La crisis y la recuperación empiezan a reforzar desigualdades

Imagen

Falta tiempo para que la economía se recupere y datos de lo que ha pasado, pero los que hay muestran que el covid seguramente será otro factor de desigualdad.

 

Ayer salieron los datos de desempleo de agosto y, más allá de la buena noticia de que la tasa bajó del 19,8 al 16,8 por ciento, mostraron grandes desigualdades. Por ejemplo, entre grandes ciudades y ciudades intermedias, entre empleos en empresas grandes y pequeñas, o entre hombres y mujeres.

Esa desigualdad se refleja también en otros datos económicos, que muestran que es probable que la recuperación de la economía no ocurra en forma de L, de V o de W, como suelen discutir los economistas (y les explicamos acá), sino como una K: algunos se recuperarán mucho más rápido que otros.

Es una diferencia dramática porque afecta a los que estaban en peores condiciones y en un país con desigualdades profundas, como Colombia.

Esto es lo que ya se puede concluir, a partir de los datos revelados ayer:

1

El golpe es mucho mayor para las mujeres

Uno de los datos de la presentación de ayer sobre el desempleo es demoledor: la tasa de desempleo femenina casi duplica la masculina.

Encima, dejaron de trabajar casi 1 de cada 5 mujeres que lo hacían, contra menos de 1 de cada 10 hombres.

 

Por eso la recuperación de la pandemia puede seguir trayectorias muy diferentes para hombres y mujeres, reforzando la desigualdad que ya existe. Sobre todo si los jardines y colegios se mantienen cerrados, como contamos en este reportaje.

2

La industria es la más afectada

Aunque por ahora no hay datos del PIB por rama económica, un índice que muestra cómo va la economía -el Indicador de Seguimiento a la Economía- señala que el impacto de la cuarentena fue muy disparejo entre las diferentes actividades económicas, y la recuperación también lo será.

Las actividades primarias como la agricultura, la pesca y la minería cayeron relativamente poco y recuperaron un ritmo lento de crecimiento; la industria (actividades secundarias) fue la que más cayó, se recuperó muy fuerte en mayo y luego se estancó; y los servicios tuvieron un golpe intermedio pero mucho más breve, y retomaron con más fuerza.

El contraste es todavía más fuerte al dividir por actividades más concretas: el arriendo y venta de inmuebles, por ejemplo, nunca decreció, y desde junio creció en más del 1,5 por ciento cada mes; pero el comercio, la minería y la industria cayeron todos los meses entre marzo y julio.

Nota: en el cuadro el Dane pinta en rojo el mes en que cae el índice para un sector, en amarillo cuando crece pero menos del promedio histórico de 1,58 por ciento, y en verde cuando crece más que éste.

Ese impacto diferenciado muestra que, de entrada, la recuperación arranca en puntos muy distintos para los diferentes sectores, y con eso puede traer dificultades mucho más grandes para unos trabajadores y empresarios que para otros.

3

Les va peor a las empresas más pequeñas

Hay un debate porque el Gobierno puso como requisito para dar su subsidio a los salarios de máximo un millón de pesos que se trate de empresas registradas y que no fueran personas naturales, para así no fomentar la informalidad, pero para la oposición eso desincentiva a las microempresas.

Los datos muestran que las empresas más pequeñas sí están más golpeadas, por lo menos en su posibilidad de dar trabajo (todavía no hay datos de su desempeño), pues desaparecieron 1 de cada 9 empleos que tenían hace un año las empresas de hasta 9 personas, y 1 de cada 10 de las más grandes.

 

 

4

El campo no van tan mal

Un golpe diferenciado que puede ayudar a reducir una desigualdad es que el desempleo se disparó más en las ciudades que en el campo, donde la pobreza es mayor.

 

 

5

Pinta más duro en el Caribe

Las ciudades del Caribe han recibido el golpe más duro en el empleo.

Mientras en total el empleo cayó un 16 por ciento en las 13 principales ciudades y áreas metropolitanas entre enero y agosto, en Montería fueron casi 1 de cada 4 las que dejaron de hacerlo (el 24,79 por ciento), y en Cartagena, Valledupar y Santa Marta 1 de cada 5 (el 20,58; 21,13 y 21,89 por ciento, respectivamente).

Barranquilla es la excepción, pues cayó el 16,74 por ciento. Pero, en general, en el Caribe el golpe pinta mayor, algo particularmente duro dado que la región ya tiene altos niveles de pobreza

 

 

También puedes leer

Compartir
0
Preloader
  • Amigo
  • Lector
  • Usuario

Cargando...

Preloader
  • Los periodistas están prendiendo sus computadores
  • Micrófonos encendidos
  • Estamos cargando últimas noticias