteros que comentaron en la red que vieron a JJ Rendón con Ravi Singh en la esquina de la 95 con 11 en Bogotá, y que especulan sobre qué estarían conversando, JJ. Rendón –o alguien usando su nombre- les escribió pidiendo que no hablaran mal de él.

Después de la última campaña, J.J. Rendón se convirtió en un personaje público y la jurisprudencia de la Corte Constitucional ha dicho que un personaje público asume el riesgo de la crítica dura, incluso hiriente, por haber asumido esa figuración. Por lo tanto, y salvo que se le acuse de un delito concreto, es poco probable que la denuncia contra Garzón prospere.

Pero lo que sí es posible que logre es que cualquier persona lo piense dos veces antes de mencionar su nombre. Y quizás Rendón logre así que para las elecciones de 2011 el nombre de J.J. Rendón represente algo muy diferente a lo que significó en el 2010.
 

Compartir
0